domingo, 27 de noviembre de 2011

Gouden Carolus, la cerveza del emperador


En la última entrada del blog dedicada a la cata de cervezas diabólicas, una de las cervezas protagonistas era la Lucifer, elaborada por la cervecera Het Anker, y ya comenté en ese momento que iba a dedicar más adelante una entrada a esta cervecera por ser quien elabora las famosas cervezas del sello Gouden Carolus, cuyo nombre proviene del latín y significa Carlos de Oro, y como algunos podréis ya imaginar guarda una íntima relación con el emperador Carlos V, natural de Gante, y que vivió parte de su infancia y juventud en la ciudad flamenca de Malinas, ciudad precisamente donde se encuentra ubicada la Het Anker. La cervecera elaboró durante una época una cerveza oscura que llegó a ser la cerveza preferida del emperador Carlos. En más de una ocasión en el blog, ya he mencionado la gran afición que tenía el monarca español por la cerveza, siendo uno de los principales impulsores de la industria cervecera de la historia en nuestro país. Para distinguir a la casa que fabricaba tal cerveza, ordenó marcar sus jarras y barriles con un sello que consistía en una reproducción de la moneda de oro oficial que tenía la efigie de Carlos V, a la que llamaban por tanto, Gouden Carolus. Por extensión este fue el nombre que terminó recibiendo esta cerveza. Durante varios siglos la Gouden Carolus fue el buque insignia de la cervecera, de modo que la Het Anker era conocida en la región gracias a esta cerveza.
Pero la tradición de la Het Anker, viene aún más atrás del siglo XVI. Esta cervecera es precisamente una de las más antiguas de toda Bélgica, ya que las primeras referencias a la cervecera aparecen nada menos que en 1369 en los archivos de la ciudad, estando vinculada ya al apellido Anker, siendo Jan Int Anker quien realizó el pago por su licencia como cervecero.
La historia de la cervecera discurre a lo largo de los siguiente siglos apoyándose en el prestigio acumulado gracias al gusto del emperador por su afamada Gouden Carolus, hasta finales del siglo XIX, cuando se produce una pequeña revolución en sus instalaciones, llevada a cabo por Louis Van Breendam (que adquirió la cervecería en 1873), al utilizar por primera vez maquinaria que funcionaba con vapor. La familia Van Breendam será crucial para la historia de la cervecera ya que estará durante generaciones al cargo de la cervecería. El hijo de Louis, Víctor, dio un paso más en la renovación de la cervecera a comienzos del siglo XX, al mandar construir en hormigón la primera maltería, que sería la encargada no sólo de suministrar a la fábrica propia, sino también a otras cerveceras de la región.
Un poco más adelante, ya en los años de la Primera Guerra Mundial, el ejército alemán ocupa Bélgica y ordenan que sólo puede haber una cervecería que pueda elaborar cerveza, que sería elegida por sorteo. La Het Anker, que no resultó ser la afortunada, llega a desmantelarse, utilizando el cobre de sus instalaciones para la fabricación armamentística.
Cuando finaliza la guerra, la cervecera que se encontraba en una situación delicada,  experimenta sin embargo, una época de relativa prosperidad, gracias a la labor de su nuevo dueño de entonces, Charles Van Breendam, que llegó a ser presidente de la Confederación de los Cerveceros Belgas.
Cuando finaliza la Segunda Guerra Mundial, otra pequeña revolución se produce en sus instalaciones, montando una de las salas de elaboración más avanzadas y modernas de la época, con cubas de cobre suspendidas, que aún continuaban funcionando en los años 90, y abandonando por completo la actividad de la maltería, y centrándose exclusivamente en la producción de cerveza.
Es precisamente a partir de entonces y especialmente durante los años 60, cuando de nuevo vuelven a impulsar con fuerza a la Gouden Carolus en el mercado, convirtiéndose en una de las cervezas más conocidas de toda Bélgica, llegando a ser exportada
Más adelante un miembro de la quinta generación de los Van Breendam, Charles Leclef, se encarga de dirigir la cervecería en los años 90, y da un paso más en la modernización de las instalaciones renovando el proceso de fermentación, y almacenamiento, y dando un paso importante de cara a la clientela del lugar, abriendo su propio local, su propia cervecería y restaurante, la Brasserie Het Anker, como el mejor medio de dar publicidad a sus productos, ya que en su local, sólo eran servidas cervezas propias de la Het Anker, e incluso los platos eran cocinados con sus cervezas. Más adelante, en 1999, abren su propia hospedería en lo que eran los antiguos almacenes de la cervecería.
Durante la década de los 90, la cervecera lleva a cabo una serie de acuerdos comerciales, con el grupo Riva, y en algunos momentos se vio peligrar la continuidad de la fábrica como sello independiente, aunque la familia Van Breedam, pudo finalmente recomprar la participación de Riva, manteniendo su carácter e independencia.
Actualmente,  una gran cantidad de la cerveza elaborada es destinada a exportación a países como Estados Unidos, Japón, México, Italia, Francia, Reino Unido, Australia, Canadá... así hasta un total de 25 países. Actualmente la Het Anker produce las cervezas con el sello Gouden Carolus, entre las que se encuentran la Clásica, la Tripel, la Ambrio, la Hopsinjoor, la Easter y la Christmas, una excelente cerveza de Navidad, muy apropiada paras las fechas venideras. Aparte también fabrican la Lucifer, que comenté en la pasada entrada dedicada a las cervezas diabólicas, las Cuvee van der Keizer, la Maneblusser, la Boscoulis, y alguna más como una lager y una cerveza de trigo. En las fichas de cata paso a comentar la Classic y la Hopsinjoor.





