lunes, 13 de agosto de 2012

Dubuisson Bush Prestige, un paladar de mucho prestigio

Tras unos días de descanso en el blog, vuelvo a la carga, y con fuerza comentando una cerveza muy contundente y de alto prestigio. Nunca mejor dicho lo del prestigio, puesto que la cerveza comentada hoy es la Bush Prestige, posiblemente la cerveza estrella de la marca belga Dubuisson. Una strong golden ale muy compleja, difícil de encontrar e igualmente costosa, puesto que es una de las cervezas más caras que podemos encontrar en el mercado, sobre todo teniendo en cuenta que es de procedencia europea, por lo que no lleva añadidos unos costes de distribución tan elevados como en el caso de las cervezas norteamericanas.

Sobre la cervecera...
La que fuera más tarde la cervecera Dubuisson fue fundada como otra empresa por Joseph Leroy en 1769, tras perder su trabajo como cervecero en la cervecería Ghissegnies al ser destruida. Aquella era una época un tanto complicada para los profesionales del gremio en tierras belgas, ya que la emperatriz María Teresa de Austria, soberana de los belgas en aquellos tiempos, ordenó la destrucción de las cerveceras que se encontraban en manos de la nobleza y que resultaba exhimida del pago de los impuestos preceptivos provocando una situación muy tensa y conflictiva. Obviamente la solución elegida para intentar lograr una especie de compensación fue la peor de las posibles.

Los descendientes de Joseph Leroy siguieron sus pasos, y así uno de sus nietos, quien se suponía que iba a heredar la empresa familiar no tuvo hijos varones, por lo que tuvo que cedérsela a su hija Aline Leroy que contrajo matrimonio con Clovis Dubuisson, quien fue el futuro propietario del negocio tras el fallecimiento de su suegro. Así se produjo el cambio de nombre del negocio, recibiendo el apellido de la familia Dubuisson, y que mantiene hasta la actualidad. Los dos hijos de Clovis, Amedée y Alfred, fueron los abuelos de los respectivos propietarios de la compañía en la actualidad, Vincent y Hugues Dubuisson. Tras hacerse cargo de la cervecera, durante los primeros años, Clovis se limitaba básicamente a apagar la sed de los granjeros, jornaleros y vecinos de la zona, por lo que la actividad de la fábrica era un tanto limitada. Durante la I Guerra Mundial la actividad empresarial del negocio tuvo que detenerse por orden de las autoridades alemanas, cuando confiscaron todo el cobre de las instalaciones para poder usarlo como materia prima para la fabricación de material bélico. Con el objetivo de no ceder el cobre a los invasores, los propietarios de la cervecera tomaron la decisión de desmontar por completo los alambiques y demás instrumental, cortarlos en piezas de pequeño tamaño, y lanzarlas al estanque de agua que hay junto con la cervecería. Aún hoy es posible encontrarlos allí.
A comienzos de los años 30 Alfred y Amedée se hicieron con la granja cervecería de sus padres. Las labores propias de la granja no eran del agrado de Alfred, por lo que ambos hermanos decidieron suspender la actividad como granja y se centraron únicamente en la producción de cerveza. Dada la creciente popularidad de la época por las cervezas inglesas, Alfred decidió elaborar una cerveza que combinara precisamente cualidades propias de las cervezas belgas con un toque de gusto inglés, introduciendo más lúpulo. De esta forma se lanzó al mercado la Bush beer. El nombre no fue elegido de forma azarosa, ya que Dubuisson quiere decir "bosque" en francés, mientras que en inglés el término bush puede significar bosque o arbusto. A pesar de haber elaborado diferentes tipos de cervezas a lo largo de su trayectoria, precisamente sus cervezas Bush fueron las que cosecharon más prestigio y mejor acogida entre el público autóctono, además de conquistar el mercado internacional. 
Actualmente la fábrica produce entorno a los 22.000 hectólitros de sus variedades Bush-Scaldis y llega a exportar hasta una cuarta parte de dicha producción a diferentes países en todos los continentes.
Como ya apuntaba al comienzo de la entrada la cervecera es dirigida actualmente por Vincent y Hugues Dubuisson, al que les une el grado de parentesco de primos, siendo la más antigua cervecera de carácter familiar que perdura hoy en día en Valonia, lo que imprime un carácter y personalidad al propio negocio y que han querido trasladar a sus cervezas. Más de 3000 personas cada año pueden ser testigos de como se dedica la familia Dubuisson a la elaboración y maduración de sus cervezas, a través de las visitas que es posible realizar a su fábrica. 

