jueves, 19 de diciembre de 2013

Cervezas de Navidad 2013 (1): Val Dieu


Una de las mejores cerveceras de abadía que existen en Bélgica es Val Dieu, artífice de algunas auténticas maravillas como su Val Dieu Triple, o su edición Grand Cru en botella de 75 cl. Sin embargo y a pesar de ello, aún no había tenido la presencia en el blog que merecía, con su correspondiente post dedicado. Val Dieu no forma parte del selecto grupo de las cerveceras trapenses, pero en cualquier caso sus cervezas atesoran una calidad indiscutible, lo que la hace disfrutar de un prestigio situado al mismo nivel que otras grandes cerveceras de abadía como St. Bernardus, Het Kapittel o Abbaye des Rocs. Aprovechando la circunstancia de que entre la selección de cervezas navideñas mostradas en el último post se encontraba la edición para Navidad de esta cervecera de abadía, he querido dedicar el presente post a la cervecera comentando precisamente su Bière de Noël.

Sobre la abadía...
La abadía de Val-Dieu fue fundada en 1216 por una comunidad de monjes cistercienses, procedentes de Hoch (en las cercanías de Maastricht), que eligió un lugar muy especial donde poder dedicarse a sus principales menesteres: la oración y el trabajo. Así la abadía se encuentra ubicada en un bello remanso de paz único e ideal para la contemplación, reflexión, y que goza de tierras fértiles ideales para la agricultura, al que los monjes bautizaron con el nombre de Vallis Dei, o Val Dieu en francés, lo que quiere decir en castellano Valle de Dios.
En un valle cercano a la localidad de Aubel, en el centro de la región llamada Pays de Herve, encontramos los edificios que componen la abadía actualmente, los cuales muestran un aspecto bastante diferente del original del Medievo, ya que al igual que sucede con la historia de otras abadías cerveceras, la de Val Dieu no está exenta de catástrofes y tragedias, tales como incendios y saqueos que incluso llegaron a provocar la destrucción parcial del monasterio, por lo que el conjunto arquitectónico que podemos contemplar actualmente es fruto de reconstrucciones y restauraciones posteriores. Durante los años posteriores a Revolución Francesa, su comunidad monástica fue expulsada y la abadía permaneció vacía hasta 1844
Como es fácil suponer, la producción de cerveza, una de las principales actividades económicas desarrolladas en el interior de la abadía desde sus comienzos, se vio por tanto interrumpida en varias ocasiones, lo que marcó también su carácter limitado, centrándose en abastecer únicamente el mercado regional.
Finalmente en 1997 se montaron en el recinto de la granja de la abadía, las instalaciones de la cervecera de la Abadía de Val Dieu, recuperando la tradición de producción de cerveza del monasterio, utilizando las recetas que habían usado los monjes siglos atrás, por lo que obtuvo el sello oficial de Cerveza de Abadía
Aparte de las mencionadas Val Dieu Triple, una triple con 9º y la Grand Cru, una compleja cuádruple con 10,5º, que a mi parecer son las mejores de la marca, el portfolio de Val Dieu también incluye una Blonde y una Brune de 6º y 8º respectivamente.
La abadía actualmente organiza visitas guiadas en varios idiomas (francés, neerlandés, alemán, inglés y español), con un paseo a través de la historia de la abadía. La visita finaliza en la cervecería, donde se explican los detalles del arte de la elaboración cervecera, a excepción de los secretos del maestro cervecero. Para concluir se ofrece una degustación de las cervezas elaboradas y otros productos locales de la región.





Graduación:7º
Temperatura de servicio: 10ºC-12ºC aprox.
Tipo de vaso recomendado:Copa de cáliz.
Aspecto: De color marrón claro que puede recordar a a miel, muy turbia y de aspecto denso, forma una buena corona de espuma de color blanquecino, aspecto esponjoso y mullido y amplitud generosa (algo más de 2 cm.). Buena retención, lo que le permite dejar tras el trago , restos de espuma adheridos al cristal de la copa
Aroma: Aroma intenso, potente, dulzón y especiado, dominado por la malta y la levadura (esta última muy evidente) que dejan en nariz abundantes notas de malta, miel, azúcar candeal, algo de corteza de naranja, higos, ciruelas pasas. También se aprecia la presencia de especias como cilantro, pimienta negra, algo de canela, y alguna otra sin identificar.
Sabor y textura: Cerveza de elevada carbonatación y entrada potente en boca. Cuerpo medio-alto, y textura algo "masticable". Sabor repleto de matices maltosos, avainillados y dulces con fondo de fruta oscura, y un leve amargor. Final seco, especiado y con sensación de ardor por el alcohol, sólo perceptible en este punto, ya que logra estar muy bien enmascarado en aroma y sabor.
Maridaje: Pannetone.

Nota:  

2 comentarios:

  1. Recuerdo haberla tomado hace algunos años, por recomendación de los amigos de la Maison Belge de Pamplona, (quienes ahora llevan el Manneken Beer) y mi recuerdo de entonces coincide bastante con lo que dices: sin ser para caerse de espaldas, es una belga navideña que merece la pena buscar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi las cervezas de Val Dieu cumplen con creces. Sobre todo la Grand Cru, una delicia. La Triple no está nada mal tampoco. Su ale navideña no es espectacular pero está bastante bien, y ayuda a conocer muy bien las cervezas de este tipo que proceden de Bélgica. Lo único es que no suele ser la más fácil de encontrar, pero supongo que será por rachas. Salu2!

      Eliminar