sábado, 7 de julio de 2012

St. Peters Cream Stout, pura seda


A pesar de ser una de las cerveceras británicas que gozan de mejor reputación, y de llegar con cierta asiduidad a la Península, aún no había hablado de la St Peter's Brewery. Y a pesar de encontrarnos en una época, la estival, que no se presta especialmente bien a cierto tipo de cervezas, me he decidido por comentar la Cream Stout de esta cervecera que es una de sus cervezas que mejores sensaciones me ha dejado.

Sobre la cervecera...
Fundada en la ciudad de Suffolk en el año 1996, la fábrica de la cervecera St. Peters se encuentra ubicada en unos antiguos edificios de singular encanto, protegidos por su alto valor histórico, que fueron posteriormente rehabilitados para la ocasión y que anteriormente habían mantenido la funcionalidad de una granja, habiendo quedado abandonados anteriormente en la década de los 60 hasta el momento en que fueron elegidos para albergar las instalaciones de la cervecera. Dentro de la historia de esta joven compañía hay un nombre de especial importancia: John Murphy, que antes de introducirse en el negocio cervecero había sido profesor universitario y creador de una empresa de consultoría de marketing, llamada Interbrand. Tras obtener los necesarios permisos para ocupar y adaptar los antiguos inmuebles históricos, John Murphy encargó el diseño de la que sería la fábrica de cerveza con unas directrices muy bien definidas. Tenía totalmente claro que los equipos e instalaciones debían ofrecer una imagen agradable a todos aquellos que por una razón u otra visitaran la fábrica en un futuro, motivo por el que el acero inoxidable que era omnipresente en los equipos fuera recubierto con láminas de cobre y posteriormente con tablillas de abeto. El diseño no sólo tenía en cuenta la línea estética que iba a ofrecer la fábrica sino también la distribución de la misma, de modo que resultara sencillo poder entender el procedimiento de elaboración de la cerveza para cualquier operario, así como para la rápida ubicación de cada elemento. Si visitamos la fábrica, nos resultará muy fácil poder observar desde el propio patio del edificio cómo llega el grano, posteriormente es molido, macerado, y a continuación se lleva a cabo la cocción, la fermentación y finalmente se rellenan los barriles.
Dado que la mayor parte de la producción (aproximadamente el 90%) iba a ser distribuida en botella, también se atendió especialmente el apartado del diseño del embase de vidrio. Tras desechar varias alternativas se eligió crear una réplica de una antigua botella de forma ovalada de 1770 proveniente curiosamente de Gibbstown en las cercanías de Filadelfia y no de la propia Gran Bretaña. Este es sin duda uno de los signos característicos por lo que es reconocida esta cervecera inglesa, su peculiar botella. Pero obviamente tanta atención prestada a todos estos detalles no tendrían ningún sentido si detrás de ellos no existiese un producto que realmente vale la pena. Por muy curiosas y atractivas que resulten las botellas si la cerveza que contienen en su interior no mereciese la pena, no tendría sentido.
Todas las cervezas elaboradas por la  cervecería St. Peter's son verdaderas ales ( lo que llaman los británicos real ales), o sea, cervezas de alta fermentación, presentando una amplia gama de cervezas en la actualidad. La cerveza tradicional inglesa ha sufrido mucho durante los últimos años del siglo XX con la entrada de los cuatro grandes grupos cerveceros en Gran Bretaña (como por ejemplo InBev que compró Bass & Tennent's,  o SAB-Miller que adquirió Carling) y sus agresivas campañas publicitarias en televisión dirigidas hacia un público mayoritariamente joven, alterando los patrones de consumo de un futuro optando por las cervezas lager dejando  un tanto abandonadas las marcas tradicionales de Ale. De este modo cerraron muchas fábricas pequeñas, pero afortunadamente en los últimos años se está inviritiendo en parte esta tendencia. 
El maestro cervecero de la fábrica Mark Slater ha conseguido producir varias cervezas inspiradas en recetas tradicionales alcanzando una gran reputación por ejemplo con su Cream Stout o la Old Style Porter. Pero también al mismo tiempo, el equipo de St. Peters intenta introducirse en el campo de la innovación, arriesgando con algunas recetas más especiales, completando así un portfolio de lo más nutrido y variado.


