viernes, 12 de noviembre de 2010

Biere du boucanier, la cerveza de todo bucanero.


De vuelta a las cervezas belgas, en esta ocasión me he decantado por una Strong Golden Ale, de sugerente nombre: la Biere du Boucanier. La Biere du Boucanier es producida por la pequeña cervecera Icobes, y distribuida por la más conocida Van Steenberge, de la que ya he hablado en alguna ocasión en el blog.
Esta cerveza es elaborada en Ertvelde en el Flandes Oriental, justo al norte de Bélgica. La cerveza se fabrica de acuerdo con la receta original, y no es comercializada bajo otro nombre o etiqueta. Su elevado contenido en alcohol de 11% se obtiene por procedimientos tradicionales, y completamente natural (triple fermentación). La misma marca ofrece otras dos variantes aparte de la Golden. También están la Dark Ale, y la Red Ale, que no he tenido la
ocasión de probar hasta el momento, por lo que la nota de cata hará referencia a la Golden.
Cuando decía al comienzo de la entrada, lo de sugerente nombre, es en referencia obvia a la "mitología", misterio y atractivo que van unidos a los piratas, corsarios y bucaneros,
personajes que a pesar de su demostrada vileza y crueldad y de llevar una vida al margen de la ley, gozan de una popularidad entre el público en general (entre los que me encuentro), quizás muy influido por el trabajo realizado por el cine, ofreciéndonos una imagen más edulcorada y romántica de tan singulares tipos. En este caso por tanto, el nombre de la cerveza y su etiquetado en el que aparece un simpático bucanero algo desdentado, tuvieron algo que ver en que me sintiera tentado a probar la cerveza.
La palabra "bucanero" se deriva de la palabra francesa "boucan", o bucán en español, que se refiere a un particular y primitivo tipo de barbacoa o parrilla para asar la carne,  y que se utilizaba en las Antillas, especialmente en la isla La Española (hoy Haití y la República Dominicana). En origen la palabra hacia referencia también a los habitantes de  La Española, cazadores que capturaban cerdos salvajes principalmente, para "bucanear", es decir, ahumarlos con un bucán, para posteriormente vender la carne.
En el siglo XVI estaban instalados en la parte occidental de la isla, y en su mayoría eran franceses y otros aventureros europeos. Cuando los españoles invadieron la isla, por no recibir tributos de los lugareños, aniquilaron gran parte de la fauna que formaba parte de la base del negocio de los bucaneros, lo que provocó que se revelasen, y muchos de ellos junto con desertores de armadas diferentes, se unieron a piratas y filibusteros para practicar la piratería, atacando barcos para el abordaje, robando buques de vela, principalmente españoles, y dedicándose también a otros actos de pillaje en tierra, a lo largo de todo el Caribe.
Los "Bucaneros", tomaron también prestado de los piratas sus usos y costumbres, entre ellos: el ron y, por supuesto, la cerveza fuerte, como bebidas predilectas.
La "Bière du Boucanier" encontró la inspiración necesaria en esta circustancia histórica, para hacer acto de aparición.


Cata:
La cerveza viene presentada en una botella achaparrada habitual de las cervezas que tienen una segunda o tercera fermentación en botella.
Graduación: 11º
Aspecto:
De color dorado más bien pálido, turbia y un poco apagada. Con burbuja muy fina pero abundante, la corona de espuma formada en copa es generosa y esponjosa, de color blanco
y bastante duradera.
Aroma:
Rica en aromas, afrutada (frutos cítricos y tropicales), destaca en ella la presencia de la malta, y especialmente la levadura y el alcohol, haciéndose muy penetrantes
ya que se trata de una cerveza que contiene restos de levadura para la segunda fermentación y presenta una graduación elevada.
También se aprecia un ligero toque dulzón como a caramelo.
Sabor:
De sabor amplio, penetrante, se nota claramente al comienzo el alcohol, lo que junto con la acción de la carbonatación, provoca una sensación astringente en boca.
De cuerpo medio y bien balanceada, el gusto evoluciona hacia un amargor seco en el retrogusto de corto final.
En cuanto al maridaje gastronómico, yo he de decir, que la tomé cenando un salmón a la plancha, y me pareció un complemento fantástico.
Una cerveza de calidad notable que merece la pena probar (aunque las haya para mi gusto mejores en su estilo), pero que hay que tomar con moderación por su elevado
contenido alcohólico, lo que puede jugarnos una mala pasada.
Nota: 7,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario