lunes, 28 de noviembre de 2011

Cervezas de Navidad again (i): Slaapmutske


Estamos a primeros de Diciembre, y ya se han encendido las luces de Navidad en muchas de nuestras ciudades hace algunos días, y es que estamos a un paso de una de las fechas más señaladas del año, la Navidad. Hay mucha gente que la detesta, a otros sin embargo les encanta, pero al margen de preferencias particulares los cerveceros tenemos cada año una cita con las cervezas especiales de Navidad o de invierno, que suelen sacar al mercado muchas cerveceras, especialmente las belgas.
Al igual que el año pasado durante las próximas semanas dedicaré algunos post a diferentes cervezas de Navidad que vaya tomando en estas fechas.
Como muchos ya sabréis la cerveza de Navidad, no constituye por si misma un estilo de cerveza claramente definido, ya que existe cierta disparidad entre ellas: rubias, tostadas, oscuras, maltosas, lupulizadas, etc. Pero eso sí, prácticamente todas ellas gozan de dos características comunes:
La primera de ellas es la cantidad de alcohol que pasa de los 7º, siendo por tanto cervezas de cierto peso etílico, que van muy bien para los fríos días de finales de otoño e invierno, resultando muy reconfortantes ayudando a entrar en calor, y muy apropiadas para acompañar cualquier celebración o reunión con familia o amigos.
La otra característica son las etiquetas de estas cervezas, que hacen las delicias de los coleccionistas, y que obviamente contienen elementos de temática navideña como es de esperar, incluyendo siempre algún gorro de Santa Claus, un árbol de Navidad, un trineo tirado por renos, muñecos de nieve... un sinfín de detalles que identificamos claramente con estas fiestas.


En el caso que nos ocupa hoy hablaré de la Slaapmutske Christmas, una strong dark ale elaborada para la ocasión por la pequeña cervecera belga, ubicada en la ciudad de Melle.
 
Esta cervecera nació en 1992 gracias al carácter emprendedor de dos personajes vinculados íntimamente al mundo cervecero, la pareja compuesto por Dany de Smet y Marleen Vercaigne. Dany es un maestro cervecero e ingeniero de 40 años, licenciado en 1992, gran amante de la cerverza, que trabajó anteriormente para la fábrica de Huyghe, y Marleen Vercaigne, su mujer, también de 40 años, e igualmente amante de la cerveza, que ayuda a su marido en la producción cervecera desde 1992. 
Desde ese mismo año se fueron haciendo multitud de mezclas pero de poco volumen de producción, aproximadamente unos 50 litros de cerveza por cada receta, que fueron elaboradas por Dany, Marleen y un amigo común: Patrick Scheirlinck.
En el año 1999, nace el primogénito de la pareja, Jonas de Smet, y en honor a tal acontecimiento crean una cerveza especialmente elaborada, la Jonas. Una ale de color ámbar, con 9º de alcohol que rápidamente acumuló buena reputación, siendo muy apreciada por los catadores y aficionados que visitaban a la pareja para conocer al niño. Muchos de los visitantes querían comprar esta cerveza y poco a poco la idea de volver a elaborarla y ponerla a la venta, fue creciendo. La pareja por tanto, se dio cuenta de que existía cierta demanda en el mercado de sus cervezas, por lo que decidieron ponerse manos a la obra, con la idea de crear una cerveza para lanzar al mercado con perspectivas comerciales de mayor magnitud. Así crearon una ale rojiza de 6º, a la que había que buscar un nombre.
Con respecto al origen del nombre de la cerveza existe una curiosa historia. Cada vez que la pareja discutía sobre el nombre que iban a darle a la cerveza, el pequeño Jonás no paraba de hacer ruido llorando por lo que parecía hacer entender que él también se unía a la búsqueda del nombre adecuado para la cerveza que habían creado sus padres. En ocasiones, para tenerlo más calmado, tomaban su chupete y atención, lo mojaban en la cerveza en cuestión, lo que parecía ser tremendamente efectivo, ya que conseguían calmar a Jonás, que parecía saborear satisfecho el chupete, quedándose dormido en muchas ocasiones. Ante tal efecto, Marleen pensó que la cerveza sería buena para dormir, por lo que decidió junto a su marido, que un buen nombre para la cerveza sería Slaapmutske, que en neerlandés es el nombre que reciben los típicos gorros utilizados para irse a la cama en los países de latitudes más frías que las nuestras. Y teniendo en cuenta que era invierno, le dieron el nombre de Slaapmutske Cerveza de Invierno, o lo que es lo mismo Slaapmutske Winterbier la cual fue presentada a finales del año 2000 en el mercado local siendo un gran éxito, comenzando así la andadura comercial como tal de la cervecera.

