miércoles, 11 de mayo de 2011

Meantime Chocolate, beer o' clock


A poco más de media hora del centro de Londres en metro, se encuentra Greenwich, lugar conocido entre otras cosas por dar nombre al imaginario meridiano cero que pasa por el mismo lugar, y que es tomado como origen para medir las longitudes en las coordenadas geográficas, y para marcar el comienzo de los husos horarios, de ahí que se aplique por convenio internacional que la hora de un país sea la GMT+1, o GMT+2, etc. en función de los husos de separación respecto a Greenwich. Las siglas GMT significan como muchos sabréis, Greenwich Mean Time. A estas alturas, seguramente tras estas primeras líneas más de uno se estará preguntando el por qué de esta introducción y que relación tiene con el mundo de la cerveza. Pues bien, en este caso la tiene, ya que la cerveza de la que voy a hablar hoy es la Meantime Chocolate Beer, obra de la prestigiosa cervecera ubicada en Greenwich, y cuyo nombre como habréis apreciado se inspira en las siglas GMT. El motivo del nombre empleado  no se debe únicamente a que la cervecera se encuentre afincada en Greenwich, sino porque para la elaboración de cada una de sus cervezas el tiempo juega un papel fundamental, a modo de ingrediente secreto clave, invirtiendo el tiempo adecuado para la obtención de un producto de calidad.

La Meantime no es una cervecera británica al uso. De reciente creación, es una cervecera que apuesta fuerte por la elaboración de cervezas sofisticadas, a modo de elixires vanguardistas, respetando las tradiciones pero sin estar sujetos totalmente a ellas, insuflando un soplo de aire fresco dentro del panorama cervecero británico. A juzgar por el prestigio tan velozmente acumulado y los premios y galardones obtenidos, se puede decir que no lo han hecho nada mal hasta el momento.


Un poco de historia...
La gente que trabaja en la Meantime se sienten especialmente orgullosos, por el papel que juega la compañía en Greenwich, ya que esta zona del sudeste de Londres, con mucha historia, se encuentra íntimamente ligada al Támesis, río por el que en siglos pasados navegaban barcos cargados de toneles de Porter e India Pale Ale, que habían sido elaboradas en sus orillas, con destino a rincones lejanos y exóticos del planeta. Aquellos mismos barcos regresaban a su vez con cargamentos de productos empleados por los cerveceros para la creación de nuevos productos. Historias como esta, en las que se refleja la pasión de los británicos por su cerveza, sirvieron de inspiración a Alastair Hook, fundador de la Meantime, para comezar su carrera como cervecero.
Formado en la que es posiblemente la mejor escuela de técnicos cerveceros existente en el Reino Unido (la Heriot-Watt University de Edimburgo), y con un postgrado en Weihenstephan en Alemania, Alastair fundó a comienzos de 1999, con el apoyo de su familia y amigos, la empresa con sede oficial en su propia casa, aunque enseguida empezó a buscar un nuevo emplazamiento en Greenwich para su fábrica de cerveza. En esta nueva empresa quiso imprimir una nueva filosofía diferente a las típicas cerveceras británicas, influido por un libro de Michael Jackson, que le acompañó durante una temporada previa que pasó en Estados Unidos, lo que le ayudó a descubrir un universo nuevo y apasionante dentro del panorama cervecero, adquiriendo una perspectiva mucho más cosmopolita que el cervecero británico medio. En diciembre de 1999 comenzaron las obras en Penhall Road para construir la cervecería más grande y costosa de las últimas décadas.
Al comienzo Meantime fabricaba cerveza para otros. Alastair tenía claro que si quería fabricar su propia cerveza tenía y poder entrar en el mercado con fuerza, necesitaría realizar una importante inversión en marketing e inmuebles para disponer de locales propios. La primera cerveza propia que fabricó la Meantime, se llamó Union, una lager oscura de estilo Viena, cuya original etiqueta fue diseñada por el artista  local Ray Richardson. A la Union le siguieron otras cervezas, que hicieron que Alistair fuese adquiriendo una gran reputación en el sector, incluso entre los grandes chefs del momento en el panorama londinense. El apoyo logrado en el sector, unido a la buena aceptación de las marcas elaboradas por contrato, provocó que la fábrica original de Penhall Road se quedase pequeña, haciendo necesaria la adquisición de nuevos tanques y la ampliación de la plantilla.
El 2001 fue un año crucial en la compañía. Gracias a un afortunado golpe de suerte, Alastair consiguió un contrato de arrendamiento con el Observatorio de Royall Hill de Greenwich, lo que le permitió montar allí, tras la reforma del local, el Greenwich Union Pub, cuyo nombre fue un homenaje a su primera cerveza. Este lugar se convirtió en el tiempo en el buque insignia de la compañía, sirviendo sólo cervezas Meantime y de importación, llegando a estar referenciado en las más prestigiosas guías de ocio y gastronomía. A partir de este momento el prestigio de la compañía no ha hecho más que crecer, logrando multitud de galardones y premios en diferentes concursos y certámenes.
En 2005, y tras una cuantiosa suma invertida en una campaña de marketing, se presentó en una fiesta la nueva imagen de la compañía, uno de los puntos igualmente reseñables de esta cervecera, que abarcaba tanto el embotellado, etiquetado, etc. de modo por ejemplo, que se lanzara al mercado una IPA y una Porter embotelladas en formato de 75cl. y con tapón de corcho de champagne, tan poco habitual en las cervezas británicas. Esto ayudó a crear una imagen de sofisticación y buen gusto entorno a la cervecera, lo que provocó que comenzara a hacerse hueco en prestigiosos restaurantes y tiendas gourmet del Reino Unido.
Actualmente entre la gama de cervezas producidas por la Meantime destacan:
- La Coffee Porter.
- La India Pale Ale.
- La KellerBier.
- Y la Chocolate, que es de la que nos ocuparemos en la cata.

