miércoles, 23 de mayo de 2012

Mi paso por la AMCA: Impresiones personales.



Tanta acumulación de ansiedad, nerviosismo y expectación, para que llegara el tan esperado momento en el que comenzase la AMCA, o lo que es lo mismo, la Feria de Alimentos de Madrid y Cerveza Artesana, y ya ha pasado. Como dice el refranero español... "todo pasa y todo llega". Y he de decir que tras echar la mirada atrás la sensación que dejó la primera feria de estas características en la ciudad de Madrid, fue más que satisfactoria. 
Paso a enumerar aquellos puntos que me gustaron de la feria y aquellos que no me gustaron tanto, o que podrían mejorarse para sucesivas ediciones.

Cosas que estuvieron realmente bien:
- El lugar elegido para la celebración: He de confesar que en un comienzo mantuve ciertas reticencias respecto al lugar escogido. En un principio me pareció demasiado pequeño para la afluencia de público que yo esperaba y las fotografías que pude ver con antelación no le hacían justicia alguna. Cuando llegué descubrí un espacio abierto y circular con pinos en el centro y una serie de arcadas donde se ubicaron los feriantes. Mucho más acogedor y espacioso de la idea inicial que tenía en mente. Además bien comunicado. Me gustó.
- El vaso: Con el logo de la feria impreso, muy bonito. Además no era nada pequeño para las consumiciones que cada asistente quisiera consumir: Unos 25 cl. que a mi parecer es una medida bastante ajustada a lo que se precisa en una feria de estas características.
- La fluidez del funcionamiento del festival. No hubo aglomeraciones. El hecho de que funcionase con dinero en metálico en lugar de los habituales tickets o fichas para canjear por bebidas me pareció un acierto. Creo que es más ágil especialmente pensando en el aficionado, aunque para el productor quizás sume la incomodidad de disponer de cambio, y de tener cuidado con el trasiego monetario. A mi juicio hace que resulte más fluído y que se formen menos colas. También se dio la circunstancia de que la afluencia no fue masiva, afortunadamente para los aficionados, estando en todo momento cómodos y sin ningún tipo de estrés ni agobio.
- El ambiente: Sensacional. Mucho aficionado con ansias de probar novedades, y con la ilusión de asistir a la primera feria de estas características en Madrid. También mucho gente que acudió por la curiosidad natural que conlleva este tipo de eventos donde uno puede probar productos gastronómicos de diferentes procedencias.
- El formato de la feria: El poder departir tranquilamente y de forma directa con el productor, mientras que pruebas su cerveza, es algo que valoramos mucho los aficionados.
- La guía: Bonita y completa, con un diseño muy original. Se agradecía que no tuviese cantidades ingentes de publicidad.


Cosas que pueden mejorar:
- La guía: A pesar de gustarme por una parte, por otra, no. Su formato alargado no era muy práctico. Creo que aquí coincido con muchos de los que estuvimos. No sabíamos que hacer con ella en muchos momentos, ya que por su tamaño y forma no era de bolsillo, precisamente. Además no tenia espacio para tomar notas sobre cada cerveza.
- La ausencia de productores internacionales: Sé que el objetivo era ofrecer una muestra del panorama cervecero español fundamentalmente, pero la asistencia de algún productor internacional, al margen de las referencias que aportaban las tiendas y distribuidoras que estuvieron en la feria, hubiera sido agradecida sin lugar a dudas. Tampoco estuvieron algunas micros que esperaba encontrarme como Sagra o Popaire, por enumerar algunas. Fueron algunas de las ausencias que resultaron llamativas. Esto último más que un defecto diría que fue una pequeña desilusión.
- El método elegido para limpiar los vasos, no tanto porque se tratase un método pelín rudimentario, al ser un par de grifos en ambos extremos del recinto, sino por la enorme presión que tenían, lo que provocaba que salpicaran, y además terminaba afectando a los feriantes que se encontraban ubicados en las proximidades, ya que también resultaban salpicados, y el suelo encharcado, a pesar de los cubos dispuestos para recoger el agua, ya que lo adecuado hubiera sido disponer de un desagüe.

La crónica...
Tras muchas dudas, y sopesando detenidamente los pros y los contras, decidí acudir el viernes en lugar del sábado que es lo que inicialmente tenía pensado, principalmente porque el viernes iba a poder coincidir con varios amigos cerveceros que también acudían a la feria, y porque mi sábado particular se había visto invadido por compromisos familiares. A todo esto, la previsión meteorológica para el sábado y el domingo también ayudó, puesto que todo hacía presagiar que el cielo iba a estar cubierto de amenazantes nubarrones que podrían descargar alguna tormenta en cualquier momento, como de hecho así fue.
Llegué justo cinco minutos pasada la hora oficial de apertura, las 18:00 y me alegré de no encontrarme una larga cola delante de la puerta. Nada más entrar y tras preguntar al personal de seguridad de la entrada, enseguida me facilitaron la acreditación de prensa y el kit de bienvenida, del que he de confesar me encantó el vaso. Allí me estaba esperando mi amigo Luis de Culturebeer, con el que comencé a hacer un pequeño recorrido inicial al recinto para ver que es lo que había preparado.

Pasamos un momento por el puesto que tenían habilitado la gente de El Cervecero, la tienda especializada en cervezas de Las Rozas, pero no estaba Evert, ya que se encontraba trabajando en la tienda. Nos aseguraron que más tarde vendría, por lo que quedamos en pasarnos de nuevo para poder hablar con él. Vimos que tenían pinchados algunos barriles de la holandesa Emelisse, como por ejemplo la Black IPA, y también la Urthel Hop-it pero no nos atrevimos a comenzar la sesión con algo tan contundente, por lo que nos despedimos dejando pendiente una visita posterior para poder hablar con Evert.

El primer stand en el que paramos era uno de los más llamativos de toda la feria por la gran variedad de grifos dispuestos, nada menos que 9, y la cantidad de chavales que atendían al público tras el mostrador. Me estoy refiriendo a la micro madrileña Cibeles, con David Castro al frente. Con él tuvimos la oportunidad de charlar tranquilamente al comienzo de la feria cuando aún no estaba demasiado ocupado, y tuvo el detalle de explicarnos cómo había logrado obtener la trabajada receta de la misteriosa Cibeles X-files con entorno a 2 grados de alcohol. Para empezar la "beer session" decidimos comenzar con la Dry Hop y la mencionada IPA light. No había probado la Dry Hop de barril, de la que tenía buenas referencias, así que no lo dudé. Me encontré con una cerveza con cuerpo y espuma muy densa. Aromática, se notaba la presencia de sus cinco lúpulos, con matices cítricos fundamentalmente, y con un amargor notable en el gusto, más de lo que esperaba, aunque sin saturar. La X-files resultó muy ligerita, y un tanto aguada, pero con un aroma muy atrayente con matices florales y cítricos. Muy apropiada para beber en grandes cantidades y para aquellos que no quieran tomar bebidas con excesiva graduación alcohólica. Mientras seguimos hablando de las presentaciones para ese mismo fin de semana en la feria de la Rauch, y de la Zibeles, con Z, en colaboración con la gente de Zulogaarden.

Después pasamos por el stand de Mateo y Bernabé, el resultado de una osada aventura empresarial en una tierra tradicionalmente vinícola como es La Rioja. En la feria presentaban sus dos cervezas la 11 y la 21, por ser los días de los santos Bernabé (patrón de Logroño) y Mateo (santo de las fiestas de la vendimia), en los meses de Junio y Septiembre respectivamente. Ambas cervezas muy bien presentadas con botellas muy elegantes. Nos decantamos por probar la 11, una cerveza pensada para el aperitivo, y como era nuestra segunda cerveza nos pareció apropiada. Se trata de una golden ale muy ligera, con poco alcohol. De color amarillo pálido, y con un nivel de carbónico moderado, resultaba algo dulce y afrutada al comienzo, con un toque cítrico y refrescante, y con muy poco amargor. Para mi gusto particular demasiado liviana.

También tuvimos la ocasión de poder saludar a José Ramón Álvarez, el principal responsable de la organización de este evento, sin el cual los madrileños no hubiéramos tenido la oportunidad de disfrutar de una iniciativa sin precedentes. Es digno de alabar su valentía para poder lanzarse a ejecutar un proyecto de estas características. Se apreciaba aún su confeso nerviosismo, que ya comenzaba a menguar, estando pendiente de todos los detalles, hablando con todos los bloggeros y productores, intentando cuidar todos los detalles para que la gente estuviese agusto y todo marchase sobre ruedas.

