jueves, 5 de julio de 2012

Un morena y una rubia (alemanas)(ii): Flensburger



Continuando con la serie de posts dedicados a una pareja de cervezas alemanas, parafraseando al viejo Don Hilarión de la célebre Verbena de la Paloma, hoy le toca al turno a dos teutonas del norte, la Flensburger Dunkel y la Flensburger Weizen. Aún siendo originarias de la ciudad de Flensburg, me las consiguió un amigo en una tienda de Berlín, donde al parecer gozan de buena popularidad.

Sobre la cervecera...
La historia de esta cervecera del norte de Alemania comenzó de la mano de cinco ciudadanos de la ciudad de Flensburg, muy próxima a la actual frontera con Dinamarca. De hecho, era inicialmente una ciudad danesa hasta que terminó perteneciendo a la antigua Prusia tras varias guerras. Fue un día de Septiembre del año 1888, cuando estos cinco vecinos de Flensburg, se reunieron para firmar el acta de constitución de la sociedad.  Habían encontrado el lugar perfecto para instalar la fábrica, en las cercanías de un pozo con aguas cristalinas ideal para la elaboración de la cerveza además de suponer un medio más que adecuado para obtener el hielo necesario para las bodegas donde poder llevar el acondicionamiento en frío o "lagering".

Ya en pleno siglo XX, en la década de 1930 la cervecera Flensburger se había convertido en una de las más grandes del estado alemán de Schleswig-Holstein, bajo la dirección de Emil Petersen, un cónsul honorario, con habilidades especiales para llevar a cabo todas los objetivos de la empresa, enfocando los esfuerzos de todos en la misma meta, y basando el funcionamiento de la compañía sobre dos pilares: la experiencia y la constancia. De modo que a partir de este momento, la Flensburger ya estaba en el camino correcto hacia el éxito futuro. Incluso cuando las demás fábricas de Alemania, en su mayoria se habían pasado a incorporar las chapas de corona en sus cervecezas, Emil Petersen se manutvo fiel a la clásica botella de tapón de cerámica mecánico, siendo incluso hasta hoy en día uno de los signos característicos por los que son conocidas las cervezas de la Flensburger. De hecho, en la década de los 70, fue un humorista quien popularizó la marca al hacer continuas referencias a una "Flasch Flens" en sus apariciones, comenzando a ser utilizado el término para pedir una botella de Flensburger, que en aquella época era la única cerveza alemana que seguía utilizando el tapón mecánico. El sonido tan característico que produce cuando se descorcha una de sus botellas (plop!), está tan asociado a sus cervezas que incluso forman parte de algunas campañas publicitarias de la marca, tal y como hicieron los belgas de Pringles con su célebre slogan.

En la Flensburger están orgullosos del carácter inusualmente fresco de sus cervezas, aunque no debería sorprender a nadie puesto que el agua que utilizan para la elaboración proviene de las corrientes glaciares subterráneas del norte de Escandinavia, estando totalmente libre de cualquier agente contaminante, uno de los secretos de fabricación de la firma desde que comenzaron a producir sus cervezas de 1888.
En la actualidad continúa siendo una compañía independiente y desean continuar de ese modo, por lo que siempre están en un constante avance combinando tradición con innovación, centrándose en la calidad de sus productos.
Actualmente tienen disponible un portfolio bastante extenso con diferentes variedades de cerveza entre las que podemos encontrar: Una pilsen, una bock de primavera, otra bock de invierno, una kellerbier, y las comentadas dunkel y weizen entre otras. 
Flensburger Dunkel

Estilo: Dunkel

Graduación:4,8º
Temperatura de servicio:8ºC-10ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pils, o jarra "stein"
Aspecto: De color rubí oscuro cercano a un tono entre el granate y el ámbar oscuro. Transparente y con carbonatación abundante pero de burbuja diminuta. Forma una capa de espuma de escaso grosor y duración muy limitada. Aún así deja algún rastro adherido al vidrio, durante los primeros tragos antes de desaparecer.
Aroma: Muy suave consistente principalmente en aromas a malta tostada, algo de frutos secos (nueces), pan tostado, y notas más débiles de caramelo.
Sabor y textura:De cuerpo medio, con un carácter bastante suave y con una burbuja muy fina pero abundante, es una cerveza agradable de tomar. En su sabor predomina de forma clara por encima de cualquier otro sabor la malta con matices a frutos secos y caramelo. Finaliza con un tímido amargor floral y un regusto seco. Una dunkel bien hecha, aunque quizás un tanto suave y no demasiado sabrosa ni profunda en comparación con otras.
Maridaje: Lomo de venado con salsa de cebolla.
Nota: 




Flensburger Weizen
Estilo: Weizen

Graduación:5,1º
Temperatura de servicio:6ºC aprox.
Tipo de vaso recomendado: Copa aflautada weizen.
Aspecto: La habitual apariencia de una cerveza de trigo alemana. De color amarillo dorado un tanto pálido. Velada, traslúcida, con algunos pequeños sedimentos en suspensión visibles. Carbonatación de burbuja pequeña y buena corona de espuma de 3 dedos de espesor, de color blanco, cremosa y algo pegajosa, que deja rastros adheridos al cristal, y con una duración considerable, casi hasta acabar la copa.
Aroma: Claramente afrutado, con notas tímidas de plátano y alguna otra fruta más dulce y levadura, acompañadas de las habituales notas maltosas, de cereal, pan y especias, en especial clavo.
Sabor y textura:Cerveza muy bebible, con un cuerpo medio, y un nivel de gasificación muy apropiado para entrar con facilidad. Destaca en el sabor una buena base de malta, con notas a galleta y con matices afrutados (plátano, manzanas, y algo de cítrico), y de levadura. Tiene un punto picante en boca y finaliza con un regusto seco. Una cerveza de trigo bastante aceptable, pero que no ofrece nada especialmente diferente a otras del género.
Maridaje: Ensalada de patata y ahumados.
Nota: 



4 comentarios:

  1. De esta marca solo he probado 2 y no son ninguna de las dos que comentas. Una de "navidad" y una kellerbier, ambas correctas. Con los maridajes, otra vez... Chapeau!! Jeje! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi son las únicas que he probado. Me las trajeron de Berlin hace unas semanas. La verdad es que no son de las marcas más habituales que se ven por aquí. Las botellas son curiosas y las etiquetas también. Son cervezas correctas, pero no espectaculares, aunque en ningún momento te arrepientes de probarlas. Además resultan muy económicas, lo cual incrementa su atractivo. Me alegro de que te gustaran los maridajes. Salu2!

      Eliminar
  2. La Pilsener también está bien, muy correcta para cervecear con colegas. En el festival de Wacken fue la que sirvieron, aunque en botella o lata personalizada:

    http://blog.emap.com/boris/files/2009/08/wacken-beer.jpg

    http://farm3.static.flickr.com/2675/3884534398_902aa1599f.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer la Pilsener de esta cervecera goza de bastante popularidad en Alemania. En breve me podré hacer con más cervezas alemanas, a ver si pudiera incluir esta. Por cierto, curiosas latas las de las fotos. Sin duda dignas de colección. Salu2!

      Eliminar