miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cervezas de Navidad (III): Tuborg Julebryg


Con muchos días de fiesta y excesos aún por delante, continuaré con la serie de posts dedicados a las cervezas de Navidad. Esta tercera entrada sobre este tipo de cervezas irá dedicada a la Tuborg Julebryg, que si tuvisteis la ocasión de consultar uno de los posts recientes del blog, formaba parte de la pequeña remesa de cervezas que tenía presta a ser consumida (al menos en parte) durante estas fiestas. De hecho, de la que estamos hablando, cayó en un abrir y cerrar de ojos durante los aperitivos de la cena de Nochebuena, a pesar de tratarse de una lata de litro, formato por cierto no muy habitual en España, donde es muy habitual encontrar latas de 50cl., e incluso pequeños barriles de 5 litros, pero no latas de 1 litro.

La Tuborg es una compañía danesa fabricante de cerveza, fundada en el año 1873 por Carl Frederik Tietgen. Tuborg se dedicó inicialmente a producir cervezas lager rubias y doradas para el mercado danés. Se fusionó con un conjunto de pequeñas cervecerías conglomeradas en 1894, motivo por el cual firmó un acuerdo de colaboración con Carlsberg en 1903, que le permitía participar en sus beneficios. En 1970, finalmente este conglomerado de cervecerías apadrinadas por Tuborg en primera línea, como compañía de referencia, fue adquirido por el grupo Carlsberg, también danés, y que todos conoceréis. De hecho, es uno de los 4 gigantes de la industria cervecera junto con los grupos: Anheuser Busch-Inbev, Sab Miller y Heineken.
Actualmente sigue manteniendo su propia imagen de marca a pesar de pertenecer al grupo del gigante danés, y se fabrican actualmente varias cervezas con la marca de Tuborg,  especialmente cervezas lager de gran consumo, destinadas tanto al mercado propio danés, como a la importación para mercados extranjeros.

Entre las cervezas fabricadas por el grupo con la imagen de marca de Tuborg destacan dos cervezas especiales de temporada, pensadas para ser consumidas en épocas del año muy concretas:
- La Tuborg Julebryg:Como cerveza de Navidad.
- La Tuborg Påskebryg: Como cerveza de Pascua.

La Tuborg Julebryg forma ya una pequeña parte de la tradición navideña danesa (como nuestro turrón Almendro) desde prácticamente el momento de su aparición hace casi 30 años en 1981.
La llegada de esta cerveza oscura a los estantes de las tiendas es una clara señal para los daneses, de que la Navidad se encuentra muy cerca.
Se consume de forma generalizada desde el momento en que caen las primeras nieves, y las calles comienzan a llenarse de la alegría propia de las fiestas navideñas, con un ambiente festivo muy común en la mayoría de los países del centro y norte de Europa, donde logran dar un mayor espíritu navideño al ambiente, que en otros países como el nuestro, de latitudes más meridionales.


Cata:
Traida directamente desde Copenhague por encargo (uno más con los que suelo "castigar" a mis amigos cuando se van de viaje)  El formato de envasado de la cerveza fue en lata de 1 litro, como comenté al comienzo del post. Lata por cierto muy atractiva visualmente y que para la cual ya he reservado un hueco en mi colección de latas de cerveza, por su llamativo diseño y por el tamaño, que como también he comentado no es habitual en España.

Graduación: 5,6º
Aspecto: De color dorado cálido y oscuro. Transparente y bien carbonatada, con una corona de espuma blanca de amplitud media, pero no demasiado densa.
Aroma: Destaca de forma clara el olor a malta ligeramente tostada, pan y cereales. Presenta también notas de caramelo, con algún matiz de lúpulo y especias.
Sabor: En boca es una cerveza de cuerpo medio a ligera. Fácil de tomar. El sabor es predominantemente dulce y ligeramente tostado en un comienzo apareciendo rápidamente el caramelo, e incluso el alcohol (a pesar de no presentar demasiada concentración alcohólica). Seguidamente se percibe ligeramente el contenido de lúpulo (más bien escaso) para finalizar con un regusto seco, y ligeramente amargo.
Se recomienda servir entre 7ºC y 10ºC. Especialmente recomendada, según información de la propia marca, para acompañar asados de carne, o platos de arenque y salmón, tan típicos y abundantes en la gastronomía danesa. 

Al igual que sucede con las otras dos cervezas de Navidad comentadas en el blog, resulta demasiado dulzona para mi gusto. Mi puntuación es algo inferior a las otras dos, ya que ambas, tanto la Binchoise Noel, como la Samichlaus aportaban mayor complejidad y riqueza, especialmente de aromas. Aunque con el mismo defecto al final, que terminan siendo demasiado dulzonas  e incluso alicoradas,  sin lograr un buen equilibrio por lo que me cansan rápidamente, a pesar de que por momentos el sabor de estas cervezas resulte verdaderamente rico y se empareje de maravilla con el plato elegido para acompañar.

Puntuación: 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario