lunes, 4 de junio de 2012

Harviestoun, érase un ratón escocés pegado a una cerveza



Hace tan sólo unos días, con motivo de la celebración del primer FFdA, en esa estupenda e inédita propuesta del bloggero cervecero Birraire, pude catar y disfrutar como pocas una maravillosa cerveza perteneciente a la cervecera escocesa Harviestoun. Me estoy refiriendo a la Ola Dubh, una ale muy oscura, al estilo escocés, añejada en barricas donde había madurado anteriormente un whisky de 12 años. Una grandísima cerveza. Pero no es la única que fabrica Harviestoun, ni mucho menos. En su haber cuenta con algún otro ejemplar digno de mención (para bien) en este humilde foro.
En una tierra como lo es la escocesa, abundante en cervezas austeras de malta, y donde el gusto tradicional es dulce, el señor Ken Brooker, procedente de Dagenham, un antiguo trabajador del sector del automóvil, abandonó su trabajo, cambiando los coches por las ales, y tomó la decisión de ir contracorriente cuando en 1984 se introdujo de lleno en el panorama cervecero artesanal escocés. Comenzó a elaborar unas cervezas aromáticas y alegres dentro de los gruesos muros de piedra que custodiaban una tradicional granja en Dollar, una localidad rural de la campiña escocesa situada entre Glasgow y Edimburgo, con el objetivo de satisfacer la curiosidad por los sabores y aromas arrancados de los ingredientes naturales de la cerveza, únicamente acompañado en un comienzo por un inquilino rebelde, un ratón que terminó siendo su mascota y al que le pusieron el nombre de Harvie. Así nació la Harviestoun. El nombre de Dollar, precisamente proviene de "dollier", una palabra que en escocés gaélico significa "oscura y sombría", un término más que apropiado para describir una de las cervezas más emblemáticas de la cervecera, la Old Engine Oil, posiblemente su creación más oscura hasta el lanzamiento de la ya mencionada Ola Dubh, con un aspecto cercano al petróleo. La Old Engine Oil es una ale de color negro, opaca, elaborada combinando una malta muy tostada de cebada con avena y un poco de malta pale, para conseguir una cerveza densa y pegajosa con matices de chocolate oscuro y carácter de oporto. Sin embargo, a pesar de las innumerables críticas positivas recibidas por esta cerveza, es el lanzamiento de una ale dorada la que supuso un punto de inflexión crucial en la evolución de la compañía, siendo una de sus cervezas más conocidas:  la Bitter & Twisted, deliciosa y suavemente lupulizada, donde una base de malta pale con algo de trigo combina a la perfección con los lúpulos Hallertau, Challenger y Celeia Styrian Golding. Ha sido tal la popularidad de esta cerveza que se podría asegurar que es la principal responsable del impulso que ha experimentado la compañía durante los últimos años. Actualmente representa casi el 60% de los 7500 barriles que produce anualmente la Harviestoun, lo que nos hace tener una idea bastante aproximada de cuán importante ha sido para la cervecera esta ale. Fue la ganadora del campeonato nacional del cerveza escocesa en 1999, y más tarde pasó a recibir su corona en el campeonato de cerveza del Reino Unido durante cuatro años consecutivos. Como era de esperar, el resultado de todos estos galardones acumulados provocó que se incrementase notablemente la demanda, de modo que resultó necesario un traslado de las instalaciones donde fabricaban las Harviestoun, a otras de mayor envergadura lejos de Dollar en 2004, lo que fue el comienzo del alejamiento de lo que en un principio comenzó siendo el proyecto de Ken Brooker.
