jueves, 19 de junio de 2014

Ruta cervecera por Valonia (parte I), Brasserie des Légendes





Los seguidores habituales del blog habrán comprobado durante los últimos días, que el ritmo de publicación se ha visto un tanto paralizado. Ello es debido a que durante la semana pasada estuve realizando un viaje patrocinado por la Oficina de Turismo Belga de Bruselas y Valonia (www.belgica-turismo.es), que recorría el sur del país, visitando algunas de las cerveceras (brasseries en francés) más relevantes de Valonia. 

Valonia, a pesar de ser la mitad de Bélgica más desconocida, esconde en su corazón, ciudades llenas de encanto y belleza, con una atractiva agenda cultural y además se encuentra plagada de decenas de brasseries que elaboran cervezas de gran calidad y reconocido prestigio, siendo algunas de ellas como las trapenses Rochefort o Chimay, verdaderos centros de peregrinaje para los amantes de la cerveza procedentes de diferentes partes del mundo. 

En realidad todo Bélgica es un país que merece la pena visitar, pequeño en extensión, pero grande en riqueza cultural y gastronómica, que puede hacer las delicias de todo buen viajero y amante de la buena mesa.




El primer día del viaje me llevaba directo del aeropuerto de Bruselas a Tournai, ciudad nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, gracias a su impresionante catedral, cuya silueta coronada por sus imponentes cuatro torres, domina la panorámica del centro de la ciudad, y al colosal campanario situado en un extremo de su bella Grand Place. A mitad de camino se encuentra la ciudad de Ath, famosa por ser conocida como la ciudad de los gigantes, y sede de la "mitad" de la cervecera Les Légendes, la primera visita cervecera del viaje marcada en el programa.



Brasserie des Géants (Brasserie Les Légendes)...
La región que se encuentra alrededor de la ciudad de Ath, es el hogar de más de una cervecera. Desde la Edad Media, Ath  ha sido especialmente popular por su desfile anual de gigantes (denominado "Ducasse") en el que el gigante Goliath, conocido en el dialecto local como "Gouyasse", con 4 metros de alto y 126 kgs. de peso,  dirige la comitiva acompañando a charangas y otros parientes suyos de colosal tamaño a través de las calles de la ciudad, junto con un buen número de carrozas ricamente adornadas y de lugareños ataviados con los trajes tradicionales. Por tanto no sorprende que esta región sea conocida como la tierra de los gigantes. En honor a esa fama, una de las cerveceras de la región fue bautizada en su momento como la Brasserie des Géants (Cervecera de los Gigantes, en castellano), ubicada en la localidad vecina de Irchonwelz


Aspecto exterior del castillo que alberga la cervecera.

Con un nombre como este el hogar de la cervecera no podía ser otro que un edificio de grandes dimensiones. Así la Brasserie des Géants se asienta sobre los restos de un antiguo castillo fortificado del siglo XII, el castillo de Irchonwelz, restaurado y rehabilitado con el propósito de albergar la cervecera, con un pórtico de entrada lo suficientemente alto como para poder dejar entrar a los gigantes. Sin duda, un enclave único, que dota al lugar de una atmósfera medieval y pintoresca, a pesar de que los interiores son totalmente modernos.


Un antiguo carruaje usado para el transporte de la cerveza antaño, decoraba el patio interior de la cervecera.

La historia de la cervecera es relativamente reciente, partiendo del año 2000, cuando dos jóvenes "urchons" (la forma en la que los lugareños son conocidos cariñosamente en la región), Pierre Delcoigne (un joven graduado en la Escuela de Ingeniería Bioquímica de la Universidad Católica de Lovaina) y su esposa Vinciane Wergifosse, decidieron fundar la cervecera en el castillo de Irchenwelz, que adquirieron anteriormente en 1997. Tras la rehabilitación del antiguo castillo, que duró dos largos años, lanzaron en agosto de 2000 su primera cerveza, la "Gouyasse", coincidiendo prácticamente con la celebración del desfile de los gigantes el cuarto fin de semana de cada mes de agosto.

