viernes, 6 de junio de 2014

Quinto FFdA De Molen Rasputin, no hay quinto malo



El pasado fin de semana fue el elegido por mi buen amigo de la Blogosfera cervecera, Birraire, para que tuviera lugar la quinta edición de la iniciativa Fin de Semana de Fondo de Armario, o también conocida por sus siglas FFdA, creada por él mismo hará ya un par de años. Quien es habitual lector del blog desde hace un tiempo ya conoce el mecanismo de esta iniciativa en la que participamos un buen número de bloggers cerveceros. Por contra, para aquellos lectores que no hayan oído hablar del FFdA, paso a explicar brevemente en qué consiste. Se trata de desempolvar aquellas cervezas especiales, que bien por su calidad o bien por su valor sentimental, son guardadas en en el lugar más recóndito y oscuro de nuestros armarios y bodegas, esperando a ser consumidas en un momento que estuviese a la altura de la categoría de la cerveza. Como suele suceder, muchas veces esa ansiada ocasión no llega y aquella cerveza reservada para un momento único comienza acumular polvo tras meses o incluso años de espera. El FFdA hace más fácil la elección de ese momento para los que participamos en ella y he de confesar que funciona a la perfección a modo de pretexto. Cada participante además adquiere el compromiso de publicar un post en su blog respectivo comentando el por qué de la elección de la cerveza, que provocó la larga espera y comentar el resultado de la experiencia. Como dice el refrán de origen taurino, no hay quinto malo, y en esta ocasión la quienta edición del FFdA coincide con su 2º aniversario, motivo por el cuál, de entre todas las posibles candidatas debía elegir una cerveza gran nivel. Podrían haber sido varias, pero la coincidencia con uno de los eventos cerveceros marcados en mi agenda, como es la Feria de la Cerveza Artesana de Madrid de la cervecería L'Europe, la limitó a una única, para evitar que la ingesta alcohólica fuese excesiva. La elección debía estar bien sopesada, y opté por una de las mejores Imperial Stout del mercado, la Rasputin elaborada por la prestigiosa micro holandesa De Molen



Sobre la fábrica
Siendo una de las fábricas de cerveza europeas con mayor prestigio, surgidas en los últimos años, curiosamente la holandesa De Molen no había ocupado demasiado protagonismo en el blog, y bien merecía alguna reseña particular, puesto que estamos hablando de una de las cerveceras imprescindibles para quienes comienzan a profundizar en este mundo.
La cervecera De Molen (el molino en holandés), con sede en la localidad holandesa de Bodegraven, es fundada durante el verano del año 2004 por Menno Olivier, un gran aficionado cervecero y homebrewer desde la treintena. Tras más de 10 años de elaborar cerveza en su propia casa y trabajar para distintas fábricas de su país, es cuando toma la decisión de crear la suya propia. La cervecera cuenta con otro socio, John Brus, gran amante de la cerveza y también con un pasado como homebrewer. 
Mientras que Menno es el brewmaster de la fábrica, centrándose más en lo referente a la producción, John se ocupa del marketing, la administración y la organización del festival Borefts que la cervecera organiza desde 2009, y que es considerado uno de los más relevantes en la escena cervecera actual, con presencia de las cerveceras más prestigiosas del momento como por ejemplo Magic Rock, Emelisse o Birrificio del Ducato.
El nombre de la fábrica y su logo se deben a que hasta el año 2011 la cervecera había estado ocupando el edificio del un antiguo molino que databa de 1697, donde además de tener instalada la fábrica de cerveza, mantenían en funcionamiento un restaurante y una tienda con los productos de la marca. En ese mismo año se trasladan a una nuevas instalaciones muy próximas de las primitivas, con una capacidad de producción mucho más elevada, lo cuál comenzaba a resultar necesario dada la creciente demanda de sus productos que existía, tanto en Holanda como en el exterior. Los equipos originales de la primera fábrica continúa en funcionamiento y es el utilizado para elaborar las cervezas más especiales de la cervecera.
Hay tres aspectos singulares que caracterizan a la fábrica holandesa:
- Por un lado su enorme portfolio, de gran variedad y calidad, donde se pueden encontrar desde cervezas experimentales obra de Menno, hasta colaboraciones con otros cerveceros de prestigio como los belgas de De Struise o los daneses de Mikkeller.
- Por otro lado su etiquetado, sencillo, sobrio y elegante, pero que contiene una gran información, posiblemente la más completa del mercado, llegando a especificar la graduación alcohólica, el número de IBUS, el valor EBC, el tipo de maltas empleadas y las variedades de lúpulo utilizadas.
- Y también por sus nombres, que generalmente suelen estar compuestas por dos palabras en holandés, (lo que trae de cabeza a no pocos cerveceros españoles, ya que dificulta el poder recordarlos). Estos nombres guardan algún tipo de significado especial, que suele proceder de una expresión típica o refrán holandés, como por ejemplo, una de sus cervezas más populares, Hemel & Aarde (Cielo y tierra).



