jueves, 10 de abril de 2014

Bad Attitude, los chicos rebeldes de Suiza


Hace algunos meses supe de la existencia de las cervezas Bad Attitude gracias a mi faceta como coleccionista de latas de aluminio, ya que las diferentes referencias de esta micro se presentaban envasadas en latas con diseños gráficos caricaturescos muy originales, que rápidamente captaron mi atención. Aunque he de confesar que mi interés se volcó más tarde en las buenas opiniones vertidas sobre estas cervezas en los foros cerveceros, transformando mi curiosidad inicial de coleccionista en un. 
A pesar de su nombre, no se trata de una cervecera norteamericana o británica. Si nos fijamos en los envases, o visitamos su página web, los textos se encuentran escritos en italiano, pero tampoco estamos hablando de una cervecera del país trasalpino. Se trata de una fábrica de Suiza, ubicada en el sur del país en el cantón del Ticino, donde el italiano es la lengua oficial mayoritaria. Algo que llama poderosamente la atención, dada la imagen proyectada por Bad Attitude, si nos atenemos al tópico de que los suizos son por lo general gente escrupulosamente formal y muy rígidos frente a las normas. No es la que cabría esperar (quizá) para una cervecera helvética. De ahí, posiblemente el nombre, lo que podría hacer pensar en ciertos paralelismos con los escoceses de Brewdog, con esa imagen transgresora y una filosofía exenta de complejos. 

Sobre la cervecera...
En las proximidades de la localidad de Stabio, en el cantón del Ticino, muy cerca de la frontera con Italia, es donde se encuentra la fábrica de cerveza Ticino Brewing Company que es donde se elaboran las cervezas Bad Attitude. 
La cervecera comienza su andadura de la mano de dos apasionados cerveceros: Nicola Betraminelli y Lorenzo Bottoni, que ya acumulaban una larga experiencia en el oficio antes de asociarse. Nicola, elaboraba las cervezas San Martino en Medrisio, mientras que Lorenzo disponía de una pequeña fábrica en Apricale, donde elaboraba las cervezas Birra Nuda. Este último se mudó a Ticino con su mujer, aunque no le atraía especialmente Suiza, pero curiosamente a nivel administrativo las autoridades suizas exigían menos impuestos de cara a emprender un negocio, resultando los trámites más simples y económicos. En 2002 se asocian para fundar la Ticino Brewing Company y elaborar de forma conjunta la gama de cervezas Bad Attitude. De forma paralela también elaboran las cervezas propias que cada uno venía fabricando anteriormente. Las cervezas San Martino se encuentran enfocadas al mercado local, de cara sobre todo a los turistas que visitan la zona y buscan un producto de la región, mientras que las cervezas Nuda son exportadas a Italia
En un comienzo eran 3 las diferentes referencias que componían el portfolio, y decidieron distribuirlas envasadas en formato de lata de aluminio de 33cl., siguiendo la estela de la senda iniciada por algunas craft beer estadounidenses, que están recuperando de nuevo la política comercial de envasar en lata de aluminio con muy buenos resultados. Con el paso del tiempo el número de variedades fue aumentando hasta llegar a las 18 actuales (4 de las cuales serán comentadas en la presente entrada: Dude, Hipster, Kurt, Two Penny), y también comenzaron a ser envasadas en botellas de 33 cl. de forma un tanto achaparrada, similares a las utilizadas por la industria en los años 70, aunque las ilustraciones que decoraban el exterior se mantenían fieles a los diseños utilizados para las latas. La inspiración de las recetas en cualquier caso, parece proceder de las craft beer estadounidenses, con algunas licencias e interpretaciones particulares de algunos de los estilos reproducidos.


Cerveza orgánica de alta fermentación inspirada en las enseñanzas de Timothy Leary, psicólogo famoso internacionalmente por su investigación en el mundo de las sustancias psicodélicas. Se trata de una cerveza un tanto peculiar alejada de los cánones del estilo de una pils, en cuya receta se apoya, para posteriormente incorporar otros ingredientes como naranja y cilantro.

Graduación:7,62º
Estilo: Imperial Pilsner
Temperatura de servicio: 6ºC-8ºC
Tipo de vaso recomendado:Vaso aflautado para Pilsner o vaso de pinta americano (shaker)

Aspecto: De color amarillo pálido y aspecto nebuloso, con una ligera turbidez, forma una capa de espuma blanca y burbuja pequeña, de amplitud media, pero muy efímera, tardando muy poco en desaparecer por completo.
Aroma: Presenta aromas bastante limpios, destacando por un lado las notas maltosas con matices definidos de grano y cereal, y por otra parte notas lupuladas con matices florales y a lúpulos nobles, junto con alguna especia como cilantro. También aparece de forma moderada, el típico matiz metálico tan habitual en este tipo de cervezas.
Sabor y textura: Cuerpo bien contenido respecto a la graduación alcohólica y agradable nivel de carbónico que hace de ella una cerveza de entrada fácil en boca. Alcohol perfectamente camuflado. En el sabor destaca un leve tímido dulzor maltoso, con matices a cereal acompañados de notas cítricas como naranja, florales, terrosas y especiadas, más presentes al final del trago, proporcionando más amargor que sequedad en el regusto, aunque de forma moderada. Refrescante y bien equilibrada. Una cerveza bien hecha y original.
Maridaje: Queso Havarti.

Nota:



Cerveza que toma el nombre y la imagen del célebre icono del movimiento "grunge" y la generación X como fue Kurt Kobain, líder de la extinta banda Nirvana. Se trata de una cerveza especialmente pensada para aquellos consumidores habituales de lager industriales que deciden dar el paso para probar otras sensaciones diferentes transmitidas por otro tipo de cervezas. Está elaborada con maltas inglesas (Maris Otter) y lúpulos de las antípodas (Motueka y Riwaka).

Graduación: 4,3º
Estilo: American Pale Ale
Temperatura de servicio: 6ºC-7ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta americano (shaker)

Aspecto: De color amarillo pálido, casi pajizo y con un tímido velo que la hace traslúcida. Forma una corona de espuma blanca muy porosa, de burbuja grande y con escasa retención, tardando poco tiempo en desaparecer y sin apenas dejar rastros de encaje adheridos al vaso.
Aroma: Cítrica (pomelo), afrutada (fruta tropical) y floral, aunque realmente no es una cerveza muy potente aromáticamente. Se advierte la presencia igualmente de notas de levadura y "harinosas" que recuerdan al pan.
Sabor y textura: Entrada muy suave en boca, con escasa presencia de carbonatación y cuerpo medio-ligero. Entre los sabores destacan los matices de cereal, levadura, cítricos y flores, siendo más perceptibles las notas lupuladas en boca que en nariz, aunque no llegan a traducirse en un regusto amargo de considerable intensidad. No está mal, pero quizás presenta demasiada tibieza en aroma y sabor. Se queda un tanto corta.
Maridaje: Rigatone con salsa amatriciana.

Nota: 
Cerveza que usa la imagen del popular personaje "El Nota" (Dude, en inglés) de la genial película El Gran Lebowski, de los hermanos Cohen, y que interpretó el actor estadounidense Jeff Bridges. Según los propios dueños de la fábrica, no se trata ni de una IPA, ni una doble IPA, sino de una "casi doble IPA" con un cuerpo contundente y maltoso con abundante dry-hopping.

Graduación: 7,51º
Estilo: American IPA
Temperatura de servicio: 8ºC-12ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta americano (shaker)

Aspecto: De color ámbar oscuro e intenso, y aspecto turbio, aunque deja pasar la luz con birllos ambarinos. Forma una muy vistosa corona de espuma de color amarillento y aspecto cremoso a la par que denso, con muy buena retención y lacing en el cristal bien definido en forma de semicírculos en cada trago. Casi parece una amber ale o una IIPA.
Aroma: Destacan en primera instancia abundantes e intensas notas lupuladas con matices a pino, resina, flores, cítricos como el pomelo y fruta, mucha fruta (mango, fruta de la pasión). Combinadas con las notas maltosas presentes en segundo plano, como caramelo y galleta, le dan un carácter global dulzón y afrutado a la cerveza.