La Brasserie des Geants nació como una cervecera familiar independiente, y aún continúa siéndolo, cuya filosofía es el respeto por las tradiciones de la tierra, y la calidad de sus materias primas, como por ejemplo la malta de la cebada procedente de la granja familiar de Beauregard, situada a 30 kms de la fábrica, y de la maltería de Beloil, también de la región, y que es empleada para elaborar cada una de las cervezas del portfolio de la marca, ofreciendo en definitiva una cerveza natural y autóctona. Entre los ingredientes utilizados también destaca la calidad del agua procedente de los acuíferos de la región país de Ath y del área montañosa de Ellezelles. Se trata de un agua de gran pureza rica en minerales como calcio y magnesio y muy baja en nitratos. Los lúpulos por su parte son importados de Alemania y Rep. Checa, principalmente.

El proceso de elaboración consta de varias fases que se repiten en cada una de las cerveceras, con algunas variaciones. 

En un primer paso se realiza la maceración, un proceso en el que la malta, anteriormente molida, se mezcla con agua caliente de forma progresiva, en un gran recipiente destinado a tal propósito, una cuba de maceración, hasta formar una sopa espesa de cereales. Las adiciones de agua se realizan de forma progresiva en diferentes pasos, alcanzando la mezcla diferentes temperaturas durante distintos lapsos de tiempo, con el objetivo de hacer trabajar a las diferentes enzimas, que son capaces de transformar el almidón del grano en azúcares fermentables. 


Durante mi visita tuve la oportunidad de ver a los operarios en plena acción.

Tras varias horas de reposo se obtiene un mosto dulce de color variable dependiendo de las maltas empleadas en la maceración, que es filtrado con una plancha metálica agujerada por finas hendiduras, que permite separar el grano y otras impurezas del mosto. Los restos de la pasta formada por la el grano de la malta molido y mojado es retirado y posteriormente dado como pienso de alimento para el ganado, y el mosto es transferido a una caldera de cobre, donde se lleva a cabo la fase de cocción.


La brasserie es una de las pocas que continúa utilizando calderas de cobre en la región.

Durante la fase de cocción el mosto es calentado en la caldera hasta temperaturas de ebullición, con el objeto de esterilizar el mosto. Durante esta fase y en diferentes etapas se añaden las diferentes variedades de lúpulo para aromatizar, y balancear el mosto, dotándole de mayor o menor amargor, en función del momento en el que se produzca la adición del lúpulo. A partir de esta etapa en adelante, es imprescindible una asepsia total para evitar las contaminaciones bacterianas que puedan afectar al mosto, y por tanto al sabor final de la cerveza. Todos los pasos posteriores por tanto, se realizan con instrumental (conducciones, maquinaria y tanques) esterilizado. 

Tras la cocción, el mosto debe ser enfriado  a gran velocidad hasta una temperatura de 20º, para evitar infecciones bacterianas, y al mismo tiempo lograr que el mosto se encuentre a la temperatura óptima para que la levadura pueda trabajar.  La refrigeración se consigue a través de un intercambiador de placas. El mosto hirviendo fluye a través de unas placas de acero inoxidable que son enfriadas por el flujo de agua fría.

Todavía el líquido con el que se trabaja en la cervecera no se puede llamar cerveza, ya que carece de alcohol. Una vez que el mosto es enfriado, es transferido a fermentadores de acero inoxidable de 70 Hls. de capacidad, donde se añade la levadura, para que de comienzo la fermentación, proceso por el cual, los azúcares fermentables del mosto son transformados en alcohol y dióxido de carbono. Una vez inoculada la levadura en el mosto, esta se multiplica durante las primeras 8 horas, y después comienza a realizar la fermentación. Después de 5 días se puede dar por finalizada la primera fermentación y ya tenemos cerveza.

A continuación la cerveza pasa a la fase de custodia o guarda, en cual la cerveza es enfriada en tanques cilindrocónicos de "lagering" de 140 Hl de capacidad, a 1°C. Esta reducción drástica de la temperatura permite la decantación de las levaduras presentes en la cerveza .Esta fase de maduracion se prolonga durante 15 o 20 días en el interior de los tanques.

Finalmente, llega el momento del envasado de la cerveza en barril o botella. Antes del embotellamiento se añade azúcar a la cerveza, para que esta pueda desarrollar una segunda fermentación en el interior de la botella.


