viernes, 5 de octubre de 2012

Presentación de Lervig en barril en El Animal


Nada más conocer que ayer jueves iban a presentar las cervezas noruegas Lervig en barril, tenía claro que no debía perderme la oportunidad de degustar algunas de las cervezas de la micro nórdica, ya que no es algo que podamos catalogar como habitual en Madrid, aunque de un tiempo a esta parte el panorama en la capital ha evolucionado de tal modo que los más aficionados tenemos este tipo de oportunidades. Uno de los artífices de que el ambiente cervecero que se respira en las calles madrileñas vaya adquiriendo mayor riqueza es Tibor Domenech con su apuesta hostelera plasmada en su local prácticamente recién nacido que ha montado en el epicentro cervecero de Madrid: El Animal: Picar & Beer sobre el habrá un artículo dedicado en breve. Allí precisamente es donde se iba a poder comprobar el trabajo de los cerveceros noruegos. Había nada menos que 4 grifos con sendos barriles pinchados con cada una de las cuatro referencias que íbamos a poder probar de Lervig: La Lucky Jack, probablemente su cerveza más exitosa, al menos desde el punto de vista de ventas y exportación. Se trata de una American Pale Ale con sólo 4,7º, la Rye IPA, más contundente con  un 8,5% de alcohol, la Konrads Stout, ya pasándonos al lado oscuro de las Imperial Russian Stout con unos respestables 10,4º y la  @@PA (Doble Eye PA), una Imperial India Pale Ale contundente con nada menos que 14º elaborada en colaboración con Mikkeller. Pero no solamente íbamos a tener la oportunidad de degustar cada una de las cuatro cervezas, sino que además íbamos a contar con la presencia de Gabriel de Zombier, el artífice de que lleguen estas cervezas noruegas hasta España. Aparte fue una ocasión propicia para compartir conversación y cervezas con gente del mundillo como Ernesto y David de Yria-Guinea Pigs, Jose Ramón de Bar & Beer, Álvaro del blog de petróleos, y David de Homo Lúpulus entre otros.


Sobre la cervecera....
Esta cervecera noruega forma parte del grupo de microcervecerías que durante los últimos años han visto la luz en el país escandinavo, y de las que poco a poco nos van llegando algunas muestras (como Nøgne o Haandbryggeriet), pudiendo comprobar que en aquellas latitudes también saben hacer buena cerveza. De ahí mi serie de post titulados (Las cervezas que vienen del frío).
Lervig se encuentra afincada en la ciudad de Stavanger, donde anteriormente se encontraba a su vez otra cervecera, la Tou, que fue comprada por la histórica Ringnes fundada en 1876, pero que en el verano de 2003 decidió cambiar de ubicación, abandonando Stavanger para mudarse hacia el este. Las reacciones en la ciudad no se hicieron esperar y pronto surgió la idea de crear otra cervecera local, ya que en palabras de un patriota noruego: "Una verdadera ciudad tiene una catedral, un equipo de fútbol de la primera división y una fábrica de cerveza local". Las primeras cervezas fueron elaboradas por Lervig en el norte de Noruega con la ayuda y conococimientos cerveceros del equipo de la también histórica cervecera Mack de Tromsø, aunque no cosechando unos resultados muy alentadores. Después de algunos años Lervig logró elaborar sus cervezas en sus propia fábrica en Stavanger. El traslado a las nuevas instalaciones se realizó en 2005 y hasta 2007, no se incluyó la línea de embotellado. Pero es a partir de 2010 cuando Mike Murphy (procedente de Pensilvania, y afincado anteriormente en Italia y con una larga experiencia en la elaboración de cerveza) forma parte del equipo, y revoluciona la compañía siendo uno de los principales responsables del prestigio que va adquiriendo esta micro. Lervig es a día de hoy considerada como una fábrica de cerveza local, y su portfolio de productos se compone de cervezas de diferentes estilos yendo desde su Herlige Pilsner, una lager que a juzgar por los comentarios no es especialmente destacable, pasando por otras cervezas mucho más interesantes como sus conocidas Lucky Jack y Rye IPA, o la Konrads Stout por ejemplo, que logran altas puntuaciones en ratebeer.

Sobre las cervezas..

Lo ideal era poder probar al menos una muestra de cada uno de los grifos, y por el orden lógico, comenzando por la Lucky Jack que era la más suave en alcohol, pasando por la Rye IPA y la @@IPA, para terminar por la petrolífera Konrads Stout, y así hice.


Nada más llegar probé la Lucky Jack, una cerveza que llega catalogada como una American Pale Ale con una baja graduación alcohólica, y con un gran éxito siendo exportada a Italia y España. Casi transparente, y de un tono ámbar, tenía una buena presencia con una buena capa de espuma crema, y con buena retención. Fue la más liviana de las cuatro a lo que ayudó no sólo su bajo contenido en alcohol sino también una carbonatación ligera, aunque manteniendo suficiente cuerpo. Aroma suavemente lupulado con un toque de hierba y cítrico y un gusto un tanto british. Más lúpulo en el paladar que en el aroma, pero bien balanceada con algunos toques afrutados, resultando moderadamente amarga y algo astringente. Me pareció buena cerveza, siendo incluso una opción a considerar como cerveza de sesión.

La Rye IPA fue la siguiente en la lista de deberes por hacer. Me encontré a una cerveza con mucho más cuerpo que la anterior, algo que ya de por sí era evidente nada más ver el aspecto que ofrecía servida en copa: Traslúcida, velada, con un color ámbar intenso, y una espuma más densa y cremosa, se presentaba muy atractiva. En nariz, aparecía una interferencia no muy agradable de un olor rancio, quizás porque lleve Columbus entre los lúpulos incluidos en su elaboración? Al margen de eso, podíamos encontrar matices cítricos, con naranja y algo más dulzón hacia fruto tropical como piña, y también algo de pino. En boca resultaba más limpia y agradable, con una buena base de malta dulce, con matices de caramelo y frutos agridulces como naranja y melocotón. Un regusto amargo y prolongado de mayor intensidad que su predecesora, y un final seco.




Para hacer más llevadera la escalada alcohólica contamos con el buen hacer del equipo de El Animal, que siempre acompaña cada cerveza con una tapa donde aúnan calidad y presentación.

La Double Eye PA que incluye los lúpulos Amarillo, Centennial, Chinook, Simcoe y Ahtanum en su elaboración, fue la tercera referencia escandinava, continuando con el recital de lúpulo de la tarde, dejando para el final la torrefacta Konrads. Con nada menos que un 14% de alcohol. De aspecto denso, turbio y cremoso y de color anaranjado, se trata de una cerveza realmente potente, no sólo por su contenido alcohólico, sino por su intenso espectro aromático que incluía matices afrutados como manzana verde, albaricoque y frutos tropicales y matices resinosos. El alcohol inevitablemente aparecía en nariz. En boca se muestra como una cerveza con bastante cuerpo, buena base de malta y de gusto afrutado, con notas resinosas que desembocan en un regusto amargo de la larga duración, y con una sensación de ardor y de astringencia por el alcohol. La mejor de las tres para mi gusto, aunque para tomar con moderación.

La Konrads, una Russian Imperial Stout que supera los 10 grados de alcohol se trata de una cerveza de color negro y aspecto similar al del aceite de motor, totalmente petrolifera. En nariz se revela como muy intensa, con abundantes matices torrefactos, que recuerdan a los caramelos de café, sobre un fondo de regaliz que asoma acompañado de un punto alicorado. En boca, resulta suave y a la par densa, con mucho cuerpo, y una carbonatación ligera. El gusto se ve dominado por malta torrefacta, el café y al final el regaliz, muy evidente, que ayuda a prolongar la sensación en el regusto de carácter amargo, y con un punto combinado entre dulzor y licor que deja un ligero ardor al fondo de la garganta. Una Imperial Stout bien hecha y algo diferente. 


Pero las Lervig no fueron las únicas cervezas que se pudo tomar obviamente. La carta en botella de El Animal tiene unas cuantas referencias muy valorables de diferentes marcas como De Struise o Mikkeller, por ejemplo, con algunas sorpresas además que esconden fuera de carta, donde sin ir más lejos, ayer, con motivo del próximo aniversario de Zombier, podíamos tener disponibles algunas botellas de la elaborada por Naparbier para la efeméride, la Zombreaker una Imperial IPA brutal con una etiqueta impactante, que tuve ocasión de probar, pero de la que no quiero adelantar nada, por la gente que acudirá a la fiesta del aniversario que habrá en el Drunk Monk de Mataró donde será posible encontrarla.

6 comentarios:

  1. Qué envidia más grande las Lervig y también la Zombreaker. La verdad que en Madrid os estais poniendo las pilas pero bien y al plan que vais va a ser más que necesaria una buena visita ;).

    En cuanto a las cervezas, espero poder probarlas todas ellas en botella y las que se puedan también en barril en el evento del Drunk de finales de mes. He leído maravillas sobre la Konrads, y de la Zombreaker me has dejado con mucha curiosidad... jejeje!

    Saludos, suertudo!! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que estamos evolucionando. Da gusto ver cómo ha mejorado el panorama, y aquella zona se está convirtiendo en el barrio cervecero por excelencia de Madrid. Al evento del Drunk no podré acudir. Ya me gustaría, pero al menos la Zombreaker la probamos. Yo diría que no te va a defraudar. Ya me contarás, jejeje. Ah! y la Konrads tampoco está nada mal. Junto a la @@PA en colaboración con Mikkeller las mejores de Lervig. Salu2!

      Eliminar
  2. VAYA REUNIÓN JAB, SOLO FALTABA QUE JUPITER PASARA POR LA CASA DE SATURNO Y TAL Y TAL.... JAJJAJAJA. EL ANIMAL CREO QUE VA A SER LA REFERENCIA OBLIGADA EN MADRID EN MUUUUUUUUCHO TIEMPO. TIBOR ES UN CRACK. TENGO LAS LERVIG EN BARBECHO, LAS IRÉ PROBANDO EN EL ORDEN QUE HAS PUESTO, SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que El Animal es algo diferente. No hay nada del estilo. Lo único El Irreale, pero Tibor tiene buena cocina, y siempre hay un buen pincho acompañando y eso hace ganar enteros al local. En cuanto a las Lervig, las que más destacaron fueron la Konrad, pero sobre todo la colaboración Mikkeler. La APA estaba aceptable, y la IPA, no está mal, pero el aroma era un poco extraño. Tal y como comento en la entrada, no sé si es porque usan Columbus, que suele dejar un olor raro y no muy agradable. Salu2!

      Eliminar
  3. Ayer precisamente hice una cata de las tres Lervig, y aparte también cayó la Mikkeller Green Easter... Sobre las Lervig he de decir que están escepcionales. La APA muy fresca y ligeramente lupulizada con ciertos toques cítricos, veo que coincidimos en la cata. La IPA le faltaba el aroma a lúpulo que tenía la primera (la APA), pero en el sabor no tenía nada que envidiarle, pudiera tener lúpulo Columbus, pero tampoco descarto Nugget. En cuanto a la DIPA (colaboración con Mikkeller, lo que más me asombró es lo bien equilibrada que está a pesar de tener 14º, para mi todo un cervezón...
    Por otro lado yo también me llevé dos Zombreaker, una para mi y otra que tiene destino Noruega...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La APA me pareció más que aceptable. La IPA me gustó más en boca que en nariz, y sin duda de las tres lupuladas la colaboración con Mikkeller para mi fue la más destacada. Mucha fuerza, pero con su 14 grados bien sujetados, como bien dices bastante equilibrada. En cuanto a las Zombreaker, ya contarás, pero puedo adelantar que no defraudaron. Salu2!

      Eliminar