Continuamos con las dos nuevas cervezas de Domus (aparte de las habituales en su repertorio (Summa, Regia y Aurea) que tenían preparadas para el festival : La Domus Europa, una pale ale, con la curiosidad de estar elaborada con maltas y lúpulos procedentes exclusivamente de diferentes lugares de Europa (Francia, Eslovenia, Rep. Checa...), sin utilizar ningún lúpulo norteamericano tan habitual en este tipo de cervezas. Para mi gusto la mejor de todas las que probé junto con la Guinea Pigs Flow. Muy aromática, llena de matices florales y herbales como por ejemplo pino, y afrutados con un punto de pan, caramelo y levadura. En boca resultó una cerveza con cuerpo y muy bien equilibrada. Y la Pacific Lager, elaborada en colaboración con los chicos de Marina de Blanes para el festival de Birrasana. Una lager sorprendente, que no parece tal. De aspecto turbio. Bien lupulada con aromas a cítricos como naranja, pomelo y fresas. Equilibrada y refrescante. Una cerveza muy interesante.

Tras abandonar el stand de Domus, me encontré con David de Homo Lúpulus, y un grupo de amigos comunes, a los que me uní hasta el cierre de la jornada. Al poco tiempo Luis nos tuvo que abandonar y nos dispusimos a continuar la beer session con las baterías aún casi a tope.

Estuvimos en los puestos de Naparbier y Bresañ, colindantes entre sí. Probamos las dos cervezas con las que venían los pamplonicas de Naparbier, la ZZ+ y la Raval. La Raval, es una golden ale elaborada por la gente de Evel Twin en las instalaciones de Naparbier. Bien lupulada, en nariz resultaba afrutada con un toque de melocotón y pomelo, acompañada de matices florales. Notablemente seca y amarga. Pero me quedo sin duda con su ZZ+. Me pareció una amber muy bien hecha. De color ámbar oscuro, a medio camino del bronce, se trata de una cerveza muy perfumada con notas intensas a malta  y caramelo, acompañadas de matices terrosos, florales y algo de cítricos también claramente presentes. Una combinación de maltas y lúpulos que encajan como un guante. En boca resulta sabrosa, de cuerpo medio un tanto oleaginosa y carbonatación ligera, con un regusto amargo de larga duración.
De la palentina Bresañ destaca su Maricantana que me sorprendió gratamente. Con 8º de alcohol presentaba un aroma muy intenso a malta, caramelo y un toque agridulce afrutado como a naranja y algo de azúcar y alcohol. Se trata de una cerveza muy maltosa, pero a la par bebible con un regusto muy seco que recuerda a un dubbel de estilo belga, aunque aseguran que albergan alma bretona en su interior.

Proseguimos con la gente de Yiria con sus Guinea Pigs: la Flow y la 95. A pesar haber sido uno de los primeros en encargar una botella de sendas ediciones, aún no las había catado, así que aproveché la ocasión para probar la Flow, una IPA Porter, con 85 IBUS y 8,5º, de color negro y abundante y cremosa espuma de color café con leche. Muy aromática y compleja. Con predominio de aromas a torrefactos, malta tostada, café y chocolate, y con la presencia evidente del Cascade que ponía la guinda. En boca resultó soberbia, muy equilibrada, poco gas y con mucho cuerpo. Combinando las notas maltosas y lupuladas perfectamente, dejando un regusto muy prolongado. La mejor cerveza de la feria junto con la Domus Europa sin duda. La 95 la dejé para probarla en casa tranquilamente. Ambas cervezas tendrán su correspondiente entrada en breve en el blog, donde las comentaré más profundamente. Ernesto y Ana también llevaron una edición especial por el segundo aniversario de su Prima Golden Ale, que junto con la 942 de Dougall's creo que son las mejores cervezas artesanales que he probado del panorama nacional, para beber una tras otra, sin cansarse de ellas. En esta ocasión la Prima venía presentada con una etiqueta singular, y otra particularidad es que parte de los beneficios obtenidos de la venta de esta edición especial son destinados a obras sociales. También la probamos, y he de confesar que me quedo con la Prima geunina. Esta versión especial tenía demasiado carbónico para mi gusto. Junto con las Guinea Pigs, la Prima edición especial, y la pareja original de Yria compuesta por la Prima y la Brown Ale, también estaba el trío de Dougall's, del que ya he hablado en el blog. Junto a su stand conocí además a parte del equipo de El Jardín del Lúpulo. Todo un placer chicos!

El hambre empezaba a hacer acto de presencia, dado que no eran pocas las cervezas que se acumulaban en nuestro haber,  por lo que era necesario crear colchón para las que aún tenían que llegar después. Qué mejor que un poco de queso Santo Mamés con membrillo que gentilmente nos ofrecieron de forma gratuita. Simplemente exquisito. Y todo un acierto el incorporar la parte culinaria a la feria

De aquí pasamos a visitar a sus vecinos de feria, el stand de Almogáver. Pudimos hablar con Albert Sanchís, que es quien lleva la batuta de esta micro catalana. Probamos su Clàssica de grifo. Una cerveza sin estridencias, muy suave, con un ligero toque afrutado y floral y de cuerpo medio-ligero, que resulta refrescante y buen acompañante del aperitivo. En el mismo stand coincidimos con Erik Coene de Cervebel, al que pudimos agradecerle en persona el trabajo realizado para poder traer y distribuir los packs de la edición especial de Westvleteren XII para la construcción de la nueva abadía.

En vista del panorama culinario que se nos presentaba ante nosotros, decidimos no resistirnos un ápice, y poder calmar de forma más duradera el hambre que apretaba ya a partir cierta hora, con tantas cervezas encima. Optamos por unas brochetas de carne que estaban haciendo en unas parrillas dispuestas en la zona central del recinto, donde además era posible consumir entre otras cosas, unas apetitosas mini hamburguesas. Tras este alto en el camino pasamos a visitar el stand de la micro valenciana de Altura de vuelo. Elaborada con agua de un manantial en las cercanías del parque de las Hoces del Cabriel se trata de una cerveza de color rojizo, y abundante espuma blanca, aunque poco duradera. Con aromas principalmente a malta, levadura y algo de toffee y caramelo, con matices herbales, y un sabor predominantemente maltoso con algún toque de regaliz en el regusto y amargor comedido, me pareció correcta, pero tampoco especialmente destacable.

Otro de los stand visitados fue el de Spigha. No conocía nada anteriormente de esta micro de Alcoy, y para empezar puedo decir que me sorprendió gratamente su Navalora, cuyo nombre es el de la torre de la antigua fortaleza de Alcoy. Se trata de una especie de Pale Ale o Ambar Ale de color ambarino y carácter lupulado, muy aromática con matices agridulces y típicos de frutas tropicales, como algo de piña y mango, por ejemplo. Realmente interesante esta cerveza, a la que auguro buen futuro.

Entre paseo y paseo pude ver por un momento a Evert que acababa de llegar a la feria tras cerrar la tienda, y aproveché para saludarle y hablar durante un rato con él. Es una persona en la que se percibe claramente que le apasiona lo que hace, y con la que resulta sumamente agradable conversar. Sencillamente encantador. Estuvimos hablando de la renovación de su negocio, el traslado a un nuevo local más amplio dentro del mismo centro comercial donde se encontraba el anterior, y con una zona dedicada a la degustación situada en un local adyacente al de la nueva tienda.

Otra tienda madrileña presente en la feria, Cerverzorama, de la que he hablado en múltiples ocasiones en el blog, también recibió mi visita. David y Javier optaron por pinchar esa tarde cuatro barriles de diferentes cerveceras con sabor anglosajón: 3 americanas y 1 escocesa. Dos de ellas eran de la "micro" de Portland, Rogue: la Oregasmic Ale y la Dead Guy. La otra estadounidense era la Southern Tier Choklat Imperial Stout y en último lugar la Brewdog Dogma, una scotch ale. Ante el éxito arrollador que estaba teniendo, y tras las recomendaciones de muchos de los presentes, me decanté por la Imperial Stout de Southern Tier. Espectacular. Con un color cercano al negro, y una muy densa espuma de color marrón desprendía un aroma profundamente chocolateado, con algunas notas de malta y moka. De primeras por el olor recordaba a un batido de chocolate, pero en boca ponía sus cartas boca arriba presentándose como una Imperial Stout predominantemente dulce con notas lácteas, y mucho, mucho chocolate, acompañada de algunas notas a frutos secos, vainilla y café. Imposible adivinar que habían hecho con sus 11º de alcohol, totalmente imperceptibles. Una cerveza ideal para postre pero que hay que tomar con sumo cuidado por su elevado contenido alcohólico.

