jueves, 20 de noviembre de 2014

Wadworth 6X, una cerveza al más puro estilo inglés


En los últimos tiempos, estamos siendo testigos del florecer de algunas nuevas cerveceras craft británicas que atesoran un gran éxito gracias a la calidad de sus productos, a medio camino entre la tradición cervecera británica y las nuevas tendencias en el mercado impulsadas por las craft breweries de Estados Unidos y algunos nombres europeos como Mikkeller, o Brewdog. Entre estas cerveceras de nueva cosecha podemos encontrar a Beavertown, Partizan, Magic Rock, Siren y Wild Beer entre otras. La cervecera de la que vamos a hablar hoy, la Wadworth, se sitúa en el grupo de fábricas británicas que mantienen una línea más clásica y que apostaron y aún lo siguen haciendo por mantener viva la esencia de las típicas ales de las Islas. La cerveza a la que está dedicado el post, la 6X, su buque insignia, es una de las 30 cervezas inglesas seleccionadas por ratebeer como imprescindibles y uno de las mejores representantes del gusto tradicional de los ingleses en lo que a cervezas se refiere. Cuando en la década de los 70 la ale tradicional británica, o como la llaman en el Reino Unido, "the real ale", estaba en auténtico peligro de extinción, la CAMRA (Campaign for the Real Ale), la asociación creada para salvaguardar la esencia de la ale británica, vio en la 6X una de las mejores representantes que pudieran portar el estandarte de la cerveza tradicional británica con orgullo y merecimiento.


Sobre la fábrica...
El imponente edificio de ladrillo rojo con su torre victoriana de la fábrica de Wadworth se levanta en la localidad inglesa de Devizes, albergando un dilatado patrimonio histórico tras sus muros. Fundada por Henry Wadworth en 1875, al comprar la antigua cervecera de Northgate, es una de las numerosas compañías cerveceras inglesas surgidas durante el esplendor de la Revolución Industrial. Henry Wadworth se asoció con su amigo y cuñado John Smith Barholomew, y fueron perfeccionando su técnica de elaboración de cerveza progresivamente. Tan sólo una década más tarde se comenzó a construir el nuevo edificio de la cervecera Northgate que podemos contemplar en la actualidad. Muchos de los procedimientos de elaboración y las técnicas empleadas en aquella época, así como las originales recetas que se han guardado celosamente desde su invención, continúan siendo utilizadas a día de hoy. El compromiso y el esfuerzo por parte de la fábrica, por preservar el estándar de calidad alcanzado tras décadas de historia, resulta indiscutible, seleccionando las mejores materias primas para la elaboración del producto. Hoy en día la fábrica continúa en manos de la familia Bartholomew manteniendo su independencia.



La 6X vio la luz por ver primera el 16 de junio de 1923, aunque algunas fuentes consultadas colocan el origen de la cerveza en 1921 y otras en 1928. Al comienzo fue elaborada como una cerveza embotellada como resultado de la mezcla de varias series de ales elaboradas por la fábrica con antelación, entre las que se encontraban la 2X y la 3X. Actualmente es la cerveza mejor vendida de la fábrica, acaparando la mayor parte de la atención y el volumen de producción de la fábrica histórica de Devizes. Es especialmente popular El origen del nombre de la cerveza resulta realmente curioso. Durante el Medievo pocos eran en realidad, aquellos que sabían leer. Por este motivo, los barriles de cervezas comenzaron a ser marcado con el signo de un aspa (X) para poder indicar la potencia de la cerveza, de manera que cuantas más aspas tuviera escritas en el exterior, más fuerte era la cerveza que contenía el barril. Entre las dos Guerras Mundiales la cervecera elaboraba una cerveza suave de tipo Mild identificada como XX, una Ale bautizada como XXX, y una Pale Ale más potente que recibía el nombre de XXXX. Cuando se lanzó la XXXXXX como una variante más fuerte, se cree que uno de los trabajadores de la fábrica quiso abreviar el nombre usando 6X, y así quedó para la historia.


