miércoles, 4 de enero de 2012

Cervezas La Cibeles, de Madrid al cielo


Hace tan sólo un par de años el panorama cervecero en Madrid estaba un tanto desangelado, y en tan corto espacio de tiempo, ha habido un salto cualitativo notable desde ese momento hasta la situación actual, aunque hay mucho camino aún por recorrer. Una de las protagonistas de esta revolución cervecera de la capital es la microcervecera La Cibeles, a la que llevaba un tiempo queriendo dedicar un post en el blog.
Con ni siquiera 2 años de vida, esta microcervecera vio su nacimiento de la mano de David Castro en 2010. Y desde hace ya unos cuantos meses, está en boca de todo el mundo dentro del ambiente cervecero de la ciudad. Muchos son los amigos que me han preguntado en ocasiones acerca de las cervezas La Cibeles, y el éxito de la micro es ya un hecho, ya que sus botellas suelen desaparecer rápidamente de los estantes de las tiendas especializadas donde la venden en Madrid.
Gracias a que disponía de las mañanas libres durante estas fiestas, me decidí un día ponerme en contacto con David, para hacer una visita a la fábrica y hablar con él acerca de su experiencia empresarial, del funcionamiento de la fábrica, y sobre todo de sus cervezas.

La fábrica
La fábrica está situada en una nave del polígono Ventorro del Cano, en el término municipal de la localidad madrileña de Alcorcón.

Nada más llegar a la fábrica, David me atendió muy amablemente, y me guió por las distintas dependencias de la nave. El edificio consta de 3 plantas. En la planta baja a nivel de calle se encuentra la zona de almacén, donde están las cajas de las cervezas ya embotelladas, dispuestas para su reparto y distribución. También está la oficina,  y la sala de maceración y cocción.

En la planta del sótano se encuentran dos áreas bien diferenciadas que son la zona del embotellamiento de la cerveza, dispuesta en forma de U, de manera que una única persona pueda encargarse del proceso, que incluye la colocación de la chapa y el etiquetado.


Aparte en esta planta también se encuentra la sala de fermentación, donde se encuentran los tanques de fermentación con 1800 litros de capacidad.



Finalmente subiendo de nuevo escaleras arriba, tenemos una tercera planta, diáfana, que suele utilizarse para catas y reuniones que se organizan de forma periódica.

Inicios.
David era informático y trabajaba en Azertia antes de emprender esta aventura. Comenzó en el arte de la elaboración de cerveza hace ya 15 años, gracias a un equipo de fermentación casero que adquirió su hermano. En un comienzo las cervezas que elaboraba eran puramente caseras, y las recetas eran sencillas. Con el paso del tiempo fue perfeccionando las recetas y sus cervezas no tardaron en ganar adeptos entre su familia. De este modo año tras año se iban sumando más peticiones por parte de familiares, conocidos y amigos, hasta tal punto que terminó por tener que elaborarla por barriles.


Fue a partir de este punto, y debido al descontento que encontraba en su sector profesional, que optó por plantearse la posibilidad de convertir lo que empezó como un hobby en su medio de vida. Además David tuvo la fortuna de contar con la ayuda del maestro cervecero español Boris de Mesones, quien fue el responsable de darle el último empujoncito para que decidiera arrancar el proyecto de su propia microcervecera. En un comienzo arrancó el sólo, pero hoy cuenta con la inestimable colaboración de varios empleados, que le ayudan tanto con el proceso de elaboración como con la gestión administrativa.


Actualmente el equipo de La Cibeles lo componen 4 empleados y la empresa se encuentra perfectamente asentada comenzando a dar beneficios, incluso fijándose metas cada vez más ambiciosas, incluyendo la exportación al extranjero como uno de sus objetivos.


Elección del nombre
La idea que tuvo David como madrileño que es, era intentar identificar la cerveza con la ciudad de Madrid, de ahí la elección del nombre. La Cibeles era sin duda un buen nombre. Según lo que me comentó el propio David, fuera de nuestras fronteras la imagen del monumento más representativo de Madrid es precisamente la fuente de La Cibeles.


