martes, 10 de abril de 2012

Liefmans Goudenband, elegancia flamenca


Hace ya tiempo la vi, elegante, oculta entre otras cervezas, sobre uno de los estantes de la sucursal de La Maison Belge de Madrid, tras haber pasado al menos 8 meses madurando en barrica. Vestida con un fino papel violáceo, cual tercipelo azul, con un aire sofisticado y en una botella que recordaba a la de un benjamín de cava, aparecía para mis ojos la Liefmans Goudenband, la cerveza estrella de la experimentada cervecera belga. Una de las mejores Oud Bruin que se fabrican en la actualidad. Me hice con una de ellas y la dejé algún tiempo madurando en mi particular bodega hasta que recientemente llegó el momento de descorcharla.
Las Oud Bruin o ales marrones flamencas, constituyen un estilo muy particular a medio camino entre las ales rojas flamencas, con las que les une un evidente grado de parentesco por muchas similitudes, y las lambic. Elaboradas principalmente en la ciudad de Oudenaarde y sus alrededores, son todo dulzor y amargor, suavidad y picor, todo al mismo tiempo y sobre todo muy refrescantes, con un final seco. Las características del agua local de Oudennarde, al ser baja en sodio y por contra rica en bicarbonato sódico le confieren a la cerveza una consistencia compleja. Es patente su carácter de caramelo, fruto de la elevada cantidad de malta utilizada y un largo período de cocción. Las levaduras empleadas en su elaboración (de fermentación alta y espontánea) al utilizar tanques abiertos, añaden un toque de ácido láctico. La complejidad adicional que suelen llevar estas cervezas procede de la maduración en barricas y de una habitual fermentación posterior en botella.

Sobre la cervecera... 

La Liefmans es una cervecera con muchos años de tradición y sabia experiencia en la elaboración de cervezas. Fue fundada hace nada menos que más de tres siglos, concretamente en 1679 por Jacobus Liefmans, de cuyo apellido es heredado el nombre de la cervecera. La historia comenzó con una cervecería ubicada en el centro de Oudenaarde, en la orilla oeste del río Scaldis (o también llamado Schelde). Hay que tener en cuenta, que en aquella época esta zona se encontraba bajo soberanía francesa y no se empleaba lúpulo. 

Las cervezas que elaboraban en un comienzo eran del tipo Oud Bruin, que es un estilo muy particular de cervezas añejas, caracterizadas por su color castaño, y por fermentar en cubas abiertas, y ser mezclada con otras cervezas provenientes de diferentes cubas, hasta lograr un resultado definitivo de sabor uniforme. Los descendientes de Jacobus, vendieron finalmente su cervecería a comienzos del siglo XX a Pierre Van Geluwe, pero cumpliendo con una condición, que consistía en mantener el nombre original de Liefmans para la cervecera, mientras que ésta prosiguiera con su producción de cervezas. En los años 20, con el objetivo de ampliar y mejoras las instalaciones, se produjo una mudanza hacia la otra orilla del río Scaldis, emplazamiento que sigue conservando en la actualidad. 

Tras fallecer el propietario en 1976, la secretaria de Pierre, Rosa Blancquaert se hizo cargo de la cervecera, asumiendo el cargo de directora, convirtiéndose en una persona crucial para la empresa incluso a través de los distintos cambios de propietario que experimentó la compañía. Sin duda alguna, esta mujer se convirtió en todo un referente en el mundo cervecero en Bélgica hasta que se retiró en la década de los 90, tras estar más de 15 años al frente de Lieffmans, cuidando incluso de la producción. 

La cervecera como comentaba, cambió varias veces de dueño entre los 80 y los 90, hasta que fue adquirida por el grupo Riva que terminó quebrando en 2007. Al año siguiente fue comprada por Duvel-Moortgat (de la que he hablado en el blog en más de una ocasión). La elaboración de las cervezas se realiza actualmente en Duvel, desde donde transportan el mosto hasta las instalaciones de Liefmans para que se lleve a cabo su fermentación en cubas abiertas, donde madura por un tiempo, y donde además se realizan las mezclas entre las diferentes añadas de cervezas más o menos añejas, como se vino haciendo tradicionalmente en Liefmans.Liefmans continúa estando especializada en la elaboración de cervezas de tipo Oud Bruin. En algunos casos madura con cerezas, creando la Liefmans Cuvée Brut. En otros casos vuelve a fermentar en botella, dando lugar a la Liefmans Goudenband. Y en otros se mezcla con diferentes frutas antes del embotellado, creando la Liefmans Fruitesse.



