viernes, 8 de junio de 2012

Maisel's, especialistas en trigo


Hay veces en las que tenemos algo realmente bueno al alcance de la mano, y que por resultar tan fácil de conseguir, nos olvidamos de valorarlo como merece. Sucede por ejemplo con el turismo. En ocasiones nos resulta más atractivo viajar hasta un lejano lugar como Tailandia o Australia, cuando en España tenemos lugares realmente bellos que merecen sin duda una visita. Con la cerveza sucede algo parecido. En el caso que ocupa la entrada de hoy en el blog, es una cerveza alemana realmente accesible y fácil de encontrar, ya que es una de las habituales de las secciones de cervezas de importación en algunas grandes superficies. Estoy hablando de la Maisel's Original. Una gran cerveza que puede pasarnos desapercibida, o que quizás dejemos siempre para una posterior ocasión, pero que merece realmente la pena, en especial para aquellos que sean aficionados a las cervezas de trigo. 
La Maisel, cuyo nombre oficial es Brauerei Gebrüder Maisel, es la más grande de las cinco fábricas de cerveza que hay en la ciudad de Bayreuth, en Baviera, lo que hace que esta ciudad no sea únicamente conocida por su anual festival de ópera de reconocimiento internacional celebrado en el edificio de la ópera diseñado por el mismo Richard Wagner. Fue fundada a finales del siglo XIX en 1887 por los hermanos Hans y Eberhardt Maisel, durante el esplendor del imperio austro-húngaro, y aún sigue hoy en día en manos de la familia Maisel. El edificio donde originalmente se encontraba ubicada la cervecera, hoy en día es un museo de enormes dimensiones, en el que se pueden admirar los equipos utilizados para elaboración de la cerveza y otra serie de utensilios, pudiendo encontrar una gigantesca máquina de vapor y hasta una colección de cristalería cervecera. Junto al museo, se encuentra el bar de la propia cervecera, llamado el Goldener Löwe, en el que por supuesto, el visitante puede degustar cada una de las cervezas que elabora Maisel en la actualidad. 
La especialidad más importante de la Maisel es la denominada Dampfbier o lo que nosotros llamaríamos cerveza de vapor, una cerveza de alta fermentación, que algunos colocan más cerca de las altbier, y más lejos de otro género no muy frecuente, las Steambier americanas. La Dampfbier es un estilo de siglos de antigüedad, originario del corazón de los bosques de Baviera, en las proximidades de la frontera checa. Es una cerveza por lo general de un color a medio camino entre el dorado y el ámbar, con una característica especial: es fermentada con la levadura propia de las Weissbier a una temperatura superior a la habitual (unos 21 ° C), lo que proporciona a la cerveza un  retrogusto un poco fenólico. Fabricadas principalmente en verano, suelen ser cervezas de cuerpo medio, muy ligeramente lupuladas, y con bajo carbónico.
Al margen de la Dampfbier, en los últimos años la fábrica ha intentado concentrar sus esfuerzos en dar a conocer sus otras variedades, todas ellas de cerveza de trigo. Los alemanes y más concretamente los bávaros son auténticos especialistas en la elaboración de las weizen, y no son pocas las fábricas que únicamente producen cervezas de trigo.
En su gama podemos encontrar:
- Una versión light, con menor cantidad de alcohol.
- Otra versión sin alcohol. 
- Una Bioweisse, lo que sería la versión biológica.
- Una Hell de trigo, que sería la versión con malta pálida.
- Una Dunkel de trigo, con malta tostada.
- Una Kristall de trigo, que sería la versión filtrada.
- La Original, que sería una Hefeweizen, sin filtrar.
- Y la ya mencionada Dampfbier, o cerveza de vapor.


Cata:
Graduación: 5,4º
Temperatura de servicio: 6ºC-8ºC
Tipo de vaso recomendado: Copa aflautada de weizen
Aspecto: Se trata de una cerveza de color amarilllo anaranjado, y de aspecto bastante turbio. Traslúcida, y con algo de sedimento, es una cerveza que se muestra muy viva, con una gran actividad carbónica, y que forma una corona de espuma blanca de presencia espectacular con dos varios dedos de espesor, y aunque algo porosa resulta bastante compacta, más de lo habitual en las weizen. Con muy buena retención dura prácticamente toda la copa y deja tras de sí abundantes restos adheridos al vidrio.
Aroma: El clásico olor de las mejores weizen presentado en forma de una fragancia con distintas notas muy bien combinadas. Destacan los aromas a pan, levadura y especias que aparecen de forma contundente, acompañados de matices afrutados más sutiles, donde destaca el plátano y por detrás peras.
Sabor y textura: De cuerpo medio, y un nivel de carbónico moderado-alto, destaca en ella el sabor a pan, con un toque dulce, como maicena, un punto de caramelo, acompañado a su vez de notas especiadas, donde destaca la habitual presencia del clavo, y también afrutadas, donde aparece el plátano como en el aroma, y que desemboca en algunos momentos en matices dulces con reminiscencias a vainilla, y chicle que van y vienen. Ligeramente lupulada, presenta al final un amargor muy suave finalizando con un regusto seco y especiado.
Maridaje: Alitas de pollo a la miel.
Nota: 

