martes, 15 de julio de 2014

Cervezas Casimiro Mahou, a la salud de Don Casimiro



La pasada semana tuve la fortuna de ser invitado por la web madridfiferente.com, para degustar la nueva serie de cervezas de producción limitada que la centenaria fábrica de cerveza española Mahou, lanzará al mercado el próximo mes de septiembre, y que ha sido bautizada con el nombre de cervezas Casimiro Mahou, en honor al fundador de la marca. 

Aspecto exterior del Palacio de Sta. Bárbara. Este verano Manzana Mahou. 

La degustación tuvo lugar en un marco singular, en una sala que se decoró para la ocasión como si fuese el propio despacho de Don Casimiro, dentro del Palacio de Santa Bárbara, un señorial edificio situado en el flanco sur de la madrileña plaza de Santa Bárbara, al final de la calle Hortaleza, y que durante este verano ha sido rebautizado como "Manzana Mahou", en donde se puede disfrutar de una animada y acogedora terraza-jardín. A la cita fueron convocados otros compañeros de blogs y medios digitales especializados como por ejemplo Mayte Matías e Isidro Tenorio de la web especializada en gastronomía gastromedia.es y Alberto Granados de la web www.planetaenconserva.com.

La animada terraza-jardín de Manzana Mahou.

No hace mucho desde esta misma tribuna rendí un homenaje personal a la primera cerveza que probé en mi vida, la Mahou. En aquella ocasión, ya hablé de quién inicio la larga historia de la compañía, Casimiro Mahou Bierhans, un hombre procedente de la Lorena francesa, que terminó viviendo en Madrid, al contraer matrimonio con Doña Brígida Solana Fernández. 

Retrato de Casimiro Mahou.

Don Casimiro se caracterizó por hacer gala de un espíritu emprendedor creando una serie de negocios, como una fábrica de papeles pintados, o una fábrica de hielo que sería la primera piedra de lo que sería a la postre la futura fábrica de cerveza que finalmente no consiguió ver funcionar, ya que falleció en 1875, antes de que su esposa y sus cinco hijos la pusieran en marcha en 1890, al quedarse al cargo de los negocios de la familia

Detalle del escritorio que decoraba la sala de cata, y que hacía pensar que estábamos en el despacho del propio Don Casimiro. Incluso había facturas y documentos originales sobre la mesa.

La generación actual de la Familia Mahou ha querido rendir un homenaje a la memoria de Don Casimiro, y los orígenes de la compañía en Madrid, por lo que ha elaborado una serie limitada de 4 diferentes cervezas, dos lagers y dos ales, a las que ha bautizado con los nombres de varias calles de la capital, de especial significado dentro de la historia de Mahou, donde la huella de su fundador continua presente. 

Foto de familia. Las cervezas de la serie Casimiro Mahou al completo.

El diseño de las botellas con un innegable toque vintage, y el nombre de Casimiro Mahou grabado en el vidrio, llama la atención tanto por la forma, que se inspira en las primeras botellas que salieron de la fábrica en 1890, como por su atractivo etiquetado en forma de rombo, que sin duda atraerá a los coleccionistas y clientes fieles de la casa, al contener cada una de las referencias un grabado recogido del archivo histórico propio de la marca plasmado sobre colores diferentes.


La vajilla diseñada para la serie de cervezas Casimiro Mahou. Unas copas preciosas.

Un cuidado detalle que me sorprendió gratamente fue la utilización de una vajilla especialmente diseñada, disponiendo de una copa para cada referencia. En función de las características de cada una de las cervezas, la copa concebida para su degustación, permite la apreciación adecuada de las cualidades sensoriales que aporta la cerveza, tanto en aspecto, como en aroma y sabor, pudiéndola disfrutar en plenitud.


Un momento de la cata, en el que nuestra maestra de ceremonias Isabel, atendía nuestras preguntas.

El destino de estas cervezas será principalmente el sector de restauración y hostelería, junto a una serie de establecimientos especializados seleccionados, que destacan por el cuidado con el que tratan el producto, tales como boutiques especializadas en cerveza, y comercios de productos gourmet, por lo que no las vamos a poder encontrar en supermercados. Durante estos días, aquellos que no querían esperar a que salieran a la venta en Septiembre, las han podido encontrar a la venta en el mismo espacio donde se llevó a cabo la cata presentación de sus cervezas, por un precio de 18 euros el pack completo de las 4 cervezas, y de 25 euros incluyendo las copas. Seguirán estando disponibles en principio, hasta el 16 de julio.

Las cervezas que forman parte de colección de cervezas especiales Casimiro Mahou son:

Amaniel en su vaso tipo Pilsner, adecuado para resaltar su aspecto cristalino y retener mejor su espuma, así como para mantener el aroma floral del lúpulo.

- Amaniel, llamada así en recuerdo a la ubicación de la primigenia fábrica de Mahou en la capital. Se trata de una cerveza de baja fermentación y 5,2º de alcohol, elaborada con tres tipos de malta (50% pilsen, 25% trigo y 25% de carabelge) y 4 variedades de lúpulos (Hallertau, Northern Brewer,  Saaz y Strissel Spalt) y respetando la antigua levadura de Mahou.
De color dorado brillante y transparente, y espuma blanca con buena amplitud y duración, y apariencia esponjosa, es una cerveza que personalmente encuadraría dentro de las german pilsner. En el aroma destacan las notas a cereal, paja, flores de campo, suave caramelo y un muy ligero toque dulce con reminiscencias de miel. También se aprecian notas metálicas, características del estilo. En boca es una cerveza de cuerpo ligero, y paso muy fácil con un nivel de carbónico menos acentuado que en otras cervezas lager. El amargor aparece de forma moderada al final, donde el lúpulo y sus matices florales se hacen más presentes, junto a una sequedad comedida en el regusto. Una cerveza correcta, cuyo principal valor, es la limpieza de sus aromas, pero que al enmarcarse dentro de un estilo muy trabajado, donde los alemanes y checos son los reyes, resulta muy difícil despuntar.

Marcenado en su copa aflautada, estrecha en la parte inferior y ancha en la superior, como los vasos típicos de las weizen bávaras, que permiten controlar su generosa espuma y canalizar sus aromas.

- Marcenado, recibe su nombre de la calle donde se construyó la maltería para la primitiva fábrica. Es una cerveza de trigo, con 4,9º de alcohol, que emplea los tres mismos tipos de malta que su "hermana" la Amaniel, pero en distinta proporción (50% trigo, 32% pilsen, y 18% carabelge), y una única variedad de lúpulo (Nugget). Lo primero que llama la atención en ella, como es habitual en la mayoría de las cervezas de trigo es que no se encuentra filtrada, por lo que presenta cierto grado de turbidez, creando un fino velo traslúcido, que palidece su color dorado. Presenta una corona de espuma blanca generosa de gran amplitud y retención. que remata su aspecto con un punto adicional de atractivo. Aromáticamente presenta los aromas típicos de las cervezas de trigo con presencia de notas harinosas, a trigo y clavo, y en menor medida cítricos, levadura y plátano, pero resultando más tenues de lo esperado en una cerveza de este tipo. En boca resulta dulce al comienzo, con predominio de notas acarameladas y cítricas, que desembocan en un final levemente seco y con práctica ausencia de amargor. Aún siendo una cerveza bien hecha, se echa en falta una mayor intensidad en algunos matices, una mayor presencia de trigo y un cuerpo de mayor consistencia. Una cerveza de paladar muy suave, que agradará especialmente a aquellos que huyen del amargor tradicionalmente asociado a la cerveza y que servirá para iniciar a muchos neófitos en las cervezas de trigo.

Maravillas con su vaso, inspirada en las copas de tulipa, adecuada para retener los aromas durante más tiempo y cuya abertura final en la boca permite disfrutar de las notas más maltosas al entrar la cerveza en contacto en primer lugar con la punta de la lengua.

