lunes, 28 de julio de 2014

Alhambra reserva 1925, el Arte por descubrir


Desde el pasado 23 de julio, se ha habilitado a través de la red social de facebook (https://www.facebook.com/CervezasAlhambra), una página en la que los usuarios que lo deseen podrán descubrir el arte y el misterio de la cerveza Alhambra Reserva 1925, como parte de la campaña El Arte por Descubrir. Mediante una sencilla aplicación que ahonda en el origen, la historia y los valores de la tradición de la marca, los usuarios que participen, podrán ganar una botella de Alhambra Reserva 1925 y una copa serigrafiada con sus iniciales, además de un exclusivo viaje a la ciudad de Granada para dos personas, donde podrán descubrir una ruta por los mejores locales de la ciudad. 



Con un nombre que evoca el esplendor andalusí con una de las mayores joyas arquitectónicas del mundo, un año, el de la fundación de la marca y una inconfundible y desnuda botella verde esmeralda grabada a fuego,  Alhambra Reserva 1925, es una de las cervezas españolas más populares entre el gran público. En la última década su fama y admiración no ha hecho más que crecer poco a poco, hasta ser una de las cervezas más consumidas por los cerveceros españoles que buscan una sabrosa cerveza de cuerpo intenso y agradable sabor.

Un poco de historia...
En el año 1925, fue fundada la compañía Cervezas Alhambra en la ciudad de Granada por Carlos Bouvard (entonces propietario de la cervecera La Moravia) y Antonia Knorr, que procedía de una larga dinastía de maestros cerveceros. 



En aquellos años, la fábrica estaba situada en las lindes de la ciudad, a los pies de las grandes montañas de la cercana Sierra Nevada, donde se encuentran abundantes manantiales con una de las aguas más puras de toda la Península Ibérica, por lo que sin duda, la elección del emplazamiento para la fábrica de cerveza, era más que acertada. Actualmente, tras el crecimiento de la ciudad, la fábrica original ha quedado dentro del casco urbano. En los años 30 y 40, la fábrica continuó en funcionamiento a pesar de las adversidades que supusieron la inestabilidad política y social, y el conflicto de la Guerra Civil. Con el paso de los años la fábrica ha ido cambiando de propietario. Damm tomó el relevo a los dueños fundadores en 1954. Actualmente sin embargo, pertenece al Grupo Mahou-San Miguel, que la adquirió en 2007, dando un importante y renovado impulso a la marca. A lo largo de toda su historia Cervezas Alhambra se ha caracterizado por conjugar tradición e innovación, intentando incorporar los mayores avances tecnológicos en el control de la producción con el objetivo de mejorar la calidad de sus productos, pero manteniendo los métodos tradicionales de elaboración.

Sobre la cerveza...
La cerveza Alhambra Reserva 1925 fue elaborada por primera vez en 1997 en homenaje a la fundación de la fábrica original. Se trata de una cerveza especial, con un contenido alcohólico del 6,4%, en la que se lleva a cabo un proceso controlado de fermentación lenta de 35 días de duración, el cuál no es habitual en las lager comerciales.



De color dorado intenso, transparente y con una capa de persistente espuma blanca esponjosa, y una vivaz carbonatación de fina burbuja, ofrece un muy atractivo aspecto. En nariz destacan en ella, matices caramelizados junto con notas cítricas, donde sobresale la corteza de naranja, y algunas otras notas complementarias a cereal y flores frescas. En boca, comienza con una entrada delicadamente dulce, con sutiles notas de caramelo, y abundantes matices de grano y cereal, apoyados sobre un cuerpo más intenso y potente que el de otras cervezas lager del panorama. El lúpulo, a través de una serie de notas florales y de un amargor moderado, hace acto de presencia logrando un equilibrio entre notas dulces y amargas, hasta desembocar en un final con reminiscencias dulces y notas a cereal tostado, que dejan una agradable sequedad en el regusto, resultando una cerveza sabrosa al mismo tiempo que refrescante.

Pero sin duda, además de las cualidades organolépticas intrínsecas de la cerveza, su gran éxito se ha apoyado en la imagen artesanal que ha proyectado a través de su elegante y emblemática botella de vidrio verde, grabada y sin etiqueta. Todo un símbolo en las barras de las cervecerías españolas.

El Arte por descubrir...

Una cerveza única, una receta inspirada en la primera cerveza Alhambra elaborada en la fábrica de Granada, una botella que evoca aquellas usadas antaño por la marca, seña de un carácter artesanal. 



La calidad, y el misterio de la tradición cervecera se ve ligada a la elegancia de un envase, producto de un laborioso oficio y antiguo Arte, el de los maestros sopladores de vidrio, que pervive aún en la actualidad gracias a la Escuela de Vidrio heredera de la Real Fábrica de Cristales de San Ildefonso de la Granja en Segovia, cuyo prestigio ha alcanzado los rincones más alejados de Europa desde su fundación en el siglo XVIII, con el apoyo del primer monarca borbón, Felipe V.



La búsqueda de la perfección, a través de un oficio artesano que rebosa dedicación y cuidado por los detalles y el buen gusto, une a la cerveza Alhambra Reserva 1925 y la Real Fábrica de Cristales de la Granja. Por ello, la marca en colaboración con el maestro soplador Diego Rodríguez, y en un entorno único y  tan majestuoso como la Real Fábrica, han creado recientemente una copa de vidrio artesanal, diseñada especialmente para disfrutar de la cerveza en su plenitud, ensalzando el ritual del momento en que es servida, en el que se despierta el deseo y la avidez por llevarse a los labios su contenido, invitando a descubrir el Arte que nos rodea, como una mágica puesta de sol en el Albaicín contemplando el palacio que Boabdil dejó atrás con lágrimas en los ojos, en 1492.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada