lunes, 4 de noviembre de 2013

Maui Brewing, aloha!


Hace unos cuantos años sonó infinidad de veces en la radio, un tema del popular grupo musical español Mecano, cuya letra decía que "Hawaii y Bombay son dos paraísos, que a veces yo me monto en mi piso". Aparte de la sonrisa que pueda dibujar en nuestra cara el ripio de la letra, el mensaje que transmite es más que cierto. De alguna manera cada uno de nosotros puede traerse hasta la comodidad de su casa un pedacito de tan exóticos lugares. Una buena forma de hacerlo es a través de algún producto originario de aquella apartada zona del planeta, como por ejemplo una buena cerveza. En el caso de Hawaii podemos gozar de un fantástico exponente dentro de la enorme variedad de craft breweries que hay en USA. Me refiero a la Maui Brewing Co, que toma el nombre de la más célebre isla del archipiélago del Pacífico, y que recientemente he podido conocer de primera mano probando alguna de las referencias que forma parte de su portfolio.

Sobre la cervecera...


Maui es la segunda isla más grande del archipiélago de Hawaii, y es allí donde la craft brewery con el nombre de la isla vio la luz en el año 2005 cuando Garrett Marrero, un asesor financiero natural de San Diego y Melaney Oxley abrieron su propio brewpub, que tan sólo un año más tarde comenzó su andadura como fábrica siendo la primera craft brewery (y única durante los siguientes 4 años hasta 2009) de la isla. Además también ha sido uno de los negocios que más rápidamente ha crecido en el archipiélago. La cervecera se encuentra situada en las proximidades de una de las principales atracciones turísticas de la isla, la estación de trenes Maui Sugar Cain Train que realiza el trayecto entre la histórica villa de Lahaina y los paradisíacos resorts de Kaanapali.
Con dos centros de producción, la Maui Brewing Co. se muestra orgullosa formando parte de la vida de la isla, afirmando que toda su producción se llevará a cabo en la isla, sin contar con el hipotético apoyo en tierra firme. La elaboración tiene lugar por un lado en la localidad de Kahana, donde la cerveza manufacturada se fabrica en lotes de 7 barriles, y por otro lado en Lahainatown donde hay unas mayores instalaciones que incluyen la línea automatizada de envasado.

En 2007 la cervecera comenzó a ofrecer algunas de sus referencias en lata, concretamente 3 y resultó una decisión muy acertada, ya que fue muy bien acogida por los consumidores, provocando que tuvieran que doblar la producción en tan sólo 2 años. Finalmente este tipo de envase es el elegido para la mayor parte de la producción, incluyendo atractivos diseños gráficos que la convierte en objeto de devoción por parte de los coleccionistas de breweriana. La causa de la elección por el envase de aluminio era el compromiso de la empresa y la comunidad con el respeto al cuidado de su isla, que en el caso de la cervecera se plasmó en la elección de este tipo de envase para mantener los cerca de 200 Km de playas de la isla limpias de cristales rotos. 
La Maui Brewing Co. continúa manteniendo su naturaleza artesanal, y como sucede con otras muchas microfábricas estadounidenses la variedad de sus portfolios resulta reseñable, introduciendo algunas originales aportaciones en recetas de corte más clásico, enriqueciendo y proporcionando un punto diferente a estilos tradicionales.


Así por ejemplo son conocidas y reputadas en el mundo cervecero algunas de sus referencias más osadas como:
- La Coconut Porter, una porter especiada con coco.
La Sobrehumano Palenaole, una red ale en la que incluyen cerezas de Michigan.
- La Perousse White, una wit bier en la que emplean mandarinas locales, en lugar del habitual cilantro.
- La Maui Brewing Liquid Breadfruit una ale que incluye el fruto del árbol del pan local y semillas de papaya.
Y algunas otras un tanto más ortodoxas como:
- La Big Swell IPA.
La Penguin XX Imperial Stout, cuya receta sufre variaciones cada año.
- O la Bikini Blonde Lager.

Actualmente las cervezas producidas por la Maui Brewing Co. pueden ser encontradas en 11 los Estados de USA incluyendo: Arizona, California, Colorado, Idaho, Maryland, Nevada, Oregon, Texas, Virginia and Washington y por supuesto Hawaii. Y fuera de las fronteras de los EEUU también es posible encontrarla en  Japón,Puerto Rico, Dinamarca, Reino Unido y claro está España, aunque de forma muy limitada.

Por último cabe reseñar que organizan tours para visitar su fábrica por tan sólo 10$, incluyendo una degustación de 6 cervezas, que varían en función de los barriles que tengan pinchados en el momento de la visita. De este modo se añade como atractivo turístico, al margen de las paradisíacas y kilométricas playas de la isla, para los cerveceros que la visiten


Cata:






Graduación: 5,2º
Temperatura de servicio: 6ºC
Tipo de vaso recomendado: Tumbler para witbier o copa Teku.

