lunes, 10 de junio de 2013

Hitachino Nest, el búho del país del sol naciente


Que Japón es un país tremendamente exótico, con una cultura muy diferente a la nuestra es algo que no voy a descubrir ahora para nadie. Desde hace varias décadas Japón se encuentra en el nivel más alto de desarrollo tecnológico, siendo un país puntero y referencia dentro de la industria electrónica. Sin embargo en Japón las tradiciones continúan fuertemente arraigadas en la sociedad, y es que no fue hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando Japón comenzó a modernizarse, para pasar de ser un país anclado en milenarias tradiciones, a una nación que fuera capaz de competir con occidente en los más grandes avances alcanzados en todos los campos. El gusto por la cerveza es precisamente una de las influencias occidentales que más ha calado entre la población nipona, siendo uno de los países con mayor consumo de cerveza per cápita. En uno de mis primeros posts del blog hablé precisamente de las cervezas japonesas más conocidas, y que cuando estuve en Japón hace ya cerca de 4 años, tuve la oportunidad de probar. Hoy en día prácticamente todas ellas son muy fáciles de encontrar, en especial la Asahi o la Sapporo y más recientemente la Kirin Ichiban, que suelen aparecer en las cartas de los restaurantes especializados en cocina japonesa, o incluso entre los estantes de las secciones de cervezas de importación en las grandes superficies comerciales.
Pero dejando a un lado estas 3 grandes macrofábricas, ya resulta bastante más complicado poder encontrar alguna cerveza fabricada en el país del sol naciente, cuando sin embargo no son pocas las micro-fábricas que están elaborando referencias verdaderamente destacables. Una de estas fábricas es la Hitachino Nest, una de las pocas que asomó la cabecita por la piel de toro hará poco más de 2 años, justo antes del fatídico y trágico tsunami que devastó la costa del nordeste de Honsu. Sin duda una catástrofe natural de semejante magnitud que conmocionó al planeta entero, hizo mella en el próspero futuro que podía tener la exportación de las cervezas artesanas o de baja producción de aquel país. Pero parece que poco a poco se están haciendo los esfuerzos necesarios para que volvamos a tenerlas por estos lares.
Haciéndome eco del regreso a nuestro mercado de estas exóticas cervezas, me he decidido escribir un post dedicado a ellas, las Hitachino Nest.

Sobre la fábrica...
Ubicada en Naka City en la prefactura de Iribaki, se trata de una cervecera relativamente joven, puesto que su andadura comienza en 1996, pero sus orígenes se remontan mucho más atrás. Inicialmente allá por 1823 la compañía de nombre Kiuchi Shuzou, especializada en la fabricación de sake y cuya variedad de productos se extendía a licores shochu e incluso vino y otras bebidas espirituosas, se instala en la pequeña aldea de Kounushu, que significa "nido" en japonés. Tras más de siglo y medio de historia, finalmente la empresa matriz original se reconvierte en una cervecera a mediados de la década de los 90, y que a la postre fue rebautizada de cara al mercado internacional con el nombre de Hitachino Nest, en clara referencia a sus primitivos orígenes, ya que nest en inglés también quiere decir nido. Enseguida la dirección de la fábrica tuvo claro que gran parte de su futuro iba a estar íntimamente relacionado con las exportaciones, en especial hacia el mercado norteamericano, como así fue. De hecho las Hitachino son cervezas que gozan de notable seguimiento en los Estados Unidos, donde en poco tiempo el búho de ojos saltones que aparece en las etiquetas se ha hecho bastante popular entre los cerveceros más ávidos de nuevas experiencias, hasta tal punto que casi el 50% del volumen de producción de la Hitachino Nest va destinado al mercado estadounidense, lo que provocó que la dirección de la firma japonesa decidiera montar otra fábrica hace unos pocos años como apoyo para hacer frente a la creciente demanda externa.

Sobre las cervezas...
De entre toda la gama de cervezas producidas por la firma nipona, cabe destacar especialemente aquellas ales que son de estilo belga. La creación de este tipo de cervezas por parte de la Hitachino, no son más que el reflejo del creciente interés que han ido experimentando las cervezas de estilo belga entre los consumidores japoneses, el cual comenzó allá por mediada la década de los 80, especialmente en la mayor de las ciudades del país, su capital. Sólo en el centro de Tokyo hay más de una treintena de cervecerías especializadas en cervezas belgas. La popularidad cosechada por estas cervezas en  Japón se debe en parte, a la similitud que guarda con la bebida tradicional japonesa por excelencia, el sake, ya que ambas comparten el hecho de que se tratan de bebidas fermentadas y de gusto dulce y además el notable contenido alcohólico  de esas cervezas la acercan a la elevada graduación del sake; en la popularidad alcanzada también tiene mucho que ver la maestría y buen trabajo del maestro cervecero Koichi Taka responsable de las depuradas recetas de las cervezas que salen de fábrica.
Pero Hitachino no sólo elabora cervezas de estilos belgas, sino que también abarca otros estilos como la Pale Ale de corte británico o la Weizen, de carácter puramente germano, incluso se atreve con una cerveza que guarda relación con la más pura tradición nipona del ancestral arte de la elaboración del sake, la Red Rice Ale.
De entre la variedad elaborada por la Hitachino podríamos destacar las ales que aparecen en la siguiente fotografía:

Posiblemente la que más fama ha alcanzado y mayor prestigio ha otorgado a la compañía es la White Ale, en virtud también de los premios cosechados por esta cerveza, como por ejemplo, la medalla de oro obtenida en la Copa del Mundo de la Cerveza en la edición de 2000, y en la categoría de ales de hierbas y especias. Se trata de una excelente ale a medio camino entre una saison y una witbier de trigo belga, donde aparecen notas a cilantro, cáscara de naranja, lúpulo y nuez moscada. Es una cerveza en la que cabe destacar la utilización de los lúpulos Styrian Goldings para el aroma y los Perle para el amargor, así como una pequeña dosis de zumo de naranja concentrado, lo que incrementa los matices lupulados y cítricos de esta cerveza respecto a otras witbier del mercado. Muy popular en Japón gracias a la fama adquirida anteriormente por la Hoegaarden de Pierre Celis. Del mismo modo en Estados Unidos es muy querida y consumida, llegando a exportarse nada menos que la cantidad de 300.000 botellas cada año.

Sin embargo la favorita de la marca para los propios japoneses es la Beer XH, cuyo nombre hace referencia en realidad a las palabras Extra High, en clara alusión al alto contenido alcohólico de esta sabrosa y aromática cerveza, la cual podríamos encuadrar dentro del estilo strong golden ale belga, cercano a las cuádruples de abadía. Se encuentra elaborada con maltas Pale, Crystal y Munich. Para la fermentanción se utilizan levaduras belgas, similar a las usadas por las cervezas de abadía, lo que contribuye a su dulce y potente aroma, donde también intervienen los lúpulos de tipo Styrian Goldings,mientras que los Chinook son más empleados para dotar de amargor que balancee la cerveza.

Su tercera ale estrella es la Red Rice Ale, donde los conocimientos de un productor de sake (teniendo en cuenta los antecedentes de la compañía) son exprimidos al máximo, para elaborar esta particular cerveza de alta fermentación de color rosado oscuro provocado por el particular ingrediente de esta original cerveza. Los granos de arroz utilizados para la fabricación de esta ale son mezclados con malta pilsen. Al mosto resultante se le añaden dos tipos de levadura, una usada normalmente para el sake, y la otra para la cerveza.Finalmente es aromatizada con lúpulos Hallertau. El resultado es una cerveza intensa y muy refrescante, que resulta muy original y compleja, con matices a frutos rojos como cerezas y frambuesas, y también almendras tanto en aroma como en sabor.

Otra cerveza singular es su  Japanese Classic Ale, que podríamos catalogar como una especie de IPA multivarietal, donde se utiliza una mixtura de lúpulos procedentes a partes iguales de Gran Bretaña y Estados Unidos como pueden ser los Kent Goldings, Challenger y Chinook, por ejemplo. Pero lo más llamativo de esta cerveza de alta fermentación es que madura en barricas de sidra, lo que proporciona matices a madera especiada que complementan los más habituales de galleta y caramelo proporcionados por la base maltosa que hace de soporte al lúpulo en las cervezas de este tipo.

El resto de sus cervezas aunque no tan destacables siempre ofrecen un punto interesante para el cervecero, siendo recomendable su consumo, sin ningún género de dudas, ya que a pesar de su lejana procedencia geográfica, el precio no las convierte en un capricho sólo apto para repletos bolsillos.

6 comentarios:

  1. Había oido hablar de ellas pero creo que no las he llegado a ver y tampoco me anime a buscar demasiado para probarlas, pero después de leer la entrada las veo bastante interesantes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay ciertamente que merecen la pena. A veces sorprenden algunos países, que a priori no consideramos muy cerveceros, pero que son capaces de ofrecer un buen producto como muestra de su destreza en el terreno. Los japoneses lo hacen muy bien con la cerveza, y también con el whisky. No dejes de probar unos y otros (si los segundos también son de tu agrado). Salu2!

      Eliminar
  2. De esta gente he tenido la suerte de probar varias y la verdad es que todas me han gustado bastante, pero de destacar algunas sobre el resto quizás serían la Espresso Stout y la Japanese Classic, realmente muy buenas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas cervezas, pero las etiquetas también son realmente bonitas y curiosas. Grafía japonesa... el logo con el búho. Vamos, seguro que te hicieron los ojos "chiribitas", jajaja! Por cierto, tengo que enviarte algo al respecto. ;) Salu2!

      Eliminar
  3. Miguel Angeljunio 14, 2013

    Hola y enhorabuena por el blog

    Si os gusta la cerveza y las fotos antiguas podeis ver imágenes de calendarios antiguos de cerveza El Turia, Victoria, y más que iran subiendose en el blog:
    http://coleccionandocalendarios.blogspot.com.es/

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota. Le echaré un vistazo. Muchas gracias amigo! Salu2!

      Eliminar