martes, 2 de abril de 2013

Cucapá, no sólo se bebe Corona en México



Hoy me he decidido por dedicar el post a una microcervecera latina, la primera de la que hablaré en la historia del blog, y es que en países como Argentina, Chile, Colombia, Brasil o México, por poner algunos ejemplos,  está creciendo el interés por la cerveza artesana, lo que se traduce en la aparición de numerosas microcerveceras que están elaborando cervezas verdaderamente interesantes al margen de las macros industriales y que por el momento por las dificultades obvias en la distribución no están siendo demasiado conocidas en la Península Ibérica, aunque sí que están recibiendo una buena acogida en el sector.

La elegida para abrir brecha ha sido la cervecera mexicana CucapáEl nombre de Cucapá en realidad es el de una tribu nativa del estado de Baja California, que es donde se encuentra enclavada la microcervecera. Los Cucapá fueron los primeros habitantes de los que se tiene constancia en la región, y profesaban un auténtico fervor por la naturaleza y en especial por el agua, lo que les condujo a elegir el delta del Río Colorado en medio del desierto de Mexicali, como lugar para vivir. La pasión por la naturaleza, dándole al agua un valor especial, y el carácter pionero también son las señas de identidad de la micro mexicana que hereda el nombre de la ancestral tribu.

Los orígenes de la cerveza Cucapá proviene de la Cervecería de Baja California, una modesta cervecera que en 2002 abrió sus puertas Tras tres años de funcionamiento la dirección de la empresa decidió abrir un “brewpub” en la ciudad de Mexicali, es decir un bar/cervecería donde se elaboraba la cerveza que se consume en el local, un modelo muy presente en los vecinos Estados Unidos. La idea rebosaba sencillez: un ambiente agradable, donde disfrutar cerveza fresca y de primera calidad.
La dirección de la compañía no tardó tiempo en observar que existía una necesidad creciente en el mercado de ofrecer una cerveza artesanal y de mayor calidad, para un público más exigente, dentro de un mercado que estaba dominado por completo por las cervezas macro-industriales. Llegó el momento bautismal de elegir un nuevo nombre a la marca de cerveza, y se optó por el de Cucapá por los motivos anteriormente comentados.

En 2006 ante la creciente demanda de los clientes, se decidió que era momento de planificar la construcción de la que sería la nueva planta de producción y embotellado para las cervezas Cucapá. Para finales de 2007 el rumbo de la cervecera cambió de dirección, pasando de ser un brewpub a una planta de producción de cara a elaborar cerveza embotellada principalmente, con lo que se optó por cerrar los dos bares que en el aquel momento mantenían abiertos 




Cucapá, se distingue, en palabras de la propia firma, por ser una cerveza artesanal de primera clase. Dicha aseveración podría ser calificada de presuntuosa de no ser porque sus cervezas acumulan una serie de calificaciones emitidas por institutos independientes que así también lo aseguran. Actualmente Cucapá es la primera y única microcervecera mexicana , de la que varias de sus cervezas han recibido una puntuación por encima 90 puntos por el Beverage Tasting Institute. Sin embargo en ratebeer no gozan de tan buena aceptación,  aunque algo mejor es en beeradvocate. Como ya sabemos los que estamos acostumbrados a consultar estos websites de críticas, hay que tomarlas con bastantes reservas, ya que hay numerosos casos de cervezas que merecen la pena, y sin embargo no gozan de buenas puntuaciones. Los motivos por lo que esto es así, darían para llenar varias entradas.
Los estilos de cerveza que trabajan ocupan un amplio espectro dentro de la gama de estilos cerveceros, utilizando en su elaboración ingredientes autóctonos californianos que definen mejor su carácter. 
Algunos de los nombres de las cervezas elegidos hacen referencia a fenómeno migratorio que tiene lugar desde hace décadas donde numerosos mexicanos cruzan la frontera al norte en busca de mejor vida.
En cuanto a la imagen de marca como se puede observar en la fotografía incluida en el post,  existen algunas similitudes por el tipo de letra y etiqueta con la escocesa Brewdog.
Entre sus referencias podemos encontrar: 
La Clásica una blond ale, suave y fácil de beber con menos de 5º. 
La Obscura, una brown ale con matices tostados y nueces y de final seco. 
La Honey, una amber ale que como su propio nombre indica, contiene matices dulces de miel que complementan a la malta y al lúpulo. 
La Lowrider, una ale muy seca y especiada que está elaborada a partir de malta de tres cereales, incluyendo trigo y centeno.
La Migra, una imperial stout que incorpora cuatro tipos de malta diferentes, mucho lúpulo e ingredientes autóctonos como el piloncillo de Sonora, que viene a ser una melaza sólida de azúcar utilizada como base para dulces típicos.
La Green Card, una barley wine con 10º de alcohol, enorme cuerpo, sensación viscosa y sabor a fruta oscura.
La Tequila, una ale muy especial que es el resultado de envejecer la Green Card, en barrica de tequila como podréis imaginar,. Nada menos que 10º de alcohol y numerosos matices de madera, vainilla, tequila y malta.
La Runaway, una IPA con más de 7º de alcohol, donde tienen una enorme presencia los lúpulo de perfil más cítrico, proporcionando matices de mandarina, lima, limón y toronja.

En mi caso particular mi único contacto con la marca se reduce a su referencia más conocida, la Cucapá Chupacabras, que toma el nombre del célebre monstruo protagonista de cientos de terroríficas y fantásticas historias, y que es tan popular en la cultura mexicana. La cerveza podría encuadrarse dentro del género de la American Pale Ale, y aunque no llegue a cotas elevadas como otras cervezas del estilo, sorprende la existencia de detalles loables en su aroma y sabor que despertaron mi interés por la marca. Destacan en ella los matices maltosos tostados y dulces cercanos al caramelo y biscuit, sobre todo en boca, más que en nariz, donde comparte protagonismo con los lúpulos algo frutales y cítricos en aroma, y más resinosos en el paladar, donde dejan un regusto amargo considerable, quizás por encima de lo deseable para una cerveza de esta graduación, aunque sin provocar un desequilibrio que desagrade, por lo que la "bebilidad" de la cerveza queda garantizada. Una APA en cualquier caso que merece la pena probar, como toma de contacto con lo nuevo que está apareciendo en el mercado mexicano.

4 comentarios:

  1. Gracias por el artículo. ¡Una más para probar! Les acabo de pasar un tweet a ver si distribuyen algo por aquí arriba en Seattle. A ver si hay suerte.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué. Gracias a ti por leerlo :) Lo cierto es que resulta muy agradable comprobar que en muchos países se están haciendo cervezas más que aceptables. En América Latina hay varios ejemplos en diferentes países. Elegí Cucapá por ser una de las cervezas recientemente probadas. Sin ser la mejor cerveza del mundo está bien, y merece la pena probarla. Otra cervecera mexicana que merece la pena es Minerva, de la que probé su Stout Imperial y su ITA (Imperial Tequila Ale), muy muy interesante. A ver si hay suerte y llegan hasta Seattle. Allí supongo que a priori resultará más fácil por la "proximidad geográfica", que entrecomillo porque estamos hablando de varios miles de kilómetros por la costa pacífica.Salu2!

      Eliminar
  2. Anda Juan! ¿¿De donde te has sacado esto?? Qué envidia! No he podido probar nada "artesano" de México y la verdad es que ya va siendo hora porque aunque no están al nivel de Argentina o Brasil, hay bastante movimiento de micros. Esperemos que vayan llegando más cosas del otro lado, no solo de USA...

    Saludos!

    P.D. No se si la botella habrá pasado a mejor vida porque puedes imaginar la sensación que me ha causado el envoltorio etiquetil... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto lo trajo David un día a la tienda, y a su vez se lo había traido de México una amistad. Este tipo de cervezas como no las consigas así es difícil. En otros países como Argentina y Brasil sé que está teniendo cada vez más auge la cerveza artesana o de micros. Habrá que intentar ir trayendo alguna cosita, cuando algún distribuidor se decida, o surja uno nuevo y se especialice en productos americanos, ahí lo dejo caer ;). En cuanto a la botella, habría que preguntar a David, pero creo recordar que efectivamente sí, pasó a mejor vida con "traje" incluido ;), pero no te lo podría asegurar.
      Salu2!

      Eliminar