jueves, 16 de febrero de 2012

Taller de homebrewers en Cervezorama (iii): El resultado final

Por fin llegó el ansiado momento que busca con cierta impaciencia cualquier homebrewer, el de probar el fruto del proceso de elaboración, y comprobar si lo que ha obtenido respondía a la expectativas y colmaba sus anhelos. Pues bien, en mi caso particular, ya llegó ese momento, en el que "descorché" la primera de las 4 botellas que conseguimos cada uno de los que participamos en el taller de elaboración de Cervezorama, y tras beberme esta primera botella quería compartir mis sensaciones. Me gustaría que cualquiera de los que participó en el taller, si tienen la oportunidad de leer estas líneas, me hicieran llegar sus impresiones personales sobre la cerveza que hicimos.

 







Cata:
Graduación: +/- 6º (Según las mediciones de densidad tomadas se ajustaba a este volúmen en alcohol)
Temperatura de servicio: Entorno a 12ºC
Tipo de vaso recomendado:Vaso de pinta americano o una copa de tulipa.
Aspecto:  Nada más servirla en el vaso, aprecié, he de confesar, que con cierta decepción, que no formaba apenas espuma alguna. Es más diría que la capa de espuma era prácticamente inexistente, salvo por una final película de apenas 1 mm de espesor, y que se disipaba con el tiempo. De color ámbar intenso y con un notable grado de turbidez, parecía un zumo de melocotón y uva en apariencia. También aprecié sedimentos de levadura en suspensión, cosa por otra parte totalmente esperada. La carbonatación apenas era visible a simple vista, era necesario observar con detalle, para ver un continuo flujo de burbujas minúsculas pero abundantes.
Aroma: Muy potente. Al contrario de lo sucedido con la fase visual, donde sufrí cierto desencanto, en el aroma se vio compensada mi decepción inicial. Presentaba un fuerte carácter lupulado aromáticamente hablando. Para utilizar una única clase de lúpulo, la cerveza presentaba además cierta complejidad. En un comienzo la nariz se inunda con un aroma muy potente y profundo de carácter floral, y herbáceo. Es como si paseáramos entre campos de lúpulo, o como si tuviéramos la flor en la mano y acercáramos la nariz. En un comienzo apenas había rastro de la malta, ni ningún matiz especial, pero a medida que se calentaba la cerveza aparecían otros matices muy interesantes, y si la agitaba ligeramente en círculos en el vaso, se intensificaban. Aparecían notas ácidas y agridulces con reminiscencias de cítricos como pomelo y naranja, y también matices de galleta y caramelo proporcionados por la malta.
Sabor y textura:
Tras verla y olerla, llegaba el momento de la verdad, probarla. Aquí de entrada eché en falta dos cosas: más cuerpo y mayor carbonatación. La cerveza entra fácilmente, pero con una textura algo aguada, demasiado fluida, le faltaba un poco de peso, y también algo de carbónico. Si retenía el trago unos segundos en la boca, cierto es que se apreciaba la burbuja, con un cosquilleo muy tenue en la lengua, pero echaba de menos algo más de aguja. En cuanto al sabor, de nuevo se aprecia que es una cerveza muy lupulada, hasta tal punto que a veces parece que estemos mascando el lúpulo, cosa que por otra parte  tampoco me desagrada, ya que desde hace ya algún tiempo me uní a los adictos al lúpulo. El amargor, con matices florales y terrosos, hace acto de presencia casi desde un comienzo y con contundencia, enmascarando la base de malta y algún matiz afrutado, aún así no resulta muy desequilibrada. A su favor también decir que el alcohol se encuentra muy bien integrado. Finaliza con un regusto amargo profundo y duradero.

A favor:
  • Su aroma. 
  • Que debía ser una IPA y es una IPA. 
  • El alcohol bien integrado.
En contra:
  • La apariencia no es muy atractiva. 
  • Falta de cuerpo y carbónico.

Lástima por los puntos negativos, porque podríamos haber obtenido una cerveza notable, pero se ha quedado en el aprobado. Aún así me siento satisfecho, y encantado de haber participado en el taller. Desde esta pequeña tribuna, quería dar las gracias a David y Ernesto por la organización del mismo.
Al final es cuestión de ir perfeccionando la receta con sus detalles e intentando obtener mejores resultados. A veces salen cervezas brillantes, y otras no tanto. C'est la vie!

******* Actualización 02/03/2012 *******

Bueno, pues llegó el momento de probar la segunda criaturita producto del taller, tras varias semanas más de maduración por recomendación de Ernesto, y voilá! vaya joyita que había escondida. Me he encontrado con una cerveza que ha ganado en todos, absolutamente todos los aspectos. Ha ganado cuerpo y carbonatación aunque la burbuja sigue siendo muy fina, por lo que ayuda a la facilidad del trago y no enmascara ningún sabor. Se ha matizado el lúpulo, tanto en el aroma como en el sabor y ha ganado protagonismo la malta, y la espuma... sí señor, muy buena cabeza de una espuma blanca, de dos dedos de espesor, y aunque claramente porosa tiene muy buena retención, dejando abundante rastro pegado al vidrio. El alcohol perfectamente integrado. Una cerveza redonda que ha quedado realmente bien tras la maduración en botella necesaria. Definitivamente la primera la tomé verde, de ahí mi decepción, pero esta me ha dejado sorprendido a la par que satisfecho. Estoy deseando tomar las siguientes. Salud!

*********************************************

17 comentarios:

  1. Bueno, no está mal para una primera vez (aunque los capataces de la obra ya iban algo más curtidos, jejeje).

    Por lo que describes, tiene buena pinta (sobretodo en nariz, aunque dependiendo del lúpulo tampoco es difícil, jiji). A falta de pulir detalle no está nada mal por lo que veo. Gracias a tu post me han entrado ganas de animarme con esto del hombrewing!!

    Enhorabuena Juan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cerveza es aceptable y perfectamente bebible. Yo creo que es perfectamente pulible con algunos detalles. No dudes en animarte que merece la pena! Salud!

      Eliminar
    2. Preparándome para la segunda edición del taller no puedo evitar la rabia por el resultado de la birra.
      En mi defensa diré que las recetas que utilizamos para los talleres no pretenden ser grandes cervezas, sino algo que enseñe como hacerlas y que guste tomar en casa despues.
      Salieron pocas botellas y no he podido probarla la birra pero a estas alturas es imperdonable que haga una cerveza sin gas. Solo se me ocurren tres causas para esta falta:

      - una pequeña contaminación, que antes de embotellar no existía, y las botellas estaban bien desinfectadas así que es raro. Hubieras notado aunque sutilmente toques ácidos o lácticos.

      - un error en el chapado, porque utilizamos esas chapadoras que te regalan con los kits y quien las ha probado lo sabe jejejej son muy malas

      - por tu descripción apuesto (y espero) que la cerveza que hayas probado esté todavía en verde, una IPA verde tiene un marcado gusto amargo y herbal que se matiza cuando la maduración acaba. El dry hopping con flor tan largo puede retrasar un poco la maduración.
      Coloca por favor las botellas a unos 20 grados unos días más y no dejes de decirme si has notado avance.
      De nuevo enhorabuena por el post, a ver si con alguna excusa nos vemos para tomar una birrilla

      Eliminar
    3. Pau, la nariz era facil que saliera bien pues era nelson sauvin en buena cantidad y monolúpulo. Lástima que el aroma de este lúpulo vaya diluyéndose con la guarda porque Cervezorama olía divinamente durante el embotellado jeje

      Eliminar
    4. Yo me inclino por la tercera causa. En cuanto pruebe la siguiente te informo cómo ha evolucionado. Lo de tomarnos esa birra dalo por hecho. Haré todo lo posible por ir el 25 a la feria artesana del Ambigú, así que nos vemos allí. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo, personalmente, hace tiempo que estoy entablando duras negociaciones constantemente con la jefa para que me deje tener un par de cubos para hacer mis pinitos, pero de momento tengo otros deberes que llevar a cabo.
    Tengo ganas de sentir la sensación de descorchar mi propia birra, aunque no sea todo lo que yo esperase.

    JAB, ¿qué crees que podríais mejorar del proceso o de la receta para combatir los peros de la cerveza? Sería tonto por mi parte opinar desde el plano teórico, porque claro está que todo el proceso y la receta eran teóricamente correctas.

    Interesantísima toda la serie: los dos primeros una master-class impecable, y este último una detallada impresión. Espero que nos vayas contando más experiencias de este tipo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay "gusanillo" antes de abrir la botella, la verdad. Y como le decía a Lupuloadicto creo que es mejorable la cerveza con algunos detalles a corregir durante el proceso de elaboración. Lo tendría que hablar con Ernesto y David que son quienes tienen experiencia en realidad. Quizás faltó echar algo de azúcar en la botella, por ejemplo. Me alegro de que os hayan gustado esta serie de posts, y que os anime a probar al menos una vez a hacer cerveza casera. También tengo experiencia con kits preparados, que es sensiblemente diferente y más sencillo, a la par que limitado, y que iré poniendo en alguna entrada también. Salud!

      Eliminar
    2. Es verdad que le echamos poco azúcar (pero al final genera gas igual, aunque más integrado y más tarde que era lo que se pretendía), a ver si en unos días arranca y la ves con todo su esplendor.
      Por cierto una comprobación, intenta quitar las chapas con la mano, si están bien chapadas y no eres Urtain no deberían quitarse. Si es un error de chapado entonces no se arreglará en mil años

      Eliminar
    3. Comprobado. Las chapas parecen bien colocadas. He intentado tirar con fuerza de ellas y están bien ancladas en su sitio. Es posible que todavía esté un poco verde la cerveza y en unos pocos días haya mejorado. Ya te comento.

      Eliminar
  3. Aún no me nace el sentimiento de dejar mi propia huella en cuanto a elaboración, prefiero seguir siendo un cómodo "bebedor".
    Aunque la sensación de abrir una cerveza propia si que debe ser algo muy bueno, sin lugar a dudas.
    Felicitaciones por el logro!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! sin duda lo mejor es saber que has participado en la elaboración. Y además genera curiosidad entre los amigos y la familia. Todos están deseando probarla.
      Salu2!

      Eliminar
  4. Yo también me decidí ha realizar mi propia cerveza en casa y según lo que comentas en el post creo que se puede deber al proceso de maduración de la cerveza en botella. Viendo que este tipo de cerveza tiene un recorrido de evolución que va desde unas cuatro semanas, para una cerveza joven, hasta los 11 meses para una cerveza ya lista, es decir que mas bien puede que no evolucione más. Ando haciendo un experimento para ver como poder aumentar el proceso de maduración, un lote lo tengo en maduración durante dos semanas a temperaturas entre 18/23 grado y luego las cambiaré a otro sitio a temperaturas entre 13/15. El segundo lote lo dejare a entre 13/15 grados durante las cuatro semanas y pasado ese tiempo pues veré que sale. Muy interesante el post de cervezorama, menudo equipo teníais, incluso serpentín!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Sí, el taller fue muy completo, y lo recomiendo para la gente que quiere iniciarse en la elaboración casera. Efectivamente tras probar la segunda cerveza, he constatado que la primera estaba aún verde, y necesitaba madurar más en botella. La diferencia ha sido abismal.
    Salud!

    ResponderEliminar
  6. Hay que reconocer que los que elaboramos nuestra cerveza no podemos resistirnos a catarla en cuanto pasa el mes de rigor (que le vamos a hacer, el ansia puede con nosotros).

    Yo he descubierto que con un poco más de paciencia las cervezas están mucho mejor, así que hay que dejarlas reposar por lo menos un par de meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene. Uno está ilusionado y es muy difícil superar la tentación. Efectivamente cuando han reposado más semanas la mejoría es notoria. Habrá que esconderlas bien para no picar.
      Salu2!

      Eliminar
  7. Cascallanamayo 05, 2012

    Gracias a las enseñanzas de Ernesto y a los apuntes de JAB he conseguido una cerve con una pinta muy buena. Un color precioso. Y un sabor a humo y lúpulo muy rico. Pero me ha pasado que la he abierto a los 14 días de embotellar y como se comenta por aquí, ni rastro de espuma. A comerme las uñas y esperar otros 15 días más para abrir la siguiente botella. Mucha birra para todos!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por los piropos. Consejo: espera incluso mejor 3 semanas antes de abrir la siguiente. Si todo va bien, la diferencia será notable. Qué las disfrutes! Salu2!

    ResponderEliminar