martes, 12 de junio de 2012

Kleine Duimpje, Pulgarcito de los polders



De vuelta por las cervezas holandesas que me pude traer directamente de Amsterdam, quería comentar hoy un par de ellas pertenecientes a la misma microcervecera, la Klein Duimpje, que vendría a significar Pulgarcito en español, el célebre protagonista del cuento infantil del mismo nombre, y que todos conocemos. De hecho, cuando estaba seleccionando mi pequeño botín en el Bierkoning, una de las cosas que me llamó la atención fue el simpático hombrecillo retratado en forma de caricatura en las chapas, y terminé eligiendo aquellas que por estilo y etiqueta me parecían más originales para ser cervezas holandesas: una Russian Imperial Stout, y una Weizen Rauch.
La historia de esta modesta cervecera es bien reciente. Fruto del trabajo y esfuerzo del dueño y maestro cervecero de la compañía, Erik Bouman. Todo comenzó en 1990, momento en el cual se inclinó por el mundo de la producción de bebidas alcohólicas, proviniendo de otro sector radicalmente diferente como es el de las Telecomunicaciones. En aquel año comenzó trabajando para una cofradía religiosa eleborando vinos y licores. En 1995 entró en contacto con varias asociaciones de cerveceros caseros holandeses, y siguió un curso de elaboración de cerveza. Tras muchas pruebas y mezclas, un año más tarde Erik consideró que había llegado el momento de participar en alguno de los concursos para homebrewers, llegando a ganar varios premios el primer año que participaba. En 1997,en un certámen de cervezas de invierno de Holanda llegó el primer gran éxito de este elaborador, la "Erik el nórdico", siendo elegida la ganadora. Ahí fue cuando realmente Erik se planteó seriamente la viabilidad de crear una cervecera para comercializar las cervezas que elaboraba. Para la imagen de marca confió el diseño de las etiquetas a la diseñadora holandesa Natascha van Der Steen.
Tal y como sucede con muchos pequeños productores al comienzo, durante varios años tuvo que compartir instalaciones con otra cervecera de la zona, la Scheldebrouwerij. A partir de 2002 tuvo la oportunidad de unirse a un programa estatal que proporcionaba ayudas para emprendedores, lo que le permitió costearse su propia fábrica en 2003. Justo en aquella época comenzó también su relación empresarial con otro maestro cervecero, Louis van Velthoven, al que conoció en un curso para elaboradores amateurs y con el que coincidió en la cervecera Scheldebrouwerij. Las cervezas de Klein Duimpje se caracterizan por encontrar inspiraciones en los más diversos estilos de diferentes procedencias. Actualmente fabrica hasta 23 variedades siendo una micro muy prolífica. Entre ellas podemos encontrar, una porter, una porter ahumada, una dubbel, una tripel (con muy buena reputación), una weizen ahumada, una porter de chocolate y café (la Extreme Baltic Coffee Choco Moka Porter, muy interesante), una imperial stout, la propia Erik el nórdico (Erik de Noorman), y muchas más.




Russian Imperial Stout

Graduación:8,5º
Temperatura de servicio: 12ºC aprox.
Tipo de vaso recomendado: Copa de pinta británica, o una de cáliz de abadía.
Aspecto:De color marrón oscuro, profundamente oscuro, cercano al negro. Turbia, densa, compacta, con un nivel de carbónico claramente visible. Forma una capa de espuma de color canela, y de textura y aspecto cremosos, que no alcanza más de un dedo de espesor y que rápidamente mengua hasta casi desaparecer.
Aroma: Alicorada, con un punto ácido y afrutado (a frutos oscuros principalmente), y matices de torrefacto que no aparecen de la forma esperada para una imperial stout. Aún así se perciben notas de chocolate y café, pero que quedan relegadas un poco a segundo plano por el alcohol, que asoma en exceso. Por ello una copa de abertura ancha iría bien para esta cerveza. No resulta tan compleja, ni tan profunda como podría esperarse.
Sabor y textura: En este apartado la cerveza gana, lo que no llega a alcanzar en nariz. Cerveza de cuerpo medio y abundante carbonatación. Gana peso el dulzor en boca, con matices afrutados a grosellas y otros frutos del bosque, compensados con un punto de amargor con sabores a malta tostada y grano quemado, y sobre todo a café y en menor medida de chocolate negro. Algunos matices de vainilla también son apreciables. El alcohol aparece de forma visible, aunque no de la forma que cabría suponer según lo apreciado en el aroma. Finaliza con un regusto seco y ardor por el alcohol. Sin ser mala cerveza, es una de las pocas Imperial Stout que he probado que no llega a una nota muy alta.

Maridaje: Flan de café.
Nota:




Weizen Rauch

Graduación: 7,5º
Temperatura de servicio:6ºC-8ºC .
Tipo de vaso recomendado:Copa aflautada para weizen
Aspecto: De color tierra marrón claro, cercano a uno tono anaranjado un tanto oscuro, es una cerveza muy turbia, y poco traslúcida. Genera una capa de espuma de color blanco de menor tamaño de lo esperado para ser una weizen. Muy porosa, aunque al mismo tiempo algo pegajosa, que deja finos e irregulares rastros adheridos en los primeros tragos.
Aroma: Afrutado, y con mucha acidez asomando. También hay algunas notas a levadura, especias y cuero. Por supuesto, tratándose de una rauch, se perciben notas ahumadas, aunque un tanto distorsionadas por la combinación con los matices ácidos que dominan en el aroma.
Sabor y textura: De cuerpo medio, textura cremosa, y carbonatación moderada, es una cerveza con un gusto extraño. Hay predominio de cereal ahumado, con algunas notas de levadura, miel, pimienta, alguna nota herbal, y sobre todo con un exceso de acidez, tal y como se intuía en nariz. El ahumado no hace más que acrecentar esa sensación, dejando cada vez en un mayor segundo plano las notas afrutadas y levadura tan características de las weizen. Finaliza con un regusto seco y ligeramente amargo. La elegí por lo original, una cerveza de trigo ahumada, pero lo cierto es que les ha quedado una cerveza un tanto desvirtuada. Cuesta acabarla.
Maridaje:Hamburguesa a la parrilla.
Nota

2 comentarios:

  1. Tengo que reconocer que es de las pocas veces que no me atraen unas cervezas que publicas... y eso que las etiquetas son bien chulas... Pero si no me falla la memoria, no recuerdo ninguna nota de "4 Jabitos", jeje!

    Al menos las etiquetas espero que se puedan quitar bien... ;P

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la Weizen ahumada me decepcionó mucho, aún así como tú dices se queda en el aprobado raspado, pero sí que ha habido alguna cerveza suspensa en el blog: la Florís de chocolate, cuando el blog no llevaba muchas semanas de vida. La Imperial Stout fue otra cosa, pero aún así no fue como otras IS, y creo que es de las más flojas que he probado en el género, aunque sea bastante aceptable. Una lástima, porque esta micro tenía detrás de sí una buena reputación, pero como suele pasar con las cerveceras que tienen tantas cervezas en su portfolio, tienes que tener el tino de probar las adecuadas. Y sí, menos mal que las etiquetas se quitaron sin mayor problema ;) Salu2!

      Eliminar