sábado, 14 de enero de 2012

Worthington's White Shield, la IPA inglesa más tradicional



Como ya se puede intuir por el título del post, la entrada de hoy va a estar dedicada a una cerveza genuinamente inglesa: La Worthington's White Shield, una de los mejores representantes de su estilo, la IPA clásica británica. De hecho parafraseando al insigne y tristemente desaparecido Michael Jackson (The beer hunter), "se trata del ejemplo más auténtico de superviviente de la tradición de la IPA británica". 
Desgraciadamente resulta difícil encontrar una buena diversidad de cervezas inglesas y escocesas en nuestra Península, como sin embargo si sucede con las cervezas belgas o últimamente las norteamericanas. Las cervezas alemanas están comenzando a resentirse, y las británicas ya llevan tiempo. Aparte de las referencias más conocidas como Fuller's, Marston's, St. Peters, o Samuel Smith, pocas más llegan a nuestras tiendas y cervecerías. Quizás algunas Wychwood, Sepherd Neame, Meantime,  y también las Thornbridge de las que un día hablaré, se pueden encontrar con más o menos dificultad. Pero ya por ejemplo una Harvieston o una St. Austell son aún más raras, y hacerse con alguna de ellas es un logro. Me llama poderosamente la atención tal circunstancia, y no sé si debe a problemas con los distribuidores, con los productores, o sencillamente que alguien en el negocio piensa que las cervezas provenientes de las islas no van a tener mucha aceptación entre el público español, pero es que hay muchas cerveceras galesas, inglesas y esocesas inéditas en nuestro país. Luego cuando uno tiene la oportunidad  de sentarse y tomarse tranquilamente una gran cerveza como lo es la White Shield debe sentirse doblemente afortunado. Esta como otras muchas buenas cervezas inglesas no llegan a España, al menos lo desconozco. Afortunadamente cuento con diferentes "canales de distribución privados", es decir, amigos y familiares que viajan al Reino Unido, y que pacientemente atienden mis encargos, como es el presente caso.

Sobre la cervecera:
Centrándonos en materia sobre la cerveza en sí podemos decir que esta cerveza es una de las más prestigiosas del Reino Unido, acumulando gran cantidad de premios, como por ejemplo la medalla de oro de la International Beer Competition, o también ganando el Champion Bottled Beer of Britain organizado por la CAMRA en 7 ocasiones. Aparte de los galardones, es una cerveza que destaca por estar íntimamente unida a la revolución en la producción cervecera que se produjo en Burton-upon-Trent durante el siglo XIX.
Mientras que la primera India Ale de color bronce fue elaborada en Londres por Hodgson en Bow Bridge, los grandes cerveceros de Burton entre los que estaban Allsop, Salt, Bass, y Worthington trabajaron el estilo, perfeccionándolo, y convirtiéndolo en un estilo exportable al resto de  países europeos, incitándoles a que pasaran de elaborar lager oscuras a otros estilos de tonalidades doradas. Fue en Burton donde los cerveceros fueron capaces de emplear maltas pálidas puestas a su disposición por las nuevas técnicas de malteado en la segunda mitad del siglo XIX, dando lugar a un cambio en el patrón de consumo de la cerveza, ya que las cervezas de tonalidad dorada, eran radicalmente diferente a las cervezas de color marrón como las porter y las stout que habían dominado el siglo XVIII.
Así Burton se convirtió durante el siglo XIX en el centro de elaboración de la cerveza más importante del imperio británico, como resultado también de las características del agua proveniente de manantiales del Trent. Este agua es rica en sales minerales como yeso y magnesio, que tienen la particularidad de ser potenciadores del sabor, maximizando por tanto la malta y el carácter del lúpulo en la cerveza.
William Worthington fue uno de los cerveceros más importantes de Burton desde aquella época, marcando un camino diferente para sus competidores, concentrando su producción en la cerveza embotellada y de tonos pálidos y dorados. Es en esta época precisamente cuando se elabora por primera vez la White Shield en 1829.
La Worthington fue adquirida en 1927 por Bass, la cervecera británica vecina en la capital de la cerveza británica, la ciudad de Midlands en la región de Burton. La cervecera Worthington cerró sus puertas, pero su nombre y el de la célebre cerveza White Shield sobrevivieron como parte de la Bass. Después de la Segunda Guerra Mundial, a partir de la década de los 50, fue incrementándose el interés del público por otro tipo de cervezas de gran consumo alcanzando cada vez una mayor popularidad en detrimento de las ales tradicionales.
En 1992, ante la desaceleración de las ventas, Bass intentó dar un empujón comercial a la cerveza, pero aún así los resultados del negocio no fueron suficientes para una empresa cada vez más volcada con productos de gran volumen. De esto modo, en 1997, Bass dejó entrever que no haría más White Shield.
Cuando los aficionados a esta cerveza protestaron, se llegó a un acuerdo que permitió sobrevivir a la que es la 12ª cerveza más vendida del Reino Unido, de la mano del maestro cervecero Steve Wellington. Actualmente pertenece al grupo Molsen Coors. En diciembre de 2010 se abrió la nueva cervecería William Worthington en la que además se producen otras cervezas como por ejemplo: Worthington's Creamflow, Worthington's Classic, Worthington's Cask, Worthington's Red Shield y la Worthington's E.
 

