sábado, 11 de septiembre de 2010

Shepherd Neame 1698, el sabor de una antigua tradición

Tras un periodo de descanso estival, voy a comentar una cerveza más. En esta ocasión vuelvo a rondar las cervezas británicas, y concretamente en una cerveza producida por una de las cerveceras más prestigiosas y con más tradición en la vieja Inglaterra. Estoy refiriéndome concretamente a la ale 1698, de la cervecera Sheperd Neame. Se trata de la cervecería más antigua de toda Inglaterra, cuyo origen se se remonta a 1698 (por lo que podréis comprender rápidamente el motivo del nombre de la cerveza que comentaré). La compañía se encuentra situada en Faversham, en pleno corazón del "jardín de lúpulo" del condado de Kent.

La historia comenzó en el año 1698 cuando el alcalde de la población de Faversham, el capitán Richard Marsh fundó una fábrica de cerveza en Court Street. Por aquella época, a finales del siglo XVII, Faversham gozaba de un notable prestigio debido a una tradición cervecera ancestral que se remontaba al siglo XII, entres los muros de una abadía benedictina, construida a muy poca distancia del lugar actual que ocupa la fábrica de cerveza, y donde se encontraba un manantial de agua pura, muy apropiada para la elaboración de cerveza . Cuando el capitán Marsh falleció en 1727, la fábrica pasó por manos de diferentes herederos suyos hasta que finalmente paso a ser de propiedad de Samuel Shepherd, a quien debe parte del nombre actual de la cervecera. Julius Shepherd, su hijo, fundó una sociedad familiar con hijos y nietos hasta 1819, cuando el negocio pasó a ser controlado únicamente por su bisnieto.
La cervecera pasó a ser de propiedad compartida por diferentes socios, y con motivo de estas distintas asociaciones, la empresa cambió de nombre en numerosas ocasiones, como por ejemplo: Sherpherd y Hilton, Shepherd & Mares y, por último, cuando uno de estos socios Percy Beale Neame se unió a la asociación en 1864, la cervecera pasó a llamarse Shepherd Neame & Co, que es con el nombre con el se conoce en la actualidad, tras cinco generaciones de la misma familia al frente de la compañía.
Más de tres siglos después de su fundación, la fábrica de cerveza que fundó Richard Marsh, continúa siendo una empresa familiar independiente, comprometida con la elaboración de la cerveza manteniendo las recetas tradicionales usadas desde siglos atrás, en combinación con los estándares de servicios contemporáneos y los más recientes avances tecnológicos.
A modo de curiosidad y como secreto de elaboración, la cervecera sigue utilizando máquinas de vapor y un par de maceradores de teca rusa que se remontan a comienzos del siglo XX.
Shepherd Neame produce una gama de cervezas tradicionales que, literalmente se podría decir que se trata de cervezas vivas, o lo que es lo mismo, que dichas cervezas siguen fermentando en barrica, tras sus elaboración. Cada una de las cervezas tiene su propio sabor diferente, pero todas están elaboradas con una regla singular, la de usar el agua más pura de ricos manantiales. De entre este conjunto de cervezas destaca la Bishop's Finger, que comentaré en otro post más adelante.

Cata:

Según información proporcionada por la propia compañía, la 1698 es una Real Ale, o Ale acondicionada en botella, lo que provoca que contenga levaduras en  el fondo de la botella, lo que le proporciona una notable complejidad. Fue elaborada por vez primera en 1998 con motivo del tercer centeanrio de Shepherd Neame y, en su receta sólo se usan lúpulos y maltas de Kent, en combinación con el agua extraída de pozos artesianos.
Sus omnipresentes matices herbales provienen de un lupulizado en tres fases, número equivalente al de los leones presentes en su etiqueta, que recuerda el vínculo del pueblo de Faversham, con la nobleza y el ejército británico. 

Graduación: 6.5º
Color: De color ambar intenso, similar a la miel. La fina capa de espuma formada en copa, presenta un aspecto frágil, disipándose en pocos minutos, lo que le resta atractivo visual.
Aroma: Lo mejor de esta ale británica. Compleja en aromas. Afloran notas de toffee, frutos secos, pan, miel y caramelo, también frutales y a hierbas.
Sabor: En boca se presenta como una cerveza de cuerpo medio a ligero, y con una carbonatación notable. En paladar, resulta dulce al comienzo, algo almibarada. Con un toque a caramelo y alcohol siempre presentes, finaliza con un ligero amargor y acidez en el regusto.
Sin ser una cerveza rechazable, ni mucho menos, para mi gusto no alcanza el nivel de algunas otras cervezas de su estilo, dentro de incluso su propio país. Particularmente, me inclino más por otras como la London Pride, y que ya comenté en este mismo blog.

Nota: 6,5/10

1 comentario:

  1. Me gustaría conocer los valores nutricionales de esta cerveza, calorías, proteínas, hidratos de carbono, grasas. Esto sería de gran utilidad para personas que deben guardar dieta.
    Saludos.

    ResponderEliminar