viernes, 4 de febrero de 2011

Well's Banana Bread, una dulce extravagancia

Uno de los estilos más curiosos, y originales de cerveza que existen es el de las cervezas de frutas. En algunos países como Bélgica, por ejemplo, son típicas las lambic de frutas como la Kriek de Lindemann's con sabor a cereza, también son muy habituales en este estilo las lambic de frambuesa o melocotón. Las cervezas de frutas son producidas a base de malta de cereal, a la que se van añadiendo frutas como un ingrediente que puede facilitar la fermentación, y proporcionar dulces e intensos matices en el sabor.
Pero también existe dentro de las cervezas de frutas algunas extravagancias, debido a la fruta escogida para mezclar con la cerveza, dando lugar a combinaciones de lo más singular, que jamás imaginaríamos en un principio que resultarían, pero el producto final obtenido no desmerece la ocasión para probarlo, como es el caso que nos ocupa en la entrada de hoy.
A quién se le ocurriría mezclar cerveza y bananas? (Bueno, algunas heffe-weizen alemanas como la Weltenburger, tienen notas de plátano presentes en el aroma). Pues a los señores de la cervecera británica Well's, con su  Well's Banana Bread Beer, quizás pensando en estas cervezas de trigo germanas, intuyendo que al final no es una mezcla tan descabellada. En cualquier caso, de hecho, y si no me equivoco, creo que es la única compañía que ofrece una cerveza aromatizada con bananas como tal. Otra compañía que tiene en el mercado otras rarezas del estilo es la belga Florís, como por ejemplo su cerveza de mango o la de chocolate, que comenté en el blog hace varios meses, y que no logró captar mi interés más allá de la curiosidad, ya que como cerveza francamente, no llega a dar la talla.

Un poco de historia de la compañía:
Fundada en 1875 por Charles Wells, hijo de un vendedor de muebles, y natural de Bedford. Tras trabajar durante 20 años como marino mercante, abandonó esta profesión para contraer matrimonio con quien fue su esposa Josephine Grimbley, ya que su suegro no quería tener como yerno a un marino que pasase largas temporadas lejos de su hogar. Así que Charles Wells tuvo que buscar otro medio de vida, y tomó la gran decisión de adquirir una cervecera y 32 pubs asociados, en una subasta, por un valor de 16700 libras de la época. Tras comprarla, se puso manos a la obra para remodelar la compañía. Poco a poco, y con un continuo esfuerzo, el Sr. Wells consiguió ir incrementando los beneficios obtenidos por su cercervera pasando de unas simbólicas 829 libras en el primer año a 15000 libras anuales unos pocos años después. La producción de la Well's, como es de esperar, también creció de forma exponencial, pasando de  de barriles poco más de 3000 barriles producidos anualmente a más de 12000 barriles y más de 80 pubs en propiedad.
Dado que fue un hombre con larga descendencia, esto posibilitó que se mantuviera el funcionamiento del negocio bajo las mismas manos de la familia Well's implicando a generación tras generación, haciendo posible una expansión aún mayor de la compañía hasta llegar a ser lo que es hoy.
La Well's, al igual que otras cerveceras británicas, ofrece un porfolio bastante amplio de cervezas, del cuál algunos de vosotros conoceréis seguramente la Young's o la Bombardier.
Como he comentado en un principio, la nota de cata de esta entrada está dedicada a la particular cerveza de banana que tienen en el mercado: La Well's Banana Bread Beer, que es muy popular dentro de la gama de ales producidas por la compañía. Esta cerveza ha alcanzado un número de distinciones y galardones, como por ejemplo, el ganador del "Beer of Festival", premio otorgado en el London Drinker Festival de la CAMRA (Campaign for Real Ale) de 2002.
Esta cerveza no suele ser muy fácil de encontrar en España. De hecho llegó a mis manos, un poco por casualidad, ya que fue una botella de regalo de un pedido de cervezas que realizé por internet a la tienda de cervezalandia, de la que creo que ya he hablado en alguna ocasión en blog. Por lo visto, sí suele ser mucho más habitual en los estantes de los supermercados de Gran Bretaña, como es lógico.
 

Cata:
Graduación: 5,2º
Aspecto:
La cerveza se muestra brillante y de color ambarino intenso. La corona de espuma blanca formada al servirla, no es de gran espesor ni duración, aunque va dejando una ligera estela en cada sorbo, hasta su desaparición.

Aroma: Por encima de todo prima el aroma a plátano claramente diferenciable. Igualmente es identificable el aromas a malta, cereal, y algunas notas dulzonas, pero sutiles, como a sirope.

Sabor: De cuerpo medio, y con buena carbonatación, resulta fácil de beber. El sabor está marcado por la aromatización a plátano, pero muy bien integrada en el conjunto, de tal forma que no sucede como con otras cervezas de frutas de otros fabricantes, donde el sabor frutal se encuentra tan potenciado que anula casi por completo la base sobre la que se construye al final la cerveza. En este caso, a pesar del peso del sabor a bananas, se aprecia la base de malta, con toques de frutos secos como nueces y avellanas. En este sentido el equipo de la Well's ha hecho un buen trabajo. El regusto con el que finaliza, está marcado por el lúpulo, siendo ligeramente amargo y que proporciona equilibrio a la cerveza.
En definitiva, una cerveza distinta a lo que podemos encontrar habitualmente, algo extravagante, pero que mantiene un muy digno nivel, ofreciendo un resultado final en el que se integra una cerveza de notable calidad con un sabor frutal poco habitual en este estilo de cervezas.
Nota: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada