lunes, 19 de enero de 2015

Firestone Walker, "Best Taste Union" close to UK


En el reciente resumen del año 2014, ha quedado patente la relevancia que han tenido a nivel personal las cervezas estadounidenses que llegaron hasta mis manos el año pasado. Tal y como indicaba en el post mencionado, la pertenencia al Club de Cata Zumo de Lupulus y la asistencia al BBF, hizo posible que creciera el número de cervezas norteamericanas consumidas. A pesar, de que por lo general, el nivel ofrecido por la mayoría de ellas raya a gran altura, algunas sobresalen más que otras. De entre todas ellas hay dos marcas que destacaron por encima de las demás, 3 Floyds de Indiana, de la que ya hablé en el blog, entre otras razones por su mítica cerveza de culto Dark Lord, y la californiana Firestone Walker. Las expectativas ante las cervezas de esta fábrica eran muy grandes, puesto que la reputación que las precedía, se vieron no sólo satisfechas, si no sobrepasadas, ante el despliegue de una perfección que pocas veces he encontrado en el mercado actual.


Los que llevamos un tiempo en estas lides, estamos acostumbrados a la pasión por los lúpulos, que se respira en el circuito cervecero de la Costa Oeste estadounidense, reflejada en cervezas extremas, agresivamente astringentes, y con un potente amargor. Allí las IPAs son las auténticas reinas del panorama desde hace años, haciendo estremecer los paladares de los aficionados cerveceros. Sin embargo en medio de este avasallador dominio, que intimida a no pocos neófitos y recién iniciados, existe una cervecera que logra de forma magistral domar la pasión por el lúpulo, con elegancia y contención británica, situada a medio camino entre Los Angeles y San Francisco, en una región en la que los viñedos son la nota más recurrente en el paisaje.


Su nombre, Firestone Walker, seguramente haga pensar rápidamente en la conocida marca de neumáticos. Si alguien lo ha hecho, no iba mal desencaminado. Corría el año 1996, cuando Adam Firestone, el nieto del fundador de la homónima multinacional del neumático, que todos conocemos, y su cuñado de procedencia británica, David Walker fundaron la prestigiosa cervecera que hoy conocemos como Firestone Walker, en el condado de Santa Bárbara (California), rodeados de viñedos, en unas modestas instalaciones alquiladas. Más adelante en 2002 se mudaron a unas instalaciones más grandes y modernas situadas en la localidad de Paso Robles, en el mismo estado, donde se encuentran en la actualidad. Mientras que Adam es conocido con el apelativo del "oso", David tiene el apodo del "león", de ahí que el logo elegido para la marca muestre a un oso y un león, que veremos en las etiquetas de cada una de sus referencias. 

Ambos fueron testigos directos de la corriente de popularidad del vino de California durante los años 80, gracias a la idea de fusionar lo mejor que podían aportar tanto el Nuevo Mundo, como el Viejo Continente en la elaboración del vino, lo que les suscitó la idea de aplicar la misma filosofía para la cerveza. El proyecto fue muy ambicioso desde sus comienzos, apostando por un tipo de cervezas, las ales añejadas en barricas de roble, nada baratas ni sencillas de elaborar, y con un perfil de consumidor bastante especial. Digamos que comenzaron la casa por el tejado, lo que quedó de manifiesto en una primera decepción ante el resultado obtenido, una cerveza oxidada y avinagrada, tras intentar madurarla en barriles de Chardonnay


Tras analizar detenidamente las claves de este mal comienzo, se decidió desterrar los barriles del vino, y usar en su lugar una adaptación del sistema Burton Union, desarrollado por los cerveceros de comienzos del siglo XX de la región cervecera por excelencia de Gran Bretaña, Burton on Trent, y que ha servido de modelo a un gran número de cerveceras, como por ejemplo la clásica Marston's para elaborar su célebre Pedigree. Este sistema fue versionado y rebautizado por Firestone Walker como Firestone Union, usando una hilera de barricas de roble americano nuevas, con 227 litros de capacidad, que les permitió ampliar el carácter del lúpulo en sus cervezas, y dotarlas de delicados matices como madera, vainilla y chocolate, añadiéndoles una particular complejidad. En realidad se trata de la única fábrica estadounidense que usa el sistema Union, encontrándose más ligada a la tradición británica que cualquier otra craft de la Costa del Pacífico. Luego Firestone realiza un "blend" en un fermentador de acero inoxidable entre la cerveza fermentada en las barricas de roble y la cerveza contenida en el fermentador, para cada una de las referencias de la marca. La cerveza de la casa que mejor representa esta técnica de elaboración y la más popular y exitosa es la Double Barrel Ale (también conocida como DBA), una pale ale clásica de estilo inglés, que representa el 50% de la producción de la fábrica. Además de la Double Barrel Ale, Firestone, queriendo saciar las ansias de lúpulo del aficionado californiano ha lanzado al mercado varias cervezas lupuladas de gran calidad, como su pale ale Pale 31, su Union Jack, una IPA intensa, con dry-hopping, fácil de beber, o su Double Jack, una Doble IPA espectacular, que se puede describir con una única palabra, perfecta. 


A pesar de la excelencia desplegada por estas referencias, son sus cervezas añejadas en barrica las que han labrado la leyenda de la cervecera, despertando el interés de críticos, aficionados experimentados y miembros de la industria. Como por ejemplo la cerveza que lanzó por el décimo aniversario de la compañía, en 2006, bautizada como Ten, en la que se unen varias cervezas de alta densidad que han sido envejecidas en diferentes tipos de barrica, de forma magistral, basándose en la experiencia de los enólogos locales, y gracias al trabajo desempeñado por el maestro cervecero Matt Bryndilson, uno de los grandes responsables de los muchos éxitos cosechados por la cervecera, y figura relevante en la industria, que fue premiado en 2007 por la Asociación de Cerveceros, por sus innovadoras técnicas de en envejecimiento en barrica. Firestone Walker, de hecho, es una de las cerveceras norteamericanas más galardonadas en sucesivas ediciones del GABF (Great American Beer Festival) y de la World Beer Cup. Impresiona ver el palmarés en su perfil de la wikipedia.

La fábrica cuenta con dos tap-rooms, uno en Paso Robles y otro en Buellton (California), ambos bien abastecidos con las cervezas del extenso portfolio de Firestone Walker, destacando las ya mencionadas, DBA, Pale 31, Union Jack y Double Jack y otras muchas. Y para atraer al turismo cervecero, cuenta con un centro de visitantes, donde se pueden adquirir tickets para conocer la fábrica y degustar sus variedades, así como una tienda de venta directa al público. Sin duda, una parada obligatoria para el buen aficionado que esté de vacaciones por California. 

El pasado año, a pesar de no tener la oportunidad de viajar a los soleados valles californianos, tuve el placer de probar 4 referencias (de las que incluyo nota de cata) de esta prestigiosa cervecera. Pudieron llegar hasta mis manos gracias a la pertenencia al club de cata y un regalo personal que me hicieron traído directamente desde una tienda de cerveza de NYC, y es que no resulta nada fácil hacerse con alguna botella de esta marca en nuestro país, ya que no está incluida, por el momento, en los catálogos de ningún importador/distribuidor que opere en España. 




Double Jack Double IPA

Graduación: 9,5º
Temperatura de servicio: 10ºC aprox.
Tipo de vaso recomendado: Shaker, Teku, Spiegelau

Aspecto: De tono anaranjado, similar al ámbar, y bastante transparente. Buen nivel de carbónico visible a simple vista, que ayuda en la formación de una capa de espuma blanca de amplitud media, muy persistente y con abundante y definido lacing.

Aroma: Increíblemente aromática. Perfumada con una sinfonía de notas cítricas amargosas como pomelo, pino y resinas. Subyacen matices de miel y caramelo perceptibles con mayor claridad al aumentar la temperatura durante el consumo.
 
Sabor y textura: Es una cerveza con una entrada imperial en en el paladar. Doble IPA con fondo maltoso robusto bien definido, de carácter dulce, caramelizado y un punto meloso, compensada magistralmente en su justa medida con sabrosas notas lupuladas, de carácter cítrico, y un contenido punto resinoso, dominando el paladar al final del trago, pero sin una sola aspereza ni arista molesta en el regusto de carácter amargo y astringente. Cuerpo medio-alto, robusto, y con sensación de peso en boca, que llena por completo, dotando al conjunto de una perfección y "redondez" absoluta, en la que los 9,5º de alcohol pasan desapercibidos.

