lunes, 16 de abril de 2012

Bierkoning, un festín de cerveza en el corazón de Amsterdam


Casi recién aterrizado proveniente de la capital holandesa, comienzo a escribir una serie de posts donde comentaré mis experiencias cerveceras en Amsterdam. Este, el primero de ellos, está dedicado a un verdadero templo de la cerveza, la Bierkoning, la que es sin duda la mejor tienda de cervezas en Holanda. Una visita obligada para todo buen amante de la cerveza. Precisamente hablando de templos, podríamos decir que Bierkoning es el equivalente holandés al famosísimo Biertempel de Bruselas.

Sobre la tienda...
La tienda cumplió su 25 aniversario en el verano de 2010, prácticamente a la par que la cervecera del avestruz de Amsterdam, la 't Ij. Abierta al público en agosto de 1985, de la mano de Jos van Niele, fue un proyecto que trató de cubrir una carencia en el circuito cervecero de la ciudad, ya que existía una gran necesidad de la apertura de una tienda de las características de Bierkoning, un soplo de aire fresco en el panorama, que permitía ampliar horizontes, ofreciendo algo más allá de lo habitual a todos los amantes de la cerveza holandeses, un tanto cansados de encontrar siempre las mismas cervezas en los típicos supermercados

De las 250 referencias que ofrecía la tienda en sus comienzos, se ha pasado a las cerca de 1200 que hay en la actualidad. Ahí es nada. No hace falta decir que en poco tiempo Bierkoning se convirtió en quien tirara del carro durante los años 80 liderando el renovado interés por la cerveza en Holanda.
Gracias a la amplia gama ofertada la tienda tiene fama internacional, y es conocida como una de las mecas de la cerveza para todos los aficionados. En un principio, se especializó en cervezas belgas, pero poco a poco se han ido incorporando botellas provenientes de los principales países productores del mundo como Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, Italia, Dinamarca,...Con motivo del 25 aniversario de la tienda, las principales cerveceras holandesas como De Prael, Emelisse, 't Ij, Christoffel, De Molen,...  lanzaron una cerveza especial de temporada para la celebración de la efeméride.


Mi experiencia

La tienda se encuentra en pleno corazón de Amsterdam, junto al centro neurálgico de la ciudad que supone la plaza Dam con su imponente palacio real. Justo en la llamada calle del palacio (Paleisstraat 125), encontramos este rincón único. Desde el exterior la tienda es fácilmente reconocible no sólo por el rótulo con el nombre, sino también por las numerosas pilas de cajas vacías de cervezas que se encuentran colocadas a ambos lados del local. Nada más entrar en la tienda, me quedé impresionado por la cantidad de botellas que inundan el comercio por todas partes, siendo especialmente llamativas las estanterías que llegando hasta el techo cubren las paredes de las dos plantas que tiene la tienda. También había abundante material publiciatario, como carteles, placas, etc. con temática cervecera

A la izquierda nada más entrar, se encuentra el mostrador, alargado, de madera clara. Sobre él podemos ver numerosas publicaciones especializadas sobre el mundo de la cerveza, y en la parte de atrás una inmensa muestra de cristalería variada con diferentes tipos de vasos de infinidad de marcas. Delante del mostrador también había cajones con vasos de cristal a la venta y otros artículos relacionados con la cerveza. Después me encontré con un expositor de pie, en el que mostraban las botellas de las recomendaciones del personal de la tienda, de modo que cada empleado aconsejaba 3 o 4 cervezas. Muy a tener en cuenta. También había una especie de pequeña  cava donde podíamos encontrar cervezas lambic, oude bruin  y otras cervezas añejas, tras las escaleras que subían a la segunda planta, que realmente era como un entresuelo. La segunda planta era sencillamente espectacular. Botellas de todos los países productores desde el suelo hasta casi el techo, a destacar las secciones de inglesas, alemanas, norteamericanas, belgas y cómo no holandesas, sobre las que dediqué mi mayor atención. Ya que estaba en Holanda, lo apropiado era probar cervezas holandesas. Del mismo modo había cervezas de otros países como Italia, Estados Unidos, Dinamarca... y otros como Rusia, China o Nueva Zelanda. 


También había diseminados por diferentes lugares de la tienda, grandes botellones de ediciones especiales y packs con copa  de diferentes marcas, y hasta cajas de Westvleteren! tanto llenas con botellas a la venta, como vacías a modo de decoración. Lo cierto es que me quedé absorto sin saber muy bien hacia adonde mirar, aunque como comenté anteriormente me centré principalmente en la sección de cervezas holandesas. Aquí el surtido era increíble. De entre todas las que había logré reconocer rápidamente las De Molen, inconfundibles, de la que existía una amplia variedad en diferentes formatos de botella. También estaban las De Prael, ´t Ij (sueltas y en un pack muy recomendable, en el que vienen muy bien empaquetaditas para quienes no las conozcan), Maallust (igualmente por separado y en pack variado en formato similar a la ´t Ij), y Jopen principalmente, pero también era posible encontrar Hertog Jan, Budels, Gulpener y Christoffel, y algunas micros como De 7 Deugden, Ramses, Duit & Laugdet, etc. 


En cualquier caso me dejé guiar por algunas de las recomendaciones de la dependienta que en esos momentos atendía la tienda y me llevé mi pequeño botín, como se puede comprobar en la foto, compuesto por:
- Una Mommeriette Scheerse Tripel, de la que también  ya había oido hablar bien a Joan, del blog Birraire.
- Una Duits & Lauret Winter Stout.
- Una Rauch Weizen de la micro Klein Duimpje,en este caso por mi cuenta y riesgo, guiándome por las atractivas etiquetas de esta cervecera.
- Una Russian Imperial Stout de la misma cervecera.
- Finalmente una recomendación unánime de todo el staff de la tienda la Rooie Dop, que además estaba señalada como novedad.
Todas ellas inéditas para mi. Una vez hecha la selección las fui metiendo en un cesto de mimbre que amablemente te ofrecen, junto con un puñado de posavasos que están a disposición para los clientes de forma gratuita. El total de la cuenta ascendió a poco más de 12 euros, por lo que se puede comprobar que es una tienda muy asequible, apta para todos los bolsillos, dependiendo de las cervezas que nos llevemos claro está. La lástima es que no podía transportar más en mi maleta de modelo "ejecutivo", ya que la normativa europea de vuelo, como ya sabemos impide el transporte de líquidos (como botellas de vino, o cerveza) en el equipaje de mano, por lo que me tuve que conformar con traerme este quinteto. En cualquier caso satisfecho y deseando descorchar la primera de esta serie holandesa. Salud!

9 comentarios:

  1. Que envidia de escapada! La tienda, algo abrumador, menudo surtido!! En cuanto a precios, me dejas sin palabras... 12€ por esas 5 cervezas! Ansío con ganas tus siguientes post al respecto del viaje y las cervezuelas! Saludos compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no es nada cara. Casi todas las cervezas holandesas que tenían rondaban los 2 euros o poco más. Si ya son escandinavas o norteamericanas, por ejemplo, ahí sí que si se encarecían sensiblemente por el transporte principalmente. O en el caso de que cogieses un botellón de 75 cl. también se incrementaban los precios. Pero aún así no resulta nada cara. Ya sabes si vas a Amsterdam dónde tienes que ir sí o sí ;) Salu2!

      Eliminar
  2. Una pasada de tienda, tanto de catálogo como de precios. Lo que es un peñazo es la normativa de líquidos de los vuelos, me encantaría poderme traer de mis viajes alguna botella sin tener que pagar el transporte a precio de oro o teniendo que escogerla entre el mediocre surtido de industriales del duty free.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la normativa es un engorro total, así que al final tienes que facturar si te quieres traer alguna botella, y bien protegida y acolchada entre la ropa dentro de la maleta para que no se rompa ninguna. En mi caso no tuve ningún percance al respecto. En cuanto a los duty-free salvo en el de Bruselas, donde es posible comprar algún buen pack de oferta con copa, en el resto de los aeropuertos que he estado no hay cervezas. El de Amsterdam, Schiphol, tampoco es una excepción. Eso sí quesos tienes por doquier. Salu2!

      Eliminar
  3. Creo que todos los que hemos visitado este paraíso cervecero coincidimos en lo mismo: Es una pasada y es una putada el ir en avión a Amsterdam... Fletemos ya una Birravolumen para llenarla de buenos caldos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Lo de la normativa de equipajes es una faena. Oí hace algún tiempo que estaban pensando en retirar la restricción de los líquidos, pero por el momento no es así. Lo de la Birravolumen estaría bien, sí, jejeje...

      Eliminar
    2. Pues Txema no es ninguna tontería, voy a buscar patrocinadores y nos vamos de expedición.

      Eliminar
  4. Estupendo post, espero que alguna vez nuestro laboratorio sea así jejeje. Por cierto las Rooie dop las vamos a tener. Nos las habían recomendado también.
    Imagino que no había muchas españolas ¡tenemos que ponernos las pilas! envidia nos das.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Y para tomar cerveza en donde no son caras en Amsterdam?
    Gracias

    ResponderEliminar