Sobre la cerveza...
Las cervezas elaboradas con chocolate o con café no son producto de una moda pasajera, un esnobismo o una modernidad pretenciosa. De hecho ya en el siglo XVIII, cuando el Reino Unido era un gran y poderoso imperio, llegaban a Greenwich cientos de cargamentos de especias y café de todos los rincones del planeta, lo cual posibilitaba que en aquella época se elaboraran cervezas de chocolate y café. Se sabe incluso, que la gente mezclaba el café con la cerveza en los salones públicos donde se consumía el café. En las recetas de dos de las cervezas más representativas de la Meantime (la Coffee Porter y la Chocolate Beer), no se utilizan aditivos ni edulcorantes de ningún tipo. Se fabrican empleando café y chocolate molidos, respectivamente, añadidos al final del proceso de la primera fermentación.  

Graduación: 6,5º

Aspecto: De tono marrón oscuro, opaca, con pequeños brillos ambarinos en los bordes al trasluz. Con carbonatación media y de burbuja grande, se ve coronada con una capa de espuma densa de color crema, de un par de dedos de espesor, y con buena retención.

Aroma: Muy aromática, desprende un intenso aroma a chocolate negro acompañado de  una base de malta tostada. Algo afrutada al mismo tiempo, se detectan notas de frutos oscuros como pasas. Igualmente se aprecian matices a vainilla que complementan el espectro olfativo.

Sabor y textura: El sabor lo domina, como es lógico, el chocolate negro y la malta tostada, aunque de forma un poco más ligera a lo esperado, ya que la gran profundidad aromática de la cerveza, nos hace esperar una mayor intensidad en el sabor, aunque el resultado resulté si cabe más agradable. Cerveza de cuerpo medio-alto, al comienzo se detectan notas sutilmente dulces, que desaparecen progresivamente para dar lugar a un amargor creciente provocado principalmente por el tostado de la malta, y un ligero toque de lúpulo. Sedosa, cremosa, y muy equilibrada, con el alcohol muy bien integrado, es una cerveza para disfrutar en una sobremesa de forma pausada, para degustarla y disfrutarla con todos los sentidos.

Nota: 8'25/10

5 comentarios:

  1. ¡Me encanta esta cerveza!

    Por cierto, que ya me llegaron las etiquetas Titanic!!! Un detalle por tu parte (y muy bien quitadas pese a la modestia...). Ya sabes, cualquier cosa que necesites...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me gustan bastante las de Meantime, la verdad es que hacen bien las cosas.

    ResponderEliminar
  3. Las Meantime junto con las Samuel Smith y las Wychwood, son mis cervezas británicas preferidas. Todas y cada una de las cervezas que he podido probar de ellas no me han defraudado en absoluto. Tengo propuesto como objetivo cubrir toda la gama que tiene cada una, que no es poco, pero ya van quedando menos, jejeje.
    Pau, me alegro de que te llegaran bien las etiquetas. Tengo pendiente hacer una visita a una nueva tienda que han abierto hace nada en el centro de Madrid y que pinta muy bien. Si encuentro alguna rareza o algo que crea que a lo mejor no tienes te lo comento, para guardarte las etiquetas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Chicos comparto al 100% vuestra opinión, el otro tuve la oportunidad de degustar una Meantime en la cervecería George and Dragon Barcelona y la verdad es que quedé del todo satisfecho.
    Lo mas agradable de George and Dragon Barcelona es que disponen de todas ellas incluso de otras marcas que creo que vale la pena degustar.
    Para que lo comprobéis visitad la web http://www.georgeanddragonbcn.com y veréis los surtidores y marcas que disponen.
    Un abrazo a los amantes de la buena cerveza!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrew, me apunto tu recomendación. Cuando tenga un hueco echo un vistazo tranquilamente a la web que comentas. Lástima que me pille un poco lejos, pero para una próxima visita a Barcelona, ya voy teniendo una agenda repletita muy interesante ;).
      Un abrazo!

      Eliminar