Aspecto: Color amarillo pálido como la paja, algo velada y con carbonatación visible a través del cristal. La corona de espuma no resulta demasiado destacable. De color blanco, y aspecto un tanto jabonoso apenas alcanza el dedo de grosor, y no tarda en menguar rápidamente hasta casi desaparecer, dejando un fino halo blanquecino en la superficie.

Aroma: En el aroma destacan las notas cítricas, donde sobresale la naranja y mandarina, junto con potentes matices a levadura, y otras notas afrutadas como plátano, piña y fruta tropical. También aparece el omnipresente cilantro típico de este estilo de cervezas, más evidente a medida que se calienta la cerveza.

Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio-ligero, suave textura y carbonatación no muy acentuada. Cerveza muy fácil de beber, de trago agradable, que se apoya en el perfil dulzón, avainillado y afrutado que presenta gracias a los matices de frutas cítricas y tropicales como mandarina, piña y plátano, y también de levadura. Final bastante seco, y un tanto especiado.

Maridaje: Crema catalana.
Nota: 


Graduación:6º
Temperatura de servicio: Entre 8ºC y 10ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta americana o shaker o bien copa de cata Teku, especialmente esta última porque merece mucho la pena recrearse en el despliegue aromático de esta particular cerveza.

Aspecto: De color marrón a medio camino entre el ámbar intenso de algunas amber ale y el de una brown ale no muy torrefactada. Aspecto denso y turbio. Corona de espuma ligeramente amarillenta, de amplitud media y buena duración, lo que le permite dejar un discreto lacing en la copa.

Aroma: Posiblemente lo mejor que puede ofrecer esta cerveza. Un auténtico despliegue de diferentes matices, lo que la convierte en una cerveza muy compleja y sorprendente. Destacan por una parte los matices de perfil más maltoso, que son los primeros en aparecer, donde destaca sobre todo un suave caramelo y un punto de miel, perfumados con otra notas de tipo afrutado donde aparecen cerezas, bayas, frutas tropicales, como fruta de la pasión y hasta un toque de ron. Algún matiz lupulado como a pino, también se deja ver entre la gran variedad de aromas detectados

Sabor y textura: De cuerpo medio y carbónico moderado es una cerveza de paso fácil, y muy sabrosa. En boca encuentran reflejo los matices detectados en el aroma, resultando muy bien balanceada, encontrando la fruta su contrapunto en un final seco y levemente agrio. 

Maridaje: Tarta de ruibarbo y manzana al calvados.
Nota:

4 comentarios:

  1. Ayer precisamente encontré por aquí latas suyas de dos cervezas de las que no comentas: su Coconut Porter, que estaba deseando probar, y su Bikini Blonde Lager, que caerá esta noche porque una buena Helles siempre viene bien tener a mano :-). A ver si encuentro más y las voy probando todas porque por lo que dice todo el mundo hacen muy buenas cervezas.

    La porter me pareció muy, muy buena con toques tostados y un fondo de coco en el aroma que apenas se aprecia en la boca. Para mi la única pega es que no tiene suficiente coco. Pero esto quizá sea porque estoy acostumbrado a una que hacen, aunque por desgracia sólo una vez al año, en una de las cerveceras locales de mi pueblo adoptivo (http://www.blackravenbrew.com) y que es absolutamente im-presionante.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente sean esas dos que mencionas sus cervezas más conocidas. La Coconut Porter les dio fama con una receta muy original, introduciendo una fruta como el coco en una porter. Tomo nota de la cerveza que comentas de tu pueblo natal. Le echaré un vistazo al link. Salud!

      Eliminar
  2. Ya solo por los colorines de la lata, atrae a probarlo xD.

    Tremendo el blog. Yo soy un simple aficionado que me gusta mucho la cerveza y probar todas las que pueda (soy adicto a las Delirium Red y a las Corsendonk) y sigo bastante tus consejos a la hora de elegir algunas. Tengo pendiente una botella de cerveza artesana belga que me trajo mi hermano que se llama Ne Flierefluiter y hace poco probé una que se llama Samichlaus que mas que una cerveza parece que me estaba tomando un orujo jajaja

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente los diseños de las latas de esta micro estadounidense son muy llamativos. De ahí que resulte fácil que enganchen de primeras a los coleccionistas.
      Te agradezco los elogios hacia el blog, y aunque suelas seguir mis consejos, tómalos con cautela. A fin de cuentas se trata de mi valoración personal, y otras personas pueden tener distintas apreciaciones. Eso sí, también confieso que suelo acertar con mis recomendaciones hacia amigos y clientes. O tengo buen gusto o un gran poder de convicción y sugestión ;).
      La cerveza belga que mencionas de tu hermano no la conozco, pero la Samichlaus, que es austríaca, sí y muy bien. Una cerveza destacable dentro de su estilo. Casi un licor de malta con sus 14º hasta hace un tiempo era la cerveza más alcohólica del planeta, pero que con la llegada de Brewdog y algunas otras micros de última generación, o la Utopias de Samuel Adams, por ejemplo, se han llegado a superar con creces. Salu2!

      Eliminar