Además se da la circunstancia que Cibeles es la diosa de la tierra y de la agricultura en la cultura griega. Todo lo que rodea además a la imagen de marca está íntimamente relacionado con la ciudad. Se optó por incluir sólo el rostro de la diosa en la etiqueta de manera que el público rápidamente asociara a la cerveza con la ciudad. El rostro de la estatua está pintado a mano y registrado, al igual que la tipografía usada en las etiquetas, que imita a la que es utilizada para indicar el nombre de las calles en el Madrid antiguo. De hecho si os fijáis cuando tengáis una botella de Cibeles en la mano, la forma de la etiqueta tiene también mucho que ver con esto. Para empezar tiene una forma cuadrada en disposición de rombo, lo cual no ha dado pocos problemas a la hora del etiquetado de la botella. Aparte de la forma, y la disposición, el tono y el color también han sido elegidos especialmente con el objetivo de simular un baldosín, que junto con la tipografía usada hacen referencia a los baldosines pintados para los carteles de las calles del centro de Madrid. Sobre un baldosín además dice la tradición, es donde se debe bailar el chotis, el baile típico de Madrid. Como se puede comprobar la imagen de la cerveza rebosa aire castizo por los cuatro costados.


Las cervezas
En el caso de los ingredientes empleados para la elaboración de la cerveza, David ha intentado también preservar el carácter madrileño de la cerveza, usando agua de Madrid. Del mismo modo el 80% de las maltas utilizadas son preparadas por una maltería de Villaverde, principalmente malta pilsner y malta pale ale. El resto de las maltas tostadas y oscuras son importadas. En cuanto al lúpulo es en su mayoría de origen español y más concretamente proveniente de León, provincia donde se encuentra aproximadamente el 98% de las plantaciones de lúpulo en España. Aparte del lúpulo leonés también se importan lúpulos de diferentes procedencias más allá de nuestras fronteras como Nueva Zelanda, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Actualmente la fábrica está sacando diariamente al mercado un total de 1200 litros, o lo que es lo mismo, 3600 botellas, y en este momento la fábrica está produciendo cerveza durante 3 días a la semana, alternando dos de descanso, aunque está preparada para ampliar la producción extendiendo la actividad la hasta los 5 días a la semana.
El porfolio de cervezas es muy amplio, llegando a un total de 10 cervezas: 8 cervezas propias, más 2 elaboradas para otras cerveceras españolas, como por ejemplo, El Sr. Bu de Toro, en la provincia de Zamora. Las cervezas ofertadas por La Cibeles son:
La Rubia
La Castaña
La Morena
La Trigo.
La IPA
La IPA Dry-Hopping.
La Imperial IPA
La David's Ale
Y se está trabajando en la cerveza de madroño, de la que tuve la oportunidad de oler una muestra. En nariz desde luego se perfila como una cerveza compleja y muy atractiva. A la hora de elaborar una cerveza David ha querido mantener la filosofía de poder atender desde los gustos más comunes, y de mayor aceptación en nuestro país, hasta los paladares más selectos y exigentes, acostumbrados a cervezas más complejas y sabrosas. Precisamente hablando sobre las cervezas que hasta el momento había probado surgió este tema. Dado el éxito que está cosechando entre el público, no resulta fácil, ni mucho menos encontrar toda la gama de La Cibeles en las tiendas especializadas, por lo que hasta el día de la visita, tan sólo había probado la Rubia y la IPA. La Rubia me parece una Pale Ale muy suave y ligera, casi diría que demasiado, y la IPA, para ser una IPA me resultó un tanto "descafeinada", faltándole para mi gusto más cuerpo, intensidad y alcohol. Sin ser malas cervezas, sin embargo no me resultaron especialmente interesantes. Hablándolo con David, hizo hincapié en que sus cervezas tratan de ofrecer una variedad lo suficientemente amplia para que pueda tomarla quien está acostumbrado a cervezas más suaves y menos lupuladas. La IPA por ejemplo está pensada para la gente que se inicia en este estilo, que no es tan habitual en el mercado español, y por eso a quienes estamos acostumbrados a las IPAS británicas, y no digamos las norteamericanas, esta IPA nos deja un poco a medio gas. En ese momento tuvo el detalle de ofrecerme una David's Ale, una Golden Ale quizás más acorde con mis gustos y he de confesar que me sorprendió muy gratamente.

Una buena cerveza, muy british diría yo y muy aromática (caramelo, mantequilla, toffee...), con un toque afrutado y a levadura muy interesante. Equilibrada y con el alcohol bien integrado, es por ahora mi favorita de la casa. Según el propio David, pretende sustituir a la Bass en los grifos de los pubs ingleses. También tuvo el detalle de obsequiarme con una Imperial IPA, mucho más lupulada y con un carácter más cítrico, resinoso y floral,  y que igualmente no me defraudó. Tengo claro que tengo que irme haciendo poco a poco con cada una de las que me restan por probar, para hacer mi propio ranking entre las que componen la gama completa.