Sobre la cerveza y su nombre....

Se trata de la primera Imperial Russian Stout de la marca y lleva el nombre de uno de los personajes más famosos y controvertidos de la corte zarista de los Romanov. Rasputín fue un místico ruso, conocido con el apelativo del "monje loco", de poderosa y misteriosa personalidad, al que se le atribuían capacidades curativas mediante los rezos y facultades hipnóticas que utilizó presuntamente para escalar en la corte de los zares, e influir sobre la política de su tiempo. Según los propietarios de la fábrica holandesa, era tal el poder de persuasión e influencia de Rasputin, que posiblemente fue uno de los principales responsables de que el estilo de cerveza Imperial Russian Stout pudiera nacer durante el gobierno del zar Nicolás II y la zarina Alejandra, por lo que decidieron utilizar su nombre para bautizar a su primera cerveza en el género.

Con 10,7 grados de alcohol, elaborada usando maltas de cebada pale. chocolate y cara y lúpulos premiant y saaz, es una cerveza compleja y de potente sabor, que reproduce las características del estilo, alcanzando una gran calidad. Como curiosidad además cabe mencionar que se elabora sólo en dos ocasiones cada año de forma limitada.

Mientras que algunas cervezas esperan aún en mi armario a la llegada de un buen amigo que lleva tiempo viviendo en el extranjero, o a que la selección española gane otro mundial, esta cerveza directamente iba destinada a ser consumida con motivo de una nueva edición del FFdA. Desconozco si seré original o no con el motivo de guarda de esta cerveza, pero lo cierto es que cuando me hice con ella pensé en reservarla precisamente para poder disfrutarla y posteriormente comentarla en una posterior convocatoria para participar en una nueva edición del FFdA. Estaba completamente seguro de que iba a haber una más, como así ha sido. Y aquí el resultado.

Cata:
Graduación:10,7º
Temperatura de servicio: Entorno a los 10 grados centígrados.
Tipo de vaso recomendado: Una copa snifter
Aspecto: Profundamente oscura, opaca y de aspecto petrolífero, casi negra, como suelen presentarse las Imperial Stout. Forma una delgada capa de espuma de color beige, que no se caracteriza por una gran persistencia ni rastros de encaje en vidrio.
Aroma: De aroma penetrante y profundo dominado por notas maltosas y torrefactas, destacando el cacao y caramelo quemado, con presencia añadida de notas complementarias de ciruelas pasas, levadura y trazas de moka y vainilla. 
Sabor y textura:  
En el paladar destacan los matices a chocolate, malta tostada, intenso caramelo, y ganan presencia las notas afrutadas, apareciendo trazas a frutos del bosque y bayas, aparte de las mencionadas ciruelas. Se advierte la presencia de los lúpulos al final del trago, consiguiendo un amargor prolongado junto al procedente del torrefacto, aunque en las sensaciones finales del postgusto del trago se revela seca, algo astringente y con presencia alcohólica.
Cerveza que conquista definitivamente en en el trago, gracias a su cuerpo robusto, potente, algo alicorado, y su textura sedosa, a lo que ayuda su baja carbonatación, logrando inundar la boca por completo, proporcionando intensas y placenteras sensaciones, en especial a los amantes de las cervezas de maltas oscuras.
Maridaje: Bizcocho de chocolate con pasas y nueces.