Desde abril de 2006, las cervezas de Slaapmutske llegan a España, que además será el país donde se enviarán los primeros barriles de exportación.
En 2007 será España donde se envían los primeros barriles de exportación. Precisamente  para el mercado español se elabora de forma especial, y pensando en nuestro mercado, una lager nueva: la Slaapmutske Dry Hopped. Una cerveza de 5,3º, lupulizada en seco y refermentada en barril. Esta será a su vez la primera cerveza de baja fermentación en la gama Slaapmutske, por lo que somos doblemente privilegiados.
Actualmente, aparte de la Christmas y la Dry Hopped producen otras tres cervezas, la Blond, la Hop Collection y la Triple Nightcap.
Para terminar, comentar que uno de los aspectos que llama la atención de esta cerveza es su atractiva etiqueta  de diseño propio en la que aparece una luna sonriente en cuarto creciente, sobre un cielo estrellado, junto con el nombre de la cervecera, Slaapmutske a la que se le añade un gorro de dormir, como es lógico, que en el caso de la Christmas, se trata de un gorro de Santa Claus.



Cata:

Graduación: 7,4º
Temperatura de servicio: 10º-12º
Tipo de vaso recomendado: Vaso de cáliz o de balón con forma de tulipa o campana.
Aspecto: De color caramelo oscuro, turbia, y burbuja pequeña, forma una buena corona de espuma de color beige de dedo y medio de espesor, bastante cremosa y compacta, con buena duración y que deja finos aros como rastro pegados al vidrio en los primeros tragos.
Aroma: Aromáticamente elegante, incluso se podría decir que sutil, es una cerveza donde predominan los aromas a malta tostada, levaduras y notas afrutadas, entre las que destacan los frutos oscuros y dulces, como pasas e higos. También se percibe algún matiz especiado, como un toque de canela y nuez moscada.
Sabor y textura: De cuerpo medio-alto, no llega a la consistencia ni densidad que podríamos esperar en una cerveza de Navidad, presentando cierta delicadeza. De fácil trago y un nivel de carbónico apropiado, destacan en ella los sabores dulzones, frutales y especiados. Una rica combinación en la que aparecen la canela, el azúcar moreno, pasas y ciruelas, sobre una base de malta bien construida con un matiz tostado reconfortante. El alcohol se encuentra bien acoplado sin destacar. Final seco y algo astringente.
Maridaje: Puede acompañar perfectamente una porción de panetone con pasas y perlas de chocolate, tan típico de estas fechas.

Nota: 8/10

4 comentarios:

  1. Que empiece la fiesta navideña!!! Ups, si aún estamos a 2 de diciembre... ;S, jeje!

    Buena nota, maestro! Ya tengo ganas de empezar con las navideñas, pero aún esperaré un poco, jeje!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Magnífico post, JAB. Me encanta conocer estas historias tan humanas que están detrás de una cerveza.

    Pude probar la Slaapmutske navideña el año pasado y es un cervezón :-).

    Salut compañero!

    ResponderEliminar
  3. Pau, yo tengo que empezar ahora porque tengo una buena remesa en mi particular "bodega". Tengo una St. Feullien, una Hoppin Frog, otra St. Bernardus, una Samichlaus, y alguna más, así que ya ves que me queda un duro trabajo por delante estas fiestas, jejeje.
    Birraire, yo no conocía nada de esta cervecera belga, y he de reconocer que este primer contacto con su cerveza de Navidad me ha dejado satisfecho. La historia del nombre es curiosa, y entrañable, y como tengo una hija pequeña pues ya puedes imaginar que me gustó. Ahora bien, no sé si haría lo mismno con ella, eso de darle el chupete mojado en cerveza, puede resultar peligroso, que seguro que le gusta! jejeje.

    ResponderEliminar
  4. Ahora mismo me encuentro en una cervecería (El Boliche en Madrid) probando la Slaapmutske Christmas de barril. Me ha parecido un cervezon y no me he podido resistir a buscar más información de esta cerveza. La descripción de la cata me parece clavada, solo me falta el panettone.

    ResponderEliminar