Ver funcionar la cadena de embotellamiento y etiquetado es todo un espectáculo.

La cadena de maquinaria encargada del llenado de las botellas, colocación de la chapa, y pegado de la etiqueta, permite una velocidad de producción de aproximadamente 3000 botellas por hora. Finalmente la cerveza es almacenada a la espera de ser servida en un almacén refrigerado y mantenido a temperatura constante de bodega, durante todo el año, lo que permite que la cerveza se mantenga en óptimas condiciones hasta que sale de la fábrica.

El almacén se encontraba prácticamente al máximo de su capacidad con cajas y barriles apilados hasta el techo.

Las cervezas producidas por la fábrica son:

La Gouyasse, la primera de las cervezas producidas por la fábrica destinada al consumo local de la región. Se trata de una blond ale típicamente belga, con 6º de alcohol y dominada por el gusto de la malta afrutada, con ligeros toques de lúpulo y cítricos.

La Goliath Blond, se trata de la misma cerveza en realidad que la Gouyasse, pero está destinada al mercado exterior. Producida tanto en botella de 33 cl. como de 75cl.

La Goliath Tripel, se trata de una cerveza más robusta y potente, de color dorado, con 9º de alcohol y un gusto más complejo, estando destinada a los conocedores y amantes de la cerveza. Lanzada al mercado en 2012 es considerada como una de las mejores cervezas del estilo. También se comercializa en formato de 75cl. aparte del habitual de 33cl.

La Goliath Winter, se trata de la versión de la serie Goliath para la temporada de invierno, elaborada con maltas más oscuras y una graduación alcohólica de 7º.

La Saison Voisin, es una cerveza perteneciente al estilo Saison, tan tradicional en la región, y destinada antiguamente a ser consumida por los trabajadores del campo durante los meses veraniegos. Está laborada con una receta procedente del siglo XIX y un mayor aporte de lúpulo, lo que se traduce en sus 40 IBUS.

La Ducassis. es una de las cervezas más populares de la fábrica. Ligera, refrescante y dulce, con tan sólo 3º de alcohol, utiliza cassis (grosellas negras) para la elaboración, siendo la primera cerveza de alta fermentación del país, en utilizar cassis para la elaboración. Es una de las cervezas de frutas más apreciadas por los belgas. El nombre elegido para la cerveza realiza un juego de palabras entre la fiesta de la Ducasse, y la fruta cassis.

La Urchon, se trata de una cerveza de alta fermentación, de malta tostada y 7º de alcohol, que toma el nombre que reciben los lugareños de forma coloquial y cariñosa, que quiere decir erizo. De ahí que aparezca un erizo en sus etiquetas.



Recientemente, la Brasserie des Géants se unió al de la Brasserie de Ellezelloise, intentando crear conjuntamente una cervecera inspirada en los personajes mitológicos y de leyenda de la tradición local, uniendo los gigantes y los cuentos de brujas, en los que se basa la imagen de la serie de cervezas Quintine de Ellezelloise. Quintine era una bruja, de la que se decía que había sido la protectora de las colinas de la región. Lamentablemente hubo preparada para ella una pira funeraria encendida en el pueblo de Ellezellesel 26 de octubre de 1610. Caminando por la villa de Ellezelles, es posible ver una estatua dedicada a Quintine. Según la tradición si la ves, aségurate de acariciar su cabeza mientras repites "ouphoupriki rikète, padzeur les haies et les bouchons vole au diâle èt co pu lon". Después un deseo se ha de pedir, y se hará realidad. No tuve oportunidad de poder pasar por Ellezelles, para comprobar la veracidad de la leyenda, así que no me quedará más remedio que regresar dentro de un tiempo, no sea que vaya a ser cierto.

En definitiva, qué mejor nombre podrían haber elegido para la unión de ambas cerveceras que el de Brasserie des Légendes (de las leyendas, en castellano).

Esto permitió ampliar el portfolio de la marca, con varias cervezas más: las tres de la serie Quintine (la blond, la ambrée, y la bio) y la Imperial Stout Hercule (Poirot), elaborada como homenaje al célebre detective belga protagonista de varias de las novelas de la reina de la intriga literaria, Agatha Christie.