Sobre la cerveza:
Claramente reconocible por su singular etiqueta con un gran escudo blanco y una espada roja, que simula la bandera inglesa, la White Shield se sigue eleborando con la receta de Bass. Con algo más de 5 grados de alcohol está elaborada con malta de cebada de Halcyon, de la parte norte de Norfolk. lo que define tanto su aspecto como parte de su aroma. Los lúpulos empleados son Fuggles, Challenger y Northdown, que son los que proporcionan sus 40 IBUS. Los dos primeros son utilizados para darle amargor, mientras que el Northdown es añadido al final del proceso de cocción para terminar de definir el aroma.
Después de la primera fermentación, se deja reposar la cerveza durante 3 semanas, y es embotellada con una levadura particular, "pegajosa", de una cepa diferente a la usada en la primera fermentación. Esta levadura "pegajosa" se ​​hunde hasta el fondo de la botella donde continúa el proceso de fermentación, procesando los azúcares restantes de la malta transformándolos en  alcohol y dióxido de carbono.Supuestamente y según algunos expertos esta cerveza mejora con la edad, sosteniendo que evoluciona favorablemente dejándola envejecer en botella, quizás porque de esta forma se deja trabajar a la segunda cepa de levadura. Aunque en este punto puedo encontrar ciertas discrepancias (o al menos desconfianza) junto con otros aficionados que sostienen que en el caso de este tipo de cervezas es mejor consumirlas "jóvenes", para que los lúpulos no pierdan sus propiedades y sus capacidades. En el caso particular que nos atañe, no pude resistir la tentación y no la dejé envejecer, consumiéndola lejos de la fecha de caducidad indicada en botella.




Cata:
Graduación:5,6º
Temperatura de servicio: 12ºC-13ºC
Tipo de vaso recomendado:Vaso de pinta británico o una copa de tulipa.
Aspecto: De color bronce cercano a un tono anaranjado rojizo, resulta algo más oscura que otras ipas. Con un buen nivel de carbonatación, forma una gran capa de espuma de casi 3 dedos de espesor, muy porosa y esponjosa,  con buena retención, restultando a la vez "pegajosa", adhiriéndose grandes restos de la misma sobre el vidrio con cada trago.
Aroma: Muy aromática, destacando principalmente enseguida los aromas cítricos, como pomelo y lima, y otros florales con algunos matices terrosos y especiados, provocados por los lúpulos. Por debajo de las notas lupulares aparecen también de forma más mitigada los aromas provenientes de la malta, como galleta, caramelo y frutos secos, como almendras. También quiere dejarse entrever alguna nota a madera, ahumada y afrutada.
Sabor y textura: Cerveza muy equilibrada y con un cuerpo medio, que resulta muy fácil de beber. Con una buena base de malta en el fondo, que aporta sabores a mantequilla, galleta, y algunos más dulces como caramelo, los lúpulos toman el protagonismo aunque no de forma potente ni agresiva, como en otras ipas, sino de una forma más pausada, y que va in crescendo hasta el final del trago donde se hacen más detectables dando lugar a un amargor notable y una sensación de ligero hormigueo especiado. Finaliza con un regusto astringente.
Maridaje: Pollo al estilo indio con arroz blanco, cebolla, tomate, salsa curry de picante medio y especias.
Nota: 8,5/10

3 comentarios:

  1. No te puedes imaginar la envidia que me ha causado leerte esta reseña. Llevo tiempo queriendo probar esta cerveza (por desgracia aún no he visitado nunca en plan cervecil Reino Unido...) y no hay manera de verla por aquí. Así que ya me estás contando como la conseguiste... ;P

    En cuanto al maridaje, he leído infinidades de veces lo del dueto picante o especiado acompañando bitters e ipas inglesas pero cada vez que pruebo esta combinación estoy más seguro de que hay mejores inglesas para afrontar sabores tan marcados. Sigo en la búsqueda, jejeje!

    Un abrazo, compañero! Como siempre, un post muy currado!

    ResponderEliminar
  2. Es justo lo que comentaba al comienzo de la entrada. Esta cerveza no es nada fácil de conseguir en España, a pesar del tirón que tiene en UK. La he conseguido gracias a una amiga de mi mujer que va estar una temporada viviendo en Inglaterra. La mayoría de las cervezas británicas las consigo así, por mediación de amigos, porque aquí, ya sabes... sota, caballo, rey. Si es cierto que a veces a alguna tienda llega algo un poco diferente como alguna St. Austell, Badger, o Harvieston, pero poquito, poquito, en comparación con el mundo de cervezas que hay por allí. Y eso si hablamos de botella, porque de grifo, ya es increíble, pero obviamente esas salvo raras excepciones en alguna cervecería no suelen llegar. Resulta más complejo. El maridaje lo he propuesto pensando en unirla con una carne de ave con un toque especiado más que picante. Va bien con las bitter y las ipas británicas. El queso también va muy bien con este tipo de cervezas, o incluso los arroces.
    Me alegro de que te haya gustado la entrada. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Yo ni la conocía pero la pinta es brutal, sin duda. Está bien que ultimamente parece que llegan buenas Ales británicas a la Península, yo personalmente estoy encantado desde que está la Proper Job de St. Austell en Hipercor, es una delicia.

    Opino como Pau, buen post.

    Un saludo

    ResponderEliminar