- Maravillas es una cerveza de baja fermentación, que recuerda a las bock alemanas, y que recibe el nombre de la calle donde estuvo la fábrica de papel pintado que fundó Don Casimiro. Es la más alcohólica y potente de las 4, alcanzando los 7º de alcohol y está elaborada con los mismos tipos de malta y las mismas proporciones de las mismas, así como las mismas variedades de lúpulo que la Amaniel. Obviamente la diferencia radica en la densidad original de la cerveza, su cuerpo y su contenido alcohólico. Es la versión aumentada de la Amaniel.
De aspecto transparente y brillante, su tono se inclina hacia el ámbar, similar al de la miel, resultando más intenso que el de la Amaniel. En aroma hay predominio de notas dulces, donde destaca el caramelo y un suave tostado, acompañadas de otras notas cítricas, como corteza de naranja, afrutadas y herbáceas procedentes de los lúpulos. El alcohol asoma sutilmente bajo el resto de aromas, lo que nos da la pista de que se trata de una cerveza de contenido alcohólico más elevado. En boca presenta un cuerpo intenso, sin que llegue a dificultar el trago, imprimiendo más sabor. De hecho resulta fácil de beber. En el paladar se reproducen las notas dulces y cítricas, que conducen a un final herbáceo y floral, con un suave amargor y sequedad. Sólo al final, tras haber bebido varios tragos, percibimos un ligero ardor alcohólico en el fondo de la garganta que añade una nota reconfortante. Personalmente creo que es la mejor cerveza de las cuatro, por alcanzar las cotas esperadas del estilo a la que pertenece. Será una cerveza que tenga mayor éxito, en aquellos bebedores de cervezas con carácter y cuerpo, que no huyen de un sabor más intenso y potente, dentro de las cervezas de baja fermentación.
Jacometrezo servida en su copa de tipo snifter, cuyo diseño permite la retención de aromas y que la cerveza evolucione adecuadamente ganando temperatura, gracias a la transferencia del calor de la mano.

- Jacometrezo, toma el nombre de la calle donde se ubicó el principal depósito y punto de venta y distribución que tuvo la fábrica. Se trata de una cerveza de alta fermentación que se inspira en las cervezas de abadía belgas. Con 6,4º de alcohol, está elaborada con 4 tipos de malta (50% de pilsen, 25% de trigo, 15% Carared, y 10% de Caramunich). De nuevo son 4 los tipos de lúpulo utilizados (Nugget, Hallertau, Saaz y Strissel Spalt). Transparente, presenta un tono cobrizo oscuro, con brillos rubí al trasluz, y una capa de espuma amarillenta de limitada amplitud. Aromáticamente predominan las notas dulces y especiadas, donde destacan: malta ligeramente tostada, caramelo, clavo y cilantro, junto con otros matices afrutados como plátano y pasas. En boca, es una cerveza de cuerpo medio que resulta algo cremosa y melosa, con matices de caramelo, miel y pasas al comienzo, dando paso a notas herbáceas y especiadas hacia el final del trago, dotándola de una marcada sequedad. Una cerveza que atraerá a aquellos que busquen una cerveza de mayor complejidad a la de habitual consumo, que implica disfrutarla con las pausas adecuadas. Particularmente, echo en falta una mayor maltosidad, un cuerpo más robusto en el que se sustente la complejidad de la que suelen hacer gala este tipo de cervezas.