La gama completa de la Brasserie des Légendes, incluyendo las cervezas de Ellezelloise.


Tras la visita pude degustar una de las cervezas producidas por la fábrica, en el interior del bar que tienen a disposición de los visitantes, que se encuentra justo frente a la fábrica, y cuyo interior totalmente modernizado contrasta con el entorno rústico y medieval. Aún así resulta acogedor gracias a su luminosidad y el espacio suficiente para poder disfrutar tranquilamente de las cervezas de la fábrica. De entre la oferta disponible opté por mi estilo preferido junto con las triples de abadía, y elegía la Saison Voisin, una cerveza totalmente inédita para mi, que podría ser la elección acertada para una mañana calurosa.

La Saison Voisin era una cerveza muy apreciada en la provincia sureña belga de Hainaut de hasta que en 1989, Leon Voisin cerró la pequeña brasserie donde era elaborada. La Brasserie des Géants, recuperó esta cerveza local e histórica con la aprobación de Monsieur Voisin en el año 2001, mediante el uso de una receta original de 1884. Inicialmente tenía 6º de alcohol. La versión actual contiene un grado menos.
Se trata de una cerveza de atractivo color ambarino, velada, y coronada por una destacable corona de espuma blanca, cremosa, con muy buena retención. Muy aromática, dominada por la levadura y los lúpulos, desprende matices a flores, hierbas, tierra húmeda y cítricos. En boca, bien carbonatada, ofrece un punto ligero de acidez y otro sutil metálico. Bien equilibrada, también resulta especiada, picando ligeramente en boca, sobre todo hacia el final del trago caracterizado por una marcada sequedad. Refrescante y muy agradable de tomar. Un buen ejemplo dentro de mi estilo favorito.

Interior de la cantina de la fábrica donde es posible degustar las cervezas de la marca.

Ficha resumen: 
Nombre: Brasserie des Géants (Brasserie des Légendes)
Año de creación: 1997 (lanzamiento de la primera cerveza en 2000)
Ubicación: Irchonwelz (Ath)
Web: http://www.brasseriedeslegendes.be/
Cervezas: Gouyasse, Goliath blond, Goliath tripel, Goliath winter, Saison Voisin, Ducassis y Urchon.
Permite visitas: Sí.
Ciudad visitable en las proximidades: Ath

Ath...

Aprovechando la proximidad de la fábrica a la ciudad de Ath, bien merece una visita esta localidad valona, cuyos orígenes se remontan, según algunos historiadores, al fuerte que construyó Atila cuando acampó con su ejército en las proximidades. Con cerca de 30.000 habitantes, es una ciudad que ha alcanzado una gran popularidad gracias a la celebración de la Ducasse, nombre por el que es conocido en el dialecto de la región, el desfile de los gigantes, una espectacular fiesta que proviene del siglo XV, y que se encuentra incluida dentro del selecto grupo de celebraciones catalogadas como Patrimonio Mundial de la Unesco, desde el año 2005. Durante la fiesta el gigante Goliath (Gouyasse en el dialecto local), acompañado de su esposa salen en procesión tras haber contraído matrimonio en la iglesia local de San Julián. Después Goliath se enfrenta al pequeño David, y tras el combate se toma la tarta llamada "Mastelles" compuesta de macarones y almendras. Al día siguiente tiene lugar el espectacular desfile con los siete gigantes tradicionales de la ciudad, acompañados de otras figuras fantásticas y mitológicas. Esta celebración tiene lugar cada año en verano, durante el cuarto fin de semana del mes de Agosto, y es todo un acontecimiento en la región atrayendo a multitud de visitantes. Para más información podéis consultar la siguiente web: http://ducasse-ath.be/.

Aparte de la fiesta el lugar más emblemático de la ciudad es la denominada Casa de los Gigantes, una mansión del siglo XVIII, de gran interés arquitectónico, dedicada al misterioso mundo de los gigantes, albergando un museo donde se repasa la fabricación y evolución de estos fascinantes personajes desde el s. XV hasta la actualidad y se informa sobre la Ducasse. Otros lugares interesantes de la ciudad son el Museo de Historia y Folklore, el Museo de las Canteras de Piedra, a partir de las cuales floreció una importante industria en la zona, o el castillo medieval de Ath.

