martes, 11 de marzo de 2014

Thwaites y Crafty Dan, tradición y creatividad bajo el mismo techo.



Recientemente, dentro de una habitual feria de productos europeos que suele organizar cada año una conocida cadena española de grandes almacenes, pude encontrar varias referencias de una clásica cervecera inglesa, la Thwaites. Me llamó poderosamente la atención su nueva presentación en un formato diferente del habitual que suelen usar las cerveceras inglesas, pasando de la botella de 50cl. a la de 33cl. y con otro tipo de etiquetas, que podríamos catalogar de más artísticas. En realidad, estas referencias son elaboradas por una pequeña cervecera llamada Crafty Dan creada por la propia cervecera Thwaites, con el objetivo de permitirle elaborar nuevas cervezas de producción limitada, lo que se traduce en mayores posibilidades a la hora de ser creativos y originales, probando algunas de las ideas que Thwaites quiere desarrollar en el mercado. El post de hoy pretende hablar acerca de la fábrica histórica, y estas nuevas referencias lanzadas a la venta, como una apuesta futura con una renovada imagen y concepto.

Sobre la cervecera...
Thwaites, con un nombre heredado del apellido de su fundador, es una de las fábricas de cerveza de larga tradición más puramente británicas, y que aún sigue en funcionamiento en su ubicación original. Su historia comienza de manos de Daniel Thwaites en la ciudad de Blackburn, a principios del siglo XIX en 1807, en pleno esplendor del consumo cervecero dentro de la Revolución Industrial que vivió Gran Bretaña. 
Fue en 1807, precisamente cuando Daniel a la edad de 30 años, tomó una de las decisiones más importantes de su carrera, la de unirse a una cervecera local, la Eanam Brewery, asociándose con dos empresarios locales, uno de los cuales, Edward Duckworth, terminaría siendo su suegro más tarde, tras casarse con su hija. Tras la muerte de su suegro en 1822, Daniel consiguió gran parte de las acciones, al unir las suyas propias a las heredadas por su mujer. Tan sólo dos años más tarde la fábrica pasó a ser propiedad en exclusiva de la familia Thwaites, al comprar las últimas acciones en posesión de William Clayton, uno de los socios iniciales.
Las siguientes décadas fueron las de mayor crecimiento y expansión de la cervecera, lo que llevó a aumentar los beneficios de la compañía, y por extensión mejoró la prosperidad de sus socios. En 1858 se produjo otro hecho de vital importancia para la historia de la cervecera. Daniel Jr., se convirtió en el único propietario de la fábrica, tras el abandono del proyecto por parte de sus socios y hermanos. Pero la compañía no dejó de crecer en los años siguientes, llevándose a cabo diferentes ampliaciones, hasta una producción de 100.000 barriles por año en 1878, una cifra considerable para la época.
Tras la I Guerra Mundial, siendo ya una sociedad limitada, creció nuevamente adquiriendo pequeñas fábricas locales, como la Fountain Free Brewery en 1927. En 1966, tiene lugar la inauguración de una nueva fábrica que fuese capaz de cubrir las necesidades de producción, ya que era sensiblemente más complicado satisfacer la creciente demanda de sus cervezas.
Hoy en día es una de las fábricas regionales de Gran Bretaña con una mayor reputación en la elaboración de ales tradicionales británicas, acumulando numerosos galardones y premios en diferentes certámenes y categorías y que aún sigue estando dirigida por miembros de la familia fundadora, descendientes de Daniel Thwaites,  tras más de 200 años de trayectoria a sus espaldas.
Como muestra de las tradiciones que continúan vivas en esta fábrica inglesa, están los caballos percherones llamados Shire Horses, utilizados como animales de tiro, para los vehículos que transportaban la cerveza, tal y como se hacía en el siglo XIX, y que fueron reintroducidos en la década de los 60, tras cuatro décadas en las que dejaron de usarse como medio de transporte para los barriles de cerveza. En 2010 se celebró la efeméride del 50 aniversario de la recuperación de los caballos, que aparecen además en el logo de la compañía.



Sobre Crafty Dan...
En Diciembre del 2011,  Thwaites quiso unirse al fenómeno actual de la craft beer, intentando renovar y mejorar el producto, para lo que aprobó la instalación de una microfábrica dentro de la gran fábrica que posee en Blackburn. Esta pequeña cervecera, a la que llamó Crafty Dan, en honor al fundador de Thwaites, permite a la fábrica matriz, crear hasta tres nuevas cervezas a la semana, gracias a sus 3 fermentadores y de esta forma, utilizarla como laboratorio de prueba para productos experimentales que aporten nuevos sabores. Los lotes fabricados son de producción limitada, y alcanzan tan sólo la treintena de barriles. Entre las nuevas cervezas creadas hay más de 5 docenas, y algunas de ellas, han llegado a tener tal aceptación y éxito, que han pasado a formar parte de la producción regular de la fábrica incorporándolas a su portfolio.
Entre estas se encuentran 13 referencias en barril, aunque su disponibilidad está reducida a un periodo limitado de tiempo, y en cantidades reducidas. En botella por el momento, tiene 3 que son las que pasaré a comentar en la nota de cata de la entrada: La Triple C, una Pale Ale, la 13 Guns, una IPA y la Big Ben, una Brown Ale.


Triple C:
Llamada así por los tres tipos de lúpulos que emplea, cuyos nombres comienzan por C: Centennial, Chinook y Citra, y por las tres fases diferentes en las que se van añadiendo los lúpulos durante el proceso de elaboración.


Graduación:
Temperatura de servicio: Entre 6ºC y 8ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta británico.

Aspecto: De un tono dorado pálido, transparente, con burbuja visible de ascensión lenta, y una capa de espuma blanca, esponjosa, con una amplitud cercana a los 2 cm. y con mediana duración, genera un fino y atractivo rastro de encaje en la copa.

Aroma: Muy aromática. Dominada casi por completo por los intensos matices cítricos procedentes de los lúpulos, a los que acompañan algunas otras notas afrutadas y de cereal.

Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio-ligero, carbónico leve y sensación ligera en boca. Destaca en ella los matices cítricos y lupulados, que acompañan casi desde el comienzo del trago. También se aprecian matices delicadamente malteados y afrutados que ayudan a balancear la cerveza. Finaliza con un regusto predominantemente amargo.

Maridaje: Queso Taleggio.

Nota:  





13 guns: Se trata de una American IPA, elaborada para conmemorar la celebración del Día de la Independencia de los Estados Unidos, el 4 de Julio. El nombre hace referencia a las 13 colonias originales de los Estados Unidos que firmaron la Declaración de Independencia.

Graduación: 5,5º
Temperatura de servicio: Entre 7ºC y 9ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta británico.

Aspecto: De un tono situado a medio camino entre ámbar intenso y cobrizo, forma una capa de espuma blanquecina de mediano espesor, aspecto jabonoso y escasa retención, que no le permite dejar mucho encaje en la copa.

Aroma: Desprende un conjunto de aromas claramente identificables dentro de lo que cabría esperar en una cerveza del estilo. Dominio del lúpulo, con matices a pino, resinas, cítricos como pomelo, y frutas dulces y tropicales como melocotón, lichi, mango y piña. Por debajo subyacen otros matices de diferente índoles como cereal y suave caramelo.

Sabor y textura: Con un cuerpo medio, una carbonatación moderada y una sensación ligera en boca, se trata de una IPA de factura elegante,  que imprime en el gusto un amargor moderado, que ayuda a que sea más fácil de beber para los no iniciados. Destacan las notas maltosas de cereal, caramelo y galleta, en combinación con otras afrutadas como cítricos, piña, mango y un toque de pino. El regusto presenta un punto especiado y seco, aunque resulta también moderamente amargo, sin llegar a las cotas de otras cervezas del género, pudiendo llegar a parecer ligeramente "dulce" a los mayores aficionados al lúpulo.

Maridaje: Ternera con salsa de cebolla y curry de mango.

Nota:




Big Ben: Llamada así en homenaje de uno de los símbolos más distintivos de la ciudad de Londres, la célebre torre campanario del Palacio de Westminster donde tiene su sede el Parlamento Británico, que a su vez fue bautizado con el apelativo de Big Ben en honor del primer encargado de su construcción, Benjamin Hall, que es por el que todo el mundo lo conoce, y que en su origen realmente hacía referencia a la gran campana que alberga en su interior.


Graduación: 5,8º
Temperatura de servicio: Entre 6ºC y 8ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta británico.

Aspecto: De color ámbar muy oscuro cercano al marrón, forma una corona de espuma de color beige, aspecto esponjoso, de amplitud media, y aceptable duración, que deja finos aros de encaje en el vidrio, durante los primeros tragos. 

Aroma: Desprende un aroma suave, dominado por los matices procedentes de la malta tostada, con notas de suave caramelo, y algunas otras notas florales complementarias procedentes del lúpulo, y un toque afrutado con reminiscencias de manzanas.

Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio-ligero y carbonatación no muy acentuada. Destacan en ella los matices procedentes de la malta en un comienzo, con un perfil ligeramente dulce, acaramelado y afrutado, con suaves matices de grano tostado, galleta, caramelo, manzana, y hasta algún detalle cítrico, que empieza a ser más evidente hacia el final del trago donde aparecen los lúpulos en forma de matices florales y herbáceos, que provocan la aparición de un moderado amargor en el retrogusto, en combinación con una ligera sequedad que trae de vuelta las notas de grano tostado de la malta.

Maridaje: Hamburguesa a la parrilla con aceite de trufa.

Nota:  

5 comentarios:

  1. Probe la 13 guns y la triple C, y sin ser nada del otro mundo no estaban nada mal, me gustó especialmente la 13 guns.
    Saludos JAB!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaban nada mal, y efectivamente la 13 guns fue la que más me gustó. Cervezas de notable a notable alto, en especial esta última. Me pareció una IPA muy elegante, muy british, con riqueza de matices pero nada agresiva ni áspera en boca, con un amargor muy medido. Para los mayores seguidores del lúpulo se queda corta seguramente. A mi me convenció. Buen nivel en líneas generales el ofrecido por estas nuevas cervezas de Thwaites. Salu2!

      Eliminar
  2. Las tengo para probar, la verdad que con tus catas tengo una buena guía de referencia para saber con que me voy a enfrentar

    ResponderEliminar
  3. Son buenas cervezas de un nivel más que aceptable, y de un corte digamos que clásico inglés, es decir, cervezas bien hechas, sin florituras y muy fieles a los cánones del estilo que representan, normalmente los típicamente británicos: mild, pale ale, bitter,.. Me llena de satisfacción ver que mis catas son tomadas como referencia, pero tampoco son verdades irrefutables, ni dogmas de fe. De hecho a veces, existen discrepancias de valoración entre diferentes bloggers, ya que al final influyen factores de carácter subjetivo al margen de lo afinadas que se encuentren las capacidades sensoriales de cada sujeto. En cualquier caso, muchas gracias. Espero que sean de tu agrado estas Thwaites. Otra marca británica que últimamente me está aportando buenas sensaciones es Adnams, Te recomiendo que te hagas con alguna de sus referencias si tienes oportunidad. Salu2!

    ResponderEliminar
  4. Joer, pues leyendo estos comentarios me arrepiento de no haber comprado la 13 Guns, no la pillé porque no soy muy amigo de las IPA y mira tú por donde que creo que me gustaría (hasta ahora las IPA que más me han gustado, de lo que he probado, han sido inglesas).
    Las otras dos las tengo esperando su momento :-)

    Un saludo!

    ResponderEliminar