miércoles, 29 de junio de 2011

Lindemans Faro, para comenzar con las lambic


Hará cosa de algunas semanas, visitando la sección de cervezas de Alcampo, vi que había crecido respecto a mi última visita. Entre las novedades pude encontrar una Lindemans Faro, una cerveza lámbica de la cervecera belga Lindemans, nada habitual ni fácil de encontrar en prácticamente ningún supermercado, por lo que mi sorpresa fue mayúscula a la vez que agradable.

Las cervezas pueden clasificarse en función de diversos factores, pero la división más comúnmente aceptada y extendida, se realiza en función del tipo de fermentación, teniendo en consecuencia tres grandes tipos de cerveza: las cervezas de baja fermentación o lagers, las de alta fermentación o ales, y las de fermentación espontánea o lámbicas. Estas últimas son las que quizás resulten más extrañas en un comienzo, y lo cierto es que difieren bastante de los otros dos grandes tipos. Típica y genuinamente belgas, y más concretamente de Bruselas son cervezas que para mucha gente se aproximan a una sidra o a un vino blanco espumoso. 
El término de alta o baja en referencia a la fermentación se refiere a la temperatura a la que dicho proceso químico tiene lugar. En el caso de las lámbicas, la fermentación es un fenómeno espontáneo, es decir, que el proceso de la fermentación se ocasiona de forma "salvaje", o natural, de forma que fermenta sin necesidad de añadir levadura, ya que ésta se produce por fenómenos ambientales.
 
Dentro de las cervezas lámbicas, a su vez hay varias subvariedades donde destacan tres clases principalmente: las Kriek, las Gueuze y las Faro. Pues bien, la cerveza que nos ocupa hoy es de este último tipo, el cual se caracteriza porque en el proceso de su elaboración se añade azúcar candeal, de forma que proporciona un endulzamiento de la cerveza resultante. El por qué de la adición del azúcar candeal es poder disimular las notas ácidas y lácticas propias de las cervezas de fermentación espontánea, convirtiéndolas en cervezas de gusto agridulce, más agradables al paladar común.
Hasta ahora no había tenido demasiado contacto con las lámbicas, salvo algunas Kriek, como las de la Morte Subite, o la Liefmans o la de la propia Lindemans, o alguna otra cerveza lámbica de frutas. Con la Faro Lindemans me he estrenado con las lámbicas propiamente dichas, siendo un primer paso aconsejable por los buenos conocedores de las lámbicas, para a continuación lanzarse a por las Gueuze.

Algo de historia
Hasta ocho generaciones de la familia Lindemans Vlezenbeek han pasado por la fábrica de Lindemans desde 1809. La familia que era propietaria de una granja en la región de Bruselas, para poder mantener una fuente de ingresos durante el invierno, decidió fundar una pequeña fábrica de cervezas lambic, como son conocidas estas cervezas en tierras belgas. Dado el éxito cosechado con esta primitiva fábrica, deciden volcarse de lleno con el negocio de la cerveza y de este modo abandonan el trabajo agrícola en la granja en la década de los 30, del siglo pasado. Desde aquel momento, Lindemans produjo tanto Gueuze como Kriek  En 1978 , dada la popularidad en la zona, de las Faro, se introdujo este tipo de lambic en la producción de la fábrica y en 1980 hizo aparición otra lambic de frutas, en esta ocasión la de frambuesa, probablemente la más popular tras la kriek de cereza. Posteriormente les siguieron dos cervezas más de frutas: la Cassis y la Pêcheresse durante la década de los 80.
Ya inmersos en el siglo XXI , la capacidad de producción de la Lindemans superó los 50.000 hectólitros de los cuales, un alto porcentaje es destinado a la exportación a países como Francia, Alemania, Suiza, Estados Unidos, Suecia, Japón, Italia, Holanda, España...


Cata:

Hablando de la cerveza propiamente dicha, uno de los detalles que más llamaron mi atención en primera instancia es la preciosa etiqueta negra con tipografía y estética en estilo Art Noveau, como el logo de la propia marca y que nos recuerda los diseños para las letras de los carteles de entrada a las bocas de metro de Paris.(si alguno de los que leis estas líneas habéis estado en París, sabréis a qué me refiero) Este estilo artístico particularmente me encanta y es especialmente frecuente encontrar muchos ejemplos  del mismo en Bélgica, y mayormente en Bruselas. 