Para finalizar
Estuvimos debatiendo sobre el actual panorama del sector cervecero en España, y la ya más que notoria explosión del fenómeno de las microcerveceras en nuestro país. Cada mes están apareciendo un par de micros nuevas en la península, diseminadas por distintos lugares de nuestra geografía. Para David sin duda es algo muy positivo, que va a contribuir a sentar las bases de una cultura cervecera en España, pero tiene el temor de que amparados en esta ola o moda, haya gente que con poco acierto, y sin la experiencia necesaria, se lance al mercado de cualquier manera, no ofreciendo un producto de calidad, y al final el consumidor se sienta engañado o frustrado, recibiendo un producto de mala calidad, haciendo además extensible la idea de que la cerveza artesana no es de calidad, incluyendo erróneamente a todas las cerveceras artesanas de nuestra geografía en el mismo saco. Pero ambos confiamos en la madurez del consumidor y del buen aficionado, que discriminará adecuadamente entre cervezas buenas y mediocres, por lo que resulta obvio que al final tras un periodo de tiempo, sobrevivirán las micros que hayan hecho las cosas bien, y hayan ofrecido buenas cervezas al público.

Desde aquí quiero agradecer a David su atención y el tiempo que dedicó tan amablemente a mostrarme el funcionamiento de su fábrica. Todo un ejemplo de emprendedor en estos tiempos de crisis, que ha hecho posible que los madrileños tengamos nuestra primera micro, (aunque ya hay alguna más de las que hablaré más adelante), y al que le deseo lo mejor en su trayectoria futura.


8 comentarios:

  1. Siempre es atractiva una visita a una micro y por lo leído, en este caso aún más.

    Por destacar algo, me han entrado unas ganas locas de probar esa cerveza de madroño. Mmmmmmm!!

    Interesantísimo post, JAB, como siempre!!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Buenas JAB! Buenísima entrada. Yo hasta ahora he probado 5 (las 5 primeras que enumeras), y me entran muchas ganas, como a Pau, de degustar la Madroño. Cierto es que cuando estoy por Madrid la gente saca pecho con la Cibeles, y los que saben de mis "vicios" me aseguran que es la mejor sin duda. No me atrevería a decir tanto, pero sin duda están haciendo un buen trabajo. Espero probar las 3 que me faltan estos próximos meses por la capi :-).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Chicos, la de madroño puede ser una cerveza que prometa. Aromáticamente me pareció muy interesante, según palabras del propio David pretende ser más que una cerveza de frutas, una IPA matizada con un toque afrutado. Sin dudas el madroño estaba presente, aparte de efectivamente notas cítricas y florales. Habrá que estar atento. En cuanto a lo de sacar pecho, hombre, entendedlo es la primera micro de estas características de Madrid, y nos hemos emocionado un poco, jejeje...pero tampoco quiero pecar de exceso de "paisanismo". No porque un producto sea de Madrid quiere decir que tenga que ser bueno forzosamente. Pero en el caso de La Cibeles, es verdad que están haciendo un buen trabajo, y con el paso del tiempo estoy seguro de que irán a más. Un abrazo para los dos!

    ResponderEliminar
  4. Ni regionalismos ni nada, si una cerveza está rica ya puede ser del vecino como si es de Lepe!! Jejeje! La verdad que a mi me gustaron bastante la primeras que sacaron, y tengo ganas a estas nuevas. Tengo por casa la de dry-hop y le tengo muchas ganas.

    Si te haces con alguna de esas de madroño, y más sabiendo que la idea de base es una IPA, acuérdate de un amigo valenciano!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que están buenas, pero tampoco hay que dejar de un lado a la Calvin's, que también es madrileña. Bien es cierto que la Cibeles Trigo y la IPA, así como la Imperial IPA no están nada mal..., y eso que a mi las IPA las tengo que pillar el momento. El resto me parecen normales... para una micro. Como digo la Calvin's Rubia no se queda muy atrás de cualquier Cibeles, y en menor medida la Negra de Calvin's. Por otro lado LEST está empezando.
    Pero ahora sí, hablando de regionalismos, muy pocas veces he probado una cerveza tan buena como la que se fabricó en Magister, y no es otra que la Imperator. En su día Boris me comentó que era la cerveza más fuerte elaborada en España. Tenía 9º y era todo una apuesta para aquellos años..., una pena que Boris dejara el Brewpub, desde entonces fue cuesta abajo y sin frenos
    (Perdonad me he desviado del tema pero no podía dejar de mencionar ni a Boris -y desde aquí de nuevo mi enhorabuena por su reciente medalla-; ni a su Imperator)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es que en la provincia Madrid hay alguna micro más, como la Calvin's de Pozuelo funcionando como un brewpub (de la que me gusta especialmente la tostada), la Lest de Colmenar que recién ha comenzado, e incluso Naturbier de la Plaza Santa Ana, que fabrica su propia cerveza desde hace unos cuantos años. No ha sido mi intención darlas de lado. De hecho tendrán su hueco en el blog más adelante, ya que quiero ir abriendo una sección dedicada a las cerveceras artesanales españolas, pero la Cibeles quizás ha sido la que más rápido ha crecido, y que está pegando muy fuerte. Y siendo una cerveza de Madrid, no podía dejar pasar más tiempo sin hablar de ella en el blog. Salu2!

      Eliminar
  6. Imperator de Magister !!

    Tan solo leer estas dos palabras me han llegado un monton de recuerdos, gracias Teddy Beer (no se quien eres, pero me "temo" que hemos compartido algunas cervezas en Magister en algun momento).

    David ha montando una fabrica impresionante con muy poco dinero y va muy fuerte, con todos su riesgos, es normal que sus cervezas no esten al maximo mientras ajuste sus equipos disennados por el mismo. Aun asi, ya ha quedado finalista en el europeo del 2011 con su IPA nada mas abrir. Solo puede ir a mas si se lo curra bien.

    La Imperator fue un "cannon" que poca gente tuvo la oportunidad de probar. Estilo Pilsen de 9 grados con lupulizacion de Hersbrucker en seco (dry hop). Como me permitian elaborar una bomba cervecera diferente al mes, la gente que entendia de cerveza en aquellos annos (2002-2004) tuvo la oportunidad de catar inventos muy originales.

    El lupulo en flor lo colgaba metido en una media de mujer dentro del fermentador, cuando fui a comprar la media a la tienda de la esquina la dependienta me pregunto, que talla ?
    La mas pequenna, le respondi.
    Le vale la 38 ?
    Me da igual, es para cortarla en dos, la dije.
    De que color ? me pregunto con cara de miedo.
    Tambien me da igual, la dije, y notando que se estaba poniendo nerviosa, annadi, es para colgarla dentro del fermentador.
    Me dio las medias, me devolvio el cambio y casi salio corriendo.

    Cuando le comente a los periodistas la anecdota, una femina de buen ver se lo tomo a cachondeo y todavia sigue dandome la conna con que yo usaba medias usadas de mujer para las lupulizaciones en seco.

    No se si probaste la Bock Reserva. Una de las cervezas mas originales que he elaborado nunca. Tuvimos unas bolsas de concentrado de mosto (que produciamos en Galicia) en la habitacion del condensador de vapor de la maquina de frio del equipo de cerveza. Esta habitacion solia estar entre 40 y 45 grados todo el anno. Tras doce mese decidi elaborar con ellas una cerveza fuerte con mas lupulo de lo normal.

    El resultado fue tan impresionante, que tuvimos clientes que venian a diario a beberse casi 2 litros. El dia que se acabo, ya no volvieron mas que puntualmente. Tenia un toque a porto muy original.

    Magister tambien tenia un sistema especial para tirar las cervezas. Permitia tenerlas en los tanques a sobrepresion. Con los grifos de guillotina se podia "escanciar" la espuma a voluntad sin
    "matar" la cerveza.

    Magister se fue a pique por culpa de los inversores y los contables. Cuando el que monto todo recompro la empresa por un Euro y con deudas de 400 millones de PTA, pudo sacarla a flote para que luego su hijo la hundiera de nuevo tras el emigrar a otro pais.

    Moraleja, en este sector, o tienes pasion o la codicia del dinero y la fama rapida te hundira.

    Salud ! con mi IPA para la copa del mundo, es hermanastra de la plata europea, pero por desgracia no esta tan maciza.... por el momento

    Salud de nuevo !

    Boris

    ResponderEliminar
  7. Lástima que no pudiera catar esa Imperator. Suena muy bien según habláis de ella. Por cierto, muy buena la anécdota de las medias para el lúpulo, jejeje. Ah! y estoy de acuerdo contigo. Lo importante es tener pasión por lo que haces, y no tanto el beneficio económico a corto plazo. Querer ganar dinero es legítimo, pero siendo fiel a uno mismo, y sin perder el gusto por las cosas bien hechas. Salud!

    ResponderEliminar