viernes, 9 de julio de 2010

Tannen Zäpfle: Una pilsner de culto


En esta ocasión el post está dedicado a una pilsner alemana, que aunque no es muy conocida por estos lares, tan al sur de Europa, y a pesar de no emplear prácticamente publicidad alguna, ha llegado a ser toda una cerveza de culto, sobre todo en barras fuera de Alemania, donde es muy apreciada.

La Tannen Zäpfle es una de las cuatro clases de cerveza (Pils, Märzen, Radler y Hefeweizen) que fabrica la cervecera alemana Rothaus. La  Rothaus fue fundada en 1791 por el monasterio benedictino San Blasien (o de San Blas para los españoles). En aquel momento, el soberano de la región era el príncipe-abad Martin Gerbert II, abad del monasterio San Blasien. El abad fue en su tiempo no sólo un famoso científico, sino también un político con visión de futuro, que estaba particularmente interesado en la prosperidad económica del estado germano sobre el que ejercía su soberanía. El abad, que se había ocupado de dotar a la región de una buena estructura económica basada entre otras cosas, en la incorporación de las últimas técnicas a la producción "industrial",  fundó la cervecería Rothaus.
La cervecería, fue construida en una ubicación idónea, situada en medio de grandes bosques de la selva negra, cerca de los recursos hídricos de calidad necesarios para la producción de la cerveza. Posteriormente con el proceso de secularización del estado germano, la abadía y sus dominios pasaron a ser propiedad en 1806 del Ducado Magnífico de Baden. La cervecería conocida como Rothaus pasó a ser del estado de Baden y de este modo ha ido funcionando desde la abolición de la monarquía en 1918. Actualmente la cervecería es completamente propiedad del estado federado de Baden-Württemberg.

El símbolo de esta cervecera es el de una chica ataviada con un traje típico de la región, sosteniendo un par de cervezas, entre piñas de abeto, y es que precisamente la palabra Zäpfle que viene de Zapfen, hace referencia precisamente a los conos o piñas de los abetos. Además el sufijo "le" es un diminutivo usado en la región, por lo que el nombre de la cerveza podría traducirse como "conitos de abeto" o "piñitas de abeto". El por qué de este nombre es toda una incógnita. Quizás quiera rendir homenaje a los bosques de la selva negra de donde es originaria la cerveza, quién sabe...


Cata:

Graduación: 5,1º

Color: De color dorado intenso. La capa de espuma es abundante y esponjosa,  de color blanco intenso.

Aromas: Se aprecian notas muy agradables a hierbas silvestres de campo.

Sabor y textura: Burbujeante y de cuerpo medio. El sabor predominante es sin lugar a dudas a malta. No hay mucha presencia de lúpulo salvo en un notable amargor que hace acto de presencia al final.
Es una efervescente, elegante y bien redondeada pilsner, con agradable amargura al final, dejando un regusto refrescante. Muy buena cerveza, que llega a mejorar a mi preferida entre las pilsner alemanas, la Bitburger.

Nota: 8,25/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario