martes, 24 de septiembre de 2013

Mi "Beerano" Cervecero #MBC2013



Hay una máxima de gran veracidad que afirma que lo prometido es deuda. Como allá por comienzos del verano un servidor se ofreció a participar en una convocatoria colectiva dentro del círculo de bloggers cerveceros en castellano, hoy toca cumplir, con sumo placer he de decir por otra parte. La iniciativa, que me atrevo a bautizar como "crowd writing", consiste en que los bloggers que quisieran participar en ella, narraran lo que ha dado de sí su verano en materia cervecera, por lo que muy acertadamente, el responsable de la idea, mi amigo Pau, alias lupuloadicto, le diera el apropiado nombre: Mi "beerano" cervecero.

Por mi condición de fiel amante de la cerveza desde hace muchos años, mis veranos suelen estar repletos de experiencias cerveceras más allá de las barbacoas al aire libre, la cervecita tras el baño en la playa, o disfrutar de las terrazas veraniegas al anochecer que llenan las calles más animadas de toda España durante la época estival. Con el propósito de resultar lo más ordenado posible y "breve", voy a pasar a relatar lo que ha dado de si estos tres últimos meses.

Los viajes...

Cada año me siento afortunado por tener Cantabria como destino de parte de mis vacaciones, y es que tengo la suerte de que mi familia posea un apartamento en el pueblo costero de Noja, que goza de dos fantásticas playas como son Tregandín y Ris. Los atractivos de aquella región son prácticamente inabarcables, sus paisajes, tanto las montañas de Los Picos de Europa, o Reinosa, como los valles pasiegos, como el de Cabuérniga, o sus playas. También podemos admirar toda la riqueza de un patrimonio histórico y artístico inmenso con poblaciones como Santillana del Mar, Comillas, Potes, Bárcena la Mayor y la propia Santander. Y si hablamos de su gastronomía los atractivos son aún más numerosos con sus pescados a la brasa, el bonito del norte, las anchoas de Santoña, o sus carnes de vacuno, o los riquísimos sobaos pasiegos o las corbatas de Unquera, que ponen el complemento dulce a una variada oferta gastronómica. Pero además, en los últimos años ha surgido en la región una microcervecera de la que pueden sentirse muy orgullosos los cántabros gracias a su buen hacer, y que puedo decir sin albergar ninguna duda que se ha convertido en un motivo más para acercarse a esta zona de España y conocerla. Muchos adivinarán que me estoy refiriendo a Dougall's, de la que ya he hablado en el blog en varias ocasiones. La última precisamente cono motivo de la visita que les hice recientemente durante mis vacaciones, el pasado mes de agosto. Ubicada en la pequeña, bonita y acogedora población de Liérganes, se encuentra la fábrica de esta marca de la cerveza, que reúne calidad y buen precio como pocas microcerveceras del nutrido y creciente panorama nacional. Era una tarea pendiente que tenía anotada en mi particular lista, puesto que habían sido varias mis visitas a este precioso pueblo del interior de Cantabria y aún no conocía donde se cocían (y nunca mejor dicho) sus cervezas. La visita fue muy enriquecedora a nivel personal, ya que tuve oportunidad de hablar largo y tendido, con Andrew Dougall, un soñador que afortunadamente apostó por montar una fábrica de cerveza propia cuando aún se encontraba en pañales todo el "movimiento" cervecero artesano que ahora está en plena efervescencia a lo largo y ancho de la Península Ibérica. Si además añado que tuve la oportunidad de probar alguna de las referencias estrellas de la casa como la versión IPA de su célebre 942 directamente del fermentador, la experiencia sin duda ganó muchos enteros.



Pero en cuanto a viajes, lo mejor estaba aún por venir. Dos semanas antes de la finalización del verano, (concretamente el primer fin de semana de septiembre) tuve la oportunidad de viajar hacia Bruselas para asistir a la edición nº XV del Belgian Beer Weekend. Un fin de semana de ensueño para cualquier gran aficionado a la cerveza, donde es posible disfrutar de un ambiente festivo, y un sinfín de cervezas belgas (más de 350) en un marco tan majestuoso como es la Grand Place, una de las más bellas plazas de todo el mundo. De comienzo a fin fueron 4 días intensos, repletos de experiencias que sobrepasaron con creces todas las expectativas depositadas en el viaje. Bélgica y su capital atesoran una oferta increíblemente atractiva tanto a nivel histórico-artístico como a nivel gastronómico. Si además le unimos la oportunidad de disfrutar de un espectacular homenaje festivo a la cerveza belga, nos encontramos frente a la que quizás sea la mejor opción como destino turístico europeo en esas fechas. 



Y no sólo tuve la ocasión de disfrutar del festival, sino que también aproveché para visitar lugares emblemáticos para los que amamos esta bebida, como puede ser la fábrica de Cantillon situada en el barrio de Anderlecht. Conocer desde dentro las históricas instalaciones de la que posiblemente sea la mejor fábrica de cervezas lámbicas del mundo, es algo verdaderamente emocionante. Tampoco fue la única cervecera visitada durante mi periplo por tierras belgas durante esos días. 



La célebre y antigua fábrica Het Anker, artífice de las maravillosas Gouden Carolus, también recibió mi visita. Así como la fábrica resulta de gran interés para los cerveceros, su cantina restaurante es un lugar que no hace sino incrementar la popularidad y prestigio del lugar, ya que en ella podemos probar todas sus referencias y los ricos platos de su carta elaborados muchos de ellos con cerveza de la casa. La carbonada flamenca que tuve ocasión de tomar, acompañada de una botella de Cuvee Van der Keizer Blaw que compartí con mi cuñado, era digna de derramar más de una lágrima por ella, no sólo por la emoción de degustarla con su exquisito sabor, sino por la pena que me afligía al comprobar que cada vez quedaba menos carne en el plato y menos cerveza en la botella. Malinas, la ciudad donde se encuentra la fábrica, alberga un centro histórico que merece la pena visitar, del que cabe destacar su Grote Markt, o Plaza del Mercado, donde se encuentran los más bellos edificios de la ciudad como la Catedral y el Ayuntamiento. Como prácticamente sucede con cualquier viaje, si se realiza en buena compañía resulta mucho más gratificante, puesto que se tiene con quien compartir los buenos momentos. 



Así por ejemplo en esta ocasión, pude disfrutar de grandes vivencias dignas de perdurar durante largo tiempo en mi memoria, gracias a mis compañeros de viaje, entre los que estaban mi cuñado, un amigo, Lolo, dos parejas birro-blogueras: Observatorio Cervecero y Zumo de Cebada, respectivamente, y un buen cliente y amigo a quienes muchos del mundo cervecero madrileño conoceréis Fernando Sánchez, que estuvo acompañado de su pareja. Fueron realmente muchas las cervezas compartidas en locales míticos como el Café Delirium, entrañables como el Toone o Le  Bon Vieux Temps, o de nueva hornada como Bier Circus o Moeder Lambic. En los próximos posts venideros describiré con todo lujo de detalles el resto de lo acontecido en mi viaje a tierras belgas.

Las ferias...

El buen tiempo que suele reinar en "la piel de toro" de Junio a Septiembre, es el principal estímulo para que sea la época del año donde proliferan numerosas ferias de cerveza artesana y festivales a lo largo y ancho de toda la geografía española. Pero este año a mi parecer, ha sido el que ha vivido una mayor euforia en lo que respecta a acontecimientos de este tipo. Así hemos tenido por ejemplo:

- La Feria del Poble Nou de cervezas artesanas en Barcelona.
- El Reus Beer Festival (Tarragona).
- EL Fes-t hiu de Vilanova i la Geltrú (Barcelona).
- La 1ª edición de la feria de cerveza artesana de Serranillos en Ávila.
- La 1ª edición del Asturies Summer Beer Festival en Gijón.
- La 2ª edición de la Feria de cervezas artesanas de Montemayor de Pililla (Valladolid).
- La 2ª edición de Birragoza en Zaragoza.
- La 1ª edición de la Feria Internacional de la cerveza artesana en Aranda de Duero.
Y muchas otras...

Por razones familiares, el negocio, los viajes, compromisos y demás circunstancias no me ha sido posible acudir a tantas ferias como me hubiera gustado, pero con la asistencia al Belgian Beer Weekend sin duda me he resarcido de la sequía veraniega de ferias y festivales visitados. No así ha sido el caso de mis socios, quienes sí han podido visitar alguna de estas ferias, por lo que me he mantenido muy bien informado de todas ellas, incluyendo incluso en las que ninguno de nosotros estuvo presente. Las ferias son una oportunidad inmejorable para crear nuevos lazos comerciales en un caso como el nuestro en el que pertenecemos al sector, y también para los neófitos es una gran ocasión para acercarse y conocer más de cerca el producto, desde otro punto de vista: Explorar, conocer y experimentar nuevos sabores, diferentes conceptos de lo que es la cerveza para el público en general. Sin duda todo ello enriquece la cultura gastronómica de nuestro país. Aquellos que llevamos ya unas cuantas ferias en nuestras espaldas sabemos que son lugar de encuentro de los que profesamos un gran amor por esta gran bebida que es la cerveza. Las cervezas compartidas, los intercambios de impresiones ( y de etiquetas y otro objetos de coleccionismo también) así como las actividades ideadas por la organización en las que muchas veces somos partícipes, son las que nos dejan un buen sabor de boca de lo que da de sí este tipo de eventos.


El negocio...
Como muchos de los que siguen este blog ya sabrán, dirijo junto con otros dos socios un negocio de venta de cervezas en la capital. Como consecuencia de ello, y también debido a nuestra política de empresa, realizamos un exhaustivo análisis de las cervezas que vendemos, de modo que no ponemos a la venta cerveza que no hayamos probado salvo raras excepciones, que se deben a excelentes recomendaciones procedentes de gente de la más absoluta confianza en cuanto a criterio de calidad y gustos cerveceros. Es fácil suponer por tanto, con esta premisa, que en muchas ocasiones tenemos la oportunidad de disfrutar de algunas cervezas ciertamente destacables, joyas ocultas, inéditas, que llegan hasta nosotros a través de las más diversas vías y que nos proporcionan sensaciones sorprendentes y muy gratificantes. También existen otras cervezas con las que sucede todo lo contrario y que terminan siendo "carne de fregadero", siendo algo que nos encontramos con más frecuencia de lo que desearíamos. Pero también en nuestro negocio tienen cabida catas y otros eventos cerveceros. De los acontecidos durante el pasado verano destacaría especialmente la visita que nos realizó allá por el mes de Julio, Jesús Medina con sus cervezas que pudimos disfrutar tanto de barril (la Hoppy Lager con nueva receta y aporte extra de lúpulo) como en botella (la Tropical IPA), más un experimento también en barril, su IPA Gringaza con una pizca de cayena que lograba una sensación muy llamativa en el paladar al contraponerse el amargor del lúpulo junto con el picante de la cayena. Gracias a la acción del lúpulo se consigue mitigar el picor y el ardor producido por la especia, aunque la sensación general al final es astringente. Original receta sin duda que no dejó a ninguno de los presentes indiferente.

Otro de los eventos que tuvimos en el local este verano y que cosechó un mayor éxito fue la cata temática de las cervezas especiales de Brewdog. Resultaba fácil intuir que estábamos ante uno de los acontecimientos que más daría que hablar, de entre todos los que han visto la luz en nuestro local, ya que las plazas disponibles prácticamente se agotaron en cuestión de horas. Así antes de concluir el caluroso mes de agosto tuvo lugar la cata con 5 auténticas maravillas como son las siguientes cervezas:
Electric India: un híbrido entre una saison belga y una cerveza bien lupulizada como una IPA, que además incluye cáscara de naranja, miel y pimienta negra.

- #Mashtag: una American Brown Ale, resultado de las peticiones hechas por los fans más auténticos de la micro escocesas, que incluye lúpulos neozelandeses y madurada con avellanas y virutas de madera de roble.
- Cocoa Psycho: Imperial Stout que acentúa los matices chocolateados con cacao, aparte de incluir en la receta café, vainilla y considerables cantidades de lúpulo.
- Dog B: Otra Imperial Stout pero con nada menos que 15º de alcohol, que incorpora cacao y chile como aditivos en la elaboración, lo que provoca una combinación global particularmente potente y de fuerte ardor final.
- Black Tokyo Horizon: Es el resultado de reunir en tan sólo 33 cl. tres grandes obras de la industria cervecera actual como son la Black de Mikkeller, la Dark Horizon de Nogne y la propia Tokyo de Brewdog, que contiene otros 15º de alcohol y que la convierte en una cerveza para beber con cautela.
La cara de felicidad de los asistentes tras la conclusión de la cata era más que obvia, ante tal despliegue de artillería pesada con potentísimas y sabrosas referencias como las mencionadas, donde la #Mashtag se llevó el título de favorita de entre las cinco, por total unanimidad. La mejor brown ale que jamás he probado sin duda.


Las cervezas...



Obviamente en todas las experiencias descritas es la cerveza la principal protagonista. Es entorno a ella, donde giran todos los acontecimientos descritos, y los excelentes momentos vividos, por lo que no quería finalizar el post sin apuntar el que, bajo el punto de vista de mi valoración personal podría considerar como mi Top 10 de cervezas probadas por primera vez este pasado verano:

- Rodenbach Caracter Rouge (Bélgica)
- Brewdog #Mashtag (UK, Escocia)
- Fantome Brisé BonBons (Bélgica)
- Blanche des Honelles (Bélgica)
- Thornbridge Raven Black IPA (UK, Inglaterra)
- Beer Here Morke Pumpernickel (Dinamarca)
- Lagunitas Little Sumpin (USA)
- Oskar Blues G'Knight (USA)
- Wild Beer Epic Saison (UK, Inglaterra)
- Oskar Blues Ten Fidy (USA)

3 comentarios:

  1. Vengo de leer el post de Jose (Teddy) y me encuentro con este que nada tiene que envidiarle en extensión, jejeje!

    Qué dos destinos... Cantabria me dejó enamorada hace unos cuantos años. Estuve rondando cerca de Picos de Europa y también por Comillas, S. Vicente de la Barquera, Santillana del Mar, Reinosa... Una pasada todo, y en cuanto a comida un auténtico edén! Habrá que revisitar todo aquello con la excusa de los grandes de Dougall's ;).

    Sobre Bélgica, qué decir... Has tocado 2 de mis puntos débiles, Cantillon por encima de todo, pero también esa Van der Keizer Azul... bufff!! No la he podido acompañar con esa carbonade pero tiene que ser un auténtico espectáculo... Y qué decir de ese Bier Circus (quizás mi local bruselense favorito) y el Moeder Lambic... Una pasada!! Enhorabuena por el viajazo!

    Y para terminar, de las birras Top 10, mejor no hablo porque inundo el teclado con las babas... Menudo festín te has dado este verano... Envidia enorme por algunas de ellas!

    Pues nada, encantado de haberte servido de excusa para contar batallitas! Un fuerte abrazo Juan!

    P.D. Os ha dado a unos cuantos por piratear el evento con logos paralelos... Reconozco que el mí era un tanto cutre pero me habéis hundido la moral... jajaja!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me puedo quejar en materia cervecera, la verdad. Pero es que tener un negocio en el mercado de cervezas de importación hace que sea prácticamente una consecuencia inevitable el poder probar una mayor variedad con gran facilidad. De Cantabria, qué decir? un lugar que provoca que entren ganas de irse a vivir allí. Y de Bélgica, te confieso que cada vez que voy es un festín, y que enseguida entran ganas de volver. Con respecto al logo, tienes toda la razón, no caí en que ya tenías elegido uno "oficial" (y que no es tan cutre, hombre!), lo cambio, ipso-facto, que es lo apropiado. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Jejeje! No hacía falta el cambio... Lo de "logo oficial" pues es un poco relativo, jejeje, sí, pero lo poco que me estrujé las neuronas con él y con el nombre del "evento" fue precisamente para que todos lo usáramos como imagen igual que ocurría con la fallecida "La Ronda" u otros eventos interbloggers por el estilo :). Gracias de todas formas y un abrazo!!

      Eliminar