Una de las señas de identidad distintivas de la fábrica y que demuestra lo fuertemente arraigadas que mantiene las tradiciones, son los caballos que usan para tirar de los carruajes con los que aún continúan realizando parte del transporte de los barriles, siendo una de las 4 única fábricas en toda Gran Bretaña que siguen utilizando vehículos de tracción animal (caballos). En la época victoriana resultaba algo mucho más frecuente y llegó a disponer de 40 caballos para la distribución de la cerveza por todo el condado Wiltshire. Tras un largo tiempo sin utilizarlos, en 1974 fueron de nuevo reintroducidos para realizar parte del reparto. Actualmente entregan en un radio de 2 millas de distancia de la fábrica, cubriendo un total de 17 pubs en Devizes. Los dos caballos que usan en la actualidad constituyen una auténtica atracción turística de la localidad en su recorrido de cada mañana, de lunes a viernes, pudiendo visitarse además los establos que permanecen abiertos al público desde las 13:10 hasta las 15:30.

Otro detalle que demuestra de nuevo la importancia que supone la conservación de las tradiciones para la compañía es que algunos envíos de cerveza a los comercios especializados, se realiza aún en barriles de madera, por lo que mantienen un tonelero en plantilla. Del mismo modo también es la única fábrica del Reino Unido que dispone de un departamento de escritura para pintar a mano los carteles utilizados para identificar cada uno de los pubs de forma única.
 
La Wadworth también cuenta con un centro de interpretación de visitantes para aquellos que estén interesados en el proceso de elaboración que aplica la fábrica para sus cervezas y la historia que hay detrás de ella, pudiendo encontrar un archivo histórico de gran riqueza documental que contiene fotografías, instrumentos, documentos y otros objetos relacionados con la historia de la compañía.

Wadworh cuenta actualmente con un buen número de referencias en su porfolio entre las que se encuentran 6 referencias de producción regular que constituyen su catálogo básico: 
  • La Henry's Original una IPA  con tan sólo 3.6% de alcohol. Sí, no se trata de una errata, tan sólo 3,6% de alcohol. 
  • La Horizon, una Golden Ale de 4º de alcohol.
  • La estrella de la casa, la 6X, al bitter con 4,3% de alcohol, protagonista de este post
  • La Swordfish, una versión de la 6X, más potente y alcohólica, que además contiene una pequeña del ron Pusser's Navy Rum. Aún así se queda en el 5% de contenido alcohólico.
  • Bishop's Tipple otra Golden ale, pero más potente, sabrosa y aromática, con 5,5º de alcohol.
  • Corvus: Un stout de sensación cremosa, disponible en barriles de 20 litros, con abundantes matices a chocolate y café.
La marca también dispone de otras tantas referencias elaboradas como cervezas de temporada.

En España no la hemos podido encontrar hasta su llegada reciente a una conocida cadena de hipermercados y grandes almacenes, incluyendo dentro de una campaña de promoción de productos ingleses.



Graduación: 4,3ºC
Temperatura de servicio: Entre 8ºC y 10ºC
Tipo de vaso recomendado: Pinta británica.
Aspecto: De tono entre ambarino y rojizo, casi transparente, coronada por una atractiva corona de espuma color hueso y aspecto cremoso.Consistente y con muy buena retención dura prácticamente hasta el final del vaso, dejando abundante y grueso rastro de encaje adherido al vidrio.
Aroma: Buena combinación de notas maltosas y lupuladas, entre las que se encuentran caramelo suavemente tostado, toffee, pan, mentequilla, nueces, flores silvestres, y en menor medida fruta confitada y un punto terroso. 
Sabor y textura:  Cerveza de entrada maltosa y gusto dulce dominado por la malta, con mucha presencia de grano, caramelo, toffee y pan en el paladar. A pesar de ser una cerveza de escaso contenido alcohólico, sorprende su sabor, su cuerpo y su persistencia en boca. Se bebe fácilmente y deja un regusto marcadamente seco y amargo, con presencia de notas lupuladas al final del trago. Muy british!
Maridaje: Costillas de cerdo ahumadas.