Graduación: 4,2º
Aspecto:
De color anaranjado oscuro, cobrizo, algo amarronado. Transparente y bastante carbonatada, no genera por contra demasiada espuma en copa.
Aroma:
Entre los aromas encontramos fundamentalmente malta y caramelo con un punto agrio y ácido típico de las lámbic, y matices afrutados, principalmente a cereza. 
Sabor y textura:
Cerveza de cuerpo medio y chispeante en boca. En paladar presenta un sabor bastante intenso con un toque dulzón a miel y caramelo siendo el gusto principalmente agridulce y afrutado con sabor a cerezas y manzana, lo que hace que nos recuerde a la sidra. El regusto es largo y seco, que invita a repetir trago. A medida que vamos apurando la botella de su contenido, se intensifican las notas ácidas asidradas y las agridulces afrutadas, donde destaca la manzana ácida. Sin embargo en la sensación final pesa de forma notable el dulzor provocado por el azúcar añadido y el gusto afrutado. En resumen, es una cerveza particular, diferente, con muchos matices, que marida bien con postres.

Nota:7,5

9 comentarios:

  1. Estoy contigo en lo de las "Faro". El posgusto dulzón es un tanto excesivo para mi gusto. En cambio con una buena gueuze (de las de verdad y no las pseudo-gueuzes del montón, que abundan...) siempre me gustan por eso, por lo ácidas, acéticas, ásperas, secas y demás descriptores relacionados. Qué ganas de tomarme una, jejeje!

    ResponderEliminar
  2. La semana pasada probe esta Faro y me gusto mucho aunque realmente lo qeu tengo ganas de probar es una buena Geuze.

    Y mencionas la Liefmans como una Lambic...en teoria no lo es es una Wild Ale o Flanders Oud Bruin y en teoria es otro genero, aunque la verdad tienen muchas similitudes. Este fin de semana probe su Goudenband y me parecio absolutamente espectacular

    ResponderEliminar
  3. Jeje pues yo casi me la acabé por pundonor, pero a la mitad de la copa ya no quería más :-D demasiado dulce, y encima un dulzor que me supo artificial... espero mucho más de las no azucaradas :-).

    ResponderEliminar
  4. B3lisario, al igual que te sucede, estoy pendiente de probar una buena Gueuze.
    Cuando hablaba de la Liefmans, me refería concretamente a la kriek de esta cervecera y pensaba que era una lambic, pero ya he leido en la web de Liefmans que se elabora de forma diferente a la tradicional kriek lambic. Nunca te acostarás sin saber nada más, jejeje. Me apunto tu recomendación de la Goudeman.
    Deigote, como verás coincides con Lupuloadicto y conmigo sobre el marcado carácter dulzón de las Faro, aunque mi sensación final fue agradable, por lo que no la he puntuado mal.

    ResponderEliminar
  5. Grandísima noticia saber que en Alcampo podemos encontrar Lambics. A mi, personalmente, la Faro Lindemans me gusta bastante; creo que es la que más veces he tomado, y el hombre es un animal de costumbres :-). Salu2!

    ResponderEliminar
  6. Concretamente en el Alcampo de Parquesur en Leganés, para tu información. Y hay alguna sorpresa más en su sección de cervezas ;)

    ResponderEliminar
  7. No soy un experto,pero esta fue mi encuentro con la señora Lindemans Faro: Viste de fiesta....Cobrizo profundo y espuma generosa......Aroma malta, caramelo y acido......En boca....Guauu!!....espectacular combinación..... ¿Que diablos es esto?..... aunque anunciado por la nariz, no podemos creer lo que nos depara. Es la bebida dulce refrescante mas deliciosa que jamas he probado.....Perfecta armonía entre lo dulce y ácido, densa, haciendote llorar de tanta sensualidad.....Miel con Toques de cereza y manzana verde......Invita a beber una y otra vez hasta que sus 4.2 de graduación te llevan al paraiso.......Pues si, es una cerveza dulce ideal para los postres, para mi, mejor que la sidra....No os la perdais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en la mayoría de los matices apreciados, aunque veo que te ha encantado la cerveza, mientras que a mi me gustó pero sin llegar a apasionarme por ella. Su gusto es agradable pero no encaja del todo con lo que me gusta encontrar en una cerveza. Aún así es repetible, y perfectamente recomendable. Salu2!

      Eliminar
  8. Hola, estamos descusbriendo las Lambic.Que diferencia hay entre los 3 tipos? He comprado la FARO y es una sidra.

    ResponderEliminar