sábado, 2 de abril de 2011

Grottenbier, una cerveza venida de las profundidades.

La cerveza comentada hoy, atrajo mi atención desde el momento en que supe que era producida por la misma cervecera que elabora las St Bernardus, con sus fantásticas cervezas de abadía, donde para mi, destaca su fabulosa St Bernardus Abt. 12, ya comentada en el blog.
La Grotten Bier es otro fruto más del buen hacer del maestro cervecero belga Pierre Celis, al que hemos mencionado alguna vez en el blog, por su protagonismo a la hora de revitalizar las cervezas de trigo al estilo belga, también denominadas witbier o cerveza blanca.
En el caso de la Grotten Bier, estamos hablando de una cerveza oscura muy aromática con 6,5º de alcohol. La principal particularidad de esta cerveza, en cuanto a su elaboración se refiere, es su proceso de maduración / almacenaje que se produce en unas grutas (de ahí el nombre de la cerveza) de la región belga de Limburg, donde las cervezas reposan durante un par de meses, siendo giradas cada cierto tiempo, como ocurre con el champagne. El motivo de efectuar esta conservación en este entorno tan particular, es el mantenimiento constante del grado de humedad y temperatura entre los 11 ºC y 12 ºC, creando unas condiciones ambientales idóneas para la obtención de sabores más delicados que los obtenidos mediante otras técnicas de almacenamiento.
Esta cerveza de alta fermentación, con una segunda fermentación en botella tiene adquirida una buena reputación, no sólo por ser obra de Pierre Cellis, o por ser fabricada por St Bernardus, sino porque además, el gran gurú de la cerveza Michael Jackson, tristemente desaparecido, reparó en ella, llegándola a calificar como una de las mejores 10 cervezas actuales.


Cata:

Graduación: 6,5º

Aspecto: De color marrón y turbia. Coronada con una buena capa de espuma de color crema o beige, bastante porosa, que se disipa a buen ritmo, dejando rastros en el cristal, aunque sin desaparecer enteramente, ya que se mantiene una fina capa prácticamente hasta el final.
Aroma: Bastante compleja y potente en nariz. Se detectan olores a malta ligeramente tostada y levadura. Intensamente afrutada con notas de pasas, higos, ciruelas, y especiada con un fondo de canela.
Sabor: Cerveza con cuerpo medio, y mediana carbonatación, que en el paladar resulta más liviana, de lo que cabría esperar tras la fase olfativa. Con el paso del tiempo, y el calentamiento de la copa no llega a intensificarse de forma signigicativa los sabores. Dominan fundamentalmente los sabores a malta, pan tostado y cereal, con toques afrutados, especiados (pimienta) y dulzones (canela).
También aparecen pequeños matices a lúpulo, dejando un leve amargor. El regusto final es predominantemente seco.
Cerveza con buena presencia, compleja en aromas y de sutil sabor, que se queda en el notable, ya que pierde algo de potencia en el gusto, pero que igualmente no provoca arrepentimiento alguno. Para repetir sin probemas.

Nota: 7,75/10

4 comentarios:

  1. Muy buena cerveza, además mi reciente afición por St. Bernardus me hace apreciarla más aún, si cabe.

    ResponderEliminar
  2. St Bernardus tiene una gama de cervezas increible. Para mi la mejor es la Abt. 12, la de la etiqueta azul. La Grottenbier es un caso especial dentro de las producidas por esta cervecera, de hecho el etiquetado es totalmente diferente. A mi me recuerda por momentos a la Chimay Azul, salvando las distancias, aunque pierde fuerza en el sabor, siendo más ligera.

    ResponderEliminar
  3. SAbeis donde se puede comprar en alguna tienda online?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recientemente la he comprado en Casa de las cervezas, http://lacasadelascervezas.com/ pero la botella de 75clts. no la pequeña. He acudido aquí para saber más sobre ella, todavía no la he catado.

      Eliminar