Para comer junto con esta cerveza qué mejor complemento que un par de porciones de tarta de chocolate negro y chocolate blanco con una base de bizcocho con sabor a frutas: naranja y melocotón respectivamente, que vendían en un puesto especializado en repostería variada, y que estaba ubicado justo junto al stand de Domus.

Casi a la hora de cierre pasamos por el puesto de las cervezas Kettal de Cádiz. Otras totalmente inéditas para mi. Con un stand muy trabajado presentaban nada menos que seis variedades diferentes, de las que a simple vista llamaba la atención el atractivo y la estética de sus etiquetas. Con nombres vinculados al campo y la agricultura ibérica. Así tenemos: La Almiar, la Fanega, la Trigo, la Alambique, la Espiga y la Yunque. En teoría son cervezas de tipo ale y de "estilo inglés" y según en propias palabras de quien nos atendió se trata de cervezas a las que "inyectan carbónico" en el barril, para que puedan aguantar la climatología gaditana. La combinación de ambos datos me pareció cuanto menos curiosa.
Probamos la Almiar una IPA, y la Fanega, una doble malta, muy fácilmente bebible y refrescante, pero sin aportar nada especial. Lo que más me gustó su consistencia en boca, pero resultaba demasiado plana, sin que se apreciara de forma definida los aromas y el sabor. Quizás un tenue aroma a malta, y cereal, con un toque de alcohol.  Y en boca un regusto seco. No me disgustó, pero me pareció extremadamente corriente. La Almiar para ser considerada una IPA igualmente me pareció muy plana, y muy ligera, con poco aroma salvo un tenue toque cítrico ( y eso que lleva supuestamente Cascade en su composición) y un amargor muy mitigado. Son cervezas que tratan de emular algunos estilos de alta fermentación, pero se quedan en el camino, al menos lo que probé, aunque parece ser que en Cádiz están teniendo mucho éxito. También es cierto que no llevan mucho tiempo en el mercado, habrá que darles tiempo.

Finalizamos fuera de hora en el puesto de Yria con un "Black And Tan", cortesía de Ernesto, compuesto por un 50% de la Guinea Pigs Flow y otro 50% de la Guinea Pigs 95. El resultado fue mucho mejor de lo que yo esperaba a priori mezclando dos cervezas de estilos tan diferentes. Si alguien tiene ocasión de intentar hacer este sencillo cóctel cervecero, por favor, que no lo dude por un instante, porque va a recibir una grata sorpresa.

Las cervezas...
Dentro de todas las cervezas que pude probar establecí mis preferencias atendiendo a criterios de calidad, y obviamente mi gusto personal. Mi podium particular dentro de las cervezas que probé estaría formado por:
- 1.- Domus Europa.
- 2.- Guinea Pigs Flow.
- 3.- Naparbier ZZ+.

Y también es justo mi juicio otorgar una mención de honor a :
- La Domus Pacific
- La Maricantana de Bresañ.
- La Cibeles Dry Hop
- La Southern Tier Choklat Imperial Stout.
- La Spigha Na Valora

A pesar de que fueron muchas las cervezas catadas, se me quedaron muchas en el tintero al no acudir finalmente el sábado por la mañana, pero era materialmente imposible probarlo todo, como es obvio. Ahí se quedaron algunas cervezas, como las de Fábrica Maravillas, La Vírgen, Les Clandestines, LLuna, Mamuth, o La Socarrada entre otras. Como podéis comprobar por lo contenido en estas líneas el festival dio mucho de sí y la impresión general del evento fue muy positiva deseando que haya una segunda edición a la que no faltaremos sin duda.

16 comentarios:

  1. ¿¿Todo eso probaste entrando a las 18h?? Lo tuyo es de record!! Jaja!! El otro día en el blog de Joan todos dándole palos al pobre Deigote... y se tomó 7... jajaja!

    Muy buen post, largo pero fácil y entretenido de leer, como siempre compañero! No sabes la envidia que me da no haber ido a tal festín... Pero ahora me vienen 2 meses en los que me tomaré la revancha de Birrasana, BBF, AMCA y demás... XD

    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, hay que decir que algo de truco hay, ya que algunas fueron compartidas a medias con algún amigo. Echando cuentas fueron 10 vasos aproximadamente en toal, que tampoco está nada mal. Ya sabes por dónde comenzar esa revancha. En el viento se oye un susurro que dice "Noblejassss, Noblejassss..." ;). Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hombre! Así ya salen las cuentas... jeje!!! Pero aún así buena marcha te diste...

