lunes, 4 de marzo de 2013

Presentación de Grimbergen, el Ave Fénix aterriza en Madrid



En más de una ocasión he confesado mi debilidad por las cervezas de abadía, probablemente mi estilo de cerveza favorito junto con las refrescantes saison. Esta historia de amor comenzó muchos años atrás, gracias a la que entonces era una de las primeras cervezas del estilo en llegar a España, Grimbergen, con su inconfundible Ave Fénix presente en la etiqueta. Si durante todos estos años he desarrollado mi pasión por la cerveza, es en parte gracias a que en la década de los 90 alguien apostó por importar este tipo de cervezas. Precisamente el pasado 27 de Febrero tuve la oportunidad de asistir a la presentación de la nueva imagen y gama de productos de Grimbergen, a la que fui invitado, y que tuvo lugar en el incomparable marco de la Real Fábrica de Tapices de Madrid, todo un edificio emblemático, cuyos muros cargados de historia proporcionaban el ambiente perfecto para el desarrollo del evento que tuvo lugar allí.

El objeto del evento fue la presentación oficial en público de la nueva imagen de las cervezas de abadía Grimbergen que son distribuidas en España a través del grupo Mahou-San Miguel, gracias al acuerdo con el grupo internacional Carlsberg, al que pertenece Grimbergen.
El cambio producido se traduce en una imagen más acorde con los nuevos tiempos que corren, queriendo transmitir la comunión entre lo contemporáneo y la autenticidad de la tradición unida a la elaboración de la cerveza casi milenaria de Grimbergen. Las cervezas de Grimbergen comenzaremos a verlas en los sectores de hostelería y alimentación, envasadas con un nuevo formato. La nueva botella continúa manteniendo la misma capacidad, 33 cl., pero la forma pasa a ser más estilizada, ofreciendo una imagen  más elegante. Además, gracias a las posibilidades que ofrece el nuevo envase, se aprovecha el cuello de la botella, que en el antiguo formato se encontraba desnudo, para incorporar una vitola en la que aparece información específica acerca del producto, queriendo al mismo tiempo otorgar un mayor protagonismo al Ave Fénix, símbolo de la abadía y de la propia marca.
Aparte de la nueva imagen, se presentó el que será el nuevo portafolio de Grimbergen en España, compuesto por 3 cervezas: la Blonde, la Double y la que es novedad, la Blanche, una cerveza de trigo de estilo belga.

El evento...


Para la ocasión se realizó una pequeña recreación de una abadía medieval, simulando unos muros de piedra con un portón de madera, encajado en un arco apuntado. En un momento dado los muros se replegaron hacia atrás dejando al descubierto el símbolo de la abadía y la marca, el Ave Fénix, animal mitológico del mundo antiguo que renacía una y otra vez de sus cenizas. Los huecos descubiertos con el artificio de los falsos muros daban paso a una estancia más amplia donde había unos bancos dispuestos en filas paralelas separados por un pasillo central y al frente un atril situado sobre una plataforma en alto, como si estuviésemos en una pequeña iglesia.


Como maestro de ceremonias para la ocasión se contó con la colaboración del comunicador y locutor de televisión Jota Abril que fue el encargado de las presentaciones durante la velada. Tras una breve bienvenida dio paso a Carlos Lafuente, director de Marketing de la Gama Internacional del grupo Mahou San Miguel, quien en su intervención manifestó que el grupo es sensible al creciente interés y afán por conocer del consumidor actual dentro del mundo de la cerveza, tratando de dar respuesta a través de una selección de cervezas, como en el caso de Grimbergen, que con su cambio de imagen, quiere plasmar el carácter e intensidad del sabor de sus productos, con el objetivo de crear una imagen de marca claramente identificable de cara al consumidor.

Tras este preámbulo, se proyectó un video promocional de la marca que hacía especial hincapié en la imagen y leyenda del Fénix, símbolo de la abadía, ya que la historia de la abadía desde su nacimiento, en el siglo XII, ha sido bastante accidentada, repleta de incendios y en medio de contiendas bélicas que azotaron la región donde se encontraba construida, pero siempre renaciendo de nuevo, del mismo modo que el ave mitológica.
A continuación Jota Abril presentó al Padre Karel y el Abad Erik, monjes de la abadía de Grimbergen que desearon estar presentes en el evento para hablar acerca de la historia de las cervezas así como sus bondades, características y curiosidades.

Finalmente tras la presentación los invitados pasamos a un tercer ambiente tras el escenario, donde había montada una amplia de barra de madera, con un par de grifos, y una serie de mesas de pie repartidas por toda la estancia. A continuación fueron pasando copas de las 3 variedades que conforman el actual portafolio de Grimbergen en España, comenzando por la Blonde, siguiendo por la Double y finalizando con la novedad presentada en primicia, la Blanche, que comento más adelante en este mismo post.

El abad Erik fue comentando cada una de las cervezas atendiendo a su historia y características organolépticas y también al posible maridaje aconsejado para cada una de ellas. Entre las curiosidades y anécdotas que mencionó cabe destacar el origen del término "double", que muchos aficionados conocen, pero que seguramente no saben el por qué de esa denominación. 

Realmente no se debe ni a la graduación alcohólica, ni a que lleve doble cantidad de malta, ni al número de fermentaciones que experimenta la cerveza, sino a la calidad de las materias primas. Cuando se comenzaron a elaborar las cervezas de este tipo, los religiosos disfrutaban de una exención de tasas gubernamentales frente a las cerveceras seglares, motivo por el que usaban mejores ingredientes que sus competidores, por lo que el público las consideraba el "doble" de buenas. Y de ahí que comenzaran a ser conocidas como cervezas "dobles".

De forma paralela a la sesión de cata se sirvió un cattering soberbio de acompañamiento a las cervezas, donde destacaron unos "caramelos" de lomo y queso, y unos sandwiches trufados, entre otras delicatessen, y que continuó durante una hora más, durante la cual tuve oportunidad para poder hablar con Víctor García de Brandigital, y Héctor Sánchez-Seco Product Manager de Mahou (gracias a los cuales los blogs y otros medios en la red tuvimos oportunidad de asistir), y con uno de los monjes, el padre Karel, que de forma muy amable nos atendió, disculpándose en un comienzo por no hablar español. Sin embargo en inglés, la comunicación resultó fluida, y pudimos conocer mucho más acerca de la abadía y sus cervezas de primera mano y bajo su punto de vista. Un gran placer hablar con él en persona. Toda una experiencia.

Para finalizar se obsequió a los presentes con un estuche promocional de madera muy llamativo, que contenía una botella de muestra de cada una de las variedades del portafolio de Grimbergen. Un bonito detalle para rematar una velada redonda.

Sobre la abadía...



La abadía de Grimbergen acumula casi 900 años de historia. Fue fundada en 1128 por San Norberto en la localidad flamenca de Grimbergen de donde toma el nombre, situada en el Brabante Flamenco a 20 kms de Bruselas, para dar cobijo a los peregrinos. En un comienzo la cerveza que fabricaba la abadía estaba destinada para ofrecérsela precisamente a los peregrinos que buscaban refugio en su templo. Se elaboraban tres tipos de cerveza en un comienzo: una para consumir a diario, otra de mejor calidad destinada a los invitados y necesitados, y, finalmente, la reservada para la Pascua y demás fiestas religiosas. 
La vida de la abadía se vio sacudida a lo largo de su historia por una serie de acontecimientos trágicos y devastadores, entre los que han proliferado los incendios. El primero de ellos tuvo lugar en 1142, y a pesar de ello pudo superarlo y ser reconstruida. Pero no fue el único. En 1566 sufrió su segundo incendio. Fue reconstruida por segunda vez en 1629, ocasión que se aprovechó para adoptar el símbolo del Fénix, por razones obvias, ya que la abadía había podido resurgir de sus propias cenizas literalmente una vez más. De ahí también el lema que eligió la abadía que en latín reza "Ardet nec consumitur" y que quiere decir "quemada pero no destruida". 
La Revolución Francesa supuso un acontecimiento histórico de trágicas consecuencias para las comunidades monásticas del norte de Francia, y áreas limítrofes, lo que provocó la huida de muchos religiosos buscando asilo en otros países, abandonando los monasterios. En el caso del de Grimbergen, a causa de la persecución a la que se vio sometida el clero durante aquella época, volvió a padecer un incendio más en 1798, pero al igual que sucedió en las ocasiones anteriores se volvió a restaurar en 1845. La nueva comunidad monástica que ocupó el monasterio concedió a la cervecera Janssens and Peeters la licencia para producir una serie de cervezas. La cervecera Alken-Maes fundada por Egied Maes en Waarloos en 1880, y que actualmente pertenece al grupo Carlsberg, es quien las elabora hoy en día.


Sobre las cervezas...


La primera en ser degustada durante el evento fue la Blonde: Una cerveza de malta pálida, color dorado, que destacaba en nariz por un aroma a malta y una suavidad de levadura, acompañada por el característico olor afrutado, donde destacaban notas a manzana dulce y peras. Es de gusto ligeramente dulce pero sin resultar nada pesada, despliega algunos matices lupulados igualmente, teniendo un final ligeramente amargo y seco. Una cerveza de abadía muy agradable y fácil de tomar, y a pesar de sus 6.7º, un tanto suave dentro del estilo, por lo que es ideal para aquellas personas que no hayan mantenido contacto alguno con este género de cervezas y que quieran iniciarse hacia sabores más intensos, profundos y complejos. Un maridaje típico para este tipo de cervezas suelen ser los pescados, en especial sin van acompañados de salsas tipo crema.
La segunda cerveza de la sesión fue la Double: Una cerveza de color oscuro, un tono marrón caramelo, fruto de la malta tostada, 6,5º y un aroma claramente a malta tostada, bollo horneado, y azúcar candi. En boca las sensaciones aromáticas se traducen en una cerveza de mayor cuerpo, con un gusto un tanto caramelizado, donde predomina el azúcar, la fruta oscura, y un ligero matiz a café, dejando un regusto seco. Una cerveza especialmente pensada para acompañar platos densos y condimentados con carne como los estofados por ejemplo.
La tercera cerveza fue la sorpresa y novedad de la noche, la Blanche: Se trata de una cerveza de trigo de estilo belga, o cerveza blanca, de ahí el nombre, con 6º de alcohol, algo más de lo habitual en este género de cervezas, siendo además la primera que elabora el sello Grimbergen de este estilo. De un color amarillo pálido y con notable turbidez, es una cerveza de potente aroma, con una gran frescura en nariz, donde destacan los intensos matices a cilantro, cítricos, como limón y cáscara de naranja y más sutiles de clavo. En boca, tremendamente refrescante, fácil de beber, y sorprendentemente cítrica y especiada, es una cerveza especialmente indicada para el verano. Un maridaje que puede ir bien con este tipo de cervezas son arroces, o los típicos mejillones al vapor de la cocina belga.

De las tres variedades presentadas, me inclino personalmente por la Blanche, una witbier realmente bien hecha, superior a otras blanche de diferentes marcas. Es justo felicitar al fabricante porque ha conseguido una cerveza que despliega unos aromas muy intensos y frescos, donde el cilantro es simplemente espectacular. En boca tampoco defrauda. Me sorprendió muy gratamente y sin duda y casi por unanimidad, fue la elegida por los presentes. Las otras dos, mantuvieron las expectativas, y se mantuvieron en el nivel que siempre habían ofrecido históricamente, para quienes las conocíamos bien de tiempo atrás. Sin embargo reconozco haberme llevado una pequeña decepción al constatar que las dos referencias que más me gustaban de Grimbergen no van a llegar a España por el momento. La primera de ellas: La Cuvée L'Ermitage, una cerveza de invierno con 7.5º de alcohol y repleta de matices maltosos y afrutados. Lamentablemente se dejó de fabricar recientemente, según palabras del padre Karel, aunque al parecer se sigue fabricando otra ale de invierno que la sustituye, aunque sólo distribuida en Bélgica y alrededores. La segunda, la Optimo Bruno, la más alcohólica con sus 10º  de todas ellas, pero la más compleja y deliciosa al mismo tiempo, por el momento va a dejar de ser importada a España. Personalmente creo que se debería haber mantenido esta cerveza dentro de la gama disponible en España, porque para los muy cerveceros, era sin duda la preferida. Puede ser el complemento perfecto al portafolio actual ofreciendo al consumidor dos cervezas de maltas pálidas, y dos de maltas oscuras, abarcando un abanico de matices mucho más amplio y llegando a un mayor sector del público.

Las fotografías del evento son cortesía de Fernando Delgado.

12 comentarios:

  1. Yo también entré en este mundo de la mano de una Grimbergen Doble, por eso todavía tiene algo especial para mí.

    Pero lamento que hayan cambiado la forma de las botellas (me gustaba la rechoncha belga), y sobre todo es una verdadera lástima que espero se subsane, que no tengamos ya la Optimo Bruno, siempre fue la mejor de su catálogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto el logo antiguo con la vidriera como la forma de las botellas tenían un aire vintage y medieval que le otorgaban un atractivo para románticos y nostálgicos en especial. La Optimo Bruno también era mi favorita junto con la Cuvée L'Ermitage. La Optimo Bruno se sigue fabricando pero dejan de traerla a España. Intuyo que no es una decisión definitiva y creo que es probable que vuelvan a traerla, con la nueva imagen y etiquetado. Salu2!

      Eliminar
  2. No te voy a negar que un punto de envidia si que me diste cuando vi que os habían invitado... Qué leches, una envidia enorme!! Jeje! Aún así, evidentemente no hubiera podido ir... ;). Felicidades por la oportunidad brindada y a ver si vemos pronto esas botellas, especialmente la blanche, por el mercado.

    Saludos!

    P.D. Suscribo lo dicho por Álvaro en cuanto a la antigua botella rechoncha. Pero la Optimo Bruno se sigue haciendo, no? O hasta hace nada la he visto por algunos sitios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así compensamos Pau, jejeje. Que dentro de unos días estarás en el BBF, y yo no voy a poder acudir, aunque estaré muy atento. El evento estuvo muy bien planteado y se tomó muy en cuenta nuestra presencia y opinión. Muy de agradecer.
      Respecto a las cervezas, la Blanche, está francamente bien hecha y es más que recomendable. Creo que han acertado de lleno con esta nueva referencia. La Optimo Bruno, como le comentaba a Álvaro la siguen fabricando en origen, pero deja de llegar a España, al menos por un tiempo, aunque confío en que regresará no tardando demasiado. Salu2 amigo!

      Eliminar
  3. Si finalmente dejan de traer la Optimo Bruno, habrá que hacer acopio de ella antes de que se agoten... Por si acaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sería mala idea. Yo pude conseguir, por ejemplo, en Carrefour un par de ellas. Aún quedan, pero no sé por cuánto tiempo. Un saludo.

      Eliminar
    2. Esta semana en carrefour ya estaban las nuevas botellas. Aún quedaba alguna de las antiguas, pero ni rastro de las Optimo Bruno...

      Eliminar
    3. Yo pude hacerme con unas pocas botellas de Optimo Bruno hará 3 semanas, pero efectivamente la última vez que fui a una gran superficie ya no las encontré. Y cada vez será más difícil, me imagino... Salu2!

      Eliminar
  4. Tengo una duda que ronda mi cabeza. ¿Cual sería el vaso apropiado para la Grimbergen Blanche? ¿El de caliz por tratarse de una cerveza de Abadía? ¿O el vaso tipo Hoegaarden por tratarse de una witbier?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Hoegaarden sería el más adecuado, por tratarse precisamente de una witbier/blanche. Ese es su estilo aunque esté producida dentro de la gama de Grimbergen. Las cervezas de abadía como estilo se suelen dividir en tres grandes categorías: dobles, triples y cuádruples y no van en relación con el número de fermentaciones, sino con el tipo de malta, grado de alcohol y complejidad de las mismas. Un saludo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la respuesta Jab!

      Eliminar
  5. Espero que los Sres. de Grimbergen rectifiquen y vuelvan a importar la Óptimo Bruno, para mi, LA CERVEZA.

    ResponderEliminar