10 comentarios:

  1. Que casualidad, justo ayer me tome una cenando pechugas de pollo al horno y pimientos asados. Una cerveza ideal para estas fechas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, una cerveza que va de fábula con la época estival. El pollo asado con pimientos también es excelente acompañamiento. Casi me despierta el apetito a estas horas tempranas, jejeje. Salu2!

      Eliminar
  2. Hola JAB! La verdad que esta que comentas pude disfrutarla de barril en uno de esos pseudo-oktoberfest veraniegos que han por Valencia y Alicante entre julio y agosto y tengo que reconocer que estaba rica, rica! Ahora mismo no recuerdo la otra, creo que era una dunkel y también la disfruté bastante, aunque acompañando un codillo con chucrut es difícil que la asociación saliera mal, jejeje!!!

    Me quedo con muchas ganas de probar esa Dampfbier que mencionas!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en España no tiene tanta popularidad como las Paulaner, Franziskaner y Schnneider, pero sin duda es una magnífica representante de las weizen. También probé la dunkel en su día y es estupenda, sobre todo acompañada de comida típica alemana, con sus salchichas fantásticas ahumadas, de Nüremberg, de Turingia, las clásicas Bratwurst o Frankfurt, y el codillo asado al horno con chucrut... mmm... se me hace la boca agua. En cuanto a la Dampfbier, no la he podido encontrar por aquí. Seguramente no sea exportada, y sólo la distribuyan en Alemania. Salu2!

      Eliminar
  3. Yo todavía no la he visto en ningún lado, y eso que para estas cosas ando con mil ojos... supongo que tendré que conseguir otros mil, por lo menos. Últimamente he probado varias cervezas de esta ciudad y la verdad es que son estupendas, habrá que parar por allí en alguna ocasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he visto sobre todo en Hipercor, por debajo de los dos euros, y también en Carrefour, pero cierto es que no es una fija en todos los centros. Sucede como la Orval, que en algunos Alcampo la tienen y en otros no. Aprovecha la ocasión cuando la veas ;). Salu2!

      Eliminar
  4. Embracing: yo la conseguí en El Corte Ingles a algo así como 1.70 pero hoy estuve y la habian puesto en la parte de Gourmet y la habían puesto a 2.10 o algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se lo he comentado a Embracing. Sobre todo la he encontrado en Hipercor y a buen precio. La sección del Club del Gourmet ha evolucionado mucho. Estuve la semana pasada en la del centro de Nuevos Ministerios de Madrid, y han montado un área espectacular con un montón de establecimientos donde te cocinan los productos gourmet para que puedas comer allí mismo. También había cervezas en la sección de bebidas alcohólicas, y había algunas cosas realmente interesantes, como algunas St. Austell, por ejemplo aunque algo subidas de precio. Salu2!

      Eliminar
  5. muy interesante la historia de la cervecera, no conocía nada, muchas gracias! si que he probado alguna, la Hefe Weizen y la Dunkel, pero no la Dampfbier, que por lo que dices tiene muy buena pinta y me la apunto, a ver si algún día se me pone a tiro... Respecto a lo que dices al principio de que minusvaloramos lo que tenemos más al alcance de la mano, estoy completamente de acuerdo, a mi también me pasa, pero me molesta cuando me doy cuenta de que me está pasando, jejeje. Es un poco lo que quería decir en el post sobre Bélgica. Bueno, lo dicho que me enrollo. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya estuve leyendo tu post, y pude comprobar que comparte la misma idea de fondo. Al final dejamos de valorar aquello que tenemos más accesible. Así que ya sabes, aquí tienes una weizen alemana que merece la pena, y entre una Three Floyds y una Stone, puede encajar muy bien ;).

      Eliminar