Graduación: 6,4º
Temperatura de servicio:12ºC
Tipo de vaso recomendado:Copa de tulipa o de pinta británica.
Aspecto: Aparentemente negra , aunque al trasluz en los bordes se aprecian algunos reflejos violáceos. Forma una corona de espuma de color crema/marrón claro de poco más de un dedo de espesor, pero que no ofrece buena retención, disipándose antes de llegar a media copa, sin que la espuma deje rastro de encaje alguno. Opaca, una vez extinta la espuma presenta la apariencia de una coca-cola.
Aroma:Maltas tostadas y torrefactas, con carácter chocolateado y dulce. Son abundantes las notas a chocolate negro, moka y crema acompañadas de otras más sutiles de madera/vainilla, pastel de frutos oscuros y un punto de levadura mezclado con un toque floral. Muy agradable.
Sabor y textura: Muy suave y cremosa, paladeable, melosa y dulce al comienzo. De cuerpo medio-alto y un grado de carbónico liviano, no resulta difícil de beber. Destacan las maltas torrefactas y un gusto a bizcocho de frutos oscuros y chocolate que ayudan mucho a ocultar el alcohol, que no aparece en ningún momento. Amargor comedido que surge avanzado el trago como respuesta al torrefacto de la malta ya que los lúpulos apenas aparecen en el sabor. Finaliza con un regusto muy suave mezcla de dulzor y amargor. Muy buen ejemplo de lo que sería una Milk Stout.
Maridaje:Tarta de queso con arándanos y crema de chocolate blanco.

Nota

10 comentarios:

  1. Tengo en el armario guardada esta cerveza, de mi último pedido, después de leerte voy a meterla en la nevera ahora mismo, que me han entrado unas ganas de bebérmela.... jeje.

    Por cierto, ¿cream stout y sweet stout es el mismo estilo verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la tomas no te defraudará, incluso en estos días de verano. Y en cuanto a la pregunta formulada, no es que sean lo mismo. En realidad las milk stout (o stouts de leche) y las cream stout pertenecen a la familia de las sweet stouts, aunque es cierto que se suelen confundir los términos en muchas ocasiones. Michael Jackson lo explica muy bien en su obra maestra "El libro de la cerveza". Salu2!

      Eliminar
  2. Gracias por la aclaración JAB. Lo cierto es que tengo pendiente leerme el libro de Jackson, además del de Berry Verhoef. A ver si estas vacaciones me pongo las pilas y los leo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen libro el de Mr. Jackson, the Beerhunter. El de Berry Verhoef lo conozco, pero desconozco si está traducido al castellano. Lectura muy amena y recomendada para cualquiera que le apasione la cerveza. Un saludo!

      Eliminar
    2. Sí que está traducido sí. Y estos días en oferta en el más famoso centro comercial de España.

      Un saludo!

      Eliminar
    3. No lo sabía. No lo había conseguido ver en ninguna tienda/centro comercial, aunque lo había visto en Amazon en inglés. Muchas gracias por la información. Salu2!

      Eliminar
  3. Por ahora no he encontrado una fábrica que me guste tanto como esta, tiene unas cuantas cervezas que son referentes del estilo, como Ruby Red Ale, Old Style Porter, Cream Stout... y si nos ponemos con experimentos, ni su Honey Porter, ni su Grapefruit Ale ni su The Saints Whisky Beer salen nada mal parados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las mejores fábricas inglesas sin duda. Compite muy de cerca con alguna otra, como la Samuel Smith o la Thornbridge. De las tres no he llegado a probar ninguna cerveza que pudiera descartar. Salu2!

      Eliminar
  4. Estupenda cerveza, y me uno a lo dicho por Embracing, una fábrica referente en todo lo que hace. Hace poco probé la The Saints y también me gustó mucho.

    Lo que creo que no sería tan tajante o al menos me costaría más elegir, es con eso de si es la fábrica que más me gusta de UK. Por ejemplo de Thornbridge también me gusta mucho todo lo que hacen y si nos vamos un poco más arriba, Escocia, aún no he probado una sola cerveza de BrewDog que me haya decepcionado. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo Pau. Como le comentaba a Embracing, alguna cervecera british más hay que metería en ese grupo. Unidas a las que mencionas incluiría a la Samuel Smith de la que destacaría varias cervezas. Salu2!

      Eliminar