Cata:
Graduación:8º
Temperatura de servicio: Entre 8ºC y 12ºC
Tipo de vaso recomendado:Copa de vino achampanado de tallo largo, como la de la fotografía.
Aspecto: Se muestra como una cerveza de color pardo, con brillos rojizos y cobrizos. Traslúcida y con una capa de espuma más bien escasa, de apenas medio dedo de grosor, y de color crema, y escasa retención. Apenas deja algún lagrimeo espumoso en el vidrio.
Aroma: Compleja, de carácter avinado, en nariz enseguida asoma la presencia de notas ácidas y agrias que nos recuerdan a la sidra, con un punto intensamente afrutado donde podemos encontrar cerezas y manzanas principalmente. También aparecen notas que recuerdan al vinagre, junto con un punto de azúcar, caramelo y vainilla.  
Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio, presenta un nivel elevado de carbónico que la hace chispeante en boca, y nos hace recordar a un vino achampanado. Destacan los sabores agridulces, donde podemos detectar matices que nos recuerdan al vinagre y otros al caramelo, mezclados con otros matices afrutados donde nuevo aparecen las cerezas. El alcohol forma parte del conjunto de un modo, que casi pasa desapercibido, con un grado de acoplamiento total. El final del trago resulta igualmente agridulce, rematándolo con un regusto prolongado y muy seco. En conjunto es una cerveza elegante muy bien calculada, de carácter avinado, pero menos acética que una roja flamenca y muy refrescante.
Maridaje:Tostas de paté a la pimienta con confitura de frambuesa.
 

Nota:

14 comentarios:

  1. Muy buen post, JAB! Tuve la suerte de probar esta cerveza a principios de año y la verdad es que está riquísima. Tanto la Cuvée como la Goudenband son cervezas para conquistar aquellos paladares que se resisten a los placeres de las ácidas :-). Muy equilibradas y complejas a su vez.

    Además, su precio es francamente bueno, cosa que no es muy común entre Sours de "alta gama".

    Un saludo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran cerveza, y si investigas un poco en cómo está elaborada te das cuenta de lo especial que es. No es mi género favorito, pero he de reconocer que está muy lograda. Como bien dices es difícil no claudicar, aunque opongas resistencia a las cervezas ácidas. Salu2!

      Eliminar
  2. Bien de precio y de calidad, una cerveza muy elegante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ideal para no pasarla por alto. Merece la pena. Salu2!

      Eliminar
  3. Muy interesante la historia de la familia, no tenía ni idea de que llevasen tanto tiempo en el ajo! Me encanta esta cerveza, creo que, en general, no se le da el reconocimiento que se merece. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mucha gente este tipo de cervezas no les suele gustar mucho, incluso a algunos muy cerveceros. Este género, junto con las ales rojas flamencas y las lambic, tanto las gueuze como las faro, no figuran entre mis favoritos, pero he de reconocer que algunas cervezas de estos estilos sorprende y me gustan bastante. Esta es una de ellas. Salu2!

      Eliminar
    2. Tienes razón, hay bastante gente a la que no le gustan estas cervezas y no se les puede culpar por ello, en el fondo es cuestión de gustos, yo reconozco que me gusta mucho todo lo que tenga Brett, pero es que lo de esta cerveza, son palabras mayores! jejeje. Un saludo!

      Eliminar
  4. Todavía no la he probado, y debería avergonzarme por ello, más aún teniendo en cuenta lo mucho que me han gustado las Oud Bruin que he probado ultimamente. (en particular la Oerbier Reserva, pero es que son palabras mayores)

    Por cierto, conocí este fin de semana tu querido Cervezorama, y a pesar de ser pequeñita está llena de material interesante. Bastante satisfecho quedé, la verdad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos cracks en Cervezorama. Como bien dices, es pequeñita, pero repleta de perlas :-). Tienen una alta rotación de stocks y siempre alguna cervecita nueva interesante. Yo estoy encantado.

      Eliminar
    2. Como dice Joan, suelen tener muy buena rotación de cervezas, siempre con alguna novedad con la que "picas". Lo mejor de Madrid si quieres encontrar algunas cervezas norteamericanas o nórdicas. Salu2!

      Eliminar
  5. Pues yo la tengo en barbecho a la espera de algún buen momento y viendo las críticas positivas me quedo aún más tranquilo del resultado! Jeje!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes estar tranquilo Pau, que además envejece bien, por lo que si la tienes un tiempo en barbecho como dices, no te va a defraudar. Salu2!

      Eliminar
  6. Ummm... ésta me encanta! La he tomado un par de veces, y tengo otra en la despensa desde hace medio año o así... viendo la fecha de consumo preferente, creo que no hay prisa :-D.

    Gran entrada, para no variar :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esta es una cerveza que puedes tener reposando un largo tiempo sin problemas. Se presta a la maduración, ganando intensidad en muchos matices. Gracias por los piropos ;). Me alegra de veras que os guste lo que escribo. Salu2!

      Eliminar