      Hoy en la sección del Tiempo, en las notícias, acaban de decir "un extraño viento cargado de aroma a lúpulo se acerca dirección Valencia desde el interior de la península... y silba como dejando entrever Nobleeeeejaaaaaass" jajaja!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. jajaja que máquina, una pena no coincidir, tremendo post. de hecho coincido mucho con tus cervezas predilectas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que coincidir en la de Noblejas, que me ha parecido leer por ahí que os apuntáis. De ahí no pasa! Reunión de gatos, que yo también pertenezco al género felino. Ya sabráss que a los madrileños nos llaman "gatos", así que algo debe haber, jejeje. Salu2!

      Eliminar
  3. Muy buen post JAB; muy descriptivo y detallado. Una pena que no coincidiéramos aún estando, seguramente, espalda contra espalda en algún momento. ¡Y eso que nos conocemos el careto! Que desastre :-P.

    Tus impresiones generales de la feria veo que son muy parecidas a las mías. El limpia-vasos tienes razón que era un tanto rudimentario, pero mientras yo tuve que utilizarlo se comportaba más o menos bien.

    Y de las birras que probé, que tu pudiste probarlas todas también, tenemos apreciaciones similares :-). Me estáis dando envidia los que estuvistéis más horas que yo porque relamente hay algunas que pintaban bien y que no pude atacar. La Maricantana todo el mundo parece que la está dejando muy bien... a ver cuando tengo ocasión de tomar todas éstas.

    Un abrazo y hablamos para vernos en breve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente fue muy extraño no encontrarnos. Siempre que preguntaba por ti, me decían "acabo de hablar con él, si estaba aquí mismo..." y cuando mirábamos ya no estabas. De expediente X, ciertamente, jejeje. Pero eso hay que arreglarlo. A ver si en breve podemos quedar y tomarnos unas cervezas juntos, y hablamos sobre las cervezas de la feria, y de las que quedan por venir en los próximos meses. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Da gusto leer un informe tan completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me hubiera gustado también poder acudir el sábado por la mañana, pero al final se me complicó el día y no pudo ser. Podría haber probado algunas cervezas más que se me quedaron pendientes. Para otra ocasión será! Salu2!

      Eliminar
  5. (TEDASCUENYOYO) HOLA JAB, BONITO REPOR, NOS HABREMOS CRUZADO EL VIERNES UNAS CUANTAS VECES, JAJAJAJA, ESPERO TOMAR ALGO JUNTOS UN DIA Y CONOCERNOS. UN SALUDO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguramente nos vimos. A ver si podemos coincidir en la feria de Noblejas en Julio, y entonces nos tomamos algo. Salu2!

      Eliminar
  6. Excelente post y crónica. Coincido en casi todas de tus cervezas favoritas aunque yo intercambiaría la Domus Pacific por la Europa. Como ya se ha dicho seguro que también coincidimos espalda con espalda. Siempre será un placer conocerte e intercambiar opiniones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final estuvimos todos allí, jejeje. Cierto es que de mis amigos hubo quien prefería la Pacific a la Europa, pero ganó la Europa por un estrecho margen. Lo que comentaba a TEDASCUENYOYO, la feria de Noblejas será una buena ocasión para conocernos, intercambiar opiniones y por supuesto compartir cervezas. Salu2!

      Eliminar
  7. Excelente post. Coincido 100% con el podium. Si lo ampliasemos a 5, añadiría la Bresañ Tostada y de Les Clandestines su cerveza de tomillo. Estaba brutal.
    La feria de Noblejas tiene buena pinta. Alguna recomendaciòn para el tema de alojamiento por la zona???

    ResponderEliminar
  8. Mucha gracias Jacobo. Creo que van a habilitar de forma gratuita una zona para poder dormir con sacos, y tener acceso a baños y duchas. Pero no lo tengo confirmado. Si prefieres algo más cómodo, por la zona hay hoteles y apartamentos rurales. Ocaña está muy cerca y tiene buena oferta hotelera para una localidad de su tamaño. En el blog de Yria irá apareciendo más información (cervezasyria.blogspot.com).Espero que coincidamos por allí. Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por la informaciòn JAB! Parece que la feria de Noblejas se va animando. Puede ser un buen calentamiento para el Beer Weekend de Bruselas del 31 de Agosto al 2 de Septiembre :)

      Eliminar