sábado, 1 de octubre de 2011

Cervezas venidas del frío (ii): Mikkeller, la cerveza de vanguardia


Parece que fue ayer cuando comencé con el blog, y ya ha pasado algo más de un año y la de hoy es la entrada número 100 publicada. En una ocasión así, y continuando con la serie iniciada con las cervezas provenientes de países de latitudes frías, he elegido para el post número 100, a una de las cerveceras más vanguardistas y de calidad en el panorma actual: la danesa Mikkeller que muchos ya conoceréis por sus creaciones innovadoras y arriesgadas, como incluso se puede llegar a intuir por el diseño de sus etiquetas, y de la que deseaba hablar hace ya bastante tiempo.
La cervecera Mikkeller debe su existencia al carácter emprendedor e innovador de su maestro cervecero Mikkel Borg Bjergso, de ahí el nombre de la compañía. Una de las primeras cosas que llama poderosamente la atención cuando empiezas a indagar sobre esta compañía es que carece de instalaciones propias para la fabricación de la cerveza, aunque tiene abierto un bar en el centro de Copenhague, en el que podemos encontrar hasta 20 variedades de grifo diferentes no sólo de Mikkeller, y muchísimas más referencias en botella.
Mikkel prefirió elegir un camino sin ataduras, y se dedicó a recorrer el mundo cervecero colaborando con la élite de la elaboración artesanal, tomando prestados (realmente alquilados) sus equipos de producción, cogiendo ideas de un sitio y otro, y aplicando sus propias recetas, para poder confeccionar unas cervezas sumamente particulares, como su célebre Beer Geek Breakfast, para la que llega a utilizar 7 kilos de café Kopi Luwak (el café más caro del mundo, llegando a los 900 euros el kilo) por cada 40 hectólitros de cerveza. El café Kopi Luwak es el célebre café indonesio, cuya peculiaridad reside en que los granos de café son ingeridos por la civeta palmera de Java. Aunque la parte exterior de las bayas es digerida, el grano en sí pasa intacto a través del tramo digestivo del animal, siendo excretado al exterior y posteriormente recogido para la elaboración de tan sigular café, aportando un amargor único.
Elaborando las cervezas de esta manera Mikkel, al ser menor el riesgo de la inversión, se siente mucho más libre dedicándose a elaborar las cervezas que le gustaría hacer, y no necesariamente aquellas que se vendan bien, siendo presionado por las cifras de ventas.
Mikkel comenzó a elaborar cerveza en 2003, pero aún sigue manteniendo su empleo de profesor de química a tiempo parcial. Actualmente goza del beneplácito de la comunidad cervecera, por su experimentación sin límites, y sus métodos prácticos y audaces. La inspiración le llegó desde los Estados Unidos, gracias a los innovadores procedimientos usados para la fabricación de cerveza que estaban rompiendo moldes, lo que le hizo pensar que podría utilizarlos para cambiar el panorama de lo que se llevaba realizando en Dinamarca durante años.
A pesar de que la producción de Mikkeller es pequeña respecto al volúmen, es por contra muy prolífica y variada, lanzando cada año una veintena de cervezas nuevas, algunas de ellas elaboradas en colaboración con algunas de las más prestigiosas cerveceras artesanales del mundo como pueden ser la escocesa Brewdog, la estadounidense Stone o la vecina noruega Nøgne ø.
.
Mikkeler elabora en la actualidad un sinfín de diferentes cervezas en su gama abarcando prácticamente todos los estilos. Entre las más afamadas se encuentran:

- La mencionada Beer Geek Breakfast.
- La Jackie Brown.
- La Stateside IPA
- La Monk's Elixir.
- La Simcoe Single Hop IPA.
entre otras. De todas las que he probado me he decidido comentar 3: 
- La LA Lager, una lager sorprendente.
- La Monks Elixir, una cuádruple de abadía al estilo belga.
- Y la Kiin Kiin elaborada con lima, con dispar opinión sobre ellas.