Nota



11 comentarios:

  1. Una cerveza enorme de una cervecera que considero de cabecera a nivel europeo y especialmente en cuanto a cervezas oscuras y fuertes. Me entra la curiosidad de saber cuanto tiempo la has guardado, ya que en la foto no se sabe (a diferencia de las etiquetas de antes, que me gustaban más porque ponía fecha de embotellado). Sin duda un gran homenaje, Juan! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo en lo de cervecera de cabecera dentro de las europeas que ahora mismo están pegando fuerte en el mercado. En este estilo y similares cierto es también que lo bordan. En cuanto al tiempo de guarda no fue mucho la verdad, apenas 1 año, ya que comentaba en el post fue adquirida exprofeso para una nueva edición del FFdA y acaba de cumplir 2 años. Y el homenaje fue fantástico, ciertamente ;). Un abrazo Pau!

      Eliminar
  2. Excelente cerveza, sin duda, una gran elección para esta iniciativa.
    En lo que no estoy nada de acuerdo es en que las etiquetas de De Molen sean las más completas de mercado. Podrán poner IBUs, EBUs, maltas y lúpulos -que no siempre, en algunas no los ponen- pero les falta la información a mi modo de ver más importante: el estilo de la cerveza. Encuentro muy difícil comprar nuevas birras de esta casa porque nunca sé qué estilo son, con la información que ponen es difícil hacerse una idea de cómo va a saber la cerveza, creo que es un punto que deben mejorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, efectivamente no figura el nombre de estilo en las etiquetas, lo que para muchos cerveceros supone una frustración, unida a los nombres de las cervezas, que en algunas ocasiones cuesta recordar, pero he de decir también, que con la información expuesta: alcohol, IBUS y EBCs (aparte de los ingredientes, cuando aparecen) puedes tener una idea aproximada del estilo. Hoy en día además ya sabemos que las fronteras entre los diferentes estilos se han difuminado un tanto, y hay algunos nuevos denominados con nombres un tanto peculiares que no aportarían demasiada información acerca de las características de la cerveza. Ejemplo: Imperial Pilsner. Habré probado cerca de una docena de cervezas de este estilo, y todas ellas son diferentes. No sabría decirte cómo definir el estilo así bautizado. Pero entiendo lo que dices y es una "queja" generalizada respecto a a las De Molen. Salu2!

      Eliminar
  3. Has ido a lo seguro y has acertado de lleno.
    Por mi parte, en su momento fue una cerveza que me encantó dentro de su estilo, la mejor; ahora ya..., habiendo probado otras me parece que está a muy buen nivel. No obstante como te digo veo tu elección acertadísima.

    Un abrazo JAB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es que a medida que uno va refinando sus gustos y teniendo más experiencia, la exigencia crece en consonancia, y al final, cervezas que nos parecieron increíbles en primera instancia, en segundas catas pierden algún punto, pero como comentas, sigue siendo una cerveza de gran categoría, con suficiente potencia y complejidad como para cumplir con el FFdA. Un abrazo Jose.