En 2006, tras más de 20 años de andadura en el mercado cervecero, Brooker cedió la compañía a la Caledonian Brewery, que introdujo novedades, como una nueva línea de marketing, y una renovacion de las cadenas de embotellado y distribución, aunque mantuvo inalterable lo más importante, la cerveza, el talento responsable de la creación de las cervezas que habían logrado forjarse una gran reputación en el mercado británico. Más tarde la Caledonian fue comprada por Scottish & Newcastle y esta a su vez por uno de los cuatro gigantes, en este caso Heineken. Curiosamente a partir de ese momento Harviestoun volvió a recuperar gran parte de su independencia gracias a un cambio en el timón de la compañía, justo antes de lanzar la ya mencionada Ola Dubh, que nace realmente de la Old Engine Oil, aunque con una importante diferencia, su maduración en barriles de whisky de una única malta. De hecho el nombre de la cerveza en castellano quiere decir "aceite negro", lo que nos sugiere ese parentesco con la Old Engine Oil.  Para la ocasión Harviestoun unió sus fuerzas a las de destilería escocesa Highland Park situada en las islas Órcadas, uno de los cinco productores de whisky que aún continúa usando métodos tradicionales de aplicación de la malta y de la turba. Fue la primera colaboración oficial en todo el mundo entre una cervecera y una destilería de whisky, dando como resultado una gama de ales envejecidas en función del número de años que hubiese estado el whisky madurando en el interior de las barricas, pudiendo ser de 12, 16, 18, 30 o incluso 40 años. Todas ellas rebosantes de una enorme complejidad y repletas de matices voluptuosos que la emparentan con el whisky. Personalmente, tal y como comentaba al comienzo de la entrada, la elegida para el FFdA fue la de 12 años, y ya eran claramente perceptibles los matices de madera, vainilla, tabaco, turba y chocolate. La Harviestoun tiene firmado un contrato de 5 años de colaboración con la destilería, por lo que a priori podremos disfrutarla sin problemas durante un tiempo, más aún cuando la cervecera escocesa se ha propuesto firmemente potenciar la distribución internacional de sus cervezas, apoyándose en el camino abierto por esta sensacional ale añejada.
Aparte de las ya mencionadas, la Harviestoun también tiene en su portfolio, una cerveza muy interesante. En este caso una lager, la Schiehallion (cuyo nombre es el de una montaña cercana), muy seca y floral, con un punto afrutado, que fermenta a bajas temperaturas en barril. Curiosamente y como dato bastante llamativo hay que mencionar que según el propio Stuart Cail, actual maestro cervecero de la Harviestoun, emplean el mismo tipo de levadura en la fermentación ensus cervezas, tanto para la lager mencionada por ejemplo, como para la Ola Dubh, por increíble que parezca. Al parecer la levadura ale que utilizaban para las ales se infectaba con facilidad, por lo que comenzaron a fabricar las ales con levaduras lager, comprobando que funcionaba igual de bien, o incluso mejor.
Aparte de las cervezas mencionadas Harviestoun mantiene algunas otras en su portfolio que también resultan interesantes como la Haggis Hunter's Ale, llegando a estar presente en más de 20 países, de lo cual, particularmente estamos muy agradecidos en el caso particular de España por poder disfrutar de su buen hacer.


Cata:

Graduación:4,2º
Temperatura de servicio: Entre 6ºC y 8ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta británico.

Aspecto: De color miel, cercano al ámbar, y con algo de velo. No forma demasiada espuma, aunque la corona alcanza el dedo de espesor, de color blanco, muy porosa, y de duración media, quizás provocado por un carbónico compuesto de diminutas burbujas y no demasiado abundantes.
 

Aroma:Fresca, floral con un punto de complejidad y toques de fruta como peras y cítricos fundamentalmente limón y pomelo, tan habitual este último en muchas de las cervezas intensamente lupuladas. También se perciben notas maltosas apareciendo el caramelo. Todo ello construyendo un suave perfume muy elegante, sin estridencias.
 
Sabor y textura: Con una entrada muy limpia y con el gusto a malta y caramelo al frente, es una cerveza que entra facilidad y de cuerpo medio. Presenta el grado justo de amargor, acompañado de suaves matices florales, a hierba húmeda y cítricos. Muy equilibrada y refrescante. Sencilla pero muy bien hecha. Finaliza con un regusto prolongado con un amargor de intensidad moderada y un punto seco.

Maridaje:Cazón adobado.
Nota:



Cata:

Graduación: 6º
Temperatura de servicio: 10ºC aproximadamente.
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta británico.

Aspecto: De color negro, profundamente oscuro, compacta y de aspecto viscoso similar al de un carburante usado, como el propio nombre de la cerveza indica. Forma una generosa capa de espuma de un par de dedos de espesor, de color marrón, con buena retención, aunque muy porosa y también pegajosa, adheriéndose abuntamente al cristal.


Aroma:Malta tostada, con un profundo y muy intenso aroma a torrefacto, con notas de café sólo recién hecho, y algo más comedidas de chocolate negro. También se aprecian matices complementarios de un toque ahumado y de regaliz.
 
Sabor y textura: Densa, muy cremosa, con mucho cuerpo y el punto idóneo de carbonatación. Predominan los torrefactos con toques de chocolate al comienzo, inundando la boca para que posteriormente comiencen a aparecer matices terrosos propios de los lúpulos Fuggles y de tabaco, para desembocar en un regusto amargo, con dejes de regaliz y un punto especiado y a madera.

Maridaje: Asado de cordero.
Nota:

9 comentarios:

  1. Hola JAB! Menudas cervezuelas que te has marcado!! Perfectamente podrían haber caído en el FFdA... La primera, la B&T la probé hace unos meses y también quedé muy satisfecho pero la segunda la tengo guardadita (y leyéndote, me temo que así seguirá un tiempecito más, jeje) a la espera de algún arrebato por las birras británicas. También llevo guardadando una Ola Dubh 12, ya que según he leído, lo que puede salir de ahí... :D____.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimas estas Harviestoun. Una muestra más de que los británicos continúan teniendo mucho que decir en el panorama cervecero actual. Todo lo que me habían comentado de ellas es poco. Entre las Traquair y las Harviestoun, los escoceses me han terminado por convencer de que conocen muy bien el oficio, y de que saben hacer unas cervezas maravillosas. La Ola Dubh es sencillamente una maravilla. No te arrpentirás, ya verás. Estoy pensando seriamente intentar hacerme con la de 18 o la de 30 años, a ver si llega alguna. Salu2!

      Eliminar
    2. Estas son autenticos cervezones, me falta conseguir la twisted. Pero la oil fue extraordinaria con un aroma a regaliz negro. La ultima la tengo en guarda. Hay que decir que son impresionantes y el precio no es altisimo

      Eliminar
    3. Ciertamente creo que saben aún mejor cuando piensas lo que has pagado por ellas, y ves que no ha sido mucho,jejeje. Salu2!

      Eliminar
  2. Muy buen post! Me ha gustado mucho, muy claro e informativo y desde luego me han entrado unas ganas tremendas de catarlas, a ver si me hago pronto con algo! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado el post. Si te decides por pillar alguna de las Harviestoun o las tres, no te arrepentirás. Imagina dónde las encontré yo ;) Salu2!

      Eliminar
  3. Post buenísimo como siempre, Juan Antonio :-). Y además tocando una de las cerveceras que más gratamente me ha sorprendido durante 2012, año en que he podido probar la Twisted y la Old Engine. Geniales ambas.

    He podido conseguir la Ola Dubh 12; no pude resistirme después de tu post del FFdA :-). La tendré un tiempo esperando su turno. Creo que será una buena elección para complementar una buena comida navideña en diciembre.

    Saludos y nos vemos pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joan. Sin duda, que las Harviestoun ya se han hecho hueco en mi corazón cervecero. Como ya comentamos hace algunos meses, las cervezas británicas cada vez me gustan más. Nos vemos pues! Salu2!

      Eliminar