Este guiño hacia las cervezas artesanas, creo que es una apuesta valiente al mismo tiempo que acertada por parte de Mahou que aúna la tradición y gusto por las cosas hechas a la antigua usanza y al mismo tiempo un producto diferente dentro de la marca, dirigido hacia un público que quiere adentrarse en los terrenos de la cerveza artesana, resultando muy apropiadas en este sentido, ya que intentan ceñirse a los márgenes que delimitan el estilo de cada una de ellas, pero sin alejarse en exceso de las sensaciones a la que está acostumbrado el gran público, a pesar de que las diferencias son notables. Por tanto son cervezas que pretenden sumar adeptos y no generar rechazo. Sin embargo a los cerveceros más experimentados, con un amplio espectro de cervezas en su currículum particular, se les puedan quedar cortas por la cautela que desprenden, comprensible por otra parte dada la aún precaria (aunque esperanzadoramente creciente) cultura cervecera en nuestro país.

En definitiva unas cervezas, que recomiendo probar en especial a aquellos fieles de la marca y cerveceros consumidores de lager en general que deseen disfrutar de cervezas diferentes a las de la sagrada tradición de la caña. La cerveza es un mundo de grandes dimensiones, donde tiene cabida una increíble variedad de sensaciones, capaces de satisfacer prácticamente cualquier paladar. Sólo hay que ser valiente y dar el paso. Mahou ha movido ficha con estas cervezas. Es el turno del gran público. Esperemos que la partida continúe. Salud!

14 comentarios:

  1. Maravilloso , ojalá pueda hacerme con un pack a ver como lo consigo!! La verdad que es una puesta acertada en los tiempos que corren con el auge de lo artesano y el coleccionismo.
    Maravilloso post comò siempre Juan! un saludazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Seguramente puedas hacerte con uno de los packs. No creo que tengas problemas de encontrarlas cuando salgan a la venta en algún comercio gourmet. Quizás las tengan en la sección gourmet de El Corte Inglés. Coincido en lo acertada de la apuesta. Una oportunidad que esperemos que aproveche el público en busca de nuevas sensaciones. Saludos!

      Eliminar
  2. Hoy coincidimos en la temática. Pero es que es una idea que hay que apoyar. La única pega que le veo (sin haberlas probado yo aún) es la exclusividad. Ya que pueden hacerlo a lo grande... que lo hagan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, estas iniciativas hay que apoyarlas, ya que ayudarán a que la gente vaya adquiriendo cada vez mayor cultura cervecera. En cuanto a lo de la exclusividad, creo que habrán querido comprobar la acogida que tienen siendo cervezas que el consumidor habitual de Mahou no está acostumbrado a tomar. Salu2!

      Eliminar
  3. Dos dudas me asaltan:

    1.- ¿Están hechas en la misma fábrica de Mahou?.
    2.- ¿Elaboradas por maestros cerveceros de Mahou?

    Fuera de esto, si estas cervezas se empiezan a ver en restaurantes, la gente las prueba y gustan puede ser que anime a la gente a probar más y más cervezas artesanas.

    Por otro lado, veo que aunque sean cervezas artesanas tampoco se han "salido mucho de madre" (cosa que me esperaba y que relamente es normal), cosas suaves, lúpulos nobles, etc. Pero bueno no las he probado así que tampoco puedo juzgar nada.

    Interesante el artículo.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que tus dudas vienen de la idea de que posiblemente hubieran encargado la elaboración de estas cervezas a una fábrica externa, como hacen otras cerveceras grandes y pequeñas, me equivoco?. Por la información de la que dispongo, las cervezas han sido elaboradas por personal y en instalaciones del grupo.
      Las cervezas como bien dices, era de esperar que fueran de suaves aromas y sabores, nada agresivas, alejadas de las potentes cervezas belgas y norteamericanas. Yo he sido testigo de ver cómo una exccepcional cerveza como es una Chimay Azul era rechazada de lleno, la primera vez que la probaba un supuesto "cervecero de pro", pero que no había probado jamás una ale, con antelación. Por tanto hay que evangelizar a los nuevos adeptos con precaución, paso a paso.
      Cuando tengas la oportunidad de probarlas, podrás sacar tus conclusiones. Me alegro de que te haya gustado el post. Salu2!

      Eliminar
    2. Efectivamente, mis dudas iban por si habían contrado a alguien externo para hacer las cervezas.