      Eliminar
  4. HOLA JABITO!
    VEO QUE ANTE LA FERIA INMINENTE SOLO TENIAS "ONE SHOT" Y POR LO QUE VEO, HAS ACERTADO DE PLENO.
    ME ALEGRO DE QUE LA HAYAS DISFRUTADO COMO UN ENANO.
    DE MOLEN NO ES NI DE LEJOS DE MIS CERVECERAS FAVORITAS, HE PROBADO UNAS CUANTAS Y A EXCEPCIÓN DE LAS OSCURIDADES ABISALES COMO ESTA, A LAS QUE NO SOY DADO, YA LO SABES, EL RESTO NO ME HAN CONVENCIDO.
    TENGO QUE DECIR TAMBIEN QUE LA HEMEL & AARDE DE BARRIL EN ANIMAL LA HE DISFRUTADO COMO UN ENANO, NO LO VOY A NEGAR, PERO SIENDO COLECCIONISTA COMO SOY, ESTOY DE ACUERDO CONTIGO EN QUE SUS ETIQUETAS SON MUY DIFICILES DE RECORDAR, TOTALMENTE ANODINAS Y DEMASIADO SIMPLES, NO ME GUSTAN NI GOTA. HOY EN DIA LOS IBUS Y LOS GRADOS LO DIFICIL ES QUE NO LOS INDIQUEN Y LOS LÚPULOS Y MALTAS YA HAY MUCHAS QUE LO HACEN. PUEDE QUE HACE 4 O 5 AÑOS FUERA MUY NOVEDOSO, PERO HOY EN DIA NO TANTO, AUNQUE NO VIENE NUNCA MAL TAL INFORMACIÓN.
    LO QUE DICE BIRROLOGO TAMBIEN ES CIERTO. YO MUCHAS VECES HE TENIDO QUE PREGUNTAR AL TENDERO QUE LAS VENDA EN ESE MOMENTO QUE ESTILO ES CADA UNA, NO LES COSTABA NADA PONERLO.

    EN FIN, QUE ME ALEGRO MUCHO DE QUE HAYAS PODIDO CELEBRAR CON ÉXITO TANTO LA FERIA ( SIENTO MI AUSENCIA, ES LA PRIMERA DE NICOLAS QUE ME PIERDO ) COMO EN TU PARTICULAR FFDA.
    SALUDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mi cervecera favorita, pero sí te puedo decir que se encuentra entre una de mis 10 imprescindibles. Son muchas las grandes cervezas que abundan en su portfolio, y muy raras son las decepciones. A bote pronto me vienen a la mente nombres de cervezas soberbias como la Hel & Verdoemenis, o la Vuur & Vlam, o la Blikken & Blozen, o la Amarillo... hay muchos ejemplos. Etiquetas simples y anodinas, que a un coleccionista como tú y a muchos otros no les atraen, pero sin embargo encantan a otros. Respecto a la información en las etiquetas, cierto es que cada vez son más marcas las que lo indican, pero aún quedan muchas en las que sólo puedes encontrar el "agua, malta de cebada, lúpulo y levadura" y la graduación alcohólica como información. Coincido en lo de que no estaría mal indicar el estilo en la etiqueta siempre que no sea para poner cosas tan indefinibles como Imperial Pilsner que comentaba al compañero Birrólogo. Una lástima Jorge, no haber podido coincidir este año contigo en la feria. En la próxima compartimos cerveza! Salu2!

      Eliminar
  5. Coincido con lo comentado por algunos, Las cervezas potentes y oscuras de la gama De Molen me parecen fantásticas... las otras no me han acabado de convencer... Rasputín siempre ha sido una grande... Sabia elección!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que las cervezas oscuras del "molinero holandés" son las que más os atraen, pero a mi ciertamente, también me gustan algunas otras más pálidas dentro de la extensa variedad que producen, aunque eso sí, la Rasputín, es una de las más potentes y destacadas, por ello la elegí, y es un auténtico petróleo ;). Un saludo Txema!

      Eliminar
  6. Gran post, como siempre, y buen ejercicio de moderación; no hay que pasarse, por mucho que nos guste la cerveza :-). Una grande, la Rasputin. Como comientan muchos compañeros, Menno y compañía se sienten cómodos en la oscuridad, y ésta, siendo una de sus clásicas, sigue siendo un gran referente. ¡Gracias por tu participación y un abrazo!

    ResponderEliminar