La cerveza Gouyasse, en la que se puede ver al gigante Goliath en la etiqueta.

En mi caso, me acerqué hasta la ciudad tras mi visita a la Brasserie des Géants para poder comer. No dudé en acompañar mi comida con la cerveza local por excelencia, la Gouyasse, entre otros motivos porque no es comercializada fuera del país, aunque en España podamos contar con su equivalente la Goliath Blond.
Se trata de una clásica blond belga de contenido alcohólico comedido. De color dorado, y coronada por una capa de espuma blanca y esponjosa, con buena amplitud, retención y encaje, desarrolla las características propias del estilo destacando su aroma a malta afrutada, pan, levadura, flores campestres y un punto de azúcar, resultando maltosa, afrutada y algo cítrica en boca, y rematada por un final seco. Me dejó buena impresión, y lo cierto es que la disfruté con sumo gusto.

Por desgracia la lluvia y la agenda que debía cumplir me impidieron después poder visitar la ciudad, que marco como punto de interés pendiente para mi próxima visita a tierras belgas.
De aquí puse rumbo a mi siguiente visita en el programa, la cervecera de Ecausinnes, de la que hablaré en mi próximo post.

7 comentarios:

  1. Espectacular entrada! Dan ganas de salir corriendo para allá. A ver si la próxima visita a mis amigos belgas podemos hacer una escapada!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Me alegro de que te haya gustado la entrada. "En vivo" resulta mucho más atractiva e interesante la visita. Sin duda, lugares para visitar e incluso para repetir. En cuanto a las cervezas de esta brasserie, responden al estándar de calidad de la cerveza belga, siendo cervezas muy respetables y recomendables. Si tienes oportunidad no dudes en visitar la zona y poder disfrutar de sus encantos. Salu2!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta ver que ya estás pensando en volver por esa parte de mi país. Ellezelle por ej. merece mucho la pena, y además allí no sólo estarás en tierras de "brujas" sino también también en tierras de ciclismo (Ellezelle está situado en la frontera de las Ardenas Flamencas, la tierra por excelencia de los Flandriens).
    Hasta más tarde (me imagino que has encontrado sitio de cata para hoy, ¿no?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ilse, la verdad es que es una tierra bien bella, con bonitos paisajes, castillos, mansiones, ciudades con encanto, buena gente, buena comida y buena cerveza qué más se puede pedir? Ahora que comentas lo del ciclismo, el gran Eddie Mercks era de allí? Nos vemos luego, finalmente hubo hueco para que fuera a la cata. La de hoy promete mucho. Salu2!

      Eliminar
  4. no, Eddy Merckx es de Brabante (conozco todas las anécdotas del pequeño Eddy, porque una tía suya me dió clases de religión y a ella le gustaba - o a nosotros nos gustaba cambiar de tema igual también??? ;-) - hablar mucho de su sobrino), de plena zona de las Lambiek.
    Los Flandriens son los ciclistas que se especializan en los clásicos belgas (sufrir andando en bici sobre adoquines) y sobre todo la Vuelta a Flandes. Entonces, EM no se considera como tal, pero Briek Schotte (muchos del periodo interbellum) por ej. sí. Hay un museo interesante en Oudenaarde. Algo más para tu próximo viaje a Bélgica ;-)
    Hasta luego,
    Ilse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo apunto. Luego hablamos. Un saludo Ilse.

      Eliminar
  5. COMO VES, VOY DE ADELANTE PARA ATRAS Y SIGO TU RUTA AL REVES, ES LO QUE TIENE NO TENER TIEMPO PARA TODO JAJAJA.
    DE QUINTINE HE DE DECIR QUE NO HE PROBADO NADA, SUPONGO QUE EL TEMA ETIQUETAS HACE QUE NO SEA DEMASIADO ATRAYENTE PARA MI, HABRÁ QUE PONER REMEDIO. DE GOLIATH HE PROBADO ALGUNA, SIN MUCHO ÉXITO HE DE DECIR. LA SAISON VOISIN LA PROBÉ, PERO HACE YA UNOS CUANTOS AÑOS, NI ME ACUERDO.
    SALUDOS!

    ResponderEliminar