Maridaje: Cordero al curry con arroz basmati.
Nota:  


Wookey Jack Black IPA



Graduación: 8,3º
Temperatura de servicio: 10ºC-12ºC
Tipo de vaso recomendado: Shaker, Teku, Spiegelau

Aspecto: De tono marrón rojizo oscuro, cercano al negro. Atractiva capa de espuma, cremosa, de color café con leche, coronando la cerveza con buena amplitud que alcanza los casi 3 cm de espesor, y con gran retención, lo que le permite dibujar rastros de lacing en forma de aros lacrimógenos en el interior de la copa.

Aroma: Muy potente e increíblemente resinoso y lupulado dentro del estilo, destacando en las primeras inspiraciones notas cítricas (pomelo y naranja), afrutadas (piña, mango) resinosas y herbáceas de gran intensidad. Con el paso del tiempo asoman con mayor fuerza las notas torrefactas y maltosas, entre las que destaca chocolate negro y café matizadas con un golpe de humo, especias y centeno.
 
Sabor y textura: Cerveza muy sabrosa, de cuerpo potente, trago lento y con bastante peso en boca. El nivel de carbónico es moderado facilitando que sea más bebible y disfrutable. En el paladar se revelan con mayor fuerza las notas maltosas, con gran presencia de grano tostado, café crema y chocolate intensificadas por la presencia de notas ahumadas. A medio trago los cítricos y la fruta tropical marcan territorio y terminan por superponerse por encima del torrefacto, aunque sin terminar de borrarlo por completo.
Final dotado de una mezcla de amargor y astringencia y sequedad, potenciados por las sensaciones especiadas del centeno, que dejan una sensación reconfortante en boca.


Maridaje: Churrasco asado con chumichurri. 
Nota 



Pale 31

Graduación: 4,9º
Temperatura de servicio: 6ºC-8ºC 
Tipo de vaso recomendado: Shaker, Teku, Spiegelau

Aspecto: De color amarillo anaranjado pálido y traslúcida a través de un tenue velo. Buena corona de espuma de colo blanco, esponjosa, porosa, con amplitud mediana y buena duración, que le permite dejar algunos rastros de lacing en los primeros tragos, aunque un tanto finos e irregulares.

Aroma: Aromática, con presencia de notas maltosas, en especial galleta y suave caramelo, y también algunas notas afrutadas y lupuladas de carácter herbáceo, floral y más tenues de tipo cítrico.
 
Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio ligero, con suave entrada en boca, con un carbónico de intensidad media, muy bien ajustado para el tipo de cerveza, y textura muy sedosa. Gusto de entrada moderadamente dulce con notas de galleta, cereal y más tímidas de caramelo. Final lupulado de carácter floral con suave amargor y cierta astringencia. Muy bebible y refrescante.

Maridaje: Brochetas de pollo, cebolleta y pimiento rojo con salsa yakitori
Nota:  




Union Jack


Graduación: 7,5º
Temperatura de servicio: 9ºC-10ºC
Tipo de vaso recomendado: Shaker, Teku, Spiegelau

Aspecto: De color ámbar, brillante y muy transparente. Rematada por una corona de espuma blanca generosa, con algo más de 2 dedos de espesor, porosa, de aspecto consistente, y muy buena retención, que le permite dibujar unos bonitos rastros de encaje de espuma en el vidrio.

Aroma: Aroma marcadamente lupulado, dominado por las notas procedentes del lúpulo Cascade y Citra, con mucha presencia de pomelo, pino y hierba recién cortada, fundamentalmente, y alguna fruta como piña. Se distinguen también notas maltosas más sutiles en el fondo, como biscuit, grano de cereal y miel.
 
Sabor y textura: Cerveza de cuerpo medio-alto, entrada sabrosa en boca, textura algo oleaginosa y mediano nivel de carbonatación. Gusto dominado por los matices procedentes de los lúpulos americanos, con mucha presencia de pino, cítricos como pomelo y naranja, y hierba que aún haciendo mayor acto de presencia al final, transmiten una gran sensación de poderío, dejando en un segundo plano las notas maltosas, como caramelo y galleta, más perceptibles hasta la mitad del trago, haciendo creer que estamos más ante una Doble IPA clásica, que ante una American IPA. Regusto p
ersistente dotado de un amargor moderado y sensación de astringencia. 

Maridaje: Enchilada de pechuga de pollo y mole poblano.
Nota:  


8 comentarios:

  1. A día de hoy es mi cervecera favorita, y dudo mucho que eso llegue a cambiar, al menos a corto plazo. Vale que hay fábricas con cervezas espectaculares como Three Floyds, pero todo lo que hace Firestone como mínimo es de Notable para arriba, con muchas cervezas sobresalientes.
    De las cuatro que mencionas coincido contigo, por orden de gustos estaría Double Jack, Union Jack, Wookie Jack y Pale 31. Tuve la ocasión de probar la Union Jack en barril, y si en botella es buena, de grifo no te quiero ni contar.
    Son ya varias las referencias de ellos que he podido probar, y si tienes oportunidad te recomiendo que no te pierdas Opal, DBA (esta creo que la probarás dentro de bien poquito ;)) y Parabola.
    Saludos JAB!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás no me atreva a decir que es mi cervecera favorita, pero sí que sin duda figura entre un puñado de unas pocas que me tienen cautivado. Entre las norteamericanas, las mejores para mi son 3 Floyds, Alesmith y Firestone. Entre las cuatro cervezas que comento, me quedo con la Double Jack, que me impresionó sobremanera lo bien hecha que estaba, Absolutamente perfecta. Es como digo en un momento en post acerca de sus cervezas, que a pesar de la carga de lúpulo que llevan en aroma y sabor, están muy bien compensadas, no tienen asperezas. Este es para mi el mejor ejemplo. La Union Jack también es indiscutiblemente una cerveza fantástica, pero hilando muy, muy fino, le falta el pequeño plus que tiene la Double Jack, e incluso la Wookey Jack, posiblemente la mejor Black IPA que he probado, compartiendo podio con la Dark Hops de BeerHere. Ya sé que en la próxima cata del Club, de nuevo hay una Firestone. Se me va a hacer larga la espera. Salu2 Gonzalo!

      Eliminar
  2. Suscribo los halagos de Gonzalo, esta casa es sensacional, todo lo que he probado es de sobresaliente para arriba... Yo sumaría a tanta recomendación la Firestone Sucaba, otra maravilla más.

    A mi top 3, le quitaría AleSmith y 3 Floyds de tu podio (aunque hacen birrotes) y pondría Russian River y The Bruery. Pero vamos, que todas son Top10, seguro.

    Un abrazo y excelente post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tenemos otra más apuntada a la lista. No resulta difícil con esta cervecera la verdad. Con respecto al TOP 3, al final son pequeños detalles los determinantes, e influye mucho las cervezas a las que tenemos acceso dentro de los extensos catálogos de las cerveceras norteamericanas para inclinarnos por una u otra. Me sigo reiterando en mis elegidas, pero las que mencionas también son increíbles y podrían estarlo para otra persona, o en una selección más amplia como un TOP 10, como mencionas. The Bruery la conozco. Impresionante. Cervezones de antología. Russian River acumula un sinfín de excelentes críticas y premios, pero aún es territorio virgen inexplorado para mi. Otras posibles candidatas son Ballast Point, Oskar Blues, Great Divide, Stone o Cigar City. Y estoy seguro que habrá alguna de la que aún no hayamos oído hablar y que merezca estar en nuestra particular selección. Un abrazo y muchas gracias Pau!

      Eliminar
  3. Magnifico post!! a la espera de tomar mi primera Firestone!! ya con este post diente largosss muy largoss!!
    Excelente como siempre JAB!

    Un saludazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Dani! Estoy seguro que responderá a tus expectativas cuando llegue el momento. Salu2!

      Eliminar
  4. No he tenido el privilegio de poder probar esta marca. Trataré de encontrarla en tiendas especializadas de cerveza. Después de leer tu post se me ha despertado el gusanillo por probar este producto; sin duda me parece que has hecho una entrada al blog muy completa, amena y en la que haces una buena explicación de experto cervecero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus elogios! Si tienes oportunidad de poder probar alguna referencia de la marca, no dudes que detrás de ella hay un aval de calidad como en pocas craft breweries norteamericanas. El problema es que por el momento no goza de distribución regular en nuestro país, y hay que hacer encaje de bolillos para poder hacerse con alguna botella, pero es probable que en un futuro a corto-medio plazo esta situación cambie. Salu2!

      Eliminar