Nota:  



viernes, 7 de noviembre de 2014

International Stout Day 2014, Maximus Stout 8 y Kaapse Gozer



El 6 de Noviembre se celebró este año la tercera edición del International Stout Day, o lo que es lo mismo el día internacional que los cerveceros del planeta dedicamos al lado oscuro de la cerveza compuesto por una serie de estilos que tiene por abanderadas a las stout, y entre los que también encontramos las Imperial Stout, las Sweet/Milk Stout, las Oatmeal Stout, o incluso las Oyster Stout.
Curiosamente las cervezas de maltas oscuras dominadas por los matices torrefactos, y la negrura más absoluta, son capaces de acumular tanto a verdaderos incondicionales como a detractores entre los cerveceros, especialmente en un país como España, donde las cervezas negras no tienen un calado social comparable al que ostentan en las Islas Británicas o en los Estados Unidos.
Al igual que sucede con otro estilo muy popular en los últimos tiempos, como por ejemplo las IPAs, que tienen su propio día (este año fue el pasado 7 de Agosto), los amantes de las stout no han querido ser menos, y decidieron reservar un día al año en el que rendir un homenaje a uno de lo estilos de cerveza que más ha contribuido a acelerar toda la expectación e interés que gira entorno al mundo de la cerveza craft. Este año el blogger José Benedicto (alias Teddy Beer), autor del blog "Mis aventuras cerveceras" quiso convocar a los blogueros españoles para participar en la celebración de este día, eligiendo aquellas cervezas que gozaran de nuestro interés dentro de la familia de las stout, comentándolas posteriormente en nuestros respectivos blogs.

Como participante de la iniciativa elegí para la ocasión una pareja de cervezas elaboradas por sendas microcerveceras craft de la escena cervecera actual de los Países bajos. Por un lado la Stout 8, con 8% de contenido alcohólico, de la cervecera Maximus de Utrecht, y por otro lado la Gozer, una Oatmeal Stout con 9,8% de alcohol, de la cervecera Kaapse de Rotterdam.





Maximus Stout 8


La primera cerveza elegida para el acontecimiento está elaborada por una de las cerveceras que participaron en el último Barcelona Beer Festival del pasado mes de abril. Se trata de la holandesa Maximus Brouwerij de Utrecht, y la cerveza es la Stout 8. Esta cervecera craft se encuentra ubicada en el periférico barrio de De Meern de Utrecht, en lo que siglos atrás fue un asentamiento romano. Una zona dominada por los espacios verdes y áreas de cultivo. Allí se levanta el edificio de madera sede de la modesta cervecera, que además es compartido con un taller-escuela de carpintería.


Fundada en 2011 por dos amigos, Arend Jan Van Dieen, y Ewald Visser, con experiencia como gerentes de uno de los mejores locales cerveceros de Utrecht, el Kafe België, actualmente cuentan con la participación del maestro cervecero  Marcel Snater de la cervecera Snaterende Arend, con una amplia experiencia en el sector. Aunque no fue hasta 2012 cuando comenzaron a fabricar en las instalaciones actuales. Para la elaboración de sus cervezas apuestan en la medida de lo posible por los productos locales, y en su cervecera, que en realidad funciona como un brewpub ofrecen también desayunos y menús para comidas, cenas e incluso celebraciones, por lo que es un local usado por la comunidad de la zona como centro de reunión social, siendo en consecuencia muy apreciado por los vecinos que lo frecuentan. Además hacen gala de un gran compromiso social, funcionando al mismo tiempo como centro de formación y aprendizaje, poniendo especial hincapié en el fracaso y abandono escolar de los jóvenes, y en el reciclaje profesional de trabajadores inactivos, colaborando fundaciones locales.