Mikkeller LA Lager
Aspecto: De color dorado intenso, se muestra vivaz, con bastante burbuja, y formando una muy atractiva y amplia capa de espuma blanca, consistente y de larga duración, dejando tras de sí, finos rastros en forma de aros pegados al vidrio.
Aroma: Sorprendente para una lager rubia, o lo que yo esperaba de ella. Asombrosamente compleja y afrutada. Destacan aromas a cítricos como pomelo, lima y limón, junto con frutas tropicales, y algún matiz a bosque, o plantas silvestres. Recuerda mucho a una IPA. También se detectan matices dulces y maltosos, como a miel o caramelo.
Sabor y textura: De cuerpo medio y nivel de carbónico perfecto, tiene un gusto intenso pero muy bien balanceado comenzando con un punto dulzón y a caramelo acompañando al carácter afrutado y cítrico de la cerveza, para finalizar con un regusto amargo, lupulado de intensidad justa.  

Nota: 8,75/10
Mikkeller Monk's Elixir
Aspecto: De tono marrón oscuro, similar al de un café cortado y de aspecto denso y compacto, genera bastante espuma de color blanco, creando una capa de grosor medio y aspecto esponjoso, que consigue dejar anillos adheridos al cristal.
Aroma: Destaca claramente por encima del resto de aromas la levadura, tan presente en este estilo de cervezas, pero en este caso aflora con claridad. Acompañando aparecen la malta, un matiz afrutado, en especial a uva, un toque de azúcar y algún matiz floral de lúpulo, consiguiendo en conjunto una cerveza bastante compleja.
Sabor y textura: Con bastante cuerpo, textura densa y un carbónico de grado medio, es una cerveza de gusto bastante contundente, donde destaca la levadura, la malta con fondo tostado, el binomio azúcar-alcohol y un sutil toque de lúpulo, finalizando con un regusto predominantemente seco. Algo pasada en el alcohol que asoma ligeramente en exceso.Aún así es de sabor reconfortante y una cerveza adecuada para tomar de forma pausada, como suele suceder con las cuádruples de abadía.
Nota: 8,25/10


Mikkeller Kiin Kiin
Aspecto: De color amarillo dorado con tono pálido. Con carbonatación visible, no genera demasiada espuma, creando una capa no muy amplia y muy porosa, disipándose antes de apurar la copa. Rastros débiles adheridos al cristal.
Aroma: De aroma sutilmente cítrico con toques de lima y limón. Más sutil y suavizado de lo esperado. Ligeros toques de malta y no demasiado lupulada.
Sabor y textura: De cuerpo ligero, y fácil trago, con un nivel de carbonatación medio, presenta un gusto suave con un comienzo dulce con un toque ácido a limón, para finalizar con un regusto ligeramente seco. Algo insípida y decepcionante proviniendo de Mikkeller.

Nota: 5,75/10

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por la entrada nº100. A seguir así!

    Sobre las Mikkeller, en general me gustan casi todas pero hay algunas que tela... (como esta última que comentas...).

    Aquí abajo te dejo el post que hice al probar la Beer Geek Brunch Weasel, con fotillo incluída del famoso "caga-bayas"...

    http://lupuloadicto.blogspot.com/2011/01/el-color-negro-casi-nunca-suele-fallar.html

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pau. Jojojo, me ha hecho gracia lo de "caga-bayas". Le voy a echar un vistazo al post y te comento.

    ResponderEliminar
  3. Jeje, ya había leido anteriormente tu entrada, cuando la publicaste. El caso es que me sonaba haber leido algo sobre esa cerveza en tu blog. De hecho hasta la comenté. Aún no se encuentra entre las Mikkeller que he probado, y es que la lista es larga. Ya la tenía apuntada en la lista de pendientes, dado el éxito que tuvo en tu caso, pero es que esta lista es aún más larga que la anterior. Qué "duro" trabajo me espera! ;)

    ResponderEliminar
  4. Muy buen post, JAB. Justo el otro día me cogí unas cuantas Mikkelers, aunque ninguna de las mencionadas. Cada botella es una nueva sorpresa. Salud!

    ResponderEliminar