viernes, 31 de enero de 2014

Madrid fusión 2014, alta creatividad, tímida presencia cervecera




Para cerrar el mes de enero quería hablar de la reciente edición de la feria gastronómica Madrid Fusión que se celebró durante los días 27,28, y 29 de enero en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid en el recinto ferial Juan Carlos I de Madrid, al que tuve la suerte de ir invitado por Dirk Verlee, consejero económico y comercial de Flanders Investment and Trade.
Este tipo de ferias y congresos me llaman la atención ya que al margen de ser gran aficionado a la gastronomía, y estudioso de algunos alimentos como el queso, analizo qué grado de presencia llega a tener la cerveza, ahora que está viviendo una época dorada de unos años a esta parte, aumentando tanto el interés por ella, como su reputación gracias a su creciente presencia en las mesas y cartas de los mejores restaurantes, aunque con mucho recorrido por delante.



La primera parada obligada era visitar el stand que Flanders Investment and Trade había instalado, Pese a no ocupar una gran extensión, era uno de los más llamativos al querer imitar a los puestos callejeros de patatas fritas tan típicos en muchas ciudades belgas, aprovechando que el "frituur" (como se denomina en neerlandés), ha sido declarado patrimonio cultural inmaterial de la región de Flandes por el Presidente del Gobierno de Flandes, Kris Peeters y la Ministra flamenca, Joke Schauvliege. Encajando a la perfección con el lema de la edición de este año, que afirmaba que la inspiración está en la calle, en el puesto se podía conseguir un pequeño cucurucho de lo que parecía que eran patatas fritas, pero guardando algo inesperado en su interior, ya que en realidad se trataba de originales chocolates, deliciosos por otra parte. 



De este modo original la sorpresa estaba garantizada, y se conseguía reunir dos muestras de la gastronomía belga, las patatas fritas y sus célebres chocolates. Pero la gastronomía flamenca es rica en variedad de productos y talento. Sus cervezas imitadas y veneradas en multitud de países, o su suculenta "carbonade flamande" o las deliciosas espéculoos (galletas navideñas)... son otros dignos embajadores de la gastronomía de Flandes, caracterizada por unir tradición e innovación, y que últimamente goza del talento de una nueva generación de chefs de gran prestigio. De hecho,  uno de ellos, Gert De Mangeleer, fue galardonado en esta edición de Madrid Fusión, con el premio al mejor chef del año de Europa. 
En Madrid podemos disfrutar de las delicias de Flandes en el Restaurante L'Atelier Belge, situado en la calle Martín de los Heros 36, y en el restaurante La Rotonda en el Hotel The Westin Palace, donde ofrecen un menú especial que da muestras de la maestría de la gastronomía flamenca por 39 euros hasta el 4 de febrero.


Después de la visita al original frituur, era el momento de comprobar qué podía ofrecer Madrid Fusión. Para los amantes de la gastronomía y profesionales de la restauración, sin duda los atractivos eran múltiples. Por una parte era posible degustar productos de inmejorable calidad, como los quesos de Poncelet, los vinos de Jerez, los refinados cócteles ofrecidos por Schweppes y Beefeater, los embutidos de Salamanca y Badajoz, la sobrasada mallorquina, los torreznos sorianos, la sidra asturiana, o un inigualable hojaldre de Burgos, junto con unas galletas de morcilla, entre otros muchos Y por otro lado resultaba posible encontrar la mayor concentración de talento culinario por metro cuadrado, con la presencia de chefs como Rodrigo de la Calle, José Ramón Andrés o Pepe Rodríguez, entre otros.


Sin embargo para los cerveceros el atractivo se encontraba más limitado, puesto que la presencia resultó ser bastante tímida. El mayor espacio dedicado a la cerveza venía de la mano de Mahou, uno de los patrocinadores de la feria, y que como siempre en este tipo de eventos, es uno de los más visitados. No sólo era posible consumir su popular y muy madrileña caña de Mahou Clásica, si no que también existía la posibilidad de probar alguno de sus grifos con diferentes marcas del grupo como Carlsberg, Warsteiner, San Miguel y Alhambra.


Sin embargo la cerveza artesana y de importación resultaba difícil de encontrar, de modo que era necesario buscar con detenimiento stand tras stand, la posible presencia de alguna nueva cerveza en el mercado. En el stand de la Comunidad de Madrid era posible encontrar algunas botellas expuestas de las dos principales microcerveceras madrileñas, Cibeles y La Virgen. En el stand de los productos de Burgos, estaba presente la cerveza Mica, con su única referencia comercializada, la Oro Ale Premium, y con cuyo responsable, Juanjo Cereijo, pude conversar, tras probarla. Se trata de una cerveza de alta fermentación y comedido contenido alcohólico con 4,7º. Algo velada y de espuma blanca, en aroma destacan suaves notas a maltas caramelizadas, levadura y algo de fruta. En boca resulta fresca, de muy suave sabor, lígeramente cítrica y final seco. Personalmente creo que no aporta nada nuevo al panorama, pero que puede ser una opción para la introducción al mundo de la cerveza artesana por parte del público no familiarizado. 



En el stand de Cantabria Infinita, se encontraba la cerveza La Colegiata, con una presencia aún más esquiva y que curiosamente a pesar de tener alguna botella de muestra no ofrecía degustación alguna.



En cuanto a la presencia de las cervezas de importación la nota más destacada fue la aportada por los stands donde Japón y sus productos eran los protagonistas, aunque resultaban mucho más visibles sus sakes. Entre estos expositores se encontraba la empresa Cominport encargada de hacer llegar hasta España, una nutrida variedad de productos nipones, encontrándose entre ellos las cervezas artesanas Hitachino, de las que ya hablé en el blog en el pasado.

Poco más puedo añadir, respecto a lo que pudo ofrecer esta edición de Madrid Fusión 2014 . Esperemos que en sucesivas ediciones la presencia cervecera sea creciente, no ya sólo con una mayor presencia de marcas, sino también con la presentación de la cerveza como perfecto acompañante en los maridajes, o incluso como ingrediente en el elaboración de platos.

2 comentarios:

  1. Madrid Fusión es un evento al que hace varios años que quiero asistir (por recomendaciones de varios amigos cocineros) aunque a nivel cervecero esté lejos de la realidad que vivimos. Pero bueno, es lo de siempre, nos toca seguir trabajando para que la cerveza trascienda esas fronteras de los ambientes que solemos frecuentar y empiece a ser la protagonista en eventos más generalistas, ya que entonces podremos decir sin dudarlo que por fin ha venido para quedarse. Un abrazo Juan y enhorabuena por la invitación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pau, lo cierto es que para los que somos amantes de la gastronomía en general, es un evento recomendable, donde se pueden degustar productos de excelente calidad y además aprender técnicas y recetas de mano de los mejores maestros de cocina que hay en la actualidad. Yo asistí tanto por descubrir qué ofrecía desde el punto de vista culinario, como en materia cervecera. Lástima, que pude comprobar una vez más, que la cerveza queda relegada a un segundo plano, con escasa presencia, con la excepción de los patrocinadores. Me han comentado por cierto, respecto a este tema, que este año sin embargo en Alimentaria, habrá buena presencia cervecera. Habrá que estar atentos. A ver, si poco a poco logra tener el lugar que merece. Un abrazo.

      Eliminar