Actualmente elaboran 6 variedades como portfolio regular de la fábrica: 
Brutus, una American Amber Lager de 6º de alcohol.
High Hops, la más lupulada de todas pero con un contenido alcohólico moderado. Se trata de una American IPA con 6% de alcohol.
Imperial Saison, una saison con mayor cuerpo y contenido alcohólico que la media del estilo, con 8% de contenido alcohólico.
Pandora, una Pale Ale de estilo belga, pero con el alcohol sujeto en 6º.
Stout 6, la incursión de la fábrica en el terreno de las stout, con una Export Stout de 6º.
Stout 8, la versión amplificada de la anterior, con mayor cuerpo y contenido de alcohol, alcanzando los 8º.

Cata:


Graduación: 8º
Temperatura de servicio: 10ºC aproximadamente.
Tipo de vaso recomendado: Pinta americana, pinta británica, Teku. 

Aspecto: Aunque de color oscuro cercano al negro, no presenta turbidez. Servida en copa, es rematada con una modesta capa de espuma de color beige, que alcanza un dedo de espesor, pero que al mismo tiempo ofrece buena retención, dejando un bonito rastro de encaje en los primeros tragos.

Aroma: El olor está dominado por matices a grano tostado y malta torrefacta. Acompañan matices de chocolate y en menor medida de café. También existe presencia de fruta oscura y alguna nota terrosa.
 
Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio, baja carbonatación y entrada dulce, lo que favorece la facilidad en el trago. Delicioso gusto a grano tostado, chocolate y suave café con un punto de levadura. El final es seco, y levemente amargo, con un fondo perceptible de lúpulo.

Maridaje: Bizcocho de zanahoria y jengibre
Nota





Kaapse Gozer

La acompañante elegida para la celebración del International Stout Day, fue otra cerveza holandesa. En esta ocasión me pasé al terreno de las paladeables y sedosas oatmeal stouts, con la Gozer, elaborada por la microcervecera Kaapse Brouwers de Rotterdam de muy reciente creación, con apenas medio año de vida.



La cervecera Kaapse Brouwers se fundó en el mes de febrero de 2014. Se encuentra ubicada en el distrito Katendrecht de la ciudad de Rotterdam. Detrás del proyecto se encuentran varios socios: Tsjomme Zijlstra, un joven de 24 años, apasionado por la cerveza y gerente de la cervecería Boudewijn de Rotterdam y dos socios de la conocida y prestigiosa cervecera independiente De Molen, como son John Brus y Menno Olivier.  De hecho, esta cerveza, la Gozer, está elaborada en la fábrica de De Molen. Además de contener las instalaciones de la fábrica, el local mantiene en funcionamiento una tap-room y una tienda de cerveza al por menor. Al mismo tiempo, la cervecera se encuentra involucrada en un joven proyecto bautizado como Fenix Food Factory que pretende apostar muy fuerte por la comida y cerveza de calidad. Hace unos meses fue la fiesta de inauguración del local que recoge la iniciativa, con show-cooking, grifos de cerveza y conciertos.




En la actualidad elaboran 6 variedades como portfolio regular de la marca : 
Karel, una American Bitter de 4,9º de alcohol.
Harrie, una saison afrutada y altamente lupulada con 6,1% de alcohol y 53 EBUs.
Carrie, una strong IPA con 6,5º de alcohol y 39 EBUs.
Bea, una IPA Porter o Black IPA, con centeno y un contenido alcohólico del 6%.
Jaapie, una potente Imperial Red Ale, con mucho cuerpo, un contenido alcohólico que alcanza el 9,4% y unos destacables 77 EBUs.
Gozer, una aromática y potente Oatmeal Stout que contiene un 9,8% de alcohol, la más alcohólica de la gama.