Classic

Graduación:8,5º
Temperatura de servicio: En torno a los 12ºC
Tipo de vaso recomendado: Copa de cáliz.
Aspecto: De color ambarino muy oscuro, situándose en la gama de tonos que se encuentran a medio camino entre los marrones y los rojizos, similar a un brandy. Presenta un aspecto muy atractivo con una capa de espuma blanca y esponjosa, con buena amplitud, pero que sin embargo no tarda mucho en desaparecer.
Aroma: Compleja, desprende aromas afrutados, entre los que destacan frutos dulces como las ciruelas, higos, e incluso un punto de plátano, junto con otros algo más ácidos como cerezas y curaçao. También destacan notas de malta y caramelo, con un punto de miel, nuez moscada, levadura, y muy levemente aparecen los lúpulos por debajo de toda esta capa de aromas frutales y dulzones.
Sabor y textura: Se trata de una cerveza de cuerpo medio, y carbonatación no muy elevada, aunque se aprecia cierto cosquilleo y picor en la lengua, apoyado por las especias. De sabor potente, donde aparece la malta por encima de los demás, y los sabores dulces a pasas y frutos oscuros, se experimentan sensaciones que nos recuerdan a los aromas detectados anteriormente, acercándonos al gusto de un vino oporto. El alcohol se encuentra bien disimulado, y aparece un punto de amargor más intenso de lo esperado, finalizando en un regusto seco y amargo. Muy reconfortante y agradable.
Maridaje: Marida a la perfección  por ejemplo una perdiz con salsa de almendras.
Puntuación: 9/10




Hopsinjoor

Graduación:8º
Temperatura de servicio:8º-10ºC
Tipo de vaso recomendado: Copa de cáliz, o de balón como la característica de la Duvel.
Aspecto: De color dorado, con turbidez,  y con un nivel de carbónico considerable, forma una gran capa de espuma nívea, de 3 dedos de espesor, muy esponjosa, que va dejando adheridos rastros notables en el cristal, hasta que desaparece casi por completo.
Aroma: Dentro del estilo de lo que algunos llaman una IPA Belga, encontramos una mixtura de aromas en la que aparecen los típicos de una triple belga junto con notas más fácilmente identificables con los lúpulos. Así se detectan especialmente notas de levadura y especias acompañadas de notas afrutadas, donde destacan los cítricos y un trasfondo floral.
Sabor y textura: De cuerpo medio y con un grado de carbonatación medio-alto, se aprecia el fuerte carácter especiado de la cerveza tanto al comienzo como al final. De gusto dulce al principio, enseguida las especias y los lúpulos hacen acto de presencia, dejando en boca sensaciones a sabores frutales ácidos y cítricos como manzanas y limones. Finaliza con un regusto amargo de trasfondo floral y especiado.
Maridaje: Un acompañamiento muy acertado para una tabla de patés, por ejemplo.
Puntuación: 8/10


7 comentarios:

  1. La verdad es que esta es una cervecera cuyas elaboraciones me han dado muchas y muy gratas sorpresas. Las dos que comentas me gustan bastante. No se si ya habrás probado (y va perfecta para la época en la que estamos acercándonos) la christmas, que a mí personalmente me gusta bastante. Otra de la casa que en este caso no he probado es la famosa Keizer azul, y mira que la he tenido frente a mis manos en numerosas ocasiones...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sí, he tenido la oportunidad de probar la Christmas, y es un ejemplo excelente de este género de cervezas. En las siguientes semanas comentaré varias cervezas de Navidad, muy apropiadas para las próximas fechas: Una de Slaapmutske, la de Hopping Frog, la de St. Bernardus y esta del sello Gouden Carolus, serán las elegidas. Las Keizer no las he probado, sabes si es posible encontrarlas en alguna de nuestras tiendas habituales?

    ResponderEliminar
  3. Pues no conocía esta marca, y he visto que en mi tienda habitual tienen unas cuantas variedades (incluyendo la navideña ^^), así que viendo las notas que das, en mi próximo pedido caen :-)!

    ResponderEliminar
  4. Tengo una Keizer en la despensa. Es la de 2011. Como curiosidad, decir que esta cerveza se embotella coincidiendo con el día de nacimiento de Carlos V. Si no me equivoco, el 24 de Febrero y tiene una caducidad de 10 años. La puedes encontrar en Zombier.
    La Gouden de Navidad la probé ayer mismo y me pareció buenisima.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. También la tengo pendiente, a diferencia de Keizer Karel de Haacht que también me gusta mucho. Probaré, probaré.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Flip por la información. Echaré un vistazo al catálogo de Zombier. Salu2

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por la interesantisima presentación de la Gouden. Sabes de más cervezas relacionadas con Carlos V, aparte de la propia Gouden, la Keizer y nuestra Legado de Yuste? Un saludo y mi enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar