sábado, 5 de octubre de 2013

San Arnaldo de Soisson, patrón de la cerveceros



Hace pocas semanas dediqué un extenso post a la reciente edición del Belgian Beer Weekend de Bruselas, al que tuve la fortuna de asistir. Para aquellos que leyeron el post (y aquellos que no lo hayan hecho aún, les invito a hacerlo sin más dilación...)  les resultará más o menos familiar, o al menos les sonará algo, el nombre de San Arnaldo (también conocido como Arnulfo, o Arnoldo). Este santo es a quien se ofrece en bendición, de forma simbólica, el primer barril de cerveza elaborado de la temporada, en la misa que forma parte de las celebraciones oficiales del Belgian Beer Weekend.
San Arnaldo de Soisson que es su nombre completo, es el verdadero patrón de los cerveceros, entendido como gremio. Ciertamente no es un santo muy conocido, y la mayoría de la gente no es consciente siquiera de que existia un santo patrón oficial de los cerveceros. En todo caso, si que popularmente existe la creencia de que el santo de los cerveceros es San Patricio. Craso error, ya que en realidad se trata del santo patrón de Irlanda, en virtud de ser el primer evangelizador de la isla esmeralda. El por qué se ha unido el nombre de este santo al de la cerveza tiene mucho que ver con los festejos con los que se celebra el día en su honor, el 17 de Marzo, donde los litros de cerveza (en especial la Dry Stout de Guinness) corren cual manantiales de los grifos de los numerosos pubs irlandeses que hay esparcidos por todo el planeta.

Sobre el santo...
San Arnaldo de Soisson, como es fácil de intuir leyendo el comienzo del post, nació en el Brabante Flamenco, en una pequeña ciudad llamada Oudernaarde en el año 1040. Qué lugar más apropiado para nacer tuvo quien sería proclamado santo de los cerveceros!
Arnaldo, hijo del caballero Fulbert, en su juventud fue soldado y más tarde monje de la abadía benedictina de Saint Medard. Años más tarde llegó a ser nombrado obispo de Soisson, y con 47 años ya había conseguido cumplir los requisitos para ser nombrado santo por la Iglesia Católica. Pero sin embargo, la fe y la determinación de Arnaldo no estuvo siempre ausente de dudas y tentaciones. Llegó a huir de su internamiento clerical en varias ocasiones, apartándose de sus obligaciones y responsabilidades con la orden religiosa a la que pertenecía. Cuenta la leyenda que en la primera de sus escapadas, siendo abad del monasterio, fue un lobo quien le obligó a regresar a la abadía. Y este no fue el último intento de fuga del santo, ya que tras su nombramiento como Obispo igualmente intentó dejar tierra de por medio. Años más tarde consiguió su propósito de salir de la abadía pero no para dejar definitivamente los hábitos sino para fundar otra abadía: la de Sant Peter de Oudenburg, donde finalmente comenzó a dedicarse a los menesteres que con el tiempo le hicieron célebre: hacer cerveza.



En plena Edad Media la cerveza era uno de los productos más importantes dentro de la alimentación de la sociedad y en especial formaba parte de la dieta habitual del clero, que incluso llegaban a utilizarla como soporte para las largas y duras jornadas de ayuno de la Cuaresma. Por aquella época, como es fácil imaginar, la salubridad del agua brillaba prácticamente por su ausencia, por lo que era bastante frecuente que la gente enfermara por beber agua en condiciones deficientes, procedente de ríos, pero en especial lagunas y estanques. Este era uno de los principales motivos, por los que la población consumía mayormente vino o cerveza, siendo más propios de las clases pudientes y del clero eso sí. De esa forma se evitaba caer enfermo del estómago por las bacterias nocivas que pudiera contener el agua, pero a cambio se producían otras descompensaciones en el organismo, como producto de esta falta de consumo de agua, pero ese es otro tema. San Arnaldo observó que precisamente el clero enfermaba menos del estómago por este motivo, y por ello directamente le adjudicó a la cerveza propiedades sanadoras, cuando en realidad no conocía el por qué sucedía este hecho y que en realidad se debía a la introducción del agua hervida al proceso de elaboración, así como un método de filtrado usando conos de paja, que permitía que tuviera menos impurezas la cerveza. Se dice pensó en darle este uso a los conos de paja mientas que tejía las mallas de paja para las colmenas del apiario de la abadía. Por este motivo aparece representado en ocasiones, rodeado de abejas como sucede en los certificados de la Confederación de los Cerveceros Belgas.
Convencido totalmente de las benignas propiedades de la cerveza, se dedicó a difundir por las villas y aldeas de la región, la idea que la cerveza era un auténtico "don de salud" como así lo llamaba. Incluso llegó a llamarla "regalo de la vida".  Se dice que consiguió sanar a enfermos usando cerveza, y en su campaña de concienciación sobre las bondades de la cerveza salvó muchas vidas durante los tiempos de la peste en el siglo XI, por lo que no es de extrañar la alta consideración que tenía el santo hacia la cerveza.
Además, como a todo santo, a San Arnaldo se le atribuyen varios milagros, muchos de ellos estando muerto, reconocidos por el concilio celebrado en Beauvais en 1121, siendo canonizado como santo posteriormente en 1131. Sus reliquias descansan en la pequeña iglesia de la abadía que fundó, San Peter de Oudenburg y  su fiesta es el 8 de julio, aunque en el Martirologio romano consta como el 15 de agosto.
San Arnaldo de Soisson es por tanto, el verdadero santo patrono de los maestros cerveceros, título que se ganó por méritos propios fabricando y bebiendo cerveza, pero sobre todo dando a beber muchos litros de cerveza a sus contemporáneos, ayudándoles con sus dolencias y enfermedades.


La popularidad del santo es bastante más grande de lo que muchos pudieran suponer en primera instancia, y es que con el nombre del santo existen varias microcerveceras en el mercado. Una de ellas Saint Arnould (http://www.saintarnould.com), en la francófona provincia de Quebec, es un breewpub que elabora cervezas de estilos muy variados . Otra es la ubicada en los vecinos USA, concretamente en el estado de Texas y de nombre Saint Arnold (http://www.saintarnold.com), que goza de gran prestigio. Utiliza tanto el nombre como la imagen del santo en su merchandising, y su portfolio está compuesto por cervezas de variados estilos tanto del gusto del mercado estadounidense, como amber ales, o ipas, como los estilos germánicos hefe weizen o Kölsch. 

San Arnaldo además, no no sólo es considerado como el santo patrón de los cerveceros, sino que también llegó a ser reconocido como el santo patrón de los recolectores de lúpulo, en especial en la región en la que el predicaba. El lúpulo procede precisamente de la región de Brabante en Bélgica, aunque fue un cultivo que se extendió rápidamente gracias entre otros motivos, al matrimonio entre una princesa Belga y un príncipe de Kent. Dado que la dote de la princesa, incluía los campos de cultivo situados junto a la abadía de Affligem, fue cuestión de tiempo que los lúpulos llegaran hasta la otra orilla del Canal de la Mancha, pero esto de nuevo es otra historia que merece ser tratada en otro post.


3 comentarios:

  1. Desconocía la existencia de este santo y su relación de la cerveza pero ahora que veo el logo de esa cervecera Saint Arnold juraría haberlo visto anteriormente. Una cosa, ¿el lúpulo en Bélgica no es de la región de Poperinge en lugar de Brabante? Un saludo, Juan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, al parecer en algunos lugares es bastante conocido este santo. De hecho, tal y como menciono en el post, supe de la existencia de San Arnaldo gracias a las celebraciones con motivo del Belgian Beer Weekend. La imagen que he incluido del santo es del logo de la cervecera Saint Arnold Brewing de Texas, y es más que probable que te resulte familiar porque la colección de etiquetas que utilizan para su gama de cervezas es más que llamativa. Realmente muy bonitas. En cuanto a lo del lúpulo, he encontrado referencias en las que se comenta la posibilidad de que llegara hasta Inglaterra desde Bélgica. Otras fuentes aseguran que fue desde Holanda. En cualquier caso parece que fue desde la zona del Benelux. La historia de la que procede la leyenda habla de los campos de Affligem, y estos están situados en la provincia de Brabante, de ahí que se mencione en el post que el lúpulo que llegó hasta la "Pérfida Albión" venía de Brabante. Otro tema es el lúpulo tradicionalmente utilizado en Bélgica para sus cervezas, que como bien dices procede de Poperinge, una localidad de Flandes Occidental. Salu2 Pau!

      Eliminar
  2. Soy Arnaldo, Amo la Cerveza. Todo cuadra Perfectamente!

    ResponderEliminar