lunes, 8 de noviembre de 2010

Stout de CCM, toda una agradable sorpresa

 
Después de comentar bastantes cervezas de multitud de países, la entrada del blog en esta ocasión la voy a dedicar a una cerveza hecha en nuestro país. Muchos de vosotros ya lo sabréis, pero gran parte del público desconoce que en España se elabora cerveza (aparte de las conocidas) y de calidad,  como la producida por pequeñas y artesanales cerveceras que se encuentran diseminadas por nuestra geografía, como es el caso de la protagonista de la entrada: La CCM (Companyia Cervesera del Montseny), que como habréis adivinado está afincada en Cataluña.

He de reconocer, que esta cerveza llegó a mis manos por casualidad, ya que fue un obsequio personal, el cual agradezco desde estas líneas a quién me la regaló, no sólo por el detalle en sí, si no por descubrir una cerveza sorprendente cuanto menos.

La cerveza de la que estoy hablando es "la negra" de la CCM, una Stout Ale, al estilo Irlandés, que ya adelanto, no solo iguala si no que supera a otras cervezas del estilo.

Sobre la CCM
Hablando un poco sobre la historia de la compañía, su andadura va unida de la mano a la de la británica Wolf Brewery.

La CCM es lo que es hoy en día gracias a la maquinaria de la microcerveceria inglesa Wolf Brewery. Esta cervecera fue fundada por el Mr. Wolfe Witham, que prontó adquirió una capacidad de producción sorprendente para una microcervecera, debido al incremento de la demanda, lo que le forzó a plantearse una renovación de los equipamientos utilizados.
La maquinaria de la cervecera inglesa era capaz de elaborar aproximadamente 30 hectolitros por producción. Entre el equipo que formaba parte de todo el conjunto de la maquinaria había: un tanque de cocción, un macerador, varios fermentadores, etc.

Toda esta maquinaria se encuentra ahora en la planta de producción que la Compañía Cervesera del Montseny tiene instalada en Sant Miquel de Balenyà donde se elaboran cervezas Ale, empleando solamente los ingredientes propios de la buena cerceveza natural,
tal y como se siguen elaborando en  la Wolf Brewery.

El actual maestro cervecero de la CCM, conoció a Mr. Withan en un viaje a Inglaterra, mientras que trabajaba durante más de un verano en su cervecera. De aquel viaje nació una amistad con el cervecero inglés, ya que ambos compartían una auténtica pasión por el mundo de la cerveza, hasta tal punto, que cofundaron de forma conjunta con sus socios, la Compañía Cervesera del Montseny.


Centrándonos en la cerveza que tuve el place de degustar, se trata de una cerveza de estilo
Stout Ale, al modo de una cerveza negra irlandesa. De alta fermentación, incluye 4 cereales (cebada, trigo, avena y centeno) en su elaboración. El representante más conocido de este estilo, es la ya mencionada Guiness, pero en esta ocasión, la Stout de la CCM, se encuentra presentada en su estado natural: sin filtrar, ni pasteurizar.

Entre sus ingredientes se incluyen hasta 7 tipos de malta diferente, copos de  4 cereales, y 4  variantes de lúpulo, entre las que destacan los conocidos: los Hallertau  y los Styrian Goldings.

La temperatura de consumo recomendada: Entre 8º y 14ºC, como ocurre con este tipo de cervezas, ya que es necesario que no estén excesivamente frías, para poder apreciar  con plenitud los aromas, las texturas y los sabores que puede ofrecernos la cerveza.


Cata:
Graduación: 5,2º.

Aspecto: Intensamente oscura, opaca, negra como el café y de aspecto consistente. De burbuja mediana y suave, al servirla adecuadamente (en vaso de pinta) forma una capa de espuma canela, esponjosa con cierta densidad, de entre 1 y 2 dedos de grosor, y que va diluyéndose poco a poco.
Aroma: Desprende un olor característico a malta tostada, como en las cervezas de la misma familia, con notas de café, y chocolate amargo, y algunas otras notas dulzonas. A medida que se calienta la cerveza, las maltas tostadas van perdiendo protagonismo en favor de las más oscuras que forman  la composición de la cerveza.
Sabor: En el sabor se reproducen la mayoría de las sensaciones aportadas por los aromas: maltas tostadas y oscuras, y café predominantemente, junto con matices a caramelo y regaliz.
El final continúa dejando un rastro a café, dejando un regusto notablemente amargo.
Como punto mejorable se echa de menos un mayor cuerpo, para lo deseable a mi gusto en este tipo de cervezas, aunque el nivel alcanzado es mucho más que digno.

Nota:7

No hay comentarios:

Publicar un comentario