Cata:


Graduación: 9,8º
Temperatura de servicio: 12ºC aproximadamente.
Tipo de vaso recomendadoPinta americana, pinta británica, Teku 

Aspecto: De color negro y aspecto opaco y petrolífero. Se encuentra coronada en copa, por una fina cabeza de espuma de aspecto jabonoso, color canela y escasa retención. Nulo lacing.

Aroma: Muy intenso y embriagador, haciendo gala de una gran complejidad. Ofrece una notable presencia de notas de cacao y chocolate con leche, junto con otras destacables de caramelo tostado, levadura, pasas, nueces y café, todas ellas acompañadas de la evidente presencia de alcohol y una muy tenue sensación ahumada.
 
Sabor y textura: Cerveza de gran cuerpo, licorosa, y que deja sensación sedosa y viscosa en el paladar al mismo tiempo. Muy bien balanceada, conjuga perfectamente las notas amargas de los torrefactos y las dulces del caramelo, el chocolate y las pasas. Hacia el final de la copa aparece una ligera acidez característica de muchas cervezas oscuras, pero sin llegar a molestar ni ser considerada como defecto, que es dominada a su vez por la aparición del alcohol. Final amargo y astringente, con reiteración de las notas de café con un grado de ardor alcohólico

Maridaje: Pan de chocolate, avellanas y cerveza negra.
Nota

lunes, 3 de noviembre de 2014

Zundert, siete las cervezas trapistas ERAN...


Al comienzo de la vida de este blog hace ya más de cuatro años, escribí varias entradas dedicadas a las cervezas trapenses (o trapistas), inigualables representantes de la más antigua y experimentada tradición cervecera, expresión única de una vida entregada a la oración y a la producción de cerveza, que a fin de cuentas es lo que nos interesa a quienes disfrutamos de nuestra amada bebida. 
Por aquel entones eran 7 las abadías cerveceras que habían conseguido obtener el sello de "Authentic Trappist Product" para las cervezas elaboradas por sus monjes. Seis de ellas belgas (Achel, Chimay, Orval, Rochefort, Westmalle y Westvleteren) y una más holandesa (La Trappe). Sin embargo, en este lapso de tiempo transcurrido desde entonces, el número de cerveceras trapenses oficiales ha ido creciendo hasta un total de 10 abadías cerveceras, con la paulatina incorporación de 3 nuevos miembros en la familia: la austriaca Engelszell, la estadounidense Spencer, y la holandesa Toevlucht
De la austríaca ya hablé con antelación en el blog, comentando su primera cerveza lanzada al mercado, la Gregorius. Más tarde sacaría a la luz su segunda creación la Benno. La norteamericana, llama poderosamente la atención, quizás por nuestro prejuicios al pensar que todo lo referente a los monasterios benedictinos de la orden de La Trapa se centra en Europa. En el Nuevo Mundo, también hay comunidades de monjes de la misma orden monástica, y con las idénticas inquietudes reflejadas en la elaboración de cervezas de gran calidad. Sin embargo probar la creación de los monjes estadounidenses de la Abadía de Spencer se torna por el momento complicado, a la espera de que algún importador o distribuidor nacional se decida por traerla. Pero es precisamente de la última mencionada en la lista, la holandesa abadía de María Toevlucht de quien voy a hablar en el presente post, tras probar su única referencia elaborada hasta el momento, la Zundert, una ale catalogada como triple, uno de los estilos por los que mantengo una fiel debilidad personal.

Sobre la abadía:


La Abadía de María Toevlucht, se encuentra ubicada en un entorno idílico, en medio de un mar de praderas y bosques, en la región de Moeren, en la localidad de Zundert, cerca de la frontera con la vecina Bélgica. Esta localidad es conocida entre otros motivos por ser la cuna del célebre pintor impresionista Vincent Van Gogh



Los orígenes del monasterio se sitúan en el año 1899, cuando un par de monjes procedentes de la Abadía de Tilburg, decidieron mudarse a la pequeña localidad de Zundert. Al comienzo tuvieron que recibir cobijo por parte de un campesino de la región, que les proporcionó un techo bajo el que pernoctar y algo de comida hasta que llegó la construcción del primer monasterio. El 24 de mayo de 1900 el abad de la abadía "nodriza" de Tilburg consagra la capilla del joven monasterio que recibió el nombre de María Toevlucht, o traducido al castellano, el "refugio de María", en el que comenzó a vivir la primera comunidad religiosa compuesta por una docena de monjes, bajo las órdenes del Hermano Nivardus Muis. Tal y como sucedió con otras comunidades monásticas, los conflictos bélicos que padeció Europa durante la primera mitad del siglo XX , afectaron de forma drástica, cuando no trágica, a la vida de los monjes. Asi por ejemplo, los monjes de Zundert tuvieron que refugiarse durante una temporada en la abadía belga de Westmalle. A partir de la década de los 50, con la llegada de la paz, la comunidad la abadía se estabiliza y vive su época de mayor prosperidad, llegando a contar con cerca 80 monjes viviendo entre los muros del monasterio. La abadía actualmente cuenta con 21 monjes viviendo en su interior.

Durante muchos tiempos la actividad de los monjes se centraba fundamentalmente en la ganadería y la producción de leche y derivados lácteos, como principal fuente de ingresos económicos para el mantenimiento de la comunidad. La jardinería y el cuidado del entorno de prados y bosques también ocupa parte de su labor, en especial, tras llegar a un acuerdo con las autoridades para administrar gran parte del territorio que circunda el monasterio. Desde finales de los sesenta la abadía además mantiene en funcionamiento una hospedería que fue reformada en el año 2000 y que recibe numerosos huéspedes al cabo del año. Sin embargo la actividad ganadera tiene que ser suspendida en 2009 y la situación económica de la abadía se torna ruinosa durante los últimos años, lo que les lleva a decidirse por iniciar su actividad como centro de producción de cerveza, como posible solución a los problemas económicos para mantener a flote el monasterio. En 2012 construyen la fábrica con los primeros ingresos obtenidos de la venta de la cerveza. Actualmente elaboran una única referencia la Zundert Tripel, una cerveza de alta fermentación, caramelizada y especiada cn 8º de alcohol, y fuerte carácter que aún no ha llegado con fuerza a nuestros comercios y cervecerías, aunque sí ha sido posible encontrarla de forma discreta.



Cata:


Graduación: 8º
Temperatura de servicio: 10ºC aproximadamente.
Tipo de vaso recomendado: Vaso en forma de cáliz. 

Aspecto: De color ámbar intenso cercano a un tono anaranjado oscuro cercano al marrón. Turbia, y de aspecto denso, a lo que contribuye su espléndida corona de espuma color hueso, esponjosa, compacta, de buena amplitud y excelente retención con gruesos aros e de encaje dibujados en el interior de la copa con cada trago. Una apariencia de manual.

Aroma: Cerveza profundamente aromática con abundante presencia de notas dulzonas como caramelo,miel, y azúcar, así como levadura, fruta (melocotón) almendras y especias (cilantro y pimienta negra): Tambén aparece algo del alcohol en nariz, que con el paso del tiempo gana presencia difuminando los matices afrutados.
 
Sabor y textura: Cerveza maltosa, de cuerpo robusto, y algo masticable. La entrada es potente, muy sabrosa, con predominio de notas maltosas, en especial caramelo que se torna toffee y miel, para a continuación dar paso a fruta confitada, (melocotón). Al final del trago es cuando aparecen los matices especiados, casi picantes de la pimienta y el protagonismo creciente del alcohol, dejando un regusto seco y astringente.

Maridaje: Perdiz en salsa de almendras.
Nota