Sabor y textura: Cerveza con cuerpo robusto y peso en boca, con el alcohol bien sujeto. Su textura aterciopelada la hace más bebible. Gusto predominantemente dulce, con predominio de notas a caramelo y mermelada, acompañadas de fruta tropical y cítricos (estos últimos de una forma más tenue). Regusto moderadamente amargo. Cerveza muy rica y agradable de beber para los aficionados a este tipo de cervezas, aunque sobresalga un poco por exceso el caramelo en boca, y no se pueda considerar una American IPA muy ortodoxa.
Maridaje: Fajitas de ternera marinada con guarnición de cebolla y pimientos.

Nota:

Cerveza cuyo nombre se inspira en el precio que se pagaba por las porter en Inglaterra durante el siglo XVIII, cuando eran inmensamente populares. Elaborada con tres tipos diferentes de lúpulos Chinook, Amarillo y Willamette.

Graduación:8,1º
Estilo: Imperial Porter
Temperatura de servicio: 10ºC-12ºC
Tipo de vaso recomendado: Vaso de pinta americano o shaker.

Aspecto: Muy oscura y opaca, de un color cercano al negro. Forma una capa de espuma marrón , de aspecto esponjoso, con buena amplitud, decente retención y abundante lacing, aunque un tanto irregular.
Aroma: Destacan los matices torrefactos, como chocolate negro principalmente, caramelo quemado, melaza y algo más tenue de café y vainilla. También se aprecian notas florales y resinosas aportadas por los lúpulos, aunque no de una forma tan evidente ni potente como en las black ales o ipa porters.
Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio, un poco inferior a lo esperado dado el estilo y la graduación alcohólica. Destacan en un comienzo los matices torrefactos vinculados al tostado del grano, como café, para poco a poco ir ganando terreno el chocolate negro, acompañados de otros matices maltosos como caramelo quemado. La aparición de las notas florales combinadas con el torrefacto, provoca la aparición hacia al final de matices que recuerdan al regaliz. Final con ardor por el alcohol y de carácter amargo y seco, de larga duración y potente retronasal.
Maridaje: Cottage Pie (pastel de carne inglés).

Nota: 

8 comentarios:

  1. Como molan, es la primera vez que las veo y como coleccionista me han enamorado esos envases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso fue lo primero que me llamó la atención, pero las cervezas en sí, son muy interesantes y bien ajustadas de precio para ser de importación y proceder de Suiza. Salu2!

      Eliminar
  2. A mi me ha pasado lo mismo que a braker, que caña de etiquetado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto etiquetas como latas de aluminio son una tentación para los coleccionistas. Las cervezas también están bastante bien. Salu2!

      Eliminar
  3. Muy chulas las etiquetas, sí señor.
    En el BBF este finde probé la Kurt de barril me gustó bastante, coincido con tu puntuación de 6,5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya las había probado antes del ir al BBF. Las que más me gustaron fueron la Dude y la Two Penny. La Kurt estando bien hecha, se queda corta para mi gusto. Es una cerveza pensada para quienes comienzan a introducirse en un mundo sensorial nuevo, alejándose de la cerveza comercial e industrial. Salu2!

      Eliminar
  4. He probado solamente la Porter y creo que está bastante bien, aunque como dices igual un poco ligera de cuerpo para ser una Imperial Porter. De las demás de momento no puedo decir nada.
    Saludos JAB!

    ResponderEliminar
  5. Pues en mi caso no he probado ninguna de esta gente... Me las he cruzado un par de veces y eso que las etiquetas tienen su aquel para coleccionarlas... Apuntada queda la última que comentas. Un abrazo Juan!

    P.D. Ah, y un placer enorme haberte podido ver de nuevo en BBF. Lo poco si bueno, dos veces bueno... ;)

    ResponderEliminar