Dubuisson Bush Prestige


Graduación:13º
Temperatura de servicio:14ºC-16ºC
Tipo de vaso recomendado: Sniffer o copa de balón
Aspecto:De color a medio camino entre el ámbar y un tono miel oscuro. De aspecto denso, velado y con sedimento en suspensión fácilmente apreciable. De carbonatación media y burbuja fina, la corona de espuma formada es prácticamente inexistente.
Aroma:De aroma potente, las notas de carácter dulce, afrutado y alcohólico parecen querer saltar fuera de la copa. Destaca por tanto de forma especial la fruta, donde podemos encontrar uva, manzana, naranja caramelizada o pasas entre otros. El alcohol es muy perceptible acompañando a todos los olores que podemos detectar, siendo compañero inseparable de cada uno de los matices. Otras notas destacables son azúcar quemada, caramelo, un punto especiado y sobre todo madera con matices avainillados.
Sabor y textura: Cerveza de corte claramente dulce y muy alcohólica. Paladar muy agradable con sabores cuidadosamente combinados como miel, caramelo, manzanas, pasas y vainilla. Cerveza con un cuerpo notable, y muy contundente, me resultó un tanto difícil de beber. Los primeros tragos resultan muy atrayentes, pero a medida que avanzamos con la copa resulta algo costoso acabarla. De final muy alcohólico, especialmente detectable tras ir calentándose la copa, deja una notable sensación de astringencia y sequedad en boca. Cerveza en definitiva muy compleja, que puede llegar a cansar, un tanto alcohólica en exceso para  mi gusto personal. Ideal para compartir y beber en pequeñas cantidades, especialmente con los postres.
Maridaje:Tarta de Santiago

Nota:

6 comentarios:

  1. Sin duda un cervezón en todos los aspectos. Yo la caté en Bélgica y la compramos en un supermercado Colruyt. Allí nos costó cerca de 8 ó 9 euros. La verdad es que valieron mucho la pena.
    Muy de acuerdo con tu cata. Enhorabuena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí cuesta bastante más. Yo la conseguí en el cervecero por unos cuantos euros más hará casi un par de años. No era la primera vez que la tomaba pero me siguió pareciendo en exceso alcohólica. No es mi estilo de cerveza pero reconozco su complejidad, y por momentos está realmente deliciosa, aunque termina saturándome. Salu2!

      Eliminar
  2. Muy buen post, JAB! me encanta conocer la historia de las cerveceras! Gracias! Respecto a la birra, la probé hace unos años y recuerdo que me gustó mucho pero también me pareció demasiado alcohólica. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aniceto! leyendo sobre la historia de las cerveceras podemos encontrar historias de todo tipo. A mi particularmente también me gusta conocer todos estos detalles y trato de plasmarlo en cada entrada. Respecto a la cerveza lo que comentaba, una cerveza que necesita sujetar más el alcohol, un tanto desbocado, pero ciertamente también proporciona momentos muy placenteros con una gama de matices amplísima. Salu2!

      Eliminar
  3. Pues yo la probé con Txema hace muy poco y nos pareció que algo de extraño había en ella, demasiado ácida. Leyendo tu cata no tengo la menor duda que la nuestra estaba en mal estado, aunque por el precio tardaré en repetir :P. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una cerveza que ciertamente no resulta barata, y si la experiencia no fue muy allá evidentemente cuesta repetir. Yo la he tomado en varias ocasiones y cierto es que en una de ellas detecté una acidez que aparecía al final del trago, aunque no tanto como para desagradar. Pero me ha llamado la atención leer que lo detectasteis en esa botella. Demasiado delicada tal vez? Quizás no sea una cerveza que viaje bien, a pesar de su alto contenido alcohólico. La nota de cota está recogida de la última vez que la probé, estas pasadas navidades, y era una botella adquirida de tiempo atrás. En cualquier caso me inclino normalmente por otro tipo de cervezas ya que este no es mi estilo predilecto. Salu2!

      Eliminar