martes, 14 de mayo de 2013

Beer Here, algo huele a podrido en Dinamarca?


Parafraseando la célebre cita del personaje de Marcelo en la "shakespeariana" obra de Hamlet, he decidido titular el post de hoy. Y no es precisamente porque piense que efectivamente algo anda mal en el reino vikingo, sino más bien todo lo contrario, al menos en el terreno cervecero, de ahí, que el título no pretenda ser más que una pregunta retórica donde la obvia respuesta es no. 
Múltiples y manifiestas pruebas de ello hemos tenido durante los últimos años, cuando arrastrados por la creciente fiebre cervecera, que se está desarrollando en nuestro país, han comenzado a llegar con regularidad muestras del buen hacer de diferentes micros cerveceras danesas, que en poco tiempo han alcanzado un status de prestigio más propio de otras marcas más veteranas, de tal modo que han colocado a Dinamarca como uno de los países a mantener como referencia en el panorama cervecero actual, gracias a la diversidad y calidad de las cervezas fabricadas en aquel país. Entre las más prestigiosas y populares cerveceras que hemos podido conocer se encuentran MikkellerEvil Twin, To Øl, Nørrebro, Hornbeer, Ølfabrikken, y Beer Here, a la que dedico la entrada de hoy.


En realidad podría haber dedicado una entrada a cada una de ellas (con Mikkeller ya lo hice), y a buen seguro le toque el turno a cada una de ellas en un futuro, pero si he elegido BeerHere es porque probablemente es por la que siento una especial debilidad, que al margen de sentimentalismos, se debe a la gran calidad que atesoran todas sus cervezas (al menos las que he tenido oportunidad de probar). Hoy en día son muy pocas las cerveceras de las que pueda decir que todas sus referencias alcanzan un nivel sobresaliente (en todas las familias hay una "oveja negra"), independientemente del estilo de cada cerveza. BeerHere lo consigue y con creces.


Y a quién debemos estas maravillosas cervezas? Pues como es natural, al creador de la compañía, Christian Skovdal Andersen, que anteriormente había sido el alma mater y cofundador de  otra micro prestigiosa en Dinamarca, la mencionada Ølfabrikken, que abandonó definitivamente para comenzar su proyecto en solitario con BeerHere. Con un pasado como socio de una compañía de TI (qué tiene la Informática, que muchos de sus profesionales huyen hacia el sector cervecero?) y más de 12 años de experiencia en materia de elaboración de cerveza, se enganchó a la cerveza tras una cena con un amigo en la que apuraron una botella de nada menos que 3 litros de una IPA fabricada por una micro danesa recién nacida, y que fascinó a Christian.
La cervecera fue creada en el año 2008, y tiene su sede en Copenhague. El nombre de la compañía nació como expresión del deseo de crear un brewpub con su sala de grifos, pero finalmente se quedó sólo en una fábrica. El lema de la compañía es "don't waste your thirst" (no malgastes tu sed),  y de su fábrica no paran de salir  referencias muy potentes, sabrosas, emocionantes, de diferentes estilos, incluyendo materias primas nada habituales y apartándose de las directrices conocidas de los procedimientos de elaboración clásicos para cada uno de los estilos trabajados. Una de las principales obsesiones de Christian es la elaboración de cervezas de sesión, y con bajo contenido alcohólico. Entre los personajes de referencia que merecen su admiración dentro del mundo cervecero se encuentran Briant Hunt de Moonlight Brewing y Peter Klemensen, un  fabricante artesano danés recién retirado. Y una de sus cervezas paradigma desde el punto de vista de productor es la Aecht Schlenkerla Rauchbier.
Cada referencia, generalmente disponible al mismo tiempo en barril y en botella, se produce en pequeños lotes, lo que permite a Christian dar rienda  suelta a su talento y creatividad, pudiendo experimentar constantemente, lo que permite mantener la ilusión y la pasión por su trabajo. En 2011 por ejemplo sólo elaboró 800 HL.
Una vez que la receta se encuentra perfeccionada y bien pulida, los lotes son elaborados haciendo uso de las instalaciones de alguno de los grande amigos que mantienen Christian en el mundo cervecero dentro y fuera de Dinamarca, como por ejemplo, Brewdog, Herslev Bryghus, Nøgne Ø y De Proefbrouwerij , entre otros.
Pero Christian no sólo es el responsable de la naturaleza de estas cervezas por dentro, sino también de la imagen que proyectan hacia fuera, ya que también es el artífice de las llamativas, originales y coloristas etiquetas que adornan cada una de las botellas que salen de BeerHere hacia el mercado.
Al margen de BeerHere, también mantiene un proyecto muy especial en África (donde llegó a estar viviendo un tiempo) llamado Bierwerk, centrado en la producción de cerveza con ingredientes obtenidos del propio continente africano

Entre sus referencias más destacadas tenemos:

White Cat:
Una cerveza elaborada con malta de trigo, que podría por algún momento acercarse a una witbier belga, pero que sin embargo también muestra diferencias con ella, al presentar un amargor adicional y un cuerpo que no suele encontrarse en las cervezas de trigo belgas. Igualmente velada, y de un tono amarillo pajizo, con su corona algo esponjosa de espuma blanca, pretende confundirnos en un momento, pero el aroma comienza a delatar las diferencias, al percibirse un toque afrutado como melocotón, aparte de los cítricos y otra serie de matices más florales sobre un manto de pan, que ya nos deja claro que estamos ante una elaboración un tanto inusual. En el paladar gana terreno la malta, con un cuerpo más denso de lo esperado que da la sensación como si estuviésemos probando la masa del pan. Finalmente el lúpulo incrementa su presencia para dejar un regusto seco que incorpora un grado de amargor moderado pero por encima del habitual en las cervezas de trigo. Original y muy bebible.


Lupulus: Una American Pale Ale fantástica, con un bajo contenido alcohólico (tan sólo 4,7º), tal y como es del gusto de Christian, el productor. Su nombre y etiqueta representan un claro homenaje al célebre cuento infantil de caperucita, estableciendo un juego de palabras con la palabra latina lupulus, que a su vez hace de nexo con el lúpulo, ingrediente estrella de esta cerveza, que proporciona una cascada de notas florales como lavanda, y a frutos como uva blanca y cítricos, sobre un fondo de matices maltosos, que aportan el contrapunto habitual, pero en este caso perfectamente medido, de aromas a caramelo y galleta. El paladar se muestra muy equilibrado, entre las notas más dulces, y las amargas, todas ellas muy moderadas, que se transforman en un final seco, y moderadamente amargo donde vuelven a aflorar resinas.




HopFix: Una IPA con malta de centeno y 6,5º de alcohol, con un cuerpo medio, una base de malta bien estructurada, acompañada de un despliegue de matices a caramelo y galleta, combinados con algunas notas más sutiles de frutos secos, y otras resinosas algo más intensas que llevan hacia un final amargo y prolongado. El centeno trabaja formidablemente para proporcionar precisamente esos matices a frutos secos, e incrementar la sensación de amargor en el regusto, aportando igualmente un grado de sequedad.



Jule IPA:
Su color ámbar intenso y oscuro y su densa y amplia corona de espuma blanca, hacen de carta de presentación de una cerveza que sorprende que esté pensado para época navideña, ya que este estilo no suele ser el habitual de este tipo de cervezas de invierno. En el aroma, queda claro que nos encontramos ante un buen despliegue aromático de lúpulos de diferentes tipos, con matices a frutas exóticas y dulzonas mezcladas con levadura, algo de cítricos, como naranja, flores y algo más tenues a pino y resina. Su paladar es afrutado, como a melocotón, uva y cítricos, con un punto moderadamente acaramelado en la base, y más amargo hacia el final, aunque manteniendo ese gusto frutal. Algo diferente pero muy bebible y de buena factura. Sus 7º de alcohol forman parte del conjunto sin distorsionar ni molestar lo más mínimo.



Hoptilicus: Una potente y sabrosa ale de marcado estilo norteamericano, que podríamos catalogar quizás como una doble ipa, con un cuerpo medio-alto, una graduación alcohólica a destacar por sus 9º, y un aroma claramente lupulado, con presencia de notas herbáceas, corteza de árbol, pino y otras coníferas, con un fondo maltoso, que apenas aparece, pero que en boca se revela con mucha mayor intensidad logrando una cerveza de un gusto sorprendentemente equilibrado y un regusto amargo y especiado.

SOD: Con una inquietante etiqueta, y bautizada como una porter de estilo escandinavo, esta cerveza de tono oscuro, espuma beige y con 7,5º de alcohol, ofrece una nueva dimensión dentro del estilo. Su aroma rico en matices a grano tostado, café, chocolate, algo de humo y flores, se traduce en boca, en un gusto perfectamente equilibrado, con una entrada ligeramente dulce, donde la malta tostada se reconvierte en notas de caramelo y azúcar quemada, que acompañan a la textura increíblemente sedosa, para ir transformándose en un final más astringente, y amargo con alguna reminiscencia de especias.

Dark Hops: Haciendo un juego de palabras y una clara referencia a la película Man in Black, nos encontramos ante una ipa porter de 8,5º de alcohol y unos 80 ibus nada desdeñables, que dan muestra de la potencia en lúpulo que acumula en si interior, encontrándose posiblemente entre las mejores cervezas dentro de este particular estilo, cada vez más trabajado. En ella destaca la confluencia de matices torrefactos, a malta profundamente tostada, y algunos más suaves de chocolate negro, con los proporcionados por la mezcla de los lúpulos utilizados que dejan tras de sí rastros a pino, y cítricos principalmente en aroma, y algo más tenues en el sabor, pero magistralmente engarzados sobre un cuerpo medianamente robusto.




Kremlin Krude: Negra como el petróleo como su nombre indica, ya proporciona suficientes pistas sobre el carácter.de esta Imperial Russian Stout, de textura oleosa, suave entrada y bien cargada de matices torrefactos, cafetosos y sutilmente afrutados,  El lúpulo ofrece una modesta presencia en aroma y paladar, contribuyendo a aunar esfuerzos con el tostado y al alcohol para lograr un nivel de amargor moderadamente intenso, tras un inicio moderadamente dulce, con suaves atisbos de chocolate y fruta asada. Una gran cerveza dentro del género sin duda.

6 comentarios:

  1. Boston Celtsmayo 15, 2013

    Totalmente de acuerdo con el post, cervezas muy buenas, todas las que he probado de esta cervecera son impresionantes. La Dark Hops es espectacular, para mi la mejor Black Ipa que probé. Espero seguir viendo por aqui estas cervezas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, coincidimos. La Dark Hops es una demostración ejemplar de cómo ha de hacerse una buena cerveza de este particular estilo. Esperemos que sigamos viéndolas. Por la parte que me toca intentaré que así siga siendo ;). Salu2!

      Eliminar
  2. Mira que me habías asustado con el título... Con lo poco dado que eres a meterte en líos... jejeje! ;).

    La verdad que casi todo lo que he probado de estos tipos tiene un nivel brutal y concretamente las dos últimas, Dark Hops o Kremlin Crude, son alucinantes... No he probado esa SoD que tu colega David ha metido entre las del mes, así que a ver si me hago con ella. Otras que no has puesto y que también me dejaron sin palabras en su momento fueron la Pumpernickel Porter y la Ammestout... Qué delicia! Ah, y sobre las etiquetas, una pasada también! Para que luego alguno diga que exteriores e interiores pocas veces van de la mano... Saludos Juan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que las BeerHere tenían que estar entre tus favoritas con esas etiquetas, jejeje. Las dos que comentas no las he incluido porque no las he probado. Del resto, poco que añadir. Simplemente sensacionales. Y como decía al comienzo del post, Dinamarca tiene mucho que decir en la escena cervecera internacional. Se están haciendo cosas sensacionales en aquel país, de las que seguiré hablando en el blog, por lo que obviamente el título del post no tiene nada que ver con la realidad, sino más bien todo lo contrario. He tratado de explicarlo al comienzo de la entrada, por eso de evitar malentendidos, jejeje.
      Salu2!

      Eliminar
  3. Muy buenas, me quedo con la Dark Hops y la Hopfix, sin desmerecer al resto. Hay alguna que me falta por probar pero tarde o temprano caerá jejeje. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos. Posiblemente sean mis preferidas, pero es que realmente es difícil elegir. La SOD también está acumulando méritos para unirse a las dos mencionadas. Seguro que caerán todas al final ;). Intentaremos traer alguna joyita más de estos daneses. Ya tenemos un par a tiro ;). Salu2!

      Eliminar