      Las adquiriré cuando tenga ocasión y las comentaré más objetivamente; pero como bien decis, una iniciativa que parece un buen puente de acceso para el público general.

      Al final el objetivo es que haya cuanta más gente mejor que beba cervezas de calidad y que haya acceso más fácil y barato a dichas cervezas.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Estupendo post como ya nos tienes acostumbrado...Creo que es bueno que los "gigantes" se adentren con respeto en el maravilloso mundo de los sentidos...y que sirvan de puente para llegar a las auténticos prodigios que hay ale otro lado...Y que esta estupenda cultura en estado de eclosión...pueda asentarse..para disfrute de todos...La verdad es que apetece probarlas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Como decía, una buena iniciativa que esperemos que ayude a ayudar a que la gente descubra ese maravilloso mundo que permanece para muchos detrás de las lager de consumo masivo. Respecto a probarlas, no habrá que esperar demasiado. Si esperas a septiembre las comenzarás a ver por más de un sitio. Seguro que tendrás oportunidad. Salu2!

      Eliminar
  5. Por fin algo de luz sobre unas cervezas de las que tengo bastante curiosidad por probar, la verdad. Aunque reconozco que tus palabras me reafirman en la opinión previa que tenía... que están pensadas para el gran público (cosa que aplaudo y creo que es lo más lógico y sensato). Ahora espero que su precio sea el adecuado... aunque tanto adorno, copas exclusivas y demás me hace temer lo contrario... esperemos que me equivoque. ¿Sabes algo al respecto? Felicidades por el post, Juan! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pau! Respecto a los precios que tendrán no tengo la información precisa de las tarifas que se barajan. En el post he incluido la referencia del precio que tenían en el propio espacio donde se desarrolló la cata, 18 euros el pack de las 4 cervezas presentado de forma original, y por 25 se incluían las copas. Lo cierto es que 18 euros se me hace muy elevado para las cervezas en sí, y sin embargo con las copas me parece un precio más asequible para las 4 cervezas y sus 4 copas, pero es la información que llegó a mis oídos. Un abrazo Pau!

      Eliminar
  6. Me parecen muy bien todas estas iniciativas, al menos alguien que parece que respeta la cerveza artesana. No he podido ir a la cata por compromisos personales, pero por muy buenas que estén (que por lo que me han contado no es para tanto) 18€ por 4 cervezas de Mahou ¿Estamos locos o qué?.
    Saludos JAB!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me parece un precio excesivo para unas cervezas de producción nacional que no tiene añadidos los costes de importación, distribución, dificultad de adquisición, etc. Esta es la información que me llegó, pero has de tener en cuenta que viene presentado como un pack regalo, y ahora mismo es una primicia, y el lugar de venta no es un comercio al uso, sino un lugar un tanto especial, por lo que deduzco que el precio es más alto. Espero que de cara a la comercialización en septiembre, los precios sean más bajos, para captar la atención, precisamente de quienes están acostumbrados a consumir lagers comerciales, que no sólo difieren en gran medida en su sabor y aroma, sino también en su precio. Salu2 Gonzalo!

      Eliminar
  7. Todo este tipo de iniciativas, al menos aquí en EE.UU., lo hacen las grandes para empezar a competir con las pequeñas en el segmento "artesano", debido a su crecimiento. Muchas artesanas se escandalizan y cabrean por la competencia tan poderosa, pero no se dan cuenta que al final este tipo de cerveza de gran producción y con mucho alcance mueve a más gente a probar cosas nuevas que 100 de producción limitada, por mucho mejores que puedan ser. Así que esperemos que esto haga eso y mueva a mucha gente por allí a probar un poco de todo.

    Sobre el precio... desde luego es caro, pero también depende de cómo empaqueten, etc. En cualquier caso son cuatro birras que yo compraría si estuviera por allí, más que nada por curiosidad porque sé que no se saldrán mucho de la "norma".

    ¡Salud!º

    ResponderEliminar