martes, 14 de diciembre de 2010

Cervezas de Navidad (II): Samichlaus, la cerveza de San Nicolás.

En la última y reciente entrada en el blog hablaba de las cervezas de Navidad, y como estamos en fechas próximas, la última cerveza que he probado puede incluirse dentro de este grupo. En esta ocasión la cerveza sobre la que hablaré es la Samichlaus, de nuevo originaria de tierras Austríacas, aunque heredera de una antigua receta suiza.

La Samichlaus, cuyo nombre significa de forma coloquial en el alemán de los suizos, Santa Claus, es una cerveza de Navidad que se produce el 6 de Diciembre de cada año, por ser el día de San Nicolás, al que está dedicada la cerveza, y posteriormente se deja madurar durante 10 meses en barrica, justo para ser consumida a partir del año siquiente en las cercanías de las fiestas navideñas, justo cuando llega de nuevo el día de San Nicolás, ya que los suizos antiguamente separaban la costumbre de dar los regalos de la celebración puramente de la Navidad.

Esta cerveza, al igual que la inmensa mayoría de las cervezas de Navidad, contiene un alto volumen de alcohol, pero en este caso es aún más acusada la concentración alcohólica. Estamos hablando de nada menos que 14º (aunque no es constante, ya que incluso en algunas partidas, puede llegar a los 15º, pero nunca por debajo de los 14),  por lo que es considerada como la cerveza lager que contiene más alcohol del mundo, y una de las cervezas en general
con mayor graduación. Este factor, obviamente marcará gran parte del carácter de la cerveza como veremos en la cata.

Producida por la compañía cervecera Schloss Eggenberg es elaborada desde el año 1979 y vendida a partir de 1980. Como he comentado antes, basada en una antigua receta suiza de la cervecera Hürlimann en Zurich, es una cerveza muy afamada. Resulta un tanto misterioso el hecho de cómo logran elaborar una cerveza con tanto alcohol, ya que no resulta fácil por los métodos convencionales.


Cata:

Graduación: 14º
Aspecto: Es una cerveza de tono amarronado, con destellos anaranjados y granates, y la cabeza de espuma originada al vertir en copa es prácticamente inexistente. Casi no forma espuma.
Aroma: De aroma intenso y muy profundo. Es inspirar sobre la copa y las fosas nasales se inundan por completo de aromas muy dulces y embriagadores.
El alcohol en concentración muy elevada, aflora de forma contundente. Se perciben también claramente notas de pasas fundamentalmente, higos, caramelo y regaliz.
Sabor: Se trata de una cerveza de cuerpo medio, y el sabor, al igual que el aroma es muy intenso. El alcohol aparece fuertemente, de modo que parece en algunos momentos que estemos tomando un licor, o un oporto. El regusto es muy dulce y prolongado.
Curiosa, y recomendable para acompañar un postre o un plato contundente.Imprescindible beberla despacio. Demasiado alicorada para mi gusto, pero con 14º en su haber, qué podía esperar? aún así el sabor es delicioso por momentos, aunque llegue a hartar en otros.

Nota: 7.75

1 comentario:

  1. Yo la tengo en la bodega, preparada para ser destapada a partir de Navidad. Genial las reseñas de este tipo de cervezas, estoy ansioso por